Chile | Comisión Experta: la última esperanza de una nueva Constitución – Por Rodrigo Córdova

1.283

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Comisión Experta: la última esperanza de una nueva Constitución

Por Rodrigo Córdova

El avance de las votaciones en el Consejo Constitucional ha encendido las alertas en el mundo político, debido a que se teme una elaboración de una Constitución partisana que no congregue a la ciudadanía para aprobarse el 17 de diciembre. Al interior del ex Congreso, en donde se lleva a cabo el proceso, se ha visto a distintos líderes de partidos conversando con sus bancadas, en un intento por coordinar el trabajo y, eventualmente, alcanzar algunos acuerdos en la última etapa.

Como las votaciones –hasta ahora– no registran acuerdos amplios, los líderes de los partidos aspiran a que en la etapa en que el borrador vuelva a la Comisión Experta se pueda arribar a acuerdos mínimos que den viabilidad a un nuevo contrato social. Sin embargo, el camino se ve complejo y pedregoso, ya que los consejeros republicanos no están dispuestos a transar nada.

La principal carta presidencial de la derecha actualmente, Evelyn Matthei, dijo el domingo a El Mercurio que “si las cosas siguen así, naturalmente no voy a poner mi capital político para la aprobación de esta nueva Constitución que se discute, que en realidad no es una Constitución”. Esto, cuando su partido, la UDI, ha votado en línea con el Partido Republicano.

Además, ese mismo día aparecieron los resultados de la encuesta Cadem, que arrojaron que un 59% de la población votaría por la opción “En contra” del texto y un 21% “A favor”. Y ayer se conoció la encuesta Data influye, que mostró un guarismo más drástico. Tal como van las cosas, apenas un 10% votaría “A favor”, según dicho sondeo.

Estos eventos coinciden con la activación de las diversas fuerzas, sobre todo de Chile Vamos y Amarillos –con menos peso–, para buscar acuerdos y, en la antesala de la vuelta del borrador constitucional a la Comisión Experta, parece una última oportunidad de las distintas colectividades para enmendar una Carta Magna que logre representar a la mayoría de los partidos.

Voces al interior del ex Congreso confirman que en la Comisión Experta existe una mayor oportunidad de diálogo, pues las fuerzas son más equilibradas y, además, fueron los mismos partidos los que escogieron a los expertos para participar de este proceso.

En esa instancia será posible hacer observaciones al texto, las que “pueden consistir en agregar, modificar o suprimir artículos o sus partes”, como señala el reglamento. Son esas observaciones en las que los partidos de Chile Vamos buscarán tender puentes entre las fuerzas políticas y luego presentarlas al Pleno.

Sin embargo, al interior del ex Congreso Nacional y en Chile Vamos en particular, calculan que estos acuerdos hechos por los partidos políticos no podrán ser a espaldas de los consejeros –menos de los Republicanos–, porque serán ellos quienes le entregarán el voto a favor o en contra a las observaciones que provengan de la Comisión Experta. Además, el otro factor es que los consejeros oficialistas no están con mucha disposición a entablar acuerdos, pues alegan que durante todo el proceso no fueron considerados por los consejeros de derecha y en el proceso de votaciones se transparentó un ánimo poco dialogante.

Y esta dista de ser la última complicación. Para que la Comisión Experta logre un acuerdo, necesitan 14 votos afirmativos de 24. Esas observaciones aprobadas llegan al Pleno y, para que se logre llegar al borrador, se necesitan 3/5 de los consejeros, es decir, 30 votos. Por ejemplo, los 22 republicanos más 8 de los 11 representantes de Chile Vamos, en una misma línea. Por otro lado, para rechazar una observación se necesitan 2/3, vale decir, 33 votos en contra. Todo lo que reciba menos de 30 votos a favor y menos de 33 votos en contra, se tramitará en una comisión mixta compuesta por seis comisionados expertos y seis consejeros, quienes serán propuestos por la mesa directiva y, a su vez, dicha composición debe ser aprobada por unanimidad en el Pleno.

Si bien hay voces dentro del proceso que ven en esto muchas vertientes de negociación y, con ello, muchas posibilidades, los tiempos se acortan, pues el 7 de noviembre el Pleno entrega la propuesta de nueva Constitución, en caso de que se vote favorablemente el texto por parte de los consejeros.

La Comisión Experta “dispone de cinco días contados desde el día de su comunicación” para realizar observaciones al texto que elabore el Pleno, es lo que indica el reglamento del proceso constitucional. Es por eso que las negociaciones a las afueras del ex Congreso ya están en curso.

El lunes de esta semana, la presidenta y senadora del Partido Socialista, Paulina Vodanovic, asistió a una reunión con los líderes de la UDI, Javier Macaya, y de RN, Rodrigo Galilea, para dialogar sobre el proceso constituyente. Según consignó La Tercera, en la ocasión también participaron los expertos Máximo Pavez, de la UDI, y Juan José Ossa, de RN.

Vodanovic declaró al mismo medio que les fue a solicitar “que tomemos la voluntad política de encauzar esto y darle viabilidad, porque así como está la Constitución o el proceso, actualmente no lo veo viable”. Sobre eso, agregó que “la Constitución tiene que obedecer a la voluntad general de la nación y eso es difícil con un sector que no se ha abierto a dialogar. Ha llegado el momento de que todos los partidos flexibilicemos esto y conversemos”.

Sin embargo, al día siguiente de dicho encuentro, en entrevista con La Segunda, la timonel del PS le cargó la mano a Chile Vamos y desclasificó los ambientes que se viven en esta esfera externa al ex Congreso que pretende establecer puentes. Según la senadora, desde Chile Vamos ven que “el proceso se pone cuesta arriba, que Republicanos se lo llevó para la casa, pero no sé si tienen realmente posibilidad de cambiar el rumbo”.

Además, aseguró que “no es que cada cosa en sí sea un problema, es el espíritu de la construcción. No se ha preguntado nada. Ellos replican ‘es que nosotros somos mayoría’. Sí, pero la construcción debe ser común”. En esa entrevista, Vodanovic agregó: “Ahora dicen ‘ya, ¿qué quieren que les demos? Díganos cinco cositas para que queden contentos’. Esa forma no”.

La presidenta del PS fue invitada sin personeros del Partido Comunista y tampoco del Frente Amplio. Consideró que era necesario ir a escuchar y le “informé (a la mesa del PS) que la derecha me había pedido una conversación y que yo creía que había que ir y escuchar”. Sin embargo, manifestó que “la derecha no nos da la pasada. La fantasía erótica de la derecha es que rompamos con el PC y que el PC quede fuera del proyecto. Pero estuvo en el anteproyecto, ¿cómo se va a bajar?”.

Aun cuando este episodio reflejó que el horno no está para bollos, precisamente, desde Chile Vamos han insistido en concretar acercamientos, incluso, con el centro político que no tiene representación en el Consejo Constitucional.

Mañana, todavía sin hora confirmada, el diputado Diego Schalper se reunirá con líderes de Demócratas y Amarillos para tratar de establecer puentes. Sin embargo, desde el centro político advierten que los únicos acercamientos que han tenido hasta ahora han sido en la Cámara Alta, junto a los senadores y líderes de Chile Vamos, y ahí solamente se ha comentado la preocupación que está posada sobre el proceso constitucional.

El Mostrador

Más notas sobre el tema