Crisis hídrica en Uruguay | Gremios marcharon en defensa del agua y en reclamo de medidas frente a la sequía

2.248

PIT-CNT marchó “en defensa del agua” y pidió “gastar plata” para que las desigualdades “no aumenten más”

El presidente del sindicato de OSE, Federico Kreimerman, dijo que “va a llegar un momento en que se va a acabar la reserva de agua dulce de Paso Severino y van a tener que dar agua completamente salada”

“Somos los trabajadores los que tenemos que pelear para que no seamos nosotros los que paguemos el costo de la crisis del agua”, cerró su discurso Federico Kreimerman, presidente de la Federación de Funcionarios de OSE (FFOSE), en un escenario montado en la esquina de 18 de Julio y Andes. Bajo la consigna “En defensa del agua”, cientos y cientos –quizá miles– de personas marcharon el miércoles en reclamo de mayores medidas económicas ante la situación de sequía que atraviesan desde hace ya varios días Montevideo y la zona metropolitana.

“Por supuesto que hay que gastar plata”, dijo Kreimerman, y le exigió al gobierno que, “más allá de anunciarnos las cosas por televisión”, decrete el estado de emergencia sanitaria “para que haya plata, [porque] plata hay, [pero] la tienen los que se la llevan siempre”.

El presidente de FFOSE apuntó que medio millón de trabajadores “ganan menos de 25.000 pesos” por mes, señaló que la recomendación del Ministerio de Salud Pública, “el que nos tiene que cuidar”, ha sido “usar agua embotellada” y preguntó finalmente: “¿Cómo hace una familia con 25.000 pesos por mes para gastar 300 pesos por día en agua embotellada”. De manera escalonada, por la dispersión de los parlantes dispuestos cuadra por cuadra, recibió aplausos.

Según Kreimerman, “tiene que haber una transferencia económica directa”; por ejemplo, la exoneración de la tarifa de OSE, “que está mandando agua salada”. “Es posible tomar medidas para que las desigualdades que ya existen en la sociedad no aumenten más”.

Asimismo, tal como había advertido en una conferencia de prensa semanas atrás, el presidente de FFOSE sostuvo que las lluvias de la semana pasada “lamentablemente” no significaron una solución definitiva a la escasez de agua potable. “Lo que el gobierno no dice y nosotros queremos decir es que va a llegar un momento en que se va a acabar la reserva de agua dulce de Paso Severino y van a tener que dar agua completamente salada, porque lamentablemente no hay soluciones mágicas, nadie hace llover ni vamos a inventar el agua dulce”.

Por último, Kreimerman rechazó el proyecto Neptuno, promovido por el gobierno como una solución a largo plazo del déficit hídrico, y convocó a una movilización en la sede de OSE el próximo 6 de junio, cuando está previsto que culmine el proceso licitatorio para la construcción de la nueva planta potabilizadora en el departamento de San José.

Después tomó el micrófono María Selva Ortiz, referente de Redes-Amigos de la Tierra. Recordó que 21 años atrás “se empezó a gestar la iniciativa popular”, apoyada por movimientos sociales, “que conformaron el gran frente de la Comisión Nacional en Defensa del Agua y la Vida”. “Entendimos que [el agua] era tan importante que había que consagrar su defensa en la Constitución y el 31 de octubre de 2004 el 64% de los uruguayos respaldó la iniciativa popular”, destacó, en alusión al artículo 47 de la carta magna, que define al agua como “un recurso natural esencial para la vida”. “Fuimos el primer país en el mundo que estableció a nivel constitucional el acceso al agua potable y al saneamiento como un derecho humano”, añadió.

Ortiz dijo que desde entonces distintas organizaciones sociales “hemos militado activamente para que se instrumentara y se respetara el artículo 47 de nuestra Constitución”, tanto con “propuestas” como con “denuncias”; en ese sentido, señaló que “hemos vuelto a juntar firmas cuando se aprobó la Ley de Riego, que es inconstitucional”, y fue apoyada con aplausos.

“La situación del agua va a empeorar”

La movilización del PIT-CNT, convocada inicialmente para el miércoles 24 pero reagendada para este miércoles, paradójicamente, a causa del pronóstico de lluvia, partió desde la explanada de la Intendencia de Montevideo alrededor de las 18.30. La marcha fue encabezada por banderas y carteles verdes del sindicato de OSE.

El presidente de FFOSE, Kreimerman, dijo a la diaria que fueron los funcionarios de la empresa pública “los que alertamos a la población de lo que se venía” porque “desde adentro veíamos lo que estaba pasando y que no se decía nada”. A su juicio, por el momento la respuesta del gobierno a la crisis hídrica es insuficiente. Como mínimo, pidió la publicación diaria de información: “Los datos que la OSE mide todos los días, como se hacía en la pandemia, que den los datos todos los días del contenido y la calidad del agua”.

Por otra parte, cuestionó el presupuesto adjudicado a OSE en este período de gobierno, aunque señaló que es algo que excede a la actual administración, dado que “la última vez que entró alguien fue en 2018”; desde entonces “tenemos 1.000 funcionarios menos”. Consultado sobre si percibe una naturalización de la situación por parte de la gente, manifestó: “Creo que no, veremos con la movilización de hoy. Esperemos que no, porque la situación del agua va a empeorar”.

Autoconvocados

En el monumento al Gaucho, una cuadra atrás del punto de encuentro “oficial” de la marcha del PIT-CNT, se amontonaron los autoconvocados por el agua, movimiento que de forma casi ininterrumpida viene protestando en distintos puntos de Montevideo desde hace varios días. Más jóvenes, y mucho más ruidosos, prácticamente igualaron la capacidad de convocatoria de la central sindical.

Frente a una enorme pancarta que decía “No al proyecto Neptuno, ni privado ni público”, parados, sentados e incluso acostados, golpeando bidones vacíos contra el piso y bidones contra bidones, repitieron una y otra vez: “¡No es sequía, es saqueo!”.

Algunos repartían folletos. “En varios acuíferos subterráneos existen aguas en condiciones para consumo humano y son las empresas forestales, de soja y las plantas de celulosa las que siguen consumiendo, en medio de la emergencia hídrica, millones de litros de agua dulce por día. Los sucesivos gobiernos han priorizado un modelo de producción que utiliza nuestra agua para su beneficio y encima las exonera de impuestos y les permite contaminarla. Lo más irónico, por no decir cruel, es que el análisis de los volúmenes de agua que consumen muestra que el destinado al consumo de la población es irrisorio”, sostenía un papel firmado por “autoconvocados en defensa del agua y la vida”.

La diaria

 

Más notas sobre el tema