Chile | 50 años del golpe: con la ausencia de la oposición, Boric lanzó un plan de búsqueda de desaparecidos

2.561

Con ausencia de la derecha Gobierno lanza plan de Estado para buscar 1162 desaparecidos en dictadura

Acompañado del ministro de Justicia y Derechos Humanos Luis Cordero, el Presidente Gabriel Boric firmó el decreto que da inicio al Plan Nacional de Búsqueda de Verdad y Justicia. El Gobierno ha establecido esta política nacional permanente y sistemática, con el objetivo de esclarecer las circunstancias de desaparición y/o muerte y destino de las personas víctimas de desaparición forzada, en línea con las obligaciones del Estado de Chile y los estándares internacionales.

El trabajo de distintas instancias -como las comisiones generadas por el propio Estado-, así como las investigaciones judiciales realizadas a la fecha han establecido que no menos de 3 mil 200 personas fueron asesinadas o hechas desaparecer durante el período 1973-1990. Asimismo, se ha estimado -sin asegurar certeza- que, de ese total, las víctimas de desaparición forzada alcanzan al universo de 1.469 personas, de las cuales 1.092 corresponden a detenidos(as) desaparecidos(as) y 377 a ejecutados(as) políticos(as) sin entrega de cuerpos.

Tras décadas de búsqueda se encontraron e identificaron los restos de 307 y aún falta encontrar a otros 1.162 desaparecidos.

Desde La Moneda, el Presidente Boric realizó una profunda reflexión durante la presentación del plan de búsqueda, “en momentos en los que hay quienes se atreven a negar todo esto”, y planteó las siguientes preguntas: ¿Qué significa que se detenga el tiempo? ¿cómo se enfrenta una búsqueda, cuando te dicen que aquí no se ha perdido nada? ¿En qué momento se asume la muerte? ¿Hay un momento en que se asume la muerte? ¿Cómo se cuenta lo que se imagina que pasó? ¿Dónde, en qué lugar físico, material se vive el duelo? ¿Cómo se responde a quienes niegan lo que ocurrió? ¿Cómo se responde a quienes lo justifican y que no son capaces de decir que no lo harían de nuevo?

El Mandatario declaró que el Gobierno cree en la importancia de asumir la responsabilidad colectiva e institucional para responder a las preguntas sobre desapariciones forzadas. Destacó que la democracia une la memoria y el futuro, y que ambas son fundamentales. “Tengo la convicción de que la democracia es memoria y es futuro. Y no puede ser la una sin la otra”.

Boric afirmó que el Estado debe contribuir a construir la verdad. Mencionó la importancia de mantener viva la historia y valoró la justicia, aunque reconoció que esta “ha tardado demasiado”. No obstante, “hay que valorar a jueces valientes”, agregó.

El jefe de Estado habló sobre la necesidad de conocer la verdad para construir un futuro libre y mencionó la importancia de políticas públicas como el plan de búsqueda para fortalecer la democracia. Comparó la historia chilena con atrocidades como el Holocausto en la historia de la humanidad y resaltó la importancia de los derechos humanos.

El Presidente Gabriel Boric no solo habló de los detenidos desaparecidos durante la dictadura, también mencionó que “en un año no tan lejano, en otras circunstancias sospechosas, otro joven pobre, mapuche, José Huenante, también desapareció y no sabemos donde está”. Huenante fue un joven de origen mapuche que desapareció tras ser detenido por Carabineros en 2005. De acuerdo a un informe de la Universidad Diego Portales, su caso corresponde a la primera desaparición forzosa desde la transición a la democracia. “Hoy, no sabemos dónde están, ni qué hicieron con ellos, así como desconocemos el paradero de 1469 personas”, añadió Boric.

Hoy, añadió el Presidente, 33 años después de recuperada la democracia, “hemos encontrado solo a 307 y esa cifra nos debe doler, hacer arder la sangre, porque da cuenta de la magnitud de la deuda que tenemos como Estado y como sociedad”.

Ausencia de la derecha

El Presidente Gabriel Boric también reflexionó sobre las ausencias tanto en la historia del país como en la propia ceremonia de presentación del plan de búsqueda. Así, el Mandatario expresó su lamento por las ausencias que marcan tanto el pasado como el presente.

Durante su discurso, el Presidente Boric señaló que todos los presidentes de partido fueron invitados a la ceremonia, aunque no todos se hicieron presentes. De hecho, ninguno de los timoneles de derecha asistió. Esta ausencia de consenso y participación, según Boric, es un reflejo de la necesidad de un acuerdo fundamental en la sociedad chilena: la no repetición de la interrupción de la democracia mediante la violencia y el respeto absoluto por los derechos humanos, independientemente de las diferencias de pensamiento.

Boric hizo hincapié en que esta convicción es aplicable al futuro, a la sociedad que se está construyendo, más que a mirar atrás en el pasado. A pesar de los esfuerzos realizados a través de comisiones de verdad e investigaciones judiciales, el Presidente enfatizó que el Estado ha quedado en deuda con las familias de las víctimas y con la sociedad en su conjunto al no proporcionar respuestas suficientes y necesarias.

Boric subrayó que esta deuda no es solamente con las familias afectadas, sino con toda la sociedad chilena, que merece y necesita conocer la verdad sobre lo ocurrido durante ese oscuro período de la historia del país. La falta de respuestas adecuadas y satisfactorias, según Boric, ha sido un fallo del Estado en su deber de proporcionar claridad y cierre a los eventos ocurridos durante el golpe de Estado y sus consecuencias.

“A 50 años del golpe, es tiempo de subsanar las ausencias y me permito también lamentar esas ausencias que nos duelen tanto, pero también hay ausencias en esta ceremonia. Fueron invitados todos los presidentes de partido y no vieron todos. Es momento que nos pongamos de acuerdo en algo que es muy básico, que no requiere contexto, que no requiere mayores explicaciones, que es que nunca más vamos a interrumpir la democracia por medio de la violencia y nunca más vamos a violar los derechos humanos de otra persona por pensar distinto, nada más”, dijo entre aplausos.

Y agregó: Los desaparecidos y desaparecidas nos faltan todos y no solamente a sus familias. El compromiso ético de disponer recursos que sean necesarios para esta búsqueda es deber del Estado y no patrimonio de ningún partido. Es el Estado el que ejecutivo los crímenes y es que el que tiene que hacerse cargo”.

“Mi memoria está incompleta porque me faltan los detenidos desaparecidos”, sentenció Gabriel Boric, nuevamente entre aplausos. El Presidente agradeció la presencia del general director de Carabineros y del director de la PDI, cuya presencia “no es obvia”, remarcó. “Es importante que ellos estén acá”.

El ministro Cordero, también se refirió al plan de búsqueda. Visiblemente emocionado, se definió como un hombre del derecho y de fidelidad a la ley, por lo mismo —recalcó el titular de la cartera de Justicia y Derechos Humanos— “es clave agradecer a jueces de dedicación exclusiva, a la Corte Suprema, y los familiares que abrieron sus puertas”.

El secretario de Estado destacó que a pocos metros de La Moneda, en el Ministerio de Justicia, se encuentra “La Sábana”, obra que definió como el lugar donde la Vicaría de la Solidaridad comenzó a anotar cada una de las víctimas y “el primer plan de búsqueda”.

“La Sábana”, de Nicolás Franco, busca representar los documentos creados por los organismos de defensa de los derechos humanos para registrar y sistematizar las políticas de represión durante la dictadura. Las imágenes del trabajo de archivo y registro llevado a cabo por los profesionales de la Vicaría de la Solidaridad durante la dictadura militar se combinan con fotografías de ciudadanos en la década del 70.

La ceremonia también contó con la participación de la rectora de la Universidad de Chile Rosa Devés; Gaby Rivera, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos; y Alicia Lira Matus, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos.

El Mostrador


Realizarán reconocimiento a embajadas y organizaciones que apoyaron a víctimas del golpe

Por Ezio Mosciatti

Frente a las brutal represión desatada el mismo 11 de septiembre de 1973, donde la integridad miles de chilenas, chilenos y extranjeros estaba en peligro, una serie de embajadas y de organizaciones internacionales fueron fundamentales para salvarlos.

Gracias a esdas embajadas y organizaciones se salvaron, además, decenas de intelectuales, creadores y artistas.

La lista es larga, y siempre será injusta. Las embajadas de México, Italia, Francia, Suecia y Venezuela, entre otras, fueron fundamentales para salvar miles de vidas. Otros países acogieron a muchos exiliados, pero a ellos llegaron a través de otros países.

Parte de esas historias han sido rescatadas en documentales como Santiago Italia (2018, Nanni Moretti), Un diplomático francés en Santiago (2008, Patricio Paniagua) o La embajada (2918, Carmen Castillo), y películas de ficción basadas en hechos reales como Harald Edelstam clavel negro, sobre el rol del embajador de Suecia para salvar 1300 personas.

Acto en el GAM

Este jueves 31 se realizará la “Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional”, organizada por la Fundación Salvador Allende y la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

La actividad busca destacar el rol fundamental de la colaboración global y el apoyo que las embajadas y organizaciones internacionales para proteger la vida y los derechos de chilenos y chilenas que necesitaron refugio durante los años posteriores al golpe.

Fueron embajadas, fundaciones y organismos de la sociedad civil internacional que apoyaron, entre 1973 y 1988, a víctimas de la dictadura.

En la “Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional” participarán cuerpos diplomáticos de países que mantuvieron un rol activo en apoyo a Chile, en dictadura.

Además, participará WAK Big Band, con un repertorio especialmente preparado para la ocasión. Asistirán al homenaje la senadora Isabel Allende, la ex Ministra Adriana Delpiano, la ex integrante del Comité Pro Paz, Daniela Sánchez y el rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Álvaro Ramis.

Ceremonia de Reconocimiento a la Cooperación y Solidaridad Internacional

Jueves 31 de agosto, a las 12 horas.
Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM)
Alameda 227, Metro Universidad Católica, Santiago.

Biobio

Más notas sobre el tema