Renunció el coordinador presidencial de los 50 años del golpe tras polémica por sus declaraciones

1.300

Patricio Fernández renunció a su asesoría para la conmemoración de los 50 años del golpe

El Gobierno informó este miércoles la renuncia de Patricio Fernández como asesor presidencial para la conmemoración de los 50 años del golpe de Estado.

El exdirector de The Clinic y exconvencional constituyente fue objeto de duras críticas durante los últimos días: organizaciones de derechos humanos y militantes del Partido Comunista y del Partido Socialista lo acusaron de haber «justificado» el golpe de Estado en un diálogo con Manuel Antonio Garretón en la Radio Universidad de Chile.

«Jamás he justificado el golpe», afirmó el escritor. «En ningún momento justificó el golpe», coincidió Garretón, pero ello no impidió que los cuestionamientos se multiplicaran y se amplificaran.

«No fue explícito» en la condena al quiebre democrático, argumentó el secretario general del PC, Lautaro Carmona. «No podemos conmemorar los 50 años con los protagonistas agraviados», opinó la diputada socialista Daniella Cicardini.

«RENUNCIA VOLUNTARIA»

«Con fecha de hoy, miércoles 5 de julio de 2023, el asesor presidencial Patricio Fernández ha presentado su renuncia voluntaria a las funciones desempeñadas en el marco de la conmemoración de los 50 años del 11 de septiembre de 1973», informó la Dirección de Comunicaciones y Prensa de la Presidencia.

«El Mandatario (Gabriel Boric) comprende las razones que han llevado a Patricio Fernández a tomar esta decisión y valora su espíritu democrático, su compromiso con los derechos humanos y agradece públicamente el rol que jugó en la organización y en la construcción del mensaje central de esta conmemoración, el que se resume en las palabras DEMOCRACIA, MEMORIA Y FUTURO», agrega la nota.

Al mismo tiempo, «el Jefe de Estado confirma que ‘las organizaciones de derechos humanos han sido fundamentales para avanzar en algo de justicia, aún insuficiente, por los brutales crímenes de la dictadura. Además, han sido el pilar para mantener viva la memoria cuando muchos querían cómodamente olvidar. Les debemos muchísimo como país'», continúa el escrito.

«En relación a la organización de las actividades conmemorativas de los 50 años del 11 de septiembre de 1973, éstas continúan a cargo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en coordinación con distintos ministerios, servicios de gobierno y la Presidencia de la República», cierra la nota, dando a entender que Patricio Fernández no será reemplazado.

Posteriormente, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, llamó a cuidar la conmemoración.

LA CARTA DE FERNÁNDEZ: «MI PRESENCIA SE HA VUELTO UN ESCOLLO»

Una vez oficializada su salida, fue revelada la carta de renuncia de Fernández, que comienza agradeciendo al Mandatario por «la confianza puesta en mí para ayudarlo a construir el marco conceptual y el tono con que su Gobierno espera que se conmemoren estos cincuenta años del golpe de Estado», mencionados en la nota del Ejecutivo.

«Los chilenos sabemos bien los enormes costos que significó para muchísimos compatriotas el quiebre de la democracia: violaciones sistemáticas de los derechos humanos, asesinatos, desapariciones, torturas, exilio, censura, desencuentro, intolerancia. Y hoy, cuando la democracia vuelve a ser cuestionada en muchos lugares del mundo y desvalorizada incluso entre muchos de nosotros, es ésta una buena ocasión para reafirmar (en recuerdo y como homenaje a todos quienes murieron y sufrieron, y también como la más valiosa herencia que podemos regalar a nuestros hijos) el compromiso de ojalá toda la comunidad política con ella», reflexiona el periodista.

Dicho esto, sostiene que «mi persona se ha vuelto un escollo para el buen desarrollo de esta conmemoración y el reto es tan grande e importante que quisiera pedirle entender mi decisión indeclinable de hacerme a un lado».

De todos modos, comprometió que «seguiré colaborando desde la escritura, la reflexión y todo espacio en que uno sea requerido para que esos objetivos que en conjunto nos propusimos puedan cumplirse o al menos avanzar significativamente», puesto que «el desafío es grande: hay deudas por saldar, dolores que comprender, rencores e intolerancias que vencer».

«Han sido los cincuenta años más rápidos de la historia humana y habitamos un mundo confuso y repleto de transformaciones en curso por delante. No es fácil, pero quiero creer que, a pesar de las dificultades, los chilenos optaremos muy mayoritariamente por encarar lo que se nos viene en paz, comprometidos con la democracia y los Derechos Humanos, alimentando la curiosidad por los distintos y el interés por aprender de aquellos que han tenido vidas y experiencias diferentes de las propias», cierra el escrito.

PRESIDENTE RESPALDA «CONVICCIÓN» DEMOCRÁTICA DE FERNÁNDEZ

Tras aceptar su renuncia, el Presidente Boric defendió la figura de Fernández en un punto de pensa.

«No debemos entrar en peleas entre quienes tenemos convicciones que apuntan en la misma dirección: no tengo ninguna duda -porque lo conozco- de que Patricio Fernández es una persona tremendamente respetuosa de los derechos humanos y que jamás justificaría el quiebre de la democracia en un golpe de Estado, pero él entiende que si su figura en este momento se constituye en un obstáculo (…), decide dar un paso al costado», respaldó.

«Y eso lo valoro, valoro su trabajo», sentenció.

«BUENA SEÑAL» O «INJUSTIFICADO»: REACCIONES DISPARES

Entre las organizaciones vinculadas con la conmemoración, Sitios de Memoria retiró su participación mientras Fernández siguiera en el cargo, dejando en suspenso la coordinación -por ejemplo- de un hito que consiste en plantar 4.000 árboles a lo largo de todo el país, partiendo en Villa Grimaldi.

Para Marcelo Acevedo, representante de esa entidad, con esta renuncia «se cierra un ciclo», pues la consideró «una buena señal de parte del Gobierno de Gabriel Boric, en el sentido de que escucha a la sociedad civil y a las organizaciones de derechos humanos, y hace un guiño a esta lucha que llevamos por años, y al respeto profundo que merecemos en esta conmemoración».

Además, según comentaron representantes de la sociedad civil pertinentes, sólo se habían reunido una vez con Fernández desde que éste asumió el cargo, al que hoy renunció.

La diputada comunista Carmen Hertz, que encabezó junto a cerca de 160 organizaciones las exigencias de renuncia, sostuvo que «la coordinación de los 50 años no es una banalidad, es un hecho político desde el cual la condena absoluta del golpe de Estado, calificarlo como crimen es el mínimo civilizatorio que nos debe agrupar como sociedad».

Desde el Partido Socialista, que estuvo del lado de Fernández en esta discusión, el jefe de esa bancada de diputados, Daniel Manouchehri, señaló que «hay que decir dos cosas: lo primero es que muchas de las críticas que se hicieron fueron injustas y un poco sacadas de contexto».

«En segundo término, en el marco de los 50 años, tenemos que hacernos cargo de un rechazo rotundo al golpe de Estado, pero también es una oportunidad para que en la izquierda hagamos una revisión respecto del rol que jugaron los partidos políticos durante la Unidad Popular», propuso el parlamentario.

«Lo lamento mucho, creo que él estaba cumpliendo el cometido que se le había encargado, que era no organizar, sino más bien ser una coordinación», manifestó la senadora Paulia Vodanovic, timonel del PS.

Enfatizó que hubo «una visión que se adoptó, y fue comunicada oportunamente en las reuniones donde participamos todos los partidos políticos», pero reprochó que «es precisamente la que hoy se critica: tomar estos 50 años como un proceso donde revaloricemos la democracia y los derechos humanos; creo que ha sido un episodio que no se condice con el momento histórico que vamos a conmemorar».

DERECHA RECRIMINA POLÉMICA Y LA UDI SE RESTA DE ACTIVIDADES

En la derecha, el diputado Diego Schalper, secretario general de Renovación Nacional, comentó que es «evidente que aquí hay un juicio bastante universal y unánime de que nada justifica las violaciones a los derechos humanos».

«Pero que a 50 años de ese evento histórico nadie pueda decir que hay que poder discutir sobre lo que antecedió a ese suceso, me parece propio de las dictaduras», fustigó.

En tanto, la Unión Demócrata Independiente suspendió su participación en las actividades conmemorativas. «Tremenda pérdida», reaccionó con sarcasmo la diputada Hertz.

Cooperativa


Oficialismo se divide por renuncia de Patricio Fernández

Por Carlos Saldivia

Una nueva grieta se abrió al interior del oficialismo luego de la renuncia del asesor presidencial y coordinador de las actividades de conmemoración de los 50 años del golpe de Estado, Patricio Fernández Chadwick. La renuncia del periodista y exconvencional se produjo luego de que 13 diputados —11 de Apruebo Dignidad— y más de una decena de agrupaciones entregaran una carta al jefe de gabinete del Presidente Gabriel Boric, Carlos Durán, solicitando su salida.

Aunque la misiva fue respaldada por los diputados socialistas Juan Santana y Jaime Naranjo, en un sector mayoritario del Socialismo Democrático se cuestionó la presión para lograr la salida de Fernández de La Moneda. Dirigentes del PS, el PPD y el PR consideraron que el planteamiento era poco democrático y que no obedecía a una reflexión con altura de miras.

“El futuro hay que mirarlo con la mente abierta, ni justificando los golpes militares, ni impidiendo la autocrítica. Quien no se hace una autocrítica no puede construir futuro, estaría condenado a repetir los errores o encerrarse en una versión que le impide progresar”, señaló sobre la reciente renuncia el exministro del Presidente Salvador Allende y extimonel del PPD, Sergio Bitar.

Bitar precisó, no obstante, que “ningún argumento esgrimido por los opositores a un Gobierno democrático, elegido por el pueblo, puede justificar, bajo ninguna circunstancia, un golpe militar, la violación masiva de los derechos humanos”.

El también exsenador y exprisionero de Isla Dawson manifestó a El Mostrador que “la extrema derecha debe tener cuidado especial de no volver a justificar golpes militares y opacar la violación de los derechos humanos o negarla”.

El exministro Bitar agregó una crítica hacia el ala más a la izquierda del oficialismo. “En tanto, la extrema izquierda tiene que cuidarse de no realizar lo que vivimos en ese tiempo. Enfrascarnos en un debate sobre lo ocurrido el 73, volviendo a posiciones inflexibles, no haría justicia al tremendo sufrimiento, esfuerzo y trabajo del pueblo de Chile por construir una democracia y ahora un Estado social y democrático de derecho”.

La actual presidenta del PPD, Natalia Piergentili, lamentó la salida de Fernández. En su opinión, él “jamás tuvo intención alguna de relativizar lo concerniente a las violaciones a los DD.HH., ya que juicios u opiniones sobre los gobiernos pueden haber, mas no con ese tema”.

“Creo que es una fecha que debe encontrarnos, al menos, con una certeza, que es el compromiso de la sociedad con que siempre seremos capaces y estaremos dispuestos a que la democracia no se transa”, agregó la líder del PPD.

En el comité socialista del Senado también hubo cierta disconformidad. El senador Fidel Espinoza expresó que considera “muy lamentable que haya un sector político radicalizado que no entienda que las historias pueden tener dos visiones, visiones que generen en algún momento elementos de discusión”, y que eso es parte de la democracia, porque “no permitirle a nadie ver si todo lo hicimos perfecto, en los años anteriores a esa irrupción dictatorial, quiere decir que hemos avanzado muy poco”.

Y añadió: “Nadie va a desconocer que Pinochet fue un asesino, un ladrón, un dictador, que violó los derechos humanos, eso está patentado en la historia. Pero también se puede decir que no todo lo hicimos bien, que también probablemente cometimos errores que ayudaron en parte a generar un clima difícil. ¿Por qué no se puede decir eso? ¿Por qué somos de izquierda? Yo creo que la objetividad es parte importante de la vida. Y tengo la altura moral de plantearlo de esa misma manera. Porque soy hijo de víctimas de violación de los derechos humanos. ¿O también me van a condenar el PC y el Frente Amplio, porque pretenda ser objetivo con la vida y con nuestra historia?”.

Por su parte, el jefe de bancada del PS, el diputado Daniel Manouchehri, señaló que Patricio Fernández hizo lo correcto al dar un paso al costado y que “fue una acción noble frente a una crítica injusta”.

“Era complejo llevar su trabajo a cabo con las agrupaciones de DD.HH. en contra. Los 50 años del golpe son una oportunidad para construir un consenso nacional de que nada justifica ni el término de la democracia ni menos las brutales violaciones a los DDHH de la dictadura. Y en la izquierda debemos hacer una revisión crítica del rol jugado durante el Gobierno de Salvador Allende, algo como lo que aconteció con la renovación socialista a inicios de la década de los 80”.

Desde la oposición también cuestionaron la salida del asesor presidencial y exintegrante de la rechazada Convención Constitucional. La exministra de la Mujer y exvicepresidenta de la UDI, Isabel Plá, hizo un llamado a la reflexión: “Este era el año para que Chile pudiera reencontrarse con madurez, respetando las visiones irreconciliables y parándose frente al futuro con aquello que compartimos: cuidando la convivencia política, cuidar siempre la democracia, respeto a los derechos fundamentales”.

“El debate sobre lo que ocurrió en la UP y la responsabilidad de sus partidos, lo anticipó la propia izquierda hace 40 años, como expone con mucha claridad (Daniel) Mansuy en su libro sobre Allende, y que comentó el Presidente Boric. Y como todos los debates tiene una suma de hechos objetivos, más interpretaciones”, concluyó la exministra Plá.

El Mostrador


“Nos molesta y nos violenta”: Organizaciones de la sociedad civil arremeten contra Patricio Fernández

La Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Red de Sitios de Memoria, ANEF, CUT y otras organizaciones civiles, entregaron una carta al Presidente Gabriel Boric en la que exigen la renuncia del asesor para la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado, Patricio Fernández.

El delegado del Gobierno para la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado, Patricio Fernández, fue criticado por la esfera política y organizaciones de la sociedad civil tras una desafortunada declaración emitida en el programa, “Tras las líneas”, de Radio Universidad de Chile conducido por el premio nacional de Humanidades y Ciencias Sociales, Manuel Antonio Garretón, en donde Fernández afirmó que: “La historia podrá seguir discutiendo por qué sucedió o cuáles fueron las razones o motivaciones para el Golpe de Estado”.

En la jornada de hoy, Garretón aclaró que “Patricio Fernández en ningún momento justificó el golpe”. “Los errores de la UP existieron y no tienen nada que ver con el golpe militar. Usted no puede mirar al futuro si no condena el máximo crimen que se ha cometido en la historia de Chile, y los únicos responsables del crimen son quienes lo cometieron”, aseguró el Premio Nacional de Humanidades en entrevista con Radio Coorperativa.

A pesar de las aclaraciones, organizaciones civiles defensoras de los derechos humanos llegaron hasta La Moneda para exigirle al Presidente Gabriel Boric la renuncia del asesor. La presidenta de la Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos, Gaby Rivera Sánchez, aseveró que los dichos del delegado del Gobierno “son una falta de respeto a nuestros muertos y a nuestra gente que por más de 50 años ha resistido lo que significó la dictadura civil-militar”.

“Creemos que (Fernández) no tiene la validez para seguir trabajando en el tema de los 50 años. No podemos tener a un negacionista de la historia, de lo que significó la dictadura civil-militar dentro de La Moneda (…). Nosotros estamos conmemorando los 50 años de lo que significó la tortura, la desaparición, los exiliados políticos. Hay un montón de momentos que vivimos en dictadura que pareciera que a este señor se le olvidaron”, declaró.

En la misma línea, Sánchez destacó que la organización también reivindica al gobierno de Salvador Allende, debido a que los familiares a quienes permanentemente conmemora la agrupación “fueron asesinados por militar en los partidos políticos que acompañaron al gobierno de la Unidad Popular”.

Por su lado, la presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Alicia Lira Matus, enfatizó que el aniversario de los 50 años del Golpe de Estado no tienen que ver solamente con las víctimas y sus familias, sino que también con “el daño que le hicieron a este sociedad hasta la fecha”.

“No tenemos verdad plena y tenemos justicia a medias. Por lo tanto, el nombramiento del señor Patricio Fernández es un retroceso pero también es algo que nos molesta y que nos violenta”, señaló. De esa manera, la dirigenta acusó a Fernández de abordar la conmemoración de los 50 años como un evento, cuando en realidad de lo que se habla es de quienes “han gozado de 50 años de impunidad total en lo civil y en lo penal”.

Asimismo, Lira hizo un llamado al Presidente Boric de elegir con mayor rigurosidad a las personas designadas para estos cargos y solicitó que quién asuma sea alguien que “hable, sienta y tenga empatía con el tema”.

Radio UChile

Más notas sobre el tema