Chile | A 50 años del golpe: la OEA rinde homenaje a Salvador Allende y oposición chilena duda en asistir a la conmemoración

1.707

OEA homenajea a Salvador Allende y da su nombre a puerta principal de sede en Washington

La Organización de los Estados Americanos (OEA) homenajeó este martes al expresidente chileno Salvador Allende, en el marco del 50 aniversario del golpe de Estado, acordando bautizar con su nombre la puerta principal del edificio de su secretaría general.

La resolución aprobada precisó que todos los salones que son parte de la sede de la OEA en Washington ya han sido nombrados en honor de figuras históricas del hemisferio.

El texto recordó el golpe de Estado que tuvo lugar en Chile el 11 de septiembre de 1973 y destacó igualmente que procesos similares tuvieron lugar en otros países del continente, «con quiebres de procesos democráticos que incluyeron la represión de derechos humanos, incluyendo derechos civiles y políticos».

El Consejo Permanente resolvió otorgar a Allende (1908-1973) un reconocimiento «en los mismos términos que se han aplicado a las figuras históricas del hemisferio que son honradas en la sede de la organización», y decidió por ello «designar con el nombre de Presidente Salvador Allende Gossens» la puerta principal de su sede.

El representante permanente de Chile ante la OEA, Sebastián Kraljevich, destacó en la sesión que el golpe y la posterior dictadura impactaron «severamente en todo el hemisferio, con consecuencias que siguen presentes hasta hoy en los más variados ámbitos de la vida social, desde la política y la economía a la cultura y los derechos humanos«.

«Ocho de cada diez familias de desaparecidos todavía siguen buscándolos. Está también presente en los desafíos y turbulencias que enfrentan nuestras democracias imperfectas, donde miradas autocráticas las tensionan cada día», dijo.

Kraljevich hizo un llamamiento «a cuidar la memoria, porque sin ella es imposible construir el futuro» que solicitan las poblaciones de sus países.

La resolución de este martes, en su opinión, es un testimonio que reconoce y honra los principios de democracia, derechos humanos, paz y «respeto por la opinión distinta».

«No es tolerable derrocar por la fuerza a un Gobierno democráticamente electo. No lo era hace 50 años y no lo es hoy», concluyó Kraljevich apelando a «enfrentar los desafíos de la democracia siempre con más democracia». EFE

El Desconcierto


Ni pan ni agua: derecha pone en duda su asistencia a la principal conmemoración del golpe militar

Por Rodrigo Córdova

Un acuerdo por la democracia entre los ex Presidentes es, hasta ahora, la mejor chance que tiene el Gobierno para lograr el compromiso que ha anunciado, señalan fuentes de Chile Vamos. En un clima polarizado, sus dirigentes aún están en conversaciones respecto a adherir o no al compromiso e, incluso, tienen dudas sobre su asistencia al acto del mismo 11, en que se conmemorarán los 50 años del golpe militar con la presencia de jefes de Estado extranjeros. Aun cuando las definiciones de Chile Vamos se darán a conocer como coalición, el timonel de la UDI, Javier Macaya, adelantó en duros términos que no firmaría ningún acuerdo que busque imprimir “una verdad oficial”. Fuentes de RN y Evópoli afirmaron que Macaya se había anticipado y que le hablaba a su audiencia más dura, que coquetea con Republicanos.

“Estos no son temas que sean negociables. Hay un compromiso que es súper sencillo: democracia siempre, respeto a los derechos humanos siempre. Ni más ni menos. A cualquier persona que esté en su casa le va a hacer sentido esto, ¿o no?”. Así comentó la ministra de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo, el hecho de que la oposición mostrara resistencia a concurrir a un compromiso por la democracia como actividad previa a la conmemoración del 11 de septiembre.

Al interior de Chile Vamos ven pocas posibilidades de que la declaración que pretende el Ejecutivo llegue a puerto. Es más, es posible incluso que se resten de participar en el acto del 11 de septiembre con los jefes de Estado que vienen de visita al país. La coalición opositora prepara una declaración paralela con puntos similares a los que propone el Gobierno, aunque está en duda cuándo vea la luz.

Fuentes al interior de la derecha tradicional comentan que, efectivamente, en algún momento hubo un ánimo de asistir al acto convocado por el Presidente Gabriel Boric e, incluso, firmar una declaración o compromiso conjunto. Sin embargo, todo comenzó a enredarse cuando en esta actividad se esbozó un homenaje al ex Presidente Salvador Allende y se complicó aún más con las declaraciones del Mandatario.

Primero, con sus dichos sobre el fundador de RN, Sergio Onofre Jarpa –ministro del Interior del dictador Augusto Pinochet entre 1983 y 1985–; luego, con sus palabras en el velorio de Guillermo Teillier, alusivas al exmilitar y asesino de Víctor Jara, Hernán Chacón Soto; y, por último, con el emplazamiento que les hizo a los líderes de Chile Vamos tras la ausencia de estos en el lanzamiento del Plan de Búsqueda, cuando los había invitado vía correo electrónico.

Ese clima, que desde Chile Vamos se lo adjudican al Primer Mandatario, enrareció el ambiente y comenzó a generar resistencia para con los actos conmemorativos de los 50 años del golpe cívico-militar propuestos por el Gobierno. Desde ese sentimiento se empezó a elaborar una declaración paralela que incluía, entre el respeto a la democracia y los derechos humanos, superar el momento histórico, puntualiza una fuente conocedora. Se pensó dar el anuncio este lunes, sin embargo, se optó por otorgarle espacio al 4 de septiembre y la conmemoración del triunfo del Rechazo en el plebiscito de salida del año pasado.

Gloria Hutt, la presidenta de Evópoli, además comentó, en relación con la declaración del Presidente Gabriel Boric, que “los partidos de Chile Vamos estamos conversando internamente y cuando tengamos una decisión la vamos a comunicar”. Confirmó que la decisión será de los tres partidos de dicha coalición (Evópoli, RN y la UDI) y que están cerca de un anuncio, “lo antes posible, precisó, pues “creo que es bueno despejar estas cosas rápido”.

Por su parte, el timonel de la UDI, Javier Macaya, marcó distancias con la propuesta de La Moneda y, el lunes en la mañana, anunció que “no estamos dispuestos a participar en hitos que generen más división y que de alguna manera nos pongan al ‘servicio’ de hechos que no tienen una sola mirada”. Sobre esto, agregó que “nosotros no nos vamos a poner al servicio de una verdad oficial en esta materia. No tenemos disposición para eso, lo hemos conversado con el resto de los partidos de Chile Vamos”.

Si bien el senador afirmó que lo había conversado, Hutt, al ser consultada al respecto, declaró que esa es una decisión de la UDI, pues “ ninguno de los presidentes se manda solo” y es por eso que “tenemos que hacer conversaciones internas”. Bajo reserva, fuentes tanto de Evópoli como de RN declararon que Macaya se adelantó y que se saltaron una decisión que debía abordarse como coalición.

En paralelo, sin embargo, reconocen que el presidente de la UDI le habla a una parte más dura de su militancia y eso, últimamente, le ha dejado saldos positivos. Según comentan estas fuentes, el discurso más duro es valorado entre los senadores gremialistas y la militancia más dura, porque así evitan que el Partido Republicano capitalice el discurso de derecha, del cual se ha apropiado. En ese sentido, comentan que Macaya encontró una oportunidad.

Un caso ilustrativo es el posteo que subió la histórica UDI Marcela Cubillos. “Bien. La UDI no puede firmar una declaración sobre democracia, DDHH y el 11/9 con un Gobierno del PC y con un Pdte que ha validado la violencia, que se reunió con el asesino prófugo de Jaime Guzmán, y le rindió un homenaje al FPMR”.

En Renovación Nacional, por su parte, parlamentarios ya le han planteado a su presidente, Francisco Chahuán, que no participe del acto del 11 de septiembre y que, en caso de que asista, lo haga a título personal. En RN también han sido muy críticos con la figura del ex Presidente Sebastián Piñera. Esto, porque de alguna manera compromete a su sector a “bailar al ritmo de La Moneda”, sostiene una alta fuente del partido, cosa que no quieren. También le han hecho saber que, en caso de que asista al evento conmemorativo, lo haga en calidad de ex Presidente.

Desde Chile Vamos comentan que el panorama sería distinto si no se hace un homenaje a Salvador Allende y se abre un acto más institucional en donde estén invitados los distintos poderes del Estado, presidentes del Congreso y líderes políticos. Sin embargo, hasta ahora no ven esa posibilidad.

Una amenaza que sí se ve en el horizonte es que al acto conmemorativo asista José Antonio Kast y que dé señales de acuerdo con La Moneda, cosa que dejaría en mal pie a Chile Vamos. “Un golpe a la cátedra”, es como lo describen voces anticipando el evento. También comentan que, en caso de que asista Evelyn Matthei –la primera preferencia presidencial según las encuestas–, sería un gran golpe para los otros partidos de Chile Vamos y que la alcaldesa, con ese gesto, “gana”.

El Mostrador

Más notas sobre el tema