Convocada por Lula y con la ausencia de Boluarte, los presidentes de Suramérica se reúnen en Brasil para reimpulsar la integración

2.247

Llegan presidentes de América del Sur a Brasil para reunión

Varios líderes latinoamericanos, entre ellos los mandatarios de Argentina, Bolivia y Venezuela, han llegado a Brasilia para el encuentro de presidentes de América del Sur, convocado por el gobernante brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, y que tendrá lugar este martes.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, llegó este lunes a la capital brasileña para participar del encuentro.  «Atendiendo la invitación de nuestro hermano presidente Lula, partimos rumbo a Brasil al encuentro de presidentes de América del Sur. En unidad decidimos nuestro futuro”, afirmó el mandatario en Twitter poco antes de emprender el viaje.

Por su parte, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, llegó la noche del lunes a Brasil para participar en la reunión de jefes de Estado.

Según medios locales, Alberto Fernández partió junto a su comitiva para asistir este martes a el encuentro de presidentes de América del Sur que buscará, entre otros objetivos, poner nuevamente en marcha la Unasur.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ya se encuentra en el gigante sudamericano tras retomar su país relaciones diplomáticas con Brasilia.

El presidente de Chie, Gabriel Boric, viajará a la capital brasileña, para asistir a la cumbre. Medios locales afirman que, al finalizar el encuentro, realizará una declaración de prensa desde la Cancillería de Brasil.

En el encuentro de presidentes de América del Sur participarán los jefes de Estado de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Surinam, Uruguay y Venezuela, junto al anfitrión.

Perú será el único país que no tendrá representación presidencial, pues Dina Boluarte requiere de autorización parlamentaria para salir del país. En su lugar asistirá el presidente del Consejo de Ministros.

En Ecuador, representantes de organizaciones sociales de manifestaron hoy su apoyo a la reactivación de la Unión de Naciones Suramericanas, aun cuando el presidente Guillermo Lasso muestre desinterés por ese bloque de integración.

teleSUR


Brasil impulsa una nueva integración regional

El presidente de Brasil, Lula da Silva, reunirá a los mandatarios de la región y a funcionarios de alto nivel en una cumbre que busca relanzar la integración sudamericana.  La agenda del encuentro incluye la integración regional, salud, infraestructura, energía, medio ambiente y lucha contra el crimen organizado.

El canciller brasileño, Mauro Vieria, aclaró que no se trata de una cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), fundada en mayo de 2008 por los 12 países de la región.

Según Vieira, durante la cumbre de esta semana buscarán identificar coincidencias y «no diferencias», también van a discutir iniciativas concretas como la infraestructura y la seguridad en las fronteras. El jefe de la diplomacia brasileña aseguró que será un diálogo de alto nivel «libre de cargas ideológicas».

El objetivo de esta cumbre, que se celebrará casi en su totalidad a puerta cerrada, es retomar el diálogo y analizar la posibilidad de que la región vuelva a contar con un foro de integración «puramente suramericano», que sea «permanente, inclusivo y moderno».

Encuentro regional

El Palacio de Itamaraty, la sede de la cancillería de Brasil, será el punto de reunión para los mandatarios Alberto Fernández (Argentina) Luis Arce (Bolivia), Gabriel Boric (Chile), Nicolás Maduro (Venezuela), Gustavo Petro (Colombia), Guillermo Lasso (Ecuador), Mario Abdo Benítez (Paraguay), Luis Lacalle Pou (Uruguay), Irfaan Ali (Guyana), Chan Santokhi (Surinam).

En representación de la mandataria peruana, Dina Boluarte, estará el presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola. Boluarte no puede salir del país por motivos constitucionales.

El encuentro entre líderes marcará el regreso del presidente venezolano al espacio de integración regional. Durante su presidencia Bolsonaro interrumpió las relaciones entre Brasil y Venezuela, incluso ordenó el cierre de la embajada y expulsó a los diplomáticos del gobierno de Maduro.

La cumbre tendrá dos sesiones el martes en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Después de ser recibidos por Lula, los presidentes participarán de la primera parte del encuentro, en la que cada uno hará una declaración individual.

Por la tarde está prevista una conversación más informal entre los mandatarios sudamericanos, precisó la cancillería brasileña en un comunicado.

Lula y la primera dama, Rosángela Janja da Silva, también invitaron a una cena a los mandatarios en el Palacio de la Alvorada.

Salud, energía, medio ambiente y lucha contra el crimen

Según la embajadora Gisela Figueiredo Padovan, secretaria para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, la agenda de la cumbre, además de la integración, abarca temas comunes en las áreas de salud, infraestructura, energía, medio ambiente y lucha contra el crimen organizado.

«La idea es retomar el diálogo y la cooperación con los países sudamericanos. Identificar denominadores comunes para ver cómo se puede iniciar un camino para volver a contar con un mecanismo de cooperación netamente sudamericano”, afirmó la embajadora.

“Quizás es la única región del mundo que no tiene esta institución de diálogo», subrayó Figueiredo Padovan.

“Como la región tiene capacidades y recursos que serán claves en el futuro de la humanidad, como los naturales, el agua, minerales, área para la producción de alimentos, se puede iniciar de inmediato una agenda concreta de cooperación», agregó.

Relanzar una nueva integración

El último encuentro en el que estuvieron los 12 presidentes de los países que integraron la Unasur fue en 2014 en Ecuador. Tras la destitución de Dilma Rousseff en 2016 mediante juicio político, la región vivió una ola de gobiernos de derecha y la Unasur como mecanismo de integración sudamericana pasó a un segundo plano.

«Esto se ve como la reanudación de un proceso que se fue desvaneciendo tras el impeachment de Dilma y las derrotas electorales de los gobiernos de izquierda de la región», afirmó Carolina Silva Pedroso, profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp).

Creado en mayo de 2008 durante la segunda presidencia de Lula en Brasil, la Unasur tenía como objetivo práctico lograr una mayor articulación política entre los países sin necesidad de recurrir a la OEA o a potencias extranjeras, añadió Silva Pedroso. El espacio también le permitió a Brasil ejercer un liderazgo regional.

En 2019, con la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil y Mauricio Macri a la de Argentina, la Unasur fue sepultada. En su lugar, los ahora exmandatarios se adhirieron al Prosul, un grupo de la derecha continental impulsado por el expresidente de Chile, Sebastián Piñera.

Sin embargo, el mes pasado el presidente argentino, Alberto Fernández y su par brasileño, Lula da Silva, confirmaron la reincorporación de ambos países a la Unasur.

Página 12


Nota relacionada: Lula se reunió con Nicolás Maduro: apuntó contra el bloqueo y defendió el ingreso de Venezuela a los Brics

Más notas sobre el tema