Presidentes de Bolivia y Argentina inauguran la Interconexión Eléctrica “Juana Azurduy”

1.906

Arce y Fernández consolidan la hermandad, amistad e integración de Bolivia y Argentina

A orillas de la extremidad sur de la Serranía del Aguaragüe y la llanura chaqueña, en Yacuiba, Tarija, los presidentes de Bolivia, Luis Arce, y de Argentina, Alberto Fernández, consolidaron este jueves la amistad, hermandad e integración de ambos países durante la inauguración de la Interconexión Eléctrica “Juana Azurduy de Padilla”.

“Es un proyecto importante, ya lo decía el ministro (de Hidrocarburos, Franklin Molina) cuánto ha demandado (Bs 364 millones) de recursos, de inversión, pero más allá de la inversión lo importante es consolidar esta hermanda, esta amistad, esta integración de dos países hermanos, como nuestra República Argentina y el Estado Plurinacional de Bolivia”, destacó Arce.

Sostuvo que estos hechos consolidan “en la práctica, en la realidad, la integración y la cooperación entre países de Suramérica”.

La Línea de Transmisión “Juana Azurduy de Padilla” fue ejecutada por la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) y las empresas ENDE Andina, Ende Transmisión y ETASA, en representación del Estado boliviano, en Argentina.

Para este proyecto se construyeron 120 kilómetros de líneas de transmisión y las subestaciones Yaguacua, en el lado boliviano, y Tartagal, en el lado argentino, que tienen capacidad para inyectar hasta 120 megavatios (MW); además, de puestos de transformación de 150 MVA de potencia (3×50 + 1×50 MVA) en 230/132 kV, instalados en la subestación Yaguacua para reducir el nivel de tensión de 230 kV a 132 kV.

El 13 de marzo, Bolivia comenzó a exportar energía eléctrica a la Argentina a través de la Línea de Transmisión “Juana Azurduy de Padilla” en 132 kilovoltios (kV).

Arce señaló que esta obra “coadyuvará a mejorar la calidad de vida de nuestros hermanos argentinos”, en la frontera con Bolivia, y “también de los bolivianos porque genera fuentes de empleo en territorio nacional”.

Luego de destacar que Fernández es el segundo presidente de Argentina que visita territorio tarijeño, después desaparecido Néstor Kirchner, en 2007, Arce señaló que su llegada es un “hito relevante” porque “renueva la amistad y el cariño que se tienen el pueblo boliviano y el pueblo argentino”.

En esa medida, resaltó la “historia profunda común” de Bolivia y Argentina que no solo están vinculadas por territorio, sino por el legado de líderes y lideresas como la generala Juana Azurduy de Padilla, quien participó en la Revolución de Chuquisaca en 1809 y fue parte, junto con su escuadrón “Los leales”, del Ejército del Norte, liderado en ese momento por Manuel Belgrano, quien, frente al valor en el campo de batalla, le entregó su sable como símbolo de reconocimiento y admiración.

“Somos, en realidad, diferentes actores de la misma película, cada uno en sus diferentes regiones geográficas, pero tenemos la misma historia, las mismas raíces”, enfatizó el dignatario boliviano.

Y para seguir profundizando la hermandad suramericana, el jefe de Estado llamó a no dejar morir a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

“Si caminamos juntos, no solo podemos llegar muy lejos, sino que verdaderamente podemos alcanzar las metas de mejorar la calidad de vida de cada una de las bolivianos y bolivianos y de las argentinas y argentinos”, aseguró.

ABI


Fernández y Arce destacaron las miradas de igualdad y justicia en ambos países

El presidente Alberto Fernández dijo que comparte con su par de Bolivia, Luis Arce, «las miradas de poner igualdad y justicia» en ambos países, así como los principios de «preservar el Estado de derecho, proclamar la unidad de las fuerzas populares y construir una América Latina que se integre».

«Bolivia siempre estuvo dándonos gas, aun en los momentos difíciles. Cuando nos hizo falta, llamé con algún grado de preocupación a mi amigo Lucho y siempre encontré la respuesta de un hermano y siempre lo pudimos resolver», dijo Fernández en la ciudad boliviana de Yacuiba, donde se inauguró el electroducto Juana Azurduy de Padilla, la primera vinculación de energía eléctrica entre ambos países.

Durante su discurso, el jefe de Estado argentino ponderó con especial dedicación el trabajo realizado por las autoridades bolivianas y dijo que «una de esas pruebas de como trabaja» el Gobierno de ese país «para el progreso de América del Sur» se puede observar en esa obra «que lleva energía a la Argentina».

Con esta iniciativa, la primera en materia de interconexión eléctrica internacional boliviana, el país vecino podrá conectarse al sistema de transporte de alta tensión y dejar de ser el único país limítrofe argentino que no estaba incorporado al mismo.

Para la Argentina, la importación de energía desde ese país vecino redunda en una mejora en los niveles de tensión en el área norte del Noroeste Argentino (NOA), especialmente en horas de alta demanda.

«Esta obra no sólo es mayor bienestar para las familias argentinas, sino también la industria argentina, donde se genera el trabajo, lo que lleva tranquilidad a las familias», señaló Fernández. Y dijo que su administración trabajó «denodadamente en favor de la creación los puestos de trabajo».

En ese sentido, subrayó las gestiones realizadas para que «las empresas tengan la energía para producir y dar trabajo» aun en momentos difíciles.

Fernández y Arce habían compartido escenario el martes pasado en la reunión de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) convocada por Luiz Inácio Lula da Silva en Brasilia: ambos afirmaron hoy la necesidad de recuperar la operatividad de ese organismo plurinacional.

«Vamos a hacer todo lo necesario para poner en marcha la Unasur», señaló el presidente argentino, quién además criticó el proceso de «desintegración» que ese foro vivió durante la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

Fernández también mencionó el aval de la Organización de Estados Americanos al golpe cívico militar contra el Gobierno de Evo Morales en 2019.

Luego de agradecer nuevamente, el jefe de Estado se dirigió a su par y le dijo: «Todo lo que necesites de mi, de Argentina, lo vas a tener. Bolivia es una patria hermana».

Por su parte, Arce fue en ese mismo sentido al afirmar que a Bolivia y a la Argentina los une la hermandad y «mucha historia».

«Somos actores de la misma película. Tenemos las mismas raíces. Nos unen héroes y heroínas como Juana Azurduy de Padilla. En momentos como estos, en los que nos sentimos sudamericanos, latinoamericanos, nos sentimos hermanos», dijo.

Arce señaló que más allá de que cada dirigente va peleando «por mejorar la vida» de su propio pueblo, si trabaja en unidad, se puede «mejorar la calidad de vida» de cada boliviano y de cada argentino.

Fernández fue recibido en el aeropuerto de Yacuiba por una formación del Ejército boliviano. Desde allí, el mandatario nacional recorrió cerca de 40 kilómetros hasta la estación eléctrica, dónde lo esperaba Arce.

Los mandatarios y sus colaboradores mantuvieron una reunión bilateral por más de una hora.

Según se informó oficialmente, durante ese encuentro privado repasaron el avance de los acuerdos suscriptos y Fernández ratificó el interés de la Argentina para el desarrollo conjunto de proyectos que involucren a toda la cadena de valor de minerales como el litio, que otorguen valor agregado a las exportaciones de ambos países y promuevan la capacitación de técnicos y científicos.

Los presidentes remarcaron el potencial para incrementar y diversificar el comercio bilateral a través del trabajo conjunto entre los organismos técnicos de ambos países, con el fin de facilitar el acceso al mercado para los productos de interés de ambos países.

Por otra parte, destacaron el Encuentro de Presidentes de los países de América del Sur, que se desarrolló en Brasil el martes último, ya que América del Sur se encuentra nuevamente ante la posibilidad y la necesidad de reafirmarse como región, reconstruyendo un espacio de intercambio, concertación e integración que permita el desarrollo de políticas orientadas a potenciar las capacidades individuales y construir sinergias entre sus Estados miembros.

Luego ambos encabezaron el acto de inauguración del electroducto frente a cerca de 3.000 personas de Yacagua.

El electroducto Juana Azurduy de Padilla forma parte del Memorándum de Entendimiento para el Intercambio que se firmó el 27 de agosto de 2014.

En 2018 Bolivia anunció inversiones para ampliar la Termoeléctrica del Sur, ubicada en Tarija, hecho que ahora le permitirá exportar energía eléctrica al norte de Salta y Jujuy, a razón de 100 a 200 megavatios en una primera etapa.

Con ese objetivo se construyó un electroducto de 132 Kv y 110 km de longitud cuenta con dos subestaciones: una en la localidad de Yaguacua, en el sur de Bolivia, y otra en la ciudad salteña de Tartagal, Argentina.

De las actividades participaron el canciller, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el subsecretario de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti; la subsecretaria de Coordinación institucional de Energía, María Florencia Álvarez Travieso, y el embajador en Bolivia, Ariel Basteiro.

Por Bolivia asistieron el ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta, y el viceministro, Erwin Freddy Mamani Machaca; el ministro de Hidrocarburos y Energía, Franklin Molina, y el presidente de ENDE Corporación, Manuel Valle.

Télam

 

Más notas sobre el tema