¿Fuera del dólar? Brasil y China construyen el futuro del Sur Global – Por Elias Jabbour

1.700

¿Fuera del dólar? Brasil y China construyen el futuro del Sur Global

Elias Jabbour*

Elias Jabbour, tiene un doctorado y una maestría en Geografía Humana de la FFLCH-USP. Es profesor de los Programas de Posgrado en Relaciones Internacionales (PPGRI) y en Ciencias Económicas (PPGCE) de la UERJ. Es autor de cuatro libros y decenas de artículos académicos y de opinión sobre China y el socialismo de mercado como nueva formación socioeconómica.

Antes de abordar el tema principal de este artículo, creo que es necesaria una gran digresión histórica para situar a nuestro lector en el ámbito de los acontecimientos que se desarrollan en el mundo actual. Vamos allá.

Nguyen Von Giap, comandante de los ejércitos guerrilleros que derrotaron al imperialismo en Vietnam, fue consultado sobre el motivo de su victoria sobre “el ejército más poderoso del mundo”. Su respuesta fue directa: la “inteligencia” de los generales estadounidenses. De hecho, la falta de inteligencia de estos generales. Esta misma falta de inteligencia ya había llevado al imperialismo a la derrota en la Guerra de Corea (1950-1953). Muchos en la década de 1990 imaginaron que la victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría contra la Unión Soviética había demostrado que la historia siempre estuvo del lado de Estados Unidos. Las excepciones que decían lo contrario eran raras y ya señalaban los límites del poder y las debilidades de la sociedad norteamericana. Entre ellos, uno de los miembros del alto liderazgo chino, Wang Huning, quien escribió en 1991 un interesante libro llamado “América contra América”.

Nuevamente la inteligencia de los generales norteamericanos confirma su fama histórica. En el campo interno y externo, la exportación de la financiarización como nuevo patrón de acumulación global está demostrando sus límites y llevando al propio capitalismo al colapso y convirtiendo a EE.UU. en un exportador de sectas de extrema derecha. Una serie de decisiones políticas equivocadas tomadas en los últimos 20 años dejan clara esta “inteligencia”. Una serie de intervenciones militares masivas y muy costosas ha puesto a EE. UU. en un callejón sin salida que va desde las guerras de Irak y Afganistán hasta el apoyo a las milicias islámicas, pasando por la participación directa, que destruyó uno de los países más estables de África (Libia) , el intento de derrocar a Bachar Al-Assad en Siria y la expansión de la OTAN hasta las fronteras de Rusia. Había varios frentes de batalla, incluyendo golpes (Honduras, Paraguay y Brasil) e intentos de golpe (Venezuela, Bolivia) donde las huellas del imperialismo eran claras. La crisis de 2008 y el surgimiento de bloques alternativos en todo el mundo, como los BRICS, hicieron que EE. UU. redoblara la apuesta en el intento de imponer una dictadura fascista a escala global.

Já falando no Brasil, nosso país foi um grande laboratório de testes das chamadas guerras de quinta geração: Guerra de narrativas, financiamento de organizações criminosas, financiamento de organizações para-militares, ONGs com interesses duvidosos e cooptação de setores do serviço público, principalmente do poder Judicial. La intención era clara: destruir un capitalismo que surgía con fuerza desde la victoria de los gobiernos populares de Lula da Silva y Dilma Roussef y para eso se perfilaba en el Departamento de Estado una gran operación con miras a la destrucción de nuestra industria. y el arresto de Lula y, debilitar a los BRICS y sacar a Dilma Roussef de la dirección del Estado brasileño. Desde el golpe de Estado de 2016, Brasil atraviesa un proceso de autodestrucción que Lula da Silva intenta detener.
A nivel internacional, desde Obama, estaba en marcha otro movimiento, que consiste en la transformación total del dólar en un arma de destrucción masiva. Todos sabemos de los bloqueos financieros que sufren Cuba, Corea Popular, Irán, Venezuela y otros enemigos del imperialismo. Actualmente, alrededor de un tercio de los países del mundo sufren algún tipo de sanción comercial o financiera por parte de los Estados Unidos. Pero hay límites para todo en la vida, incluido un poder que se creía invencible. El imperialismo ha llegado a su límite al obligar a Rusia a participar en un conflicto en Ucrania y luego tratar de “expulsar a Rusia del mundo”, incluidas las sanciones financieras y la congelación de activos en dólares. Nadie intenta expulsar impunemente a un país del tamaño de Rusia y con sus inmensos recursos naturales e industriales.
Todo esto sucedía mientras China ya se había convertido en el mayor socio comercial de 140 países y la Iniciativa de la Franja y la Ruta ya era responsable de alrededor de 3000 proyectos de infraestructura en todos los rincones del mundo. La analogía histórica es irresistible: fue precisamente con el uso del dólar para financiar obras en Europa en la década de 1920 que Estados Unidos inició el proyecto de transformar el dólar en una moneda de referencia internacional. Ahora, el congelamiento de los activos financieros rusos denominados en dólares ha demostrado lo innegable: Estados Unidos nunca ha sido un país confiable y sus preocupaciones no pasan por la democracia y los derechos humanos.

¿Es Brasil? Hace cinco años, el entonces expresidente Lula da Silva fue condenado y encarcelado por la operación Lava Jato en un proceso que luego se denunció como la mayor farsa de la historia de la justicia brasileña. La izquierda brasileña atravesaba un proceso de destrucción brutal de su imagen por parte de la prensa mayoritaria y la extrema derecha encabezada por Jair Bolsonaro se convirtió en la fuerza hegemónica en el escenario político nacional. Junto a Bolsonaro vino el sometimiento total de Brasil al gobierno de Donald Trump, una política económica ultraliberal y una estela de fascismo que casi destruyó la sociedad brasileña. Anticomunista y abiertamente contra China, Jair Bolsonaro fue la página más triste de la historia brasileña. Y sigue teniendo mucha fuerza política incluso después de su derrota en las elecciones generales de 2022.

Lo que nadie imaginaba es que no solo Lula da Silva saldría de la cárcel. Lideró un amplio frente antifascista que derrotó a Bolsonaro en las últimas elecciones. En el frente externo, marcó el regreso de una política exterior a favor de la multipolaridad y un Brasil más cercano a China y al Sur Global. Otro giro típico en la historia de nuestro país.

El país más grande de Latinoamérica ha vuelto a ser gobernado por fuerzas progresistas, pero el precio de la destrucción de nuestro país ha sido muy alto. El país se desindustrializó rápidamente con su capital industrial destruido, alrededor de 100 millones de brasileños viven en un estado de inseguridad alimentaria, el trabajo precario se institucionalizó y el odio se volvió parte de nuestra sociedad. Por mucho que Lula señale una participación más activa de Brasil en el mundo, la realidad de nuestro país no es la misma cuando alcanzamos la posición de sexta mayor economía del mundo. El ascenso de China ha encendido una alarma generalizada en el llamado “Occidente”. Brasil ha estado bajo mucha presión en todos los foros internacionales para tomar posición, por ejemplo, en relación al conflicto en Ucrania. Más: Las autoridades estadounidenses ya asumen públicamente que las inversiones chinas en América Latina deben tratarse como un problema de seguridad nacional. Es en este mundo en transición que nuestro país está llamado a reconstruirse.

Mientras Brasil atravesaba una gran prueba existencial, China inauguró el paradigma “Laos/Camboya” en detrimento del paradigma norteamericano “Irak/Afganistán”. China llevó ferrocarriles y otro tipo de infraestructura a los dos países citados mientras Estados Unidos destruía Irak y Afganistán con bombas. El socialismo volvió a orientar las relaciones internacionales en oposición al imperialismo. No como en los días de la Unión Soviética donde se apostaba a la financiación directa de los insurgentes en todo el mundo, sino construyendo un punto gravitatorio como imaginó Marx para el “socialismo” que surgiría primero en Inglaterra, Francia y Alemania y la periferia de el sistema se volvería socialista por gravitación económica. La China socialista es ese punto hoy y con el conflicto en Ucrania y la desmoralización del imperialismo en Medio Oriente, nuevos paradigmas en materia de relaciones internacionales son inaugurados por China. El lema de “construir una comunidad de futuro compartido” es un hecho objetivo, no palabras vacías.

Retorno al dólar y desdolarización. El conflicto en Ucrania ha acelerado el proceso de unificación del territorio económico y financiero de Rusia y China. Este proceso tendrá impactos en el mundo similares al momento histórico en que Estados Unidos, en el último cuarto del siglo XIX, unificó su territorio económico y formó una inmensa economía continental. Son grandes hitos de los nuevos tiempos que vivimos: Rusia y China unidas por el yuan y enormes proyectos de infraestructura, más el uso del yuan por parte de India para comprar petróleo a Rusia y Arabia Saudí renunciando al dólar para hacer negocios con China. La completa desmoralización del imperialismo en Medio Oriente se completa con el histórico acuerdo, mediado por China, entre Irán y Arabia Saudita y la posibilidad de poner fin a la guerra, auspiciada por el imperialismo, en Yemen.

Pero la construcción de este proceso histórico sólo se completará con la inclusión total de América Latina, y de su principal país, Brasil, como parte fundamental de este mundo cambiante. Un gran y audaz paso se dio con el acuerdo firmado recientemente entre los dos países, que prevé el uso de sus propias monedas en las negociaciones comerciales, prescindiendo del dólar. Las voces del imperialismo no tardaron en aparecer. El congresista de extrema derecha Marco Rubio fue directo al grano: «el acuerdo del yuan real evitará las sanciones unilaterales de Occidente». El congresista deja muy claro un orden a superar donde Estados Unidos, y el dólar en particular, se ha convertido en una verdadera amenaza para el progreso humano, sinónimo de retrocesos civilizatorios.

Lenin elaboró ​​sobre las posibilidades reales del socialismo basado en los llamados “eslabones débiles de la cadena imperialista”. Durante mucho tiempo, este eslabón débil estuvo presente en Asia, donde las relaciones entre el centro y la periferia se habían vuelto explosivas. Las revoluciones china, coreana y vietnamita demostraron el derecho revolucionario ruso. Actualmente, América Latina es el eslabón más débil de la cadena imperialista. Quizás el último refugio del poder del imperialismo en el mundo. Sin antes, Estados Unidos continuará con los disturbios en el Estrecho de Taiwán, el intento de destrucción de Rusia y el socialismo en China y el patrocinio de grupos neonazis en todo el mundo.

Con este acuerdo monetario, Brasil y China dieron un gran paso hacia el reordenamiento de los intereses del Sur Global en este nuevo momento histórico que estamos viviendo. A los revolucionarios, la obligación con la visión del proceso histórico. De la multiplicación de estos acuerdos depende en gran medida la consolidación del socialismo a escala mundial. Un centro de gravedad socialista (China) que dé lugar a inmensos flujos financieros, monetarios, de inversión y comerciales es fundamental para la causa de la liberación nacional de los pueblos de la periferia del sistema. Ya hay en marcha una globalización alternativa liderada por China (Iniciativa de la Franja y la Ruta). Los países periféricos deben sacar más consecuencias de este proyecto y el mismo Brasil debe tener una membresía negociada para que nuestro ingreso a la Iniciativa sirva a los propósitos estratégicos de mi país.

Brasil y China juntos pueden reescribir la historia de América Latina y el Sur Global. En el caso de Brasil, aún quedan por enfrentar y superar inmensos desafíos políticos internos. Nuestro país no tiene mucho tiempo que perder frente a sus dramas internos y una oposición de extrema derecha dispuesta a utilizar por todos los medios para destruir a la izquierda como poder alternativo en Brasil. Brasil y el mundo están viviendo momentos muy interesantes. Estoy seguro de la victoria de la humanidad.

Elias Jabbour, tiene un doctorado y una maestría en Geografía Humana de la FFLCH-USP. Es profesor de los Programas de Posgrado en Relaciones Internacionales (PPGRI) y en Ciencias Económicas (PPGCE) de la UERJ. Es autor de cuatro libros y decenas de artículos académicos y de opinión sobre China y el socialismo de mercado como nueva formación socioeconómica.

Más notas sobre el tema