Conversando con Correa | Cristina Fernández: «Los poderes judiciales en América Latina de lo único que son independientes es de los reyes de España»

4.374

Conversando con Correa – Cristina Fernández de Kirchner

Cristina Kirchner: «Los poderes judiciales en América Latina de lo único que son independientes es de los reyes de España»

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, entrevistada por el exmandatario ecuatoriano Rafael Correa reflexionó sobre la violencia que ha imperado en la historia de su país y sobre el descalabro financiero dejado por la última dictadura militar.

Asimismo, se refirió a las características particulares de la derecha en América Latina, que busca pulverizar y acabar con sus oponentes, y a la persecución judicial en su contra, que también ha sido usada en la región para acabar con gobiernos progresistas.

En esta tercera entrega de ‘Conversando con Correa. Golpes de Estado’, en su quinta temporada, la expresidenta (2007-2015) se refirió a los intentos de ambos en sus mandatos por hacer una reforma en los medios de comunicación hegemónicos, lo que en su opinión les hizo ganar «el odio eterno de los ‘paladines’ de la libertad de prensa».

«Sustituyeron los tanques militares por jueces»

Correa expresó que, en su opinión, en América Latina aún no se había construido una «verdadera democracia» porque, a pesar de que se realizan elecciones libres, hay manipulación mediática y no existe una verdadera separación de poderes que, en su punto de vista, ocurre entre público y lo privado.

Ante esta afirmación, la vicepresidenta argentina –investigada por la Justicia de su país– agregó que «los poderes judiciales en América Latina, de lo único que son independientes, es de los reyes de España».

El expresidente ecuatoriano se refirió al uso en la región del ‘lawfare’ –definido como el uso de instrumentos jurídicos para perseguir e inhabilitar a un adversario políticos– en contra de los mandatarios progresistas de la región, entre los que se incluye él y la exmandataria argentina.

Al hablar de los llamados «golpes blandos», la expresidenta manifestó que, a diferencia de las dictaduras militares y sus acciones represivas para terminar con gobiernos, en la actualidad «se sustituyeron los tanques militares por los jueces».

Según explicó la exsenadora, el sistema de ‘lawfare’ opera de la siguiente manera: «Describen cosas que no existen en los medios de comunicación, escriben la sentencia en el sector judicial y condenan».

Inequidad y FMI

La expresidenta también comparó los indicadores económicos entre su gobierno y la llegada de Mauricio Macri (2015-2019) al poder y aseveró que hasta 2015, según el índice de Gini, fue la sociedad más igualitaria. Además, entre 2002 y 2012, según el Banco Mundial, el país suramericano duplicó su clase media.

Para Fernández, con la presidencia de Macri «se inició el periodo de endeudamiento más vertiginoso, superior al de la dictadura por el escaso tiempo».

En 2016 –aseveró– Argentina fue el país en el mundo que «más deuda externa, en moneda dura tomó» hasta que en 2018 «termina llegando el Fondo Monetario Internacional con el préstamo más alto de la historia de la humanidad, 57.000 millones de dólares, de los cuales desembolsaron 45.000».
La dictadura y el nuevo sistema financiero

Al analizar las consecuencias del golpe de Estado en su país, más allá de la interrupción de un gobierno constitucional, afirmó que esa acción cambió el «patrón de acumulación económica» en Argentina debido a que dejó de concebirse el trabajo «como una forma en que una persona tiene movilidad social ascendente».

A partir de ese momento, según explica, se produjo una reforma en el sistema financiero argentino y la «financiarización del proceso capitalista con un patrón de acumulación de deuda privada y estatal».

En 1983, cuando retorna la democracia al país suramericano, ya estaba instalado un proceso de endeudamiento «vertiginoso» que se caracterizó por la estatización de la deuda privada.

La líder del kirchnerismo, al reflexionar sobre la profunda huella de violencia que dejó la dictadura en su país, expresó que si bien Argentina se convirtió en un modelo «reconocido y admirado en el mundo» en materia de derechos humanos tras la restitución de la democracia, eso no la enorgullece.

«Ojalá no hubiera ocurrido nunca», dijo y agregó que sin un sistema dictatorial probablemente no hubiera habido «tantas divisiones y odio».

Violencia e inestabilidad

En su opinión, «la violencia ha sido una característica de la historia argentina» a partir del siglo XIX. «Por eso creo que tenemos una historia no resuelta».

Al ser consultada por la inestabilidad política que se vivió en su país entre 1930, cuando hubo un golpe contra el presidente Hipólito Yrigoyen, hasta 1979 cuando una junta militar derrocó a María Estela Martínez de Perón, Fernández delineó las características particulares de las derechas latinoamericanas.

Expresó que ese segmento político «proclama la supresión del otro», la «eliminación del adversario» y acabar con los partidos que se le oponen.

«Acá querían que desapareciera el peronismo, como ahora quieren algunos que desaparezca el kirchnerismo», agregó.

La democracia económica

Fernández aseveró que existe «una suerte de insatisfacción democrática en la sociedad porque, a su modo de ver, «no hay una democracia económica».

Para ilustrar su afirmación puso como ejemplo a su país que, tras haber contraído «una deuda brutal con el Fondo Monetario Internacional», el organismo «ha tomado el timón de la economía».

«Entonces, digo, no hay democracia en Argentina, porque en un gobierno democrático quien gobierna la economía del país es el presidente que ha resultado electo en comicios libres y sin proscripciones».

RT

Más notas sobre el tema