Delegación de paz del ELN llega a Bogotá para la instalación del Comité Nacional de Participación

1.292

Aterriza delegación del ELN en Bogotá: todo listo para encuentro con Petro

Luego de 31 años, Pablo Beltrán volvió a pisar suelo bogotano. El jefe de la delegación del ELN en el proceso de paz que adelanta con el gobierno de Gustavo Petro llegó al país este lunes, junto a otros miembros negociadores -entre ellos Aureliano Carbonell y Bernardo Téllez-.

Es la primera vez en casi 30 años de negociación con distintos gobiernos que una delegación de paz de la guerrilla del ELN estará en Colombia.

Su arribo, en un vuelo procedente de La Habana (Cuba), donde se llevó a cabo el más reciente ciclo de negociación, tiene como objetivo la instalación del Comité Nacional de Participación en un acto multitudinario que será el próximo jueves 3 de agosto, mismo día en que se inicia un cese al fuego con esa guerrilla de 180 días.

Para el acto está prevista la intervención del presidente Gustavo Petro, de los jefes de las delegaciones de paz, de líderes sociales, además de dos intervenciones artísticas.

Colombia+20 fue uno de los pocos medios que pudieron presenciar una breve declaración de los tres negociadores y que pudo entrevistarlos.

“Acabamos de llegar acá a Bogotá, viene la mayor parte de la delegación de diálogo nuestra. El objetivo es estar presente en el lanzamiento del Comité Nacional de Participación. Ese mismo jueves comienza el cese fuego en cumplimiento de los protocolos que se firmaron en La Habana”, dijo Beltrán durante la declaración.

El jefe de la delegación también aseguró que su llegada es una muestra de apoyo a esos dos hechos que ocurrirán el jueves. “Para nosotros es muy importante como darle un espaldarazo a los acuerdos de la mesa, viniendo directamente la delegación nuestra a dar una muestra de respaldo al cumplimiento de los acuerdos, ese es el motivo de la presencia”, dijo.

El Comité Nacional de la Participación es una instancia creada para asegurar que la sociedad civil sea parte activa de la construcción de paz con el ELN. De él hacen parte 80 personas que representan a 30 organizaciones de diversos sectores sociales y económicos. Aunque su presentación oficial será el jueves 3 de agosto, en realidad ese comité empezará a sesionar un día antes en un punto acordado en Bogotá.

Su plan de trabajo incluye tres fases: una inicial, en donde se diseñarán los mecanismos de la participación; una segunda fase de diagnóstico y diálogo sobre las propuestas y la última fase busca “pactar políticas y un plan integral de transformaciones con proyectos”.

“Vemos con mucho optimismo, pero también nos alegra que se pueda desarrollar un proceso de participación de la sociedad para la paz de Colombia. Es particular que la sociedad sea la que tenga la palabra, no es una negociación entre el ELN y el Gobierno. El 3 se abre el proceso en la fase de diseño, es la misma sociedad la que va a decir cómo puede ser ese proceso de participación. Todo el 2024 y parte del 2025 estaremos en el proceso de participación, esperamos que sea de mucha fuerza”, dijo Aureliano Carbonell a Colombia+20.

Por ahora se sabe que para la primera fase de diseño hay contemplados nueve encuentros regionales y 15 nacionales durante los próximos meses. Lo que se prevé es que haya una participación de las poblaciones en esos encuentros, de donde saldrán las propuestas, iniciativas y sugerencias para la agenda de cambio del país.

Beltrán afirma que espera que la gente atienda el llamado, pese al escepticismo que este proceso genera.

“El principal requisito para que no haya exclusión es que haya diversidad. No estamos convocando a los amigos ni de Petro ni del ELN y eso es la que da la masividad a eso”, dijo Beltrán también a este diario.

Y agregó que entiende que lo que la gente espera es ver resultados mucho más expeditos y concretos de la negociación. “Del cese debe haber resultados, de la participación también. Uno cree en hechos y yo creo que el pueblo colombiano, ah acuerdo que les han incumplido. Hay un sentido de incredulidad”, dijo.

Tal como lo había contado Colombia+20 este lunes, la dinámica de la negociación cambiará tras la instalación del jueves, ya que las delegaciones trabajarán de manera continua y no solo en ciclos. Además, el Comité y del Mecanismo de Monitoreo y Verificación hará que casi la mitad de la delegación de la guerrilla se quede en el país.

Sobre este punto, Carbonell afirmó que en efecto estarán algunos miembros de la delegación, pero que se rotarán las labores-. “Es obligatorio que tanto en lo del cese como en lo de participación haya compañeros, no necesariamente los que queden desde un principio serán siempre los mismos”.

Según Carbonell, esa parte de la delegación se quedaría en Bogotá desde el 3 de agosto. “Hay una cuestión, en Caracas empieza otro ciclo de negociación el 14 de agosto, pero en principio la idea que tenemos es que aquí sí se quedarían unos compañeros, así sean poquitos, es obligatorio”.

El Espectador


ELN ordenó frenar operaciones contra el Ejército: ¿qué pasará de ahora en adelante?

Fue el mismo Antonio García, máximo comandante del Ejército de Liberación Nacional, ELN, el encargado de ordenar el primer paso en firme de esa guerrilla para cumplir el cese al fuego pactado con el Gobierno de Gustavo Petro.

En un tono conciliador que pocas veces se le ha escuchado, el comandante guerrillero dio la orden de arrancar un cese al fuego desde este lunes con cero operaciones ofensivas contra el Ejército, la Policía y cualquier otra Fuerza del Estado.

Un anuncio que llega a 3 días de que comience la etapa más seria del cese al fuego bilateral que será verificado a nivel internacional.

“El Comando Central del Ejército de Liberación Nacional ordena a todas sus estructuras a suspender las operaciones ofensivas. El cese a fuego durará 180 días. (…) Llamamos a todos los mandos y combatientes del ELN a cumplir de manera rigurosa”, aseveró García.

Aún así, el Comando Central también dio la orden de que “se mantengan las operaciones defensivas para preservar la seguridad e integralidad de la fuerza y en sus territorios”.

Esto último significa que las tropas guerrilleras seguirán atentas a cualquier combate que pueda debilitarlos, un punto clave que podría prestarse para violaciones al cese por parte y parte.

Pero, ojo, que García también aclaró qué pasaría si sospechan de ataques, espionajes u otra serie de violaciones por parte de la Fuerza Pública.

Según dijo, los frentes deberán reportar esas alteraciones al Comando Central y serán ellos quienes escalarán el caso al Mecanismo de Verificación para determinar qué decisión se toma.

Si ese paso se ejecuta tal como García lo dijo, el cese podría tener más éxito porque la guerrilla no estaría autorizada a atacar a la Fuerza Pública hasta que la Dirección Nacional no se lo ordene.

Así lo explicó monseñor Héctor Fabio Henao en diálogo con EL COLOMBIANO, quien detalló que dicho Mecanismo tendrá un rol autónomo e independiente que está obligado a no tomar partido, sino a verificar e informar de los conflictos para que la Mesa decida.

¿ELN sigue con el narcotráfico?

Pero, pese a que la guerrilla parece estar comprometida con el cese, lo cierto es que aprovechó para seguir con el negocio del narcotráfico hasta el último momento.

Según fuentes del Ejército, los enfrentamientos con esa guerrilla se han disminuido “casi a cero” durante los dos últimos meses, “pero lo que sí siguen es traqueteando”.

Apenas el pasado miércoles, el Ejército incautó y destruyó más de 8.000 kilogramos de coca incautados en Nariño y Norte de Santander. Un cargamento avaluado en más de 30.000 millones de pesos que le pertenecería al ELN en asocio con disidencias de las Farc.

Así mismo, el 5 y el 10 de julio el Ejército logró desarticular un intento de atentado y un explosivo que serían usados para atacar a la Fuerza Pública en Arauca y Norte de Santander por supuestos miembros del ELN, aunque esa información sigue sin ser verificada.

Las líneas rojas de Petro

Justo por ese tipo de actuaciones, el Gobierno estableció varias líneas rojas que no está dispuesto a aceptar de la guerrilla. Dentro de los puntos más fuertes, Petro exigió que el ELN no secuestre ni continúe con actividades ilícitas como el narcotráfico, la extorsión y la minería ilegal.

Por eso mismo, la guerrilla ha solicitado que el Estado financie la salud y manutención de las tropas, pues el ELN se quedará sin fuentes de financiamiento.

Así las cosas, será en el cumplimiento de esas medidas que la guerrilla y el Gobierno medirán el pulso para eventuales ceses o, incluso, para prolongar este que está en firme.

Por ahora, los llamados a verificar paso a paso ese cese que arrancará en firme desde el próximo 3 de agosto son la Iglesia Católica, la Misión de Verificación de la ONU y las comisiones nombradas por el Gobierno y el ELN, todo un grupo que conforma el Mecanismo de Monitoreo y Verificación y que deberán alertar al país si una de las partes incumple.

El Colombiano

Más notas sobre el tema