Perú | Descubren restos del animal más pesado que haya habitado en la Tierra

Perucetus colossus. Ilustración: Alberto Gennari
2.279

En la costa peruana: hallan restos del animal más pesado que haya habitado en la Tierra

En las costas de Ica vivió el animal pesado de la Tierra hasta ahora registrado. Se trata del Perucetus colossus, un cetáceo que medía unos 20 metros de largo y pesaba en promedio cerca de 200 toneladas, mucho más que una ballena azul de la actualidad.

Los restos de este animal fueron descubiertos por el paleontólogo peruano Mario Urbina, en el 2013, en la zona de Samaca, desierto de Ica. Al principio, los científicos que llegaron al lugar para observar lo que serían las vértebras de este cetáceo dudaron de que se tratara de restos óseos. Sin embargo, esto no detuvo al investigador peruano que estaba convencido de que se trataba de un fósil.

Según informó el paleontólogo Rodolfo Salas-Gismondi, en entrevista con la Agencia Andina, el material hasta ahora descubierto consiste en 12 vértebras, cuatro costillas y parte de la pelvis. La última parte fue fundamental porque es muy parecida a la de otros cetáceos.

Aunque se desconoce el paradero del resto del esqueleto, se cree que está escondido dentro del lugar donde se colectó los primeros fósiles. Por ello, las excavaciones continuarán.

El Perucetus colossus habría sido un cetáceo primitivo del grupo de los Basilosauridae, y habitó las costas peruanas durante el Eoceno medio, hace unos 39 millones de años. Según la reconstrucción de sus restos, habría tenido un peso mínimo de 86 toneladas y un máximo de 340. Es decir, en promedio pesaba unas 199 toneladas.

Si bien hasta ahora no se sabe de qué se alimentaba, porque no se ha encontrado ni los dientes, los investigadores presumen que -debido a la densidad de sus huesos- probablemente se alimentaba de animales que viven en el fondo marino, como por ejemplo crustáceos, moluscos o peces. Aunque también existe la posibilidad que haya sido herbívoro, aunque sería el único cetáceo herbívoro conocido.

La investigación, que fue publicada en la prestigiosa revista Nature, contó con financiamiento europeo, y estuvo integrado por un equipo multidisciplinario. Entre los investigadores figuran Giovanni Bianucci, Marco Merella y Alberto Collareta (Departamento de Ciencias de la Tierra, Universidad de Pisa, Italia); Olivier Lambert (Instituto Real de Ciencias Naturales de Bélgica), Giulia Bosio y Elisa Malinverno (Universidad de Milán-Bicocca, Italia), Claudio Di Celma y Pietro Pierantoni (Universidad de Camerino, Italia).

También participaron Rebecca Bennion (Universidad de Liege, Bélgica); Klaas Post (Museo de Historia Natural de Rotterdam, Países Bajos); Christian de Muizon (Museo de Historia Natural de París, Francia); Igor Villa (Universidad de Berna, Suiza) y Eli Amson (Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart, Stuttgart, Alemania).

Asimismo, los paleontólogos peruanos Mario Urbina (MHN), Rodolfo Salas-Gismondi (Universidad Peruana Cayetano Heredia y MHN) y Aldo Benites-Palomino (Universidad de Zúrich y MHN).

Restos óseos fueron descubiertos por Mario Urbina en el 2013. Foto: Andina

Datos:

  • El investigador Mario Urbina también descubrió el único cetáceo con patas en Sudamérica (Peregocetus pacificus); la ballena con dientes (Mystacodon selenensis) y decenas de fósiles de cetáceos, cocodrilos, perezosos, focas, pingüinos.
  • Todos se encuentran en la colección del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

Actualidad Ambiental

 

Más notas sobre el tema