Colombia | Petro retira a embajador Armando Benedetti en Venezuela y a Laura Sarabia como jefa de Gabinete

2.420

Petro destituye a Armando Benedetti como embajador en Venezuela

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, confirmó este viernes que el embajador de su país en Venezuela, Armando Benedetti, dejará su cargo como consecuencia del escándalo conocido como el “niñeragate”.

Además, el mandatario colombiano anunció que la jefa del Despacho del Gobierno, Laura Sarabia, saldrá de la Casa de Nariño, luego de que su exniñera Marelbys Meza Buelvas denunciara que tras ser acusada por robo fue sometida a una prueba de polígrafo en un sótano del edificio Galán, adscrito a la Presidencia de Colombia.

“Se retiran del Gobierno para que desde el poder que implica esos cargos, no se pueda tener ni siquiera la desconfianza de que se van a alterar los procesos de investigación, que no nos corresponden a nosotros, sino a las autoridades competentes para ello”, dijo Petro durante una alocución transmitida en redes sociales.

Petro resaltó que su Gobierno “no intercepta ilegalmente comunicaciones de magistrados, de jueces, de periodistas, de opositores“, y reiteró que es un “deber de la fuerza pública” de Colombia “cuidarlos”.

“A ninguno de ustedes se le ha ordenado una solo intercepción telefónica ilegal ni a ilustres y poderosos exfuncionarios ni a personas humildes. Eso no es cierto. Ni se les ha dado esa orden ni se les dará porque el respeto a los derechos humanos se respeta. La base de la democracia es el respeto a los derechos humanos de cualquier ciudadana piense como piense y viva como viva”, finalizó.

Sumarium



Petro retira temporalmente del Gobierno a Laura Sarabia y Armando Benedetti

Lo que inició con un presunto robo por parte de la exniñera de Laura Sarabia, Marelbys Meza, terminó en un escándalo de gobierno que involucró a Armando Benedetti y, finalmente, al presiente Gustavo Petro, quien separó de sus cargos a los dos funcionarios, en medio de versiones sobre pruebas de polígrafo, chantajes e interceptaciones ilegales.

 

El escándalo empezó a crecer el pasado 27 de mayo, cuando circularon en medios de comunicación las denuncias de Meza, quien trabajaba como niñera del hijo de Sarabia. Tras el hurto de una cifra de dinero cercana a los siete mil dólares, ocurrido el 29 de enero de 2023, Meza dijo que fue retenida en un sótano cerca de la Casa de Nariño, donde le hicieron una prueba de polígrafo.

Luego se conoció que el embajador de Colombia en Venezuela y exjefe de Sarabia, Armando Benedetti, estaba involucrado en el caso. El periodista Daniel Coronell informó que Marelbys Meza había sido invitada por Benedetti al país vecino, al que llegó el 14 de mayo y del que regresó el 22 de mayo. Aunque Sarabia dijo que no sabía del viaje, el embajador aseguró que fue idea de la exjefa de gabinete, quien le pidió ayuda para frenar el escándalo.

La gota que derramó el vaso fue la confirmación de interceptaciones ilegales a dos exempleadas de Sarabia, incluida Meza, según dijo el fiscal general, Francisco Barbosa. Al parecer, un agente de la Dijín añadió el número de la niñera en una investigación relacionada con el Clan del Golfo. En medio de una rueda de prensa, el fiscal agregó que próximamente llamará a interrogatorio y a imputación de cargos a los responsables de estos hechos, y que Benedetti sería uno de los primeros en ser requeridos.

Esta noticia generó numerosos mensajes contra el Gobierno desde diferentes sectores políticos, a los que Petro respondió diciendo que en su equipo no hay funcionarios que den órdenes de realizar interceptaciones telefónicas ilegales. Según él, no se han dado órdenes de interceptar a “ilustres y poderosos funcionarios ni a personas humildes”.

Sin embargo, dio a conocer su decisión frente al caso: retirar temporalmente del Gobierno a Laura Sarabia y Armando Benedetti, con el objetivo de no entorpecer el caso. Según Petro, las puertas de la Casa de Nariño están abiertas a cualquier tipo de investigación. “Mientras se investiga, mi funcionaria querida y estimada y el embajador se retiran del Gobierno, para que desde el poder no se tenga la desconfianza que se alterarán los proceso de investigación”.

“Pueden investigar hasta donde quieran y les ayudaremos, las propias investigaciones me dan confianza a mí mismo, habría sido terrible el que del gobierno saliera una indicación que contradijese los objetivos por los que hemos luchado durante décadas: no tenemos nada contra la ciudadana Marelbys, la conocí en medio de mi campaña, me ha abrazado casi que maternal porque es solidaria con mis propósitos políticos, no vamos contra seres humildes ni poderosos”, dijo Petro.

Laura Sarabia reaccionó a la decisión del mandatario a través de su cuenta de Twitter, donde aseguró que está tranquila y dispuesta a dar las explicaciones necesarias. “Lucharé profundamente por defender mi reputación y buen nombre de todas las acciones malintencionadas que han rodeado estos episodios”.

Por su parte, Benedetti le agradeció al presidente por designarlo al frente de la tarea de restablecer las relaciones entre Colombia y Venezuela. El ahora exembajador le dijo a Petro que admiraba su talante en la defensa de los derechos humanos y le confirmó en una carta que presentaba la renuncia oficial al cargo como embajador de Colombia en Venezuela.

La relevancia de Laura Sarabia

Considerada por algunos como la segunda al mando en el gobierno Petro, Laura Sarabia, de 29 años, es profesional en Relaciones Internacionales y Estudios Políticos. Desde la elección de Gustavo Petro, el 19 de junio de 2022, coordinó las actividades del presidente. El poder que ostentaba desde las entrañas de la Casa de Nariño la hizo ganar visibilidad en la opinión pública.

Antes de participar en la campaña presidencial del Pacto Histórico en 2022, Sarabia se desempeñó durante seis años, desde 2017, como asesora de comunicaciones y asesora legislativa del Congreso de la República y asesora política del Partido de la U. Fue allí donde conoció a Armando Benedetti, quien la llevaría a trabajar a su Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) y posteriormente a la campaña de Petro.

Como lo reconoció el mismo Petro, Sarabia se convirtió en su mano derecha, era la encargada de manejar su agenda, acompañarlo en todos los viajes y comunicarse con ministros y congresistas. Además, como lo contó la exjefa de gabinete, la familia Petro Alcocer le abrieron las puertas de su hogar y siempre la recibieron con “mucha estima”.

El Espectador

 

Más notas sobre el tema