Colombia | Por primera vez, el Estado pide perdón por los “falsos positivos” durante el gobierno de Uribe

1.536

“Yo me permito pedirles perdón”: Petro a madres de los ‘falsos positivos’

En nombre del Estado, del Ministerio de Defensa, de las Fuerzas Militares, el Ejército Nacional, pedimos perdón a ustedes, madres, padres, hermanos, hermanas, esposos, hijos, familiares y a toda la población por los reprochables hechos de desaparición forzada y que luego fueron presentadas como bajas en combate. Pedimos perdón por estos crímenes que nos avergüenzan ante el mundo”. Estas fueron las palabras con las que el ministro de Defensa, Iván Velásquez, les pidió perdón a las familias de 19 jóvenes de Soacha y Bogotá asesinados entre 2007 y 2008, bajo la lógica de los ‘falsos positivos’.

Se trata de la primera vez que un funcionario de tan alto nivel encabeza un acto público de reconocimiento y solicitud de perdón por estos crímenes.

Antes del inicio del acto, todas las madres y familiares pasaron al frente del escenario, instalado en la plaza de Bolívar de Bogotá. Vestidas con camisetas blancas en las que estaba estampado el rostro de sus familiares asesinados por el Ejército Nacional. Se organizaron en dos filas y, al unísono, gritaron: “Las madres no se rinden, carajo”.

“Queremos decirles que este perdón no se debe solo a estas madres, y las que no van a ser nombradas no se sientan mal, este acto se le debe a todas las madres y familiares de las más de 6.402 víctimas de las ejecuciones extrajudiciales. Seguiremos luchando hasta saber quién dio la orden de cometer estos crímenes”, dijo Jacqueline Castillo, presidenta de las Madres de Falsos Positivos de Colombia (MAFAPO).

En el evento también participó el presidente Gustavo Petro: “Yo me permito pedirles perdón, madres, ustedes son las madres de Colombia”, dijo Petro.

El mandatario agregó que “es el momento de encontrar un espacio de reflexión, que pase en primer lugar porque se sepa la verdad, porque no haya quien oculte. El que oculta no tiene uniforme, tiene otro tipo de poder: cambiar las frases, no decir, no ponerle el micrófono a la madre para que hable, sino al asesino. Transformar al asesino en héroe. El que oculta es tan cómplice como el que dispara. Lo primero que tenemos que lograr es que aparezca la verdad”.

El origen del acto es una medida restaurativa dictada en 2015 por el Tribunal Administrativo de Norte de Santander frente al caso de Jaime Estiven Valencia Sanabria, un jóven de 16 años que fue asesinado por el Ejército en 2008.

Petro pide perdón

El evento se extendió por casi una hora a la espera de la llegada del presidente Gustavo Petro, que arribó al lugar sobre las 7:20 de la noche, tras un retraso de su avión por mal clima en Popayán. El mandatario se encontraba en El Tambo, Cauca, donde presentó oficialmente su política de drogas.

“Es el momento de encontrar un espacio de reflexión, que pase en primer lugar porque se sepa la verdad, porque no haya quien oculte. El que oculta no tiene uniforme, tiene otro tipo de poder: cambiar las frases, no decir, no ponerle el micrófono a la madre para que hable, sino al asesino. Transformar al asesino en héroe. El que oculta es tan cómplice como el que dispara. Lo primero que tenemos que lograr es que aparezca la verdad”, señaló Petro.

En su intervención, el presidente también hizo un reconocimiento a la lucha de las madres de Soacha, que llevan más de 15 años pidiendo verdad y justicia por los asesinatos de sus familiares y les pidió perdón. “Yo me permito pedirles perdón, madres, ustedes son las madres de Colombia”, dijo el mandatario.

Pedido de perdón por parte del Ministro de Defensa

Durante la intervención, el ministro Velásquez empezó agradeciendo la presencia de las familias de las víctimas. “Quiero saludar a las madres que con tanta valentía durante tantos años han luchado por la verdad, por justicia y por garantías de no repetición”. Seguido nombró una por una a las madres, hermanas e hijos de las víctimas.

El ministro indicó que no solo le pide perdón a las víctimas,” sino al país entero, que vivió el horror de las ejecuciones extrajudiciales” (…), y recordó que según la JEP por lo menos 6.402 colombianos inocentes fueron presentados ilegítimamente como bajas en combate”.

Además, dijo que esto nunca podrá volver a ocurrir. “Esto, y no es un lugar común, nunca debió ocurrir. Esto nunca podrá volver a ocurrir. Estamos comprometidos con la verdad que aún falta y con la necesidad de establecer exactamente qué ocurrió. No solo estamos identificados con las víctimas, sino que también nosotros reclamamos verdad”, aseguró Velásquez.

En el evento también habló el comandante del Ejército, general Luis Mauricio Ospina Gutiérrez. “Hoy se ratifica el compromiso institucional con la verdad y la justicia, de allí nuestra profunda tristeza ante las conductas de algunos integrantes del Ejército que cometieron actos reprochables que causan tanto dolor. Mancillaron el honor de una institución”, dijo el alto oficial.

¿Qué dijeron las familias de las víctimas?

Los 19 jóvenes incluidos en el acto son Jaime Estiven Valencia Sanabria, Elkin Gustavo Verano Hernández, Daniel Alexánder Martínez, Jaime Castillo Peña, Víctor Fernando Gómez Romero, Joaquín Castro Vásquez, Eduardo Garzón Páez, Julián Oviedo Monroy, Diego Armando Marín Giraldo, Mario Alexánder Arenas Garzón, Diego Alberto Tamayo Garcera, Jader Andrés Palacio Bustamante, Ómar Leonardo Triana Carmona, Óscar Alexánder Morales Tejada, Edwar Benjamín Rincón Méndez, Weimar Armando Castro Méndez, Deiby Julián Pisa Gil, Jonás Ariza Barbosa y Carlos Redondo.

La familia de Daniel Alexánder Martínez, quien fue asesinado el 9 de febrero de 2008 en Ocaña, en Ocaña por integrantes del Batallón 96 del Ejército, fue la primera en hablar. Su mamá Gloria subió al escenario con la foto de su hijo. Visiblemente afligida, dijo que daba las gracias por el acto de perdón. “No pensé que se podía dar una excusa (…) Estoy nostálgica. Les agradezco”.

A su turno, hablaron los familiares de Diego Armando Marín Giraldo, asesinado el 9 de febrero, también en Ocaña, por ese mismo Batallón. “Debe ser un acto de perdón, pero no debería ser de este ministro, sino de quienes hicieron los asesinatos”, dijo su mamá Rubiela Giraldo.

Florinda González, mamá de Elkin Gustavo Verano Hernández, asesinado el 15 de enero de 2008 en la vereda El Salado, también se dirigió a los presentes: “Para nosotros es duro lo que ha pasado. Le agradezco al señor ministro, pero quien debería estar es Juan Manuel Santos y el presidente de Uribe. Seguimos pidiendo justicia por nuestros hijos asesinados”.

A su vez, el hijo de Jonás Ariza Barbosa, también habló en el acto de perdón. “Yo tenía 14 años cuando mataron a mi papá. Es lo más importante que tenía en mi vida. Era una persona humilde”, dijo Ariza.

También habló Lucero Carmona, mamá de Omar Leonardo Carmona: “Para nosotros es muy doloroso porque estamos aún en un momento de total impunidad. ¡Llevo más de 16 años esperando que haya justicia, verdad y no repetición de estos casos!”, dijo.

Varias de las integrantes de Madres de Falsos Positivos de Colombia (MAFAPO) reclamaron la presencia del expresidente Álvaro Uribe Vélez y quien fuera su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, pues durante su administración se presentaron la mayoría de las ejecuciones extrajudiciales por las que se pidió perdón en el acto. “No debe ser el ministro actual quien esté acá, debería ser el gobierno de cuando pasaron los crímenes de nuestros hijos, dijo Rubiela Giraldo, madre de Diego Armando Marín.

Gobierno se compromete a pagar deudas de cementerios

Previo al evento público, las víctimas se reunieron privadamente con el ministro Velázquez para plantearle sus reparos y exigencias. Una de sus preocupaciones está relacionada con las deudas que se han ido acumulando en los cementerios donde reposan los cuerpos de sus familiares, que no pueden ser exhumados y cremados porque los procesos forenses siguen activos.

Según conoció Colombia+20, tras la reunión el ministro se comprometió a saldar la deuda y a pagar la indemnizaciones contra deuda pública, proceso que permitirá acelerar la entrega de esta medida de reparación integral.

¿Por qué este acto de perdón?

La sentencia ordenó la realización —en cabeza del ministro de Defensa, el comandante de las Fuerzas Militares y el comandante del Batallón de Infantería N.° 15— de un acto público de reconocimiento de responsabilidad, petición de disculpas y reconocimiento a la memoria del menor de edad, en donde exalte su dignidad humana.

Aunque habían pasado ocho años, la orden no fue acatada por gobiernos pasados.

El Espectador

 

Más notas sobre el tema