Guatemala | La trama del régimen y los poderes fácticos para cercar a Arévalo – Por César Verduga Vélez

1.122

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por César Verduga Vélez*

En su novela “Conversación en la Catedral” Mario Vargas Llosa, novelista Premio Nobel de Literatura 2010, acuñó una frase famosa: “¿Cuándo comenzó a joderse el Perú?”.

El primer novelista latinoamericano que recibió un Premio Nobel de Literatura, en 1967, Miguel Ángel Asturias, de Guatemala, tiene una respuesta para su país en su libro de cuentos “Week end en Guatemala”, dedicado a la invasión, comandada desde Washington, que derrocó al gobierno de Jacobo Arbenz y que inauguró una cruenta y larga etapa de conflicto armado interno, en el que las violaciones masivas de derechos humanos fueron el rasgo distintivo de la Guatemala del siglo XX. El accionar incluyó la quema de aldeas completas de indígenas, que son el 60% de la población del país,

Ahora, con la instauración de una fragilísima democracia con débiles instituciones, el control  del Estado por el Pacto de Corruptos es una trama conformada por la misma red de poderes económicos, políticos y militares. Hay personajes que mezclan la traición, la abyección y la lujuria, retratada por Asturias en el relato Ocelotle 33, que administran  el Estado desde la presidencia.

Esa trama ha hecho de la violación de la libertad de expresión, la corrupción y la impunidad, los rasgos distintivos en la Guatemala  del siglo XXI. Un hecho emblemático es el encarcelamiento de José Rubén Zamora y el cierre del diario El Periódico.

Durante décadas a Guatemala sigue siendo uno de los países latinoamericanos con mayores índices de pobreza y desigualdad, en algunos datos compitiendo con Haití. Contra ese Pacto de Corruptos, venciendo una inverosímil maraña de triquiñuelas legales, se enfrenta el Partido Semilla, que el 20 de agosto dirimirá la segunda vuelta con su candidato Bernardo Arévalo, hijo del expresidente Juan José Arévalo, antecesor de Arbenz, y el iniciador de la pacífica revolución de octubre que la invasión extranjera y la antipatria frustraron.

Bernardo Arévalo, nacido en Uruguay, en el exilio de su padre, tiene muchos obstáculos y amenazas que vencer para alcanzar la victoria y ocupar el lugar que su padre dignificó. En primer plano están los obstáculos pseudo legales que impulsa desde el Ejecutivo el  Pacto de Corruptos. Un juez “a la carta”, a pedido del Ministerio Público, pidió la incautación de los documentos de Semilla del Tribunal Supremo Electoral, con el avieso propósito de invalidarlo como partido por supuestas falsas afiliaciones.

La maniobra es como un monstruo de mil cabezas con objetivos de corto, mediano y largo plazo. A corto plazo quisieran que Arévalo se despersonalizara y dejara de ofrecer el cambio profundo que el pueblo demanda y perdiese las elecciones. Luego buscan dejar en el limbo a los parlamentarios de Semilla cuyo número se cuadruplicó en la primera vuelta. Y más adelante crear las condiciones para que Arévalo sea defenestrado, en caso de que sea electo presidente el 20 de agosto.

El otro obstáculo es la frustración, rechazo y apatía, que la pseudo democracia corrupta ha generado en el pueblo, traducida en que los votos nulos fueron los ganadores de la primera vuelta. Lo demás son tareas para Semilla. La necesidad de una estrategia adecuada de campaña y alianzas con aquellos sectores que rechazan al Pacto de Corruptos.

Una inteligente y bien conducida acción comunicacional que ponga el acento en la necesidad urgente de un cambio que Guatemala requiere y que Arévalo representa. Un seleccionado grupo de voceras y voceros que responda a las rispideces de una campaña electoral para que el candidato sólo hable de los lineamientos positivos de su propuesta, con acento en los frustrados que prefirieron anular sus votos, en los jóvenes , en las mujeres y en los indígenas.

Y esto sumarle una seria e inteligente conducción diaria de las acciones, que mida constantemente la marcha de las diversas expresiones de campaña del candidato de Semilla y su adversaria.

Si Semilla no equivoca por acción u omisión la conducción y gestión de su campaña, Arévalo puede conquistar la victoria en las urnas. Entonces el pueblo de Guatemala podrá reproducir la alegoría mágica del cuento de Asturias y bailar su Torotumbo el 20 de Agosto de 2023.

*Economista y político, ocupó dos veces el cargo de ministro de Gobierno de Ecuador.

Tiempo Argentino

Más notas sobre el tema