Cumbre Mercosur | Lula da Silva y Alberto Fernández cuestionan las exigencias para el acuerdo con la Unión Europea

1.290

Lula calificó de inaceptable la exigencia de la UE para firmar el acuerdo con el Mercosur

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se comprometió  a “concluir” el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur durante su presidencia pro témpore, pero pidió al resto de los mandatarios del bloque reunidos en la ciudad misionera de Puerto Iguazú una “respuesta rápida y contundente” a la “inaceptable” exigencia ambiental presentada por los europeos.

“Me comprometo a concluir el Acuerdo con la Unión Europea (UE), que debe ser equilibrado y asegurar el espacio necesario para la adopción de políticas públicas a favor de la integración productiva y la reindustrialización”, indicó el líder brasileño durante su discurso de la Cumbre de Jefes de Estado.

En ese marco, calificó de “inaceptable” la carta enviada en marzo por la UE en la cual, según el gobierno brasileño, existirían amenazas de sanciones en caso de no cumplir con estándares europeos de cumplimientos ambientales.

“Los socios estratégicos no negocian sobre la base de la desconfianza y la amenaza de sanciones. Es imperativo que el Mercosur presente una respuesta rápida y contundente”, apuntó Lula, quien asumió la Presidencia semestral del Mercosur.

Lacalle Pou insiste con flexibilizar el Mercosur

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, volvió a amenazar a los demás líderes del Mercosur con medidas unilaterales si el bloque se sigue resistiendo a una «flexibilización» en sus reglas que le permita cerrar acuerdos comerciales con la Unión Europa (UE) y China.

Ante el presidente Alberto Fernández y los de Brasil y Paraguay, reunidos en la ciudad misionera de Puerto Iguazú, Lacalle Pou dijo que el reclamo de Uruguay «no es caprichoso» y que era el mismo que han venido haciendo al bloque gobiernos uruguayos previos.

«El mundo sigue cambiando. Se generan nuevas necesidades y oportunidades (…). Nuestra región está cambiando y tiene una oportunidad única no solo por las materias primas, sino por la inteligencia de nuestra gente», dijo el presidente de Uruguay.

La cumbre en Puerto Iguazú, de la que también participó el presidente de Bolivia (en proceso de adhesión al bloque), Luis Arce, y líderes de Estados asociados, cierra la presidencia semestral argentina y da inicio a la de Brasil, cuyo presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, se ha comprometido a cerrar en ese lapso un demorado acuerdo de libre comercio con la UE.

El acuerdo de principio entre ambos bloques se firmó en junio de 2019 luego de 20 años de negociaciones, pero aún no ha completado el proceso de ratificación parlamentario en todos los países involucrados. Lula, sin embargo, dijo que el pacto debería ser equilibrado y no perjudicar la industria de los países del Mercosur, al tiempo que ha rechazado amenazas de sanciones que según su Gobierno ha hecho la UE en caso de incumplimiento de estándares ambientales europeos.

Las demoras han generado frustración en el actual Gobierno de Uruguay, que se queja de estar perdiendo peso comercial relativo en el Mercosur y que ya ha manifestado varias veces su intención de cerrar acuerdos por afuera del bloque, en violación de sus reglas.

«Le auguro a Lula la mayor de las suertes y sé que va a poner empeño en finalizar el acuerdo con la Unión Europea. Le pido por favor que sea el generador de un poco de optimismo en el ya abundante pesimismo sobre este acuerdo» con la UE, dijo Lacalle Pou.

El presidente uruguayo volvió a insistir con que «hay que flexibilizarse», adoptando nuevas reglas internas que permitan avanzar en la consecución de acuerdos comerciales con otros actores internacionales.

«Sé que he tenido poco eco, pero no tengo otra que seguir diciendo lo que siente nuestro pueblo, que es la flexibilización, la modernización, que es abrirse al mundo», señaló.

«También tengo que decir que es mucho mejor ir juntos, porque vamos a ser mucho más fuertes y vamos a tener mejores condiciones negociadoras. El inmovilismo es lo que me preocupa», dijo.

Lacalle Pou insistió también en las intenciones de Uruguay de cerrar un acuerdo de libre comercio unilateral con China, algo que también viola las normativas del bloque y que generó un fuerte rechazo de Argentina.

«Con respeto a China, la posición de Uruguay es, de nuevo, (ir) juntos, pero cuando vemos que no avanzamos…Bueno… si no podemos hacerlo de esa manera, lo vamos a hacer unilateralmente», advirtió.

«Somos todos buenos, pero el poncho no aparece», dijo, para graficar lo que considera falta de voluntad de los socios para avanzar en el sentido que exige su Gobierno.

«La verdad es que sustancialmente no hay nada en la negociación (del Mercosur) con China», dijo, y aseguró que «Uruguay lucha por conseguir mercados y, de nuevo, no es caprichoso».

«La participación del comercio exterior (uruguayo) en el Mercosur se ha ido debilitando, y la participación de nuestra economía en las balanzas comerciales con cada uno de los países socios es deficitaria», se quejó.

Poco compromiso de las naciones ricas sobre las políticas ambientales

Previo al inicio de la cumbre, en su programa Conversación con el Presidente, que se emite en los medios públicos brasileños, Lula da Silva ya acusó a las naciones ricas de no haber cumplido los compromisos globales ambientales mientras buscan exigir a los países en desarrollo que quieren compensaciones para preservar sus bosques, selvas y recursos naturales.

“Los socios estratégicos no negocian sobre la base de la desconfianza y la amenaza de sanciones. Es imperativo que el Mercosur presente una respuesta rápida y contundente”Luiz Inácio Lula da Silva

Creación de una mondeda de referencia

Por otro lado, en la apertura de la cumbre, Lula volvió a defender la “adopción de una moneda común para realizar operaciones de compensación” entre países miembro, que “contribuirá a reducir costos y facilitará aún más la convergencia”.

“Me refiero a una moneda de referencia específica para el comercio regional, que no eliminará las respectivas monedas nacionales”, precisó.

Bolivia planteó «la necesidad de reducir la dependencia del dólar»

El presidente de Bolivia, Luis Arce, planteó la «necesidad de reducir la dependencia del dólar» que «limita las opciones de financiamiento y posibilidades de acceso a los mercados internacionales», al intervenir en la LXII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado del Mercosur que se celebra en la ciudad misionera de Puerto Iguazú.

«Nuestra región se ve gravemente afectada por las restricciones y regulaciones impuestas por el sistema financiero estadounidense, que limita las opciones de financiamiento y posibilidades de acceso a los mercados internacionales, por lo que resulta necesario reducir la dependencia al dólar estadounidense y diversificar nuestras relaciones económicas y comerciales», expresó Arce en su discurso.

En ese sentido, el líder boliviano propuso disminuir esa dependencia «a través de una mayor integración y cooperación regional», lo que implica «cambiar las condiciones de intercambio que hoy favorecen al norte global, fortalecer los lazos comerciales y financieros entre nuestros países, fomentar la inversión interna y promover la cooperación en materia de política monetaria y financiera».

Asimismo, consideró importante «buscar alianzas estratégicas con otros actores internacionales como China, que ofrecen alternativas al dólar en el comercio y en las inversiones», así como también «trabajar de manera conjunta para fortalecer» las moneda locales «nivel regional» promoviendo su uso en las transacciones internacionales.

El presidente de Bolivia, país que está en proceso de adhesión al Mercosur, destacó el «potencial enorme y la diversidad inmensurable» de la región, que además de estar colmada de recursos estratégicos, posee un «patrimonio invaluable de diversidad étnica y cultural».

«Tenemos ciertos recursos que despiertan codicia de quienes siempre se han llevado todo sin dejarnos nada», afirmó Arce al hablar de «cierto comando Sur», en referencia a esa fuerza de Estados Unidos.

«LA REGIÓN POSEE LAS MAYORES RESERVAS DE LITIO DEL MUNDO»
Asimismo, el mandatario boliviano destacó que la región posee las mayores reservas de litio del mundo, mientras que los países amazónicos tienen cuantiosos yacimientos de reservas raras.

«No permitiremos que nuestros recursos estratégicos sigan el curso de otros recursos naturales que fueron saqueados», afirmó Arce, quien propuso «trabajar de manera conjunta para la industrialización» de los recursos estratégicos para que «las utilidades sean redistribuidas en beneficio de nuestros pueblos y la transición energética, sin injerencia ni presiones extraregionales».

Lula da Silva pidió también “ampliar y mejorar” los acuerdos comerciales con otros países de la región como Chile, Colombia, Ecuador y Perú, y se comprometió a “reanudar una ambiciosa agenda exterior para ampliar el acceso al mercado de nuestros productos de exportación”, un reclamo de Uruguay.

En ese sentido, el mandatario instó a una “mayor integración” y “la articulación de los procesos productivos y la interconexión energética, vial y de comunicaciones”.

“A partir de estas premisas, revisaremos y avanzaremos en los acuerdos en negociación con Canadá, Corea del Sur y Singapur. Exploraremos nuevos frentes de negociación con socios como China, Indonesia, Vietnam y con países de Centroamérica y el Caribe”, manifestó.

Asimismo, valoró que con la presencia de la exmandataria Dilma Rousseff al frente del Banco de los BRICS, “se abren nuevos horizontes para que el Mercosur reduzca las asimetrías entre sus miembros”.

Durante su discurso, Lula instó a una mayor integración regional: «El mundo es cada vez más complejo y desafiante. Ningún país puede resolver sus problemas por sí solo, ni puede permanecer ajeno a los grandes dilemas de la humanidad. No tenemos otra alternativa que unirnos».

«Frente a la crisis climática, debemos actuar de forma coordinada para proteger nuestros biomas y garantizar una transición ecológica justa», comentó y añadió: «Frente a las guerras que traen destrucción, sufrimiento y empobrecimiento, debemos hablar de paz».

«En un mundo cada vez más regido por la competencia geopolítica, nuestra opción regional debe ser la cooperación y la solidaridad», resaltó y también pidió que «frente al auge del odio, la intolerancia y la mentira en la política, es urgente renovar el compromiso histórico del Mercosur con el Estado de Derecho».

«Como Presidentes elegidos democráticamente, tenemos el desafío de enfrentar a todos aquellos que intentan apropiarse y pervertir la democracia. Estoy convencido de que la construcción de un Mercosur más democrático y participativo es el camino a seguir», concluyó.

Abdo Benítez: «El compromiso de Paraguay con el Mercosur es sólido»

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, dijo que su país tiene un «compromiso sólido» con el Mercosur, y pidió por un «proceso democrático» en Venezuela, al participar en la cumbre del bloque que se realiza en la ciudad misionera de Puerto Iguazú.

«Quiero expresar gratitud hacia todos los presidentes por el trabajo, por la amistad que hemos construido y por la manera transparente en que nos hemos podido comunicar. Hoy es mi despedida del Mercosur, pero estoy seguro que volveremos a vernos en la reuníón de la Celac en Bruselas» de este mes, abrió el mandatario saliente, que estuvo junto al presidente electo Santiago Peña, quien lo sucederá desde agosto.

Abdo Benítez aseguró que «el compromiso de Paraguay con el bloque es sólido y ha tenido siempre como guía el espíritu de su fundación».

El mandatario resaltó que el desafío es «modernizar el funcionamiento de esta institucionalidad regional para hacer frente a los nuevos desafíos del escenario global».

Al respecto, indicó que «el verdadero reto es representar la capacidad regional» y para eso, «la puerta del Paraguay para mantenerse como una pieza clave de la región es clara, evidente y contundente».

«El desafío es «modernizar el funcionamiento de esta institucionalidad regional para hacer frente a los nuevos desafíos del escenario global»Mario Abdo Benítez

Abdo Benítez resaltó la inversión realizada por su país en los últimos años en obras de infraestructura y recordó la insistencia de Paraguay «por simplificar trámites migratorios y procedimientos aduaneros, así como por eliminar barreras no arancelarias y agilizar el tránsito de transportes de carga que se suscribe en el profundo vínculo que el país tiene con el Mercosur».

También destacó que «la potencialidad del Mercosur y su credibilidad internacional dependen de que el consenso sea su herramienta», por lo que «el unilateralismo frustra el avance colectivo hacia la apertura de nuevos mercados».

«Cada país debería hacer el esfuerzo por mirar, atender y entender las condiciones que caracterizan a los países hermanos», recordó.

«El Mercosur debe ser tan amplio como para resistir a diferentes presidentes»Mario Abdo Benítez

«La cuestión de la licencia de transporte junto con la navegación pluvial en aguas internacionales sigue siendo central para la República del Paraguay. Esperamos que su tratamiento no se quede en el ámbito retórico integracionista. Paraguay necesita acción solidaria que realmente sirva al desarrollo de nuestra economía», indicó el mandatario.

«Convivimos en sociedades plurales con visiones y pensamientos múltiples. La funcionalidad del Mercosur no pude depender de la coincidencia ideológica entre los presidentes. El Mercosur debe ser tan amplio como para resistir a diferentes presidentes con distintas formas de pensar en el Estado, en la economía y en la sociedad», recordó.

Benítez señaló que «el único límite razonable debe ser el respeto a la democracia y a los derechos humanos», por lo que agregó que ve con «mucha preocupación los eventos de los últimos sucesos en Venezuela» en torno a la inhabilitación de la candidata opositora María Corina Machado.

El diputado oficialista José Brito anunció el viernes pasado que la Contraloría General de la República dispuso que Machado “está inhabilitada para ejercer cargos de elección popular” por un período de 15 años, “luego de una investigación patrimonial”. Machado había sido inhabilitada por un año en 2015, por supuestas irregularidades administrativas cuando fue diputada en 2011-14, pero la Contraloría aclaró que luego siguió investigándola y extendió la sanción a 15 años. La opositora es una de las favoritas para las próximas elecciones presidenciales en Venezuela que se llevarán a cabo el año que viene para el mandato de 2025-2031.

«Este es un hecho que choca escandalosamente con la letra clara de los derechos humanos», dijo Benítez, quien agregó que «las restricciones a los derechos políticos por vías administrativas, inhabilitada por la Contraloría, siempre tiene que ser vista con sospecha y considerada legalmente inválida».

Asimismo, recordó que «las garantías de los derechos humanos admiten que solos los jueces penales, en el marco de un debido proceso, pueden restringir la participación mediante condenas».

«Hoy vemos una violación a los derechos del pueblo venezolano ante la inhabilitación de María Corina Machado, que atacan el nervio de la democracia venezolana», aseguró.

«A Paraguay no le importa de qué fuerza política o color son los presidentes de sus socios, siempre y cuando estos hayan sido elegidos por sus ciudadanos. Con diferencias, pero en democracia haremos que la integración sea el camino del desarrollo económico y social de nuestros pueblos», enfatizó.

Argentina le entregó la presidencia pro témpore a Brasil

Por otro lado, felicitó a «Argentina, a su presidente y a su equipo de trabajo» por «la gran tarea en esta presidencia pro tempore del Mercosur».

Asimismo, le deseó el mayor de los éxitos a su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que va a asumir la conducción semestral del bloque, con el desafío de cerrar el acuerdo entre el Mercosur y la UE.

Al final de su discurso, recordó que su país renueva el compromiso para el ingreso pleno de Bolivia al Mercosur: «Creo que puede ser un socio estratégico para fortalecer el bloque».

Télam


Alberto Fernández: Nadie puede condenarnos a ser proveedores de la materia prima que otros industrializan

El presidente Alberto Fernández exhortó este martes a sus pares del Mercosur, reunidos en Puerto Iguazú, a «integrarse al mundo no solo como proveedores de materias primas sino como exportadores de productos elaborados» y dijo que aspira a que las negociaciones en marcha con la Unión Europea «arrojen resultados equilibrados para todas las partes».

«Hablo de ser parte del mundo global con la fuerza de las economías que se desarrollan y no con la debilidad de las que se primarizan. Nadie puede condenarnos a ser los proveedores de la materia prima que otros industrializan y luego nos venden a precios exorbitantes«, advirtió el jefe de Estado argentino en su discurso frente a los presidentes del Mercado Común del Sur.

Subrayó además que el destino del Mercosur es «ser parte del mundo global con la fuerza de las economías que se desarrollan y no con la debilidad de las que se primarizan».

«Nadie puede condenarnos a ser los proveedores de la materia prima que otros industrializan y luego nos venden a precios exorbitantes»Alberto Fernández

En un discurso centrado en desandar las divergencias ya manifestadas -en soledad- por Uruguay respecto de las negociaciones por el Tratado de Libre Comercio con la UE, el mandatario argentino señaló que el país quiere avanzar en las negociaciones y aclaró que su Gobierno no está en una posición «aislacionista».

«Nadie puede condenarnos a ser los proveedores de la materia prima que otros industrializan y luego nos venden a precios exorbitantes. Una visión que no advierta la dimensión de lo que aquí digo podría inducir a algunos a pensar que de ese modo no alcanzaremos los estándares de libre comercio que algunos socios pretenden», dijo en alusión a la postura del gobierno de Luis Lacalle Pou.

Posteriormente, en conferencia de prensa, el mandatario amplió su postura sobre el acuerdo con la UE: dijo que el avance de ese convenio «no estuvo demorado por decisión de los países del Mercosur sino por conflictos internos» en el Viejo Continente que, dijo, «podrían sintetizarse como la posición de algunos países que no están dispuestos a terminar con los subsidios agrícolas que dan a sus productores, y que para países del Mercosur son muy importantes para competir y entrar en esos mercados».

También señaló Fernández que la UE tomó recientemente «decisiones ambientales unilaterales» que «cambian las reglas del preacuerdo que se firmó a mediados de 2019», lo cual fue «admitido» por ese bloque y sobre lo cual «habló con líderes europeos, y que «afectan mucho a los países menos industrializados del Mercosur».

Añadió además que «hay normas que no compartimos y que impiden dar privilegio a empresas nacionales a la hora de hacer compras gubernamentales».

No obstante, aseguró que en el bloque regional está la «vocación» de encontrar un acuerdo con la UE, al manifestar que «en un mundo que vuelve a polarizarse comercialmente entre Estados Unidos y China, la posibilidad de construir un eje entre Europa y el Mercosur es algo muy valioso y lo queremos perfeccionar».

En su mensaje ante sus pares, el Presidente había afirmado que no está «parado en el lugar aislacionista en el que algunos» lo «quieren ver parado».

«Quiero agregar valor a lo que producimos porque así podemos ser protagonistas del futuro. De lo contrario, seguiremos perfeccionando la tremenda desigualdad que hoy posterga a nuestros pueblos», añadió.

Sobre el acuerdo con la UE, había explicado: «Tenemos una visión crítica de lo que se acordó entonces. Aquello fue el fruto de un esfuerzo muy desigual entre las partes. Así, el Mercosur fue el que más cedió siendo el bloque con menor nivel de desarrollo relativo en el Acuerdo. La presentación de nuevas demandas en materia ambiental (…) presenta una visión parcial del desarrollo sostenible, centrada en lo ambiental, con nulo registro de las tres dimensiones de la sostenibilidad», aclaró.

Aun así, el mandatario nacional reiteró que la Argentina estima que el acuerdo representa una oportunidad: «Aspiramos a que las negociaciones en marcha arrojen resultados equilibrados para todas las partes».

Fernández: «El problema de Venezuela lo tienen que resolver los venezolanos con diálogo»

El presidente Alberto Fernández dijo que la situación política en Venezuela «la tienen que resolver los venezolanos» y sostuvo que Argentina apuesta al diálogo y no a la injerencia sobre otros países, al hablar durante la cumbre del Mercosur que se desarrolló en Puerto Iguazú.

Durante el traspaso de la presidencia pro tempore del bloque regional a Brasil, Fernández hizo uso de la palabra para responder a los discursos que previamente habían pronunciado el paraguayo Mario Abdo y el uruguayo Luis Lacalle Pou, quienes -en distinto tono- habían manifestado preocupación por la situación en Caracas, en especial luego de que se conociera la inhabilitación de la opositora María Corina Machado.

«Nosotros no hemos sido ajenos al tema. Desde que asumí, Argentina dejó el grupo de Lima por entender que promovía una política de injerencia que no iba a resolver los problemas» de Venezuela, dijo Fernández en su disertación.

A continuación, y luego de criticar las sanciones económicas que sufre el pueblo de ese país, el mandatario argentino recordó que su decisión fue formar parte «del grupo de contacto, para que Venezuela dialogue» y que apoyó las resoluciones de las Naciones Unidas sobre derechos humanos.

«Retomamos el diálogo a través de una conversación con (el presidente francés, Emmanuel) Macron y (con el mandatario colombiano, Gustavo) Petro y allí volvimos a sentar a las partes. Después hubo una reunión ampliada», recordó.

Respecto de lo sucedido con Machado, el mandatario argentino dijo que el tema fue «planteado en la mesa de diálogo, que es donde debe plantearse».

«El problema de Venezuela lo tienen que resolver los venezolanos, a través del diálogo entre ellos, no los países metiéndonos en cuestiones internas», destacó.

Además dijo que sería «muy auspicioso que se sumen todos los que desaparecieron de la mesa del diálogo».

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, por su parte, dijo que no tenía conocimiento profundo del caso Machado, pero también se mostró a favor del diálogo.

Más temprano, Abdo había dicho que seguía «con preocupación los eventos de Venezuela».

«Siempre busqué darle voz al sufrido pueblo venezolano. La coherencia no se puede dejar de lado al último minuto. Cuando asoma un camino de salida, con la realización de elecciones, vimos rápidamente apagada esa ilusión con la inhabilitación de María Corina Machado», dijo el paraguayo.

A su turno, Luis Lacalle Pou señaló: «Le haríamos un flaco favor a la democracia venezolana, si no alzamos la voz. El Mercosur tiene que dar una señal clara para que el pueblo venezolano pueda ir hacia una democracia plena, que claramente no la tiene».

«El problema de Venezuela lo tienen que resolver los venezolanos»

Aunque el debate sobre la relación con la Unión Europea atrae todos los focos, la intervención de Fernández fue más allá y recordó que el Mercosur lleva adelante otras negociaciones, entre ellas con países de América Central y con otros “más distantes como los Emiratos Árabes Unidos”.

Fernández insistió además en algo que ya había mencionado en la pasada cumbre realizada en Montevideo y es que todo lo actuado se da en un “escenario en el que la globalización cruje, que no muere, pero se transforma”.

“Sin duda alguna, el Mercosur es el proceso de integración más sólido que la América del Sur ha desplegado. Una unión que ha evitado que se consoliden corrientes antagónicas entre nuestros intereses. Hemos logrado tener intereses permanentes y son esos intereses los que debemos preservar en favor de nuestros pueblos”, ponderó el titular de la Casa Rosada.

Por ello, con el ministro Sergio Massa a tan sólo unos metros, agradeció el acompañamiento de los países socios en el marco de “una arquitectura financiera internacional muy injusta que preserva las desigualdades en lugar de socorrer a los pueblos”, en clara referencia a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Fernández también aprovechó su discurso para saludar especialmente a su par paraguayo, Mario Abdo Benítez, quien vive los últimos días de su Presidencia, y a Luiz Inácio Lula da Silva, a quién le traspasó la presidencia pro tempore del bloque: «No quiero ocultar ni el enorme cariño ni la profunda admiración que siento por él. Ha sido víctima de la persecución y de la injusticia, pero el pueblo de Brasil ha sabido reparar semejante daño dándole el liderazgo».

En la conferencia de prensa posterior, el Presidente sostuvo que «el mundo está cambiando a partir de la pandemia, de las crisis que la pandemia generó y de la guerra desatada por la invasión rusa a Ucrania que terminó cambiando el escenario geopolítico del mundo».

Fernández consignó que «en el año que culminó, ​tuvimos más de 750 mil millones de dólares de intercambio comercial desde el Mercosur con el resto del mundo».

 

Argentina le entregó la presidencia pro témpore del Mercosur a Brasil

«Querido amigo, te deseo lo mejor»

El presidente Alberto Fernández destacó el «enorme cariño y profunda admiración» por su par de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, al pasarle la presidencia pro témpore del Mercosur, reunido en Puerto Iguazú, y recordó que el líder del PT «fue víctima de la persecución y de la injusticia».

«No puedo dejar de destacar que siento una especial alegría, una suerte de privilegio del destino, al traspasar la presidencia pro témpore del Mercosur al querido presidente de la República Federativa del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. No quiero ocultar ni el enorme cariño ni la profunda admiración que siento por él. Ha sido víctima de la persecución y de la injusticia, pero el pueblo de Brasil ha sabido reparar semejante daño dándole el liderazgo de esa nación hermana. Querido amigo, te deseo lo mejor. Lo merecés», le dijo Fernández a Lula, en la sesión plenaria.

Antes de las palabras del mandatario, el canciller Santiago Cafiero hizo un balance de la presidencia argentina del bloque, destacando especialmente el volumen alcanzado por el comercio intra-Mercosur.

“Contaremos con nuevas herramientas, como la certificación de origen por parte del exportador, que redundará en la simplificación y reducción de los tiempos administrativos, gracias a procedimientos más eficientes y ágiles de verificación y control de origen por parte de las autoridades aduaneras”, explicó.

Respecto del acuerdo con la UE, el jefe del Palacio San Martín recordó que Argentina presentó un documento de respuesta y dos propuestas adicionales que “recibieron aportes y sugerencias de parte de Paraguay y Uruguay”, mientras “quedaron pendientes de comentarios que se están elaborando por parte de Brasil”.

En el ámbito regional, agregó: “Impulsamos la agenda de negociaciones con América Central, con el objetivo de fortalecer nuestra presencia comercial en dicha zona, especialmente con República Dominicana y El Salvador y esperamos próximamente hacerlo con Honduras, que ha expresado concreto interés en relacionarse con nuestro bloque”.

Además del canciller Cafiero y el ministro Massa, Fernández estuvo acompañado por la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti; el diputado Nacional, Eduardo Valdés; el legislador por la Ciudad de Buenos Aires, Juan Manuel Valdés, y el embajador de la República Argentina en Uruguay, Alberto Iribarne.

Télam


Em cúpula do Mercosul, Lula defende moeda comum para comércio e resposta «contundente» do bloco às demandas da UE

O presidente Luiz Inácio Lula da Silva proferiu nesta terça-feira (4) um discurso durante a reunião de chefes de Estado do Mercosul, que ocorre na cidade argentina de Puerto Iguazú. Em sua fala, o mandatário brasileiro voltou a defender o uso de uma moeda comum na região para facilitar o comércio e criticou as demandas da União Europeia para o acordo comercial entre os blocos.

«A adoção de uma moeda comum para realizar operações de compensação entre nossos países contribuirá para reduzir custos e facilitar ainda mais a convergência. Falo de uma moeda de referência específica para o comércio regional, que não eliminará as respectivas moedas nacionais», disse o presidente Lula.

Em relação ao acordo com a UE, Lula afirmou estar comprometido com a sua conclusão, desde que seja «equilibrado». «Estou comprometido com a conclusão do Acordo com a União Europeia, que deve ser equilibrado e assegurar o espaço necessário para adoção de políticas públicas em prol da integração produtiva e da reindustrialização», declarou.

«O Instrumento Adicional apresentado pela União Europeia em março deste ano é inaceitável. Parceiros estratégicos não negociam com base em desconfiança e ameaça de sanções. É imperativo que o Mercosul apresente uma resposta rápida e contundente. É inadmissível abrir mão do poder de compra do Estado – um dos poucos instrumentos de política industrial que nos resta», disse Lula. «Não temos interesse em acordos que nos condenem ao eterno papel de exportadores de matéria primas, minérios e petróleo».

Leia abaixo o discurso de Lula na íntegra:

É com muita alegria que volto à Argentina para participar de uma Cúpula do MERCOSUL.

Essa satisfação é ainda maior por estar hoje na tríplice fronteira, local de muito simbolismo para a integração entre nossos países e de grande beleza natural.

Hoje, cumpro uma etapa essencial do reencontro do Brasil com a região.

Logo no primeiro mês do meu governo, participei da Cúpula da CELAC, em Buenos Aires.

Em maio, nos encontramos na Reunião de Presidentes Sul-americanos, em Brasília, para reavivar o patrimônio institucional da UNASUL.

Há poucos dias, Alberto Fernández e eu celebramos o bicentenário das relações Brasil-Argentina.

Faltava, contudo, o MERCOSUL: um dos principais alicerces do projeto de integração regional construído ao longo das últimas décadas.

Desde janeiro, estive com vários líderes mundiais, em diferentes foros, neste e em outros continentes.

O mundo está cada vez mais complexo e desafiador.

Nenhum país resolverá seus problemas sozinho, nem pode permanecer alheio aos grandes dilemas da humanidade.

Não temos alternativa que não seja a união.

Frente à crise climática, é preciso atuar coordenadamente na proteção de nossos biomas e na transição ecológica justa.

Diante das guerras que trazem destruição, sofrimento e empobrecimento, cumpre falar da paz.

Em um mundo cada vez mais pautado pela competição geopolítica, nossa opção regional deve ser a cooperação e a solidariedade.

Face ao aumento do ódio, da intolerância e da mentira na política, é urgente renovar o compromisso histórico do MERCOSUL com o estado de direito.

Como presidentes democraticamente eleitos, temos o desafio de enfrentar todos os que tentam se apropriar e perverter a democracia.

Estou convicto que a construção de um MERCOSUL mais democrático e participativo é o caminho a trilhar.

Querido Alberto Fernández,

Quero lhe agradecer pelo empenho de sua equipe à frente do MERCOSUL durante o semestre que se encerra.

A presidência argentina buscou aprofundar convergências e reduzir assimetrias entre os Estados partes.

Alcançamos importantes resultados com a revisão do Regime de Origem, a negociação de Acordo em matéria de Direito de Família e a realização de mais uma edição do Fórum Empresarial.

A retomada da Cúpula Social do MERCOSUL também foi um marco de seu trabalho árduo. Não é concebível que tenhamos deixado de lado, por quase sete anos, esse valioso espaço.

A participação de movimentos sociais, com toda a diversidade de nossa gente, reforça a transparência e a legitimidade do bloco.

O Brasil assume hoje a presidência pro-tempore com a determinação de levar adiante esses esforços.

Na vertente econômica e comercial, pretendemos aperfeiçoar nossa Tarifa Externa Comum e evitar que barreiras não tarifárias comprometam a fluidez do comércio.

Em 2022, o intercâmbio intra-MERCOSUL somou 46 bilhões de dólares. Não é pouco, mas está abaixo do auge registrado em 2011, de 52 bilhões de dólares. Estamos aquém do nosso potencial.

Nosso comércio se caracteriza pela presença significativa de produtos de maior valor agregado. Esse é um ativo que precisa ser valorizado e ampliado.

Temos uma agenda inacabada com dois setores ainda excluídos do livre comércio: o automotivo e o açucareiro. E buscaremos, também, concluir a oitava rodada de liberalização do comércio de serviços.

Contamos com expressivas reservas de minerais estratégicos, como lítio e cobalto, que são essenciais para projetos industriais de última geração.

A adoção de uma moeda comum para realizar operações de compensação entre nossos países contribuirá para reduzir custos e facilitar ainda mais a convergência.

Falo de uma moeda de referência específica para o comércio regional, que não eliminará as respectivas moedas nacionais.

Embora já tenhamos uma área de livre comércio de fato com nossos vizinhos sul-americanos, há espaço para ampliar e aprimorar os acordos comerciais com Chile, Colômbia, Equador e Peru.

Retomaremos uma agenda externa ambiciosa para ampliar o acesso a mercados por nossos produtos de exportação.

Estou comprometido com a conclusão do Acordo com a União Europeia, que deve ser equilibrado e assegurar o espaço necessário para adoção de políticas públicas em prol da integração produtiva e da reindustrialização.

O Instrumento Adicional apresentado pela União Europeia em março deste ano é inaceitável. Parceiros estratégicos não negociam com base em desconfiança e ameaça de sanções.

É imperativo que o MERCOSUL apresente uma resposta rápida e contundente.

É inadmissível abrir mão do poder de compra do estado – um dos poucos instrumentos de política industrial que nos resta.

Não temos interesse em acordos que nos condenem ao eterno papel de exportadores de matéria primas, minérios e petróleo.

Precisamos de políticas que contemplem uma integração regional profunda, baseada no trabalho qualificado e na produção de ciência, tecnologia e inovação.

Isso requer mais integração, a articulação de processos produtivos e na interconexão energética, viária e de comunicações.

Partindo dessas premissas, vamos revisar e avançar nos acordos em negociação com Canadá, Coreia do Sul e Singapura.

Vamos explorar novas frentes de negociação com parceiros como a China, a Indonésia, o Vietnã e com países da América Central e Caribe.

A proliferação de barreiras unilaterais ao comércio perpetua desigualdades e prejudicam os países em desenvolvimento.

Combater o ressurgimento do protecionismo no mundo, implica resgatar o protagonismo do MERCOSUL na Organização Mundial do Comércio.

Trabalharemos para mobilizar recursos junto aos bancos nacionais e aos organismos regionais para o desenvolvimento, como a CAF, o Fonplata e o BID, para financiar projetos de infraestrutura física e digital.

Com a companheira Dilma Rousseff à frente do Banco dos BRICS, novos horizontes se abrem para o MERCOSUL reduzir as assimetrias dos seus membros.

O Brasil quitou este ano sua dívida de quase 100 milhões de dólares com o Fundo de Convergência Estrutural do MERCOSUL (FOCEM). Atuaremos com o Congresso brasileiro para realizar novos aportes ao FOCEM em sua segunda etapa.

Daremos atenção especial às nossas regiões de fronteira, que passa tanto pela entrega de serviços como saúde e educação, como pelo combate a ilícitos transnacionais que tanto impactam o dia-a-dia dessas localidades.

O aprimoramento institucional do nosso bloco passará pelo revigoramento do PARLASUL, do Instituto de Políticas Públicas em Direitos Humanos, do Instituto Social e do Tribunal Permanente do Mercosul.

Com a Agenda Verde, iniciamos exercício permanente de discussão sobre temas como desertificação, combate a incêndios e recuperação de solos degradados, que serão objeto de ações coordenadas do bloco em prol do desenvolvimento sustentável.

Consolidar a democracia, será uma tarefa permanente. Vamos propor a reinstalação do Foro Consultivo de Municípios e Estados Federados e realizar a Cúpula Social em formato presencial.

Fortalecer o MERCOSUL significa contar com a participação de todos os nossos membros. Temos urgência para o acesso da Bolívia como membro pleno e trabalharei pessoalmente por sua aprovação no Congresso brasileiro.

Caros amigos e amigas,

Como nos lembra o companheiro Pepe Mujica, nossa integração vai bem além do que um projeto estritamente comercial.

O MERCOSUL não pode estar limitado à barganha do “quanto eu te vendo e quanto você vende pra mim”.

É preciso recuperar uma agenda cidadã e inclusiva, de face humana, que gere benefícios tangíveis para amplos setores de nossas sociedades.

Nossa integração deve ser solidária e despertar o sentimento de pertencimento.

Nossa integração também deve ser feminina, negra, indígena, camponesa e trabalhadora.

Temos aqui importantes avanços a compartilhar. Com a Lei de Igualdade Salarial e Remuneratória, que sancionamos ontem, o Brasil começa a saldar uma dívida histórica. Homens e mulheres que exercem a mesma função terão salários iguais.

Essa é uma grande conquista das mulheres brasileiras.

Esse é o MERCOSUL que queremos e que voltou ao centro da estratégia brasileira de inserção no mundo.

Só a unidade do MERCOSUL, da América do Sul e da América Latina e do Caribe nos permitirá retomar o crescimento, combater as desigualdades, promover a inclusão, aprofundar a democracia e garantir nossos interesses em um mundo em transformação.

É isso que nossas populações esperam de nós.

Muito obrigado.

Brasil 247

Más notas sobre el tema