Cumbre en Brasil | Lula pide abandonar el dólar y crear una moneda suramericana

4.726

Lula propuso revivir la Unasur y trabajar para abandonar el dólar en el comercio regional 

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, propuso este martes a sus colegas de la región «revivir» el proceso de la construcción de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y trabajar para crear unidades monetarias para comercializar sin depender del dólar.

«Debemos profundizar nuestra identidad sudamericana también en el ámbito monetario a través de mecanismos de compensación más eficientes y la creación de una unidad de referencia común para el comercio, reduciendo la dependencia de monedas extrarregionales», aseguró Lula durante el discurso de apertura de la cumbre sudamericana que se realiza en la ciudad de Brasilia.

«Ningún país por sí tendrá la fortaleza de enfrentar los retos de la geopolítica y la economía mundial actual», agregó.

En un intento por tomar la iniciativa política como actor global, sobre todo luego de haber reanudado ayer la relación diplomática con la visita oficial del presidente venezolano, Nicolás Maduro, Lula se colocó como mayor economía de la región al frente del proceso de reconstrucción de la Unasur.

«Ante tantos cambios y desafíos en el mundo, ¿qué papel queremos para América del Sur? Ningún país puede hacer frente solo a las amenazas sistémicas actuales. Solo actuando juntos podremos superarlos y nuestra región cuenta con activos sólidos para enfrentar este mundo en transición», aseguró el mandatario.

Por orden de la organización de la Presidencia de Brasil, solamente el discurso de Lula fue trasmitido en vivo, sin ofrecer argumentos.

Presidente Lula recebe Chefes de Estado da América do Sul no Palácio Itamaraty https://t.co/6UqVImSfyF

— Lula (@LulaOficial) May 30, 2023

«No tenemos tiempo que perder. América del Sur tiene ante sí, una vez más, la oportunidad de transitar el camino de la unidad. Y no tiene que empezar de cero. Unasur es un bien colectivo. Recordemos que está vigente. Siete países siguen siendo miembros de pleno derecho. Es importante retomar su proceso de construcción», aseguró. Chile, Uruguay y Ecuador son las naciones de la región que no volvieron al bloque sudamericano.

El mandatario aclaró antes del discurso que la reunión no pretendía sacar conclusiones ni declaraciones sino una «reflexión» sobre América Latina y en particular Sudamérica.

Lula aseguró que la unidad de Sudamérica es importante porque es un gran mercado consumidor de 450 millones de habitantes.

«Tenemos el mayor y más variado potencial energético del mundo si tenemos en cuenta las reservas de petróleo y gas, la hidroelectricidad, los biocombustibles, la energía nuclear, eólica y solar y el hidrógeno verde. Somos grandes y diversos proveedores de alimentos. Tenemos más de 1/3 de las reservas de agua dulce del mundo y una biodiversidad muy rica y poco conocida», aseguró.

También afirmó que pretende unificar a Sudamérica frente a los foros internacionales como la cumbre del G-20, la reunión de los Brics, y la COP 30 sobre el cambio climático.

En ese marco, sostuvo que la integración se detuvo en parte por el gobierno de Jair Bolsonaro, al que tildó de «negacionista», y en parte por haber aplicado la cuestión ideológica por sobre la política externa del Palacio de Itamaraty, destruyendo lazos y arruinando la cooperación con los vecinos.

Foto Presidencia
Foto: Presidencia.

El anfitrión ocupó parte de su discurso para destacar los logros de la Unasur en el ámbito del diálogo sobre la cuestión de defensa, el combate al delito trasnacional y la combinación del crecimiento económico con inclusión social.

«Según la FAO, América del Sur redujo, en dos décadas, del 15% al ​​5% de su población víctima del hambre. Unasur fue eficaz como foro para resolver disputas entre países de la región, especialmente en la crisis entre Colombia y Ecuador y en el conflicto separatista boliviano», indicó, al tiempo que consideró que «Sudamérica ya no es sólo una referencia geográfica» sino que se ha convertido «una realidad política», prioridad para Brasil desde que asumió nuevamente la Presidencia el 1 de enero pasado.

Dijo que el momento actual, tras la pandemia de coronavirus y con la guerra de Ucrania, encuentra a «los foros de gobernanza global enfrentando serias dificultades para ofrecer respuestas justas y efectivas a los problemas».

Citó al cambio climático y la lucha contra la deforestación. «Sabemos que lo que pasa en la Amazonia afecta a la Cuenca del Plata», dijo.

En concreto, Lula convocó a los presidentes a discutir los mecanismos de ahorro y crédito regional como CAF, Fonplata, Banco del Sur y BNDES.

También propuso la creación de un Grupo de Alto Nivel, integrado por representantes personales de cada Presidente, para dar seguimiento al trabajo de reflexión. Este Grupo tendrá 120 días para presentar una hoja de ruta para la integración de América del Sur.

Foto Presidencia
Foto: Presidencia.

La presencia de Alberto Fernández

El Presidente llegó este martes a las 10.20 al Palacio de Itamaraty, la sede de la Cancillería brasileña acompañado por el canciller Santiago Cafiero, para ofrecer un discurso en la sesión plenaria de la mañana y mantener por la tarde conversaciones personales con otros mandatarios presentes en la cumbre.

La reunión de presidentes de la Unasur se lleva a cabo en el Palacio de Itamaraty de Brasilia, con agenda abierta, y con un horario tentativo de finalización a las 18, informaron a Télam fuentes del Gobierno argentino.

Tras la cumbre está prevista una cena, que será brindada en el Palacio de la Alvorada, en honor a los participantes.

Además de Fernández y Lula, participan del encuentro los presidentes Luis Arce (Bolivia), Gabriel Boric (Chile), Gustavo Petro (Colombia), Guillermo Lasso (Ecuador), Irfaan Ali (Guyana), Mario Abdo Benítez (Paraguay), Chan Santokhi (Surinam), Luís Lacalle Pou (Uruguay) y Nicolás Maduro (Venezuela).

La actual presidenta de Perú, Dina Boluarte, impedida constitucionalmente de asistir a la cumbre, está representada por el presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola.

Foto Presidencia
Foto: Presidencia.

La cumbre fue convocada por Lula luego de que Brasil decidiera volver a sumarse a la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) y como parte de los esfuerzos diplomáticos por recuperar la integración regional que se construyó en la primera década de este siglo.

Fernández subió la tradicional escalera del edificio modernista de la cancillería brasileña acompañado por Cafiero y el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira.

La ciudad de Brasilia se encuentra este martes bajo un amplio operativo de seguridad para recibir a los 11 mandatarios y al representante peruano.

El primer presidente en arribar fue el venezolano Nicolás Maduro, quien ayer realizó una visita de Estado a Brasil, la primera después de ocho años y luego de haber sido prohibido de ingresar al país por el Gobierno del expresidente Jair Bolsonaro.

Tras la bilateral con Maduro, Lula defendió la unión sudamericana como un «bloque» para superar «graves problemas uqe tienen más de 500 años».

“Si estamos juntos, tenemos un mercado de 450 millones de personas, tenemos fuerza en el proceso de negociación y por eso es importante esta cumbre”, aseguró Lula.

La presencia de Alberto Fernndez Foto Presidencia
La presencia de Alberto Fernández. / Foto: Presidencia.

Desde la llegada al poder de Lula, el jefe de Estado argentino buscó acelerar la integración con Brasil, con los países del Mercosur y se ha enfocado en la rehabilitación del bloque sudamericano, del que el expresidente Néstor Kirchner fue su primer secretario general.

En la reunión se buscará motorizar la Unasur que, con el regreso de la Argentina y Brasil, vuelve a tener los seis países necesarios para poder sesionar, ya que en su carta constitutiva remarca que tiene que tener la mitad de los miembros, que son 12.

Los seis países que actualmente conforman la Unasur son la Argentina, Bolivia, Brasil, Guyana, Surinam y Venezuela. Los seis restantes son Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.

Para Lasso, la cita convocada por Lula es «importante para el futuro de Sudamérica»

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, valoró desde Brasilia la convocatoria que realizó su par brasileño Luiz Inácio Lula da Silva a los mandatarios de la región y aseguró que «es una cumbre importante para el futuro de Sudamérica», a la vez que se espera que de regreso a su país defina si será candidato en las elecciones de agosto.

«Creemos que la integración tiene que servirnos para mejorar la vida de los ciudadanos: su salud, su seguridad, su educación, el ambiente son esenciales. Esta Cumbre es importante para el futuro de Sudamérica», dijo Lasso en Twitter, donde compartió el tuit de Lula sobre el encuentro en la capital brasileña.

Creemos que la integración tiene que servirnos para mejorar la vida de los ciudadanos: su salud, su seguridad, su educación, el ambiente son esenciales. Esta Cumbre es importante para el futuro de Sudamérica. https://t.co/jqyZm46sxc

— Guillermo Lasso (@LassoGuillermo) May 30, 2023

En declaraciones que hizo el lunes a la prensa, Lasso informó que a su regreso de Brasil mantendrá las reuniones oportunas con la dirección del Movimiento CREO, la coalición que lidera y con la que concurrió a las elecciones de febrero de 2021, según recogió el diario El Comercio.

Boric criticó los dichos de Lula sobre Venezuela: «No es una narrativa, sino una realidad seria»

El presidente de Chile, Gabriel Boric, indicó este martes en Brasilia que la situación en Venezuela «no es una construcción de una narrativa» sino «una realidad seria», al salir al cruce de las declaraciones de su par de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que ayer relanzó las relaciones bilaterales con el mandatario Nicolás Maduro.

La reaproximación de Lula con Maduro en el Palacio del Planalto del lunes marcó el tono de la cumbre sudamericana, con la que el brasileño intenta relanzar la Unasur, a la que pertenecen siete de los 12 países de la región.

Durante su participación en la cumbre, Boric celebró el regreso de Maduro a los foros regionales, pero aclaró que Chile continuará afirmando su posición sobre los derechos humanos en Venezuela.

«Es la primera oportunidad que tenemos para compartir espacio con Maduro y nos alegra que Venezuela retorne y es en este espacio honesto, directo, que resolvemos los problemas, lo cual no significa hacer la vista gorda para los problemas. Hay una discrepancia en las declaraciones del presidente Lula, no es una construcción de una narrativa, es una realidad seria y la vi en los ojos de venezolanos que llegaron a nuestro país», aseguró a periodistas en un alto de la reunión.

Boric aseguró que.

«Yo como presidente de izquierda era importante enfrentarlo de frente a Maduro por primera vez en un foro internacional, pero también pedimos a Estados Unidos y la Unión Europea que terminen con las sanciones, que debilitan a los pueblos y no a los gobiernos», apuntó.

Boric manifestó que el regreso de Maduro a los foros regionales no significa «tapar abajo de la alfombra» los problemas de derechos humanos en Venezuela.

Afirmó además que respaldaba a Lula en la creación de un foro sudamericano, aunque aseguró que hoy no se pueden sacar conclusiones sobre el posible regreso de Chile a la Unasur.

En la misma línea se pronunció más temprano el uruguayo Luis Lacalle Pou, al criticar el tono con el que Lula volvió a recibir a Maduro en el Palacio del Planalto, luego de ocho años de distanciamiento entre Caracas y Brasilia.

El mandatario uruguayo fue vehemente al rechazar las declaraciones que pronunció ayer Lula al recibir a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, cuando aseguró que se ha «construido una narrativa respecto de Venezuela».

«Quedé sorprendido cuando se habló que lo que sucede en Venezuela es una narrativa. Ya saben lo que nosotros pensamos respecto a Venezuela y al Gobierno de Venezuela. Ahora si hay tantos grupos en el mundo intentando mediar para que la democracia sea plena en Venezuela (…) lo peor que podamos hacer es tapar el sol con un dedo. Pongamosle el nombre que tiene y ayudemos», dijo.

La cumbre no fue exhibida públicamente. Solamente el discurso de apertura de Lula fue divulgado y el resto por decisión del gobierno brasileño no fue transmitido, buscando que sea una jornada de reflexión honesta, sobre todo por tratarse de la primera reunión de este nivel en ocho años.

En un video, Boluarte pidió «acuerdos no declarativos»

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, dijo este martes que los acuerdos regionales no tienen que ser «declarativos sino operativos», durante su intervención, a través de un video, en la reunión de presidentes sudamericanos que se realiza en Brasilia a iniciativa del mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

La jefa del Estado peruano aclaró que debido a «las complejidades de la normativa interna» en su país no pudo asistir a la cita en la capital brasileña.

Boluarte, que no puede salir del país por motivos constitucionales, estuvo representada por el presidente del Consejo de Ministros o primer ministro, Alberto Otárola.

Sin embargo, compartió «una agenda de trabajo para la reflexión conjunta», informó la presidencia en Twitter.

«En primer lugar, debe existir pragmatismo en el establecimiento de una agenda común; necesitamos que los acuerdos adoptados no sean declarativos, sino operativos y medibles», dijo Boluarte.

Propuso además «más consenso y menos ideología en las iniciativas», según el tuit oficial.

«Necesitamos respetar las orientaciones políticas y los procesos internos de los distintos países miembros», sostuvo.

En sintonía con los planteos que hicieron otros mandatarios que participaron en la reunión, Boluarte resaltó que debe existir eficiencia en los mecanismos de toma de decisiones.

«Es indispensable vislumbrar una gestión flexible y eficaz, sin grandes estructuras o esquemas burocráticos», puntualizó.

Boluarte sostuvo que el proceso de integración debe tener un enfoque de largo plazo, que garantice la sostenibilidad en el tiempo de la integración sudamericana.

La presidenta de la república, Dina Ercilia Boluarte Zegarra, intervino, a través de un video, en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur, que se realiza en Brasilia, a iniciativa del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, sobre el proceso de integración.… pic.twitter.com/UeZH6RPrUr

— Presidencia del Perú 🇵🇪 (@presidenciaperu) May 30, 2023

«Debemos iniciar un camino pausado, pero seguro, avanzando gradualmente hacia nuevas etapas a medida que alcancemos nuestros objetivos», concluyó.

Boluarte cumplirá el 7 de junio seis meses en el poder, tras la destitución de su antecesor, Pedro Castillo, quien fue detenido por el delito de rebelión tras ser cesado por el Congreso el 7 de diciembre, lo que desató violentas movilizaciones en las que se exigían la renuncia del gobierno, cierre del Congreso y adelanto de elecciones a 2023.

La mandataria es la sexta persona en ocupar la presidencia en cinco años y la primera mujer en gobernar Perú, un país en permanente crisis política salpicada de denuncias de corrupción.

Télam


Com presidentes sul-americanos, Lula defende criar grupo para discutir modelo de cooperação

O Brasil defende a revitalização da União das Nações Sul-Americanas (Unasul) como forma de fortalecer a integração regional. Mas está aberto a sugestões sobre o desenho institucional que pode funcionar melhor para levar adiante esse processo, independentemente de inclinações ideológicas. Foi o que disse nessa terça-feira (30) o presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) na abertura da reunião de cúpula de líderes sul-americanos, em Brasília.

A Unasul, segundo ele, foi uma iniciativa efetiva na solução de controvérsias, na redução do desmatamento, na concretização dos benefícios da cidadania, entre outros benefícios. «Não resolvemos todos os nossos problemas, mas nos dispusemos a enfrentá-los, em vez de ignorá-los», afirmou o petista. «Nossa América do Sul deixou de ser apenas uma referência geográfica e se tornou uma realidade política».

Porém, o presidente sabe que há resistências à Unasul entre os países vizinhos. Segundo reportagem da Folha de S.Paulo, representantes de líderes convidados para esse encontro manifestaram que não concordam com uma integração baseada só na revitalização da Unasul. Defenderam que esse processo seja centrado em uma cooperação pragmática e que sobreviva à alternância de poder.

Logo após eleito, no início do ano passado, o presidente do Chile, Gabriel Boric, defendeu soluções regionais para a crise migratória gerada pelo êxodo venezuelano e também uma agenda latino-americana econômica e ambiental independente das afinidades ideológicas dos líderes da vez.

Criada em 2008 por presidentes que eram expoentes da esquerda, como o próprio Lula, então em seu segundo mandato, a Unasul parou de funcionar em 2019, quando políticos de direita governavam vários países, inclusive Jair Bolsonaro (PL).

«Deixamos que as ideologias nos dividissem e interrompessem o esforço da integração. Abandonamos canais de diálogo e mecanismos de cooperação e, com isso, todos perdemos», discursou o presidente brasileiro, que disse também: «Não temos ideias pré-concebidas sobre o desenho institucional futuro que poderíamos adotar. Queremos dialogar e conhecer a opinião de todos».

Dos 12 países sul-americanos, cinco (Uruguai, Paraguai, Chile, Colômbia e Equador) não fazem mais parte da Unasul. Lula reconheceu que é preciso «avaliar criticamente o que não funcionou e levar em conta essas lições».

Além da revisão crítica, o presidente lançou para debate algumas sugestões práticas. Uma delas é relativizar a regra do consenso, que «poderia estar restrita a temas substantivos, evitando que impasses nas esferas administrativas paralisem nossas atividades». Recentemente, na reunião de cúpula do G7, no Japão, Lula também criticou a necessidade de consenso para as tomadas de decisão no Conselho de Segurança da ONU.

Outra sugestão apresentada por Lula é a criação de um «Grupo de Alto Nível», a ser integrado por representantes pessoais de cada presidente, para dar seguimento ao trabalho de reflexão. Esse grupo, segundo o presidente brasileiro, deve apresentar um «mapa do caminho» para a integração da América do Sul em 120 dias.

Clima e comércio

Outros temas de destaque no discurso do presidente foram o clima e as trocas comerciais. Sobre o primeiro, ele defendeu que a «falta de ação coletiva afeta nossa capacidade de conter o aumento da temperatura global». Sobre o segundo, considerado pelo governo brasileiro um fator essencial para sensibilizar os países sobre as vantagens da integração, Lula sugeriu algumas iniciativas para consideração de seus colegas:

  • colocar a poupança regional a serviço do desenvolvimento econômico e social, mobilizando os bancos de desenvolvimento como a CAF, o Fonplata, o Banco do Sul e o BNDES;
  • aprofundar nossa identidade sul-americana também na área monetária, mediante mecanismo de compensação mais eficientes e a criação de uma unidade de referência comum para o comércio, reduzindo a dependência de moedas extrarregionais;
  • implementar iniciativas de convergência regulatória, facilitando trâmites e desburocratizando procedimentos de exportação e importação de bens;
  • ampliar os mecanismos de cooperação de última geração, que envolva serviços, investimentos, comércio eletrônico e política de concorrência.

Brasil de Fato

Más notas sobre el tema