Ganan los oficialismos en la elección a gobernadores en tres provincias

1.086

La apuesta ganadora por ahora viene a local

Por Mario Wainfeld

Jujuy, La Rioja y Misiones con todo el país compartieron la pasión nacional por el Superclásico mientras atravesaban las respectivas elecciones para autoridades provinciales, empezando por los gobernadores. Triunfaron los tres oficialismos.Los pronósticos previos acertaron. Con resultados puestos, en el diario del lunes puede anotarse que la decisión de los gobiernos locales de adelantar mucho las elecciones salió bien, “garpó”…

Los tres distritos sumados totalizan algo así como el 5 por ciento del padrón nacional que supera los 35 millones de potenciales votantes. Un dato adicional para no engolosinarse con extrapolaciones. Esto asumido, las dos primeras tandas de votaciones en provincias insinúan electorados no enfurecidos, no antipolíticos, sin clamar que se vayan todos. En ninguna de las cinco provincias se husmeó un “clima 2001”. No hay motivo alguno para proyectar a nivel nacional esa conclusión temprana o quizás hasta prematura. Pero sí anotar que los estados de ánimo no son unánimes en el vasto territorio patrio ni todos estridentes. Parece, va pareciendo que los mandatarios locales no concitan tanto rechazo, furia o frustración como los nacionales. Que cada provincia es un pequeño cosmos, cuya lógica debe conocerse y (como escribía el politólogo Jorge Luis Borges) saludar las diferencias.

Esta nota para la edición impresa cierra antes de conocerse los guarismos definitivos. Aspira a una primera mirada somera sobre aspectos que se abordan también en otras notas de esta edición.

***

Morales quiere más: El gobernador Gerardo Morales rompió una larga hegemonía del peronismo en Jujuy en 2015, fue reelegido en 2019 y ahora deja lugar al correligionario Carlos Sadir. Morales se presentó como primer candidato para la Constituyente provincial que lleva su sello. Enhebrará doce años relegando al justicialismo. Son bastantes aunque es el oficialismo más reciente de los tres que prevalecieron ayer.

Dos temas nacionales definen la trayectoria de Morales. El primero es el encarcelamiento iniciático de la líder social Milagro Sala sin que mediaran condenas, ni siquiera proceso en su contra. Morales se jacta de haber combatido él la corrupción de ese modo, exótica manera de ejercer la división de poderes. Sala es una presa política, sin duda, y sus condenas una de las mayores ruindades cometidas por los jueces argentinos. Los jujeños en primer lugar, la Corte Suprema nacional luego.

El otro punto es la ambición presidencial del gobernador refrendado en sus pagos. Por ahora, insiste en que quiere competir en las Primarias Abiertas (PASO) contra los cofrades del PRO. Estos piensan que es más espuma que consistencia, que los números desairarían a Morales tal como le ocurrió a Ernesto Sanz en 2015.

El éxito oxigena, da ínfulas. El Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta sigue teniéndolo “in pectore” como precandidato a vicepresidente en su fórmula. Ayer voló a felicitarlo. También se costeó el senador Martín Lousteau, que sueña sacar tajada de las divisiones asombrosas del PRO porteño y desplazarlo de la Ciudad Autónoma, su baluarte y trampolín nacional. Falta más de un mes para el cierre de listas, nada está sellado.

El Frente de Izquierda (FIT-U) quedó tercero, imaginaba disputar por el segundo puesto… Sus dirigentes y militantes incuban más esperanzas para las elecciones nacionales.

***

La goleada prevista: Hugo Passalacqua regresa a gobernar Misiones, por el FRC. Lo había hecho entre 2015 y 2019. Con escrutinio incompleto (se dice por última vez) lo apoyó una mayoría del orden del 70 por ciento triplicando al candidato de Juntos por el Cambio. La legitimidad ratifica las expectativas más optimistas del oficialismo local que acollara varios mandatos seguidos. Misiones es la más poblada de las provincias que venimos reseñando. Ayer podía votar casi un millón de personas.

El oficialismo misionero llevó como galardón de campaña, revalidado por lo visto, una eficaz política sanitaria durante la pandemia. En materia económica se consiguió que Nación incorporara al “dólar agro” el té y la yerba mate, dos productos fundamentales de la economía regional. Mucho se debe, chimentan los baqueanos, a la histórica buena relación de Carlos Rovira (figura central del FRC) con el ministro Sergio Massa. Se está conformando la zona aduanera especial, una demanda provincial añeja. Se reabrió el puerto de Posadas luego de 30 años. El FRC conserva la intendencia de la mencionada capital. También comanda casi todos los 78 municipios que renovaron autoridades.

Con la destreza típica de los partidos provinciales que dominan sus distritos, el FRC sabe muñequear las relaciones con gobiernos nacionales de distintos signos negociando apoyos generales con medidas propicias para sus terruños. No son jamás opositores cerriles y, si se mueven bien, tampoco se inclinan ante la Casa Rosada si no media alguna contraprestación. Esta lógica, obviaza, es poco percibida por lecturas metropolitanas o unitarias.

***

Peronismo sí, Menem no: Ricardo Quintela fue revalidado con comodidad por los riojanos. Juntos por el Cambio obtuvo un segundo lugar insulso, agravado por la pérdida de la intendencia de la ciudad de La Rioja que los radicales venían gestionando.

El vencedor estaba cantado, llamaba la atención el experimento local de La Libertad Avanza, el partido del diputado Javier Milei. Se alió con el diputado provincial Martín Menem y fantaseaba con salir segundo… terminó tercero lejos. Los primeros tanteos de Milei proyectan una posible dificultad. Un presidenciable nacional precisa para ser competitivo “hacer agenda”, tener presencia en los medios, gravitar en los sondeos… Hasta ahí, Milei crece… También contar con recursos necesarios en los comicios, a la hora de los bifes. Numerosos fiscales, dirigentes que caminen los territorios, las ciudades, los pueblos pequeños. Bondis, taxis o remises. Queda fino en los quinchos llamar “aparato” a esas organizaciones. Los vocablos despectivos son rentables entre elites. En todo caso se trata de recursos humanos o físicos imprescindibles para garantizar la decisión de los ciudadanos y cuidar la legalidad de los escrutinios.

La jugada con el sobrino del expresidente Carlos Menem quedó ineficaz y habrá que ver con qué entusiasmo se mueven los aliados perdidosos en agosto y octubre sin incentivos estimulantes.

Las huestes de Milei ansían que en Tucumán rinda más la alianza con Ricardo Bussi. Su partido es más sólido que el parvo armado de Martín Menem.

***

Lo que viene: El superdomingo 14 votan La Pampa, Salta, San Juan, Tucumán y Tierra del Fuego. Minga de profecías aventuradas. Es factible que con el sistema de “acoples” el escrutinio en Tucumán sea farragoso, suele pasar. Es la provincia más poblada de las que votaron ahora y proverbial su tendencia a las boletas gigantes.

Los oficialismos tienen altas chances en todos esos distritos. Tal vez en los papeles pintan más finitas las diferencias en San Juan. Hay ley de lemas, el gobernador Sergio Uñac compite con el compañero diputado José Luis Gioja. Los votos de ambos suman para el peronismo. Los cambiemitas son tres, se tienen fe.

Juan Schiaretti, el gobernador cordobés, se lanzó a pavimentar la improbable avenida del medio. Percibe fuerte al cordobesismo para las provinciales.

Por ahora apostar a local es rentable. Los niveles de participación de ayer superaron el 70 por ciento, un porcentaje pasable. En muchos parajes de Misiones llovió lindo. Con el correr de los días se podrá repasar cuantos jóvenes de 16 a 18 votaron sin estar obligados para disponer de referencias certeras sobre temas de conversación. Las encuestas son etéreas, las opiniones volátiles., Los votos y la participación son hechos rotundos.

Página 12


El FdT y JxC nacionalizaron las victorias provinciales y miran el fracaso de Milei

Por Jonathan Heguier

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio, cada uno a su manera, nacionalizaron las victorias provinciales de este primer superdomingo electoral. Como novedad, no se dio la performance esperada por Javier Milei en el debut de la competencia de «los tres tercios».

Alberto Fernández dirá presente este lunes en La Rioja, el terruño donde el gobernador peronista Ricardo Quintela obtuvo la reelección. Viajará con uno de los que él señala como precandidato a presidente de la Casa Rosada: el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

El mandatario dejó su mensaje para Quintela a última hora de la noche: «Desde el Frente de Todos trabajaste incansablemente por nuestra maravillosa La Rioja y el pueblo te acompaña nuevamente. Mañana estaré allí para seguir trabajando por cada riojana y riojano, es una gran alegría seguir unidos».

A la noche del domingo riojana no llegó ningún dirigente nacional. A la espera de que se definan las candidaturas presidenciales en el Frente de Todos, nadie quiso quedar en offside. Uno de los que podría haber ido por la buena relación que tiene con Quintela y por su tejido con las provincias del Norte Grande es el ministro de Interior, Eduardo «Wado» de Pedro.

Sin embargo, se decidió que no fuera. «Hay que esperar a que se defina todo en el PJ. Wado todavía no es candidato», fue uno de los argumentos que dieron a este portal desde el entorno del funcionario para explicar su ausencia. El ministro saludó a Quintela desde las redes. «El triunfo de Ricardo en La Rioja es un reconocimiento a su gestión, en la que recuperó el trabajo, reactivó la industria y puso a la provincia en el camino de la transformación de la matriz productiva del Norte Grande», tuiteó De Pedro. Hace días, el gobernador le había pedido en la cara y públicamente a Wado que sea el candidato a presidente del FdT.

Otro que también no es candidato pero es uno de los señalados para ir a las PASO es Agustín Rossi. El Jefe de Gabinete celebró el triunfo de Quintela y dijo que fue «un reconocimiento merecido a una gran gestión y un voto de confianza para seguir transformando la provincia». Y se sumó otro contrincante en la disputa del FdT: Daniel Scioli. «Renuevo mi compromiso con él, con su equipo y con el pujante pueblo riojano para que avancemos hacia el desarrollo, con más producción y más trabajo», dijo sobre el gobernador. Ambos también decidieron no viajar a La Rioja.

Esta provincia tuvo dos sorpresas: la primera es que el peronismo recuperó la capital, que estaba a manos de Juntos por el Cambio. Armando Molina es el nuevo intendente. Le ganó a la actual alcalde: Inés Brizuela y Doria.

Y la segunda es el contundente fracaso de Milei en la provincia. El libertario jugaba su primer partido en el país, con pleno respaldo a Martín Menem, sobrino del expresidente que idolatra el líder de La Libertad Avanza.

Desde CABA, los libertarios esperaban un segundo lugar o pelear palo y palo con el contrincante de JxC. En La Rioja se dio por primera vez la lucha de «los tres tercios» que se disputa en cada escenario nacional. Menem salió tercero lejos. Felipe Álvarez, el candidato de Horacio Rodríguez Larreta que salió segundo en esa provincia, hizo su lectura: «Obtuvimos un gran resultado, contra un aparato del PJ que contó con los libertarios como aliados para permanecer en el poder. Es una lección para los argentinos de cara a octubre. Milei juega para el gobierno nacional».

Este mensaje estuvo en sintonía con la campaña de Larreta en La Rioja: «El que vota a Menem, vota a Quintela», había dicho días atrás el jefe de gobierno porteño. Una idea que pareciera llevar a la campaña presidencial con cambio de nombres: «El que vota a Milei, vota al candidato del FdT». ¿Patricia Bullrich se pondrá contenta cuando lo escuche?

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio miran ahora el fracaso de Milei en La Rioja y puede abrirse un nuevo panorama electoral. En la semana, en Casa Rosada afirmaban a El Destape que «no solo el peronismo está alerta en que Milei destruye la democracia sino también otros espacios y están atentos y preocupados». Y sobre los números del libertario a nivel nacional, justificó una funcionaria: «Hay que ver si no es un bluff lo de Milei». Según los números que manejan en el Gobierno, las consultoras con las que trabajan les informaron que la mitad de los encuestados no quieren responder preguntas y que hay un 30% de indecisos.

En Jujuy, Juntos por el Cambio pudo hacer lo que no pudo el FdT: meter a sus candidatos presidenciales en la foto de la victoria el mismo domingo por la noche. Con Larreta y Gerardo Morales confirmados para ir por todo en 2023, ambos posaron juntos en fotos y se mostraron alegres ante el triunfo de Carlos Sadir, el ministro de Hacienda de la provincia que se acaba de convertir en gobernador.

«El pueblo jujeño ha ratificado el cambio y la transformación. Terminó con la violencia y la corrupción», dijo Morales en el acto triunfante de Sadir que tuvo otro protagonista: Martín Lousteau. Si bien no está en la contienda nacional, es un actor clave del radicalismo y una de las espadas de Larreta para CABA. También estuvieron presentes Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) y Mario Negri (UCR).

En Jujuy también se dio un caso similar a la ultraderecha en La Rioja pero con la izquierda. El FIT esperaba un batacazo de su candidato Alejandro Vilca. La expectativa era mayor y aguardaban un segundo lugar. Pero quedó tercero.

Fueron tres elecciones sin cisnes negros. Los ganadores fueron los esperados y no hubo sorpresas. También en Misiones, donde volvió a ganar el rovirismo. Hugo Passallaqua volverá a gobernar esa provincia como lo hizo en 2015-2019 y sucederá a Oscar Herrera Ahuad.

La semana que viene será el turno de cinco provincias en este supermayo electoral que no da respiro. Tucumán, Salta, San Juan, Tierra del Fuego y La Pampa serán los nuevos comicios. En el medio, las vísperas del Congreso del PJ en Ferro que podría terminar con varios de los misterios para las nacionales.

El Destape

 

Más notas sobre el tema