Colombia | Murió el artista Fernando Botero

4.006

Fue uno de los artistas latinoamericanos más influyentes del siglo XX y adquirió fama mundial por sus esculturas de voluptuosas figuras. «El pintor de nuestra violencia y de la paz», lo recordó el presidente Gustavo Petro.

El pintor y escultor colombiano Fernando Botero, el artista colombiano más célebre conocido por sus esculturas de voluptuosas figuras, falleció este viernes a los 91 años de edad. Medellín, su ciudad natal, decretó siete días de luto.

El artista, nacido el 19 de abril de 1932, seguía pintando en su estudio hasta que sufrió una neumonía por la que tuvo que ser internado, pero el jueves salió del hospital para recuperarse en casa, según informó la W Radio.

Su hija Lina Botero, en declaraciones a Caracol Radio, explicó que falleció en Mónaco esta mañana: «Llevaba cinco días bastante delicado de salud porque había desarrollado una neumonía». «Murió con 91 años, tuvo una vida extraordinaria y se fue en el momento indicado», expresó su hija, conmocionada, y lo recordó como una persona «que dedicó su vida a su país, que fue el tema de su obra artística».

«Ha muerto Fernando Botero, el pintor de nuestras tradiciones y defectos, el pintor de nuestras virtudes. El pintor de nuestra violencia y de la paz. De la paloma mil veces desechada y mil veces puesta en su trono», escribió en la red social Twitter el presidente de Colombia, Gustavo Petro. Hizo referencia a la paloma que se exhibe en la Casa Nariño (sede presidencial) y que el artista regaló para conmemorar el acuerdo con las FARC de 2016.

«Lamentamos profundamente la partida de Fernando Botero, uno de los más grandes artistas de Colombia y del mundo. Siempre generoso con su país, un gran amigo, y apasionado constructor de paz. Nuestras más sinceras condolencias a toda su familia», manifestó por su parte el expresidente Juan Manuel Santos.

La carrera de Botero

El pintor estudió en Colombia y en la Real Academia de Arte de San Fernando, en Madrid. Empezó a exponer en la década de 1960 en Estados Unidos, con una primera muestra en el Milwaukee Art Center donde comenzó a mostrar su característico estilo figurativo.

Botero deja atrás una larga obra artística; desde su característica y peculiar Mona Lisa a las parejas de gruesas formas bailando, pasando por sus esculturas que adornan los rincones del mundo, pero sobre todo su natal Medellín, a la que regaló decenas de obras.

Página12


Homenaje a Fernando Botero: 10 obras icónicas del artista colombiano más grande de todos los tiempos

El artista colombiano Fernando Botero murió en las últimas horas, a los 91 años. El antioqueño es el artista colombiano más grande de todos los tiempos. La primera versión sobre su fallecimiento fue entregada por W Radio, desde donde indicaron que sufrió complicaciones de salud desde hace varios días.

Botero, quien nació en Medellín, rompió todos los récords del arte, como las 300.000 personas que visitaron sus trabajos en el Palacio de Bellas Artes en México o las 155.000 que lo hicieron en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Fue quien puso el arte nacional en los escenarios internacionales más importantes del mundo. De hecho, sus esculturas se imponen en importantes lugares, como en Estados Unidos y Francia.

Galería virtual

En 2022, para el festejo de los 90 años del pintor colobiano, la plataforma Google Arts & Culture puso a disposición de los internautas una colección de los cuadros más icónicos del artista nacido en Medellín el 19 de abril de 1932. Entre ellos, uno de los más importantes: “Lección de guitarra”, que se encuentra en el Museo Nacional de Colombia.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_Lección_de_guitarra
Lección de guitarra, 1960.

Son cien imágenes digitalizadas las elegidas en representación del arte de un hacedor reconocido por sus figuras voluminosas y su paleta de colores explosiva. La plataforma ofrece además la posibilidad de ver las obras con la técnica de realidad aumentada, acompañada por zoom de alta definición, videos online y mucho más.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_La_familia_presidencial
La familia presidencial, 1967.

Ese estilo absolutamente reconocible es el medio por el cual Botero abordó una gran variedad de temas, ya sea reinterpretando cuadros de los antiguos maestros como ofreciendo pantallazos de latinoamericanismo en imágenes de la vida doméstica de la región, escenas de la calle o retratos satíricos de personajes políticos. El volumen exagerado de sus criaturas, en todo caso, persigue menos una crítica a la forma de los cuerpos que la búsqueda de impacto visual.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_diner-avec-ingres-et-piero-della-francesca
La comida con Ingres y Piero della Fracesca, 1972

En la exposición digital también pueden encontrarse fotografías de algunas de sus esculturas, ya que en esa disciplina Botero también supo lograr una extensión de sus obras bidimensionales. Sus piezas escultóricas pueden hallarse en calles de Medellín, Nueva York, París, Barcelona, Madrid, Jerusalén, entre otras. Buenos Aires integra la lista, orgullosa: el Parque Thays cuenta con “Busto”, donada por el artista en 2002.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_Mona-Lisa-1978
Mona Lisa, 1978.

Autodidacta y universal

A pesar de haber asistido a la Academia de San Fernando en Madrid y a la de San Marcos en Florencia, Fernado Botero fue autodidacta. Publicó por primera vez ilustraciones en el suplemento literario del diario medellinense El Colombiano, y su primera exposición individual fue en Bogotá, a los 19 años.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_Mujer_con_guitarra_1988
Pareja bailando, 1987.

Su momento epifánico –ese instante en que un artista sabe para siempre quién es- le llegó en 1956, cuando residía en la ciudad de México. La revelación tuvo forma de cuadro: el de una mandolina plasmada con formas desproporcionadas, lo que le permitió explorar a futuro el tema del volumen. Por un lado, sentía que allí había algo nuevo; por otro, que en ese descubrimiento se cifraba un estilo.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_una-familia_1989
Una familia, 1989.

Así nacía el “boterismo”, esa forma del arte plástico deudora del estilo figurativo que el reduccionismo se empeña en agrupar bajo una denominación tosca: “los gordos de Botero”. Seña de identidad que el antioqueño cultivó a fuerza de giras y el inestimable aporte de los críticos internacionales, siempre elogiosos con su trabajo.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_Los_músicos_1991
Los músicos, 1991.

Esta nota despliega una decena de obras para homenajear al pintor que a lo largo del tiempo se convirtió en uno de los artistas latinoamericanos más vendedores, superando varias veces el millón de dólares en casas de subastas prestigiosas, como Sotheby’s y Christie’s.

Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_Niña_con_flor_1994
Niña con flor, 1994.
Fernando_Botero_90_años_Planeta_Urbano_2022_La_Maternidad_1989
La maternidad, 1989. Plaza Escandalera, Oviedo, España.

Planeta Urbano

Más notas sobre el tema