La peor adicción: el crecimiento demográfico – Por Joseph Chamie

1.227

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Joseph Chamie*

Entre las diversas y preocupantes adicciones humanas, la que tiene consecuencias más inquietantes para la humanidad y el planeta Tierra es el crecimiento demográfico.

Algunas adicciones, como el consumo de drogas ilícitas, el tabaquismo, el abuso de alcohol, la violencia armada y el consumo de comida chatarra, están contribuyendo a enfermedades crónicas, dolencias, lesiones y muertes prematuras de millones de hombres, mujeres y niños.

Sin embargo, el crecimiento sostenido de las poblaciones humanas es mucho más preocupante, ya que está socavando el bienestar de la humanidad.

Al contribuir a la crisis climática, la degradación ambiental, la pérdida de biodiversidad, el agotamiento de los recursos naturales y la contaminación, el crecimiento de la población mundial plantea una grave amenaza a la sostenibilidad de los seres humanos en el planeta.

Preocupados por sus graves y trascendentales consecuencias, climatólogos, ambientalistas, científicos, celebridades y otros han pedido repetidamente la estabilización de la población humana, y algunos han instado a reducir gradualmente el tamaño de la población mundial.

A pesar de esas demandas y advertencias de que la vida en el planeta está bajo asedio, los defensores de un crecimiento demográfico continuo, incluidos muchos funcionarios gubernamentales electos, líderes empresariales, inversores y asesores económicos, han ignorado en general la evidencia ampliamente disponible sobre las consecuencias del crecimiento demográfico, especialmente sobre el cambio climático y el medio ambiente.

Tanto en sus políticas como en sus acciones, han desestimado las advertencias y recomendaciones que instan a la estabilización de la población mundial y su reducción gradual.

Los defensores del crecimiento afirman erróneamente que las numerosas consecuencias citadas del crecimiento demográfico sobre el clima, el medio ambiente, la biodiversidad, los recursos naturales y el bienestar humano del mundo son muy exageradas y equivalen simplemente a noticias falsas.

Algunos incluso han calificado el cambio climático de engaño e ignoran las advertencias de que el tiempo para actuar se está acabando, el mundo está entrando en territorio inexplorado y la humanidad está logrando avances mínimos en la lucha contra el cambio climático.

Además, algunos defensores del crecimiento demográfico sostienen que las consecuencias del cambio climático, incluidas temperaturas medias más altas, sequías y huracanes graves, olas de calor excesivas, inundaciones, aumento del nivel del mar y mareas altas, derretimiento de las plataformas de hielo de la Antártida, entornos degradados, incendios forestales sin precedentes, fauna en peligro de extinción, la explotación de los recursos naturales y el aumento de la contaminación deben dejarse de lado con calma y decisión.

Hace menos de 100 años, es decir, en 1927, la población mundial alcanzaba los 2 000 000 000. Menos de cincuenta años después, es decir, en 1974, la población humana del planeta se duplicó hasta alcanzar los 4 000 000 000. Y casi 50 años después, en 2022, la población mundial se ha vuelto a duplicar hasta alcanzar los 8 000 000 000 (Imagen 1).

A pesar de los llamamientos a la estabilización de las poblaciones humanas, cualquier desaceleración en el crecimiento demográfico suele ser vista con preocupación, alarma, pánico y miedo. El crecimiento económico, afirman sus defensores, requiere un crecimiento poblacional sostenido. En resumen, ven una población creciente vital para la producción de más bienes y servicios que conduzcan a un mayor crecimiento económico.

Además de ser visto como fundamental para el crecimiento económico, los defensores del crecimiento consideran que el crecimiento demográfico es esencial para las ganancias, los impuestos, la fuerza laboral, la política, el liderazgo cultural y el poder.

Cualquier desaceleración en el crecimiento demográfico de un país, como la que han experimentado algunos países durante la última década y la que se espera para aún más países en las próximas décadas, se enfrenta con líderes políticos, empresariales y económicos que harán sonar las alarmas y advertirán sobre calamidades económicas y declive nacional

Los llamados a limitar la inmigración para lograr la estabilización de la población también encuentran una fuerte resistencia, particularmente por parte de empresas y grupos de intereses especiales. A menudo afirman que reducir los niveles de inmigración es incompatible con las necesidades de mano de obra, la promoción de la innovación y el crecimiento económico sostenido.

Algunos incluso han afirmado que la disminución de la población debido a las bajas tasas de natalidad es un riesgo mucho mayor para la civilización que el cambio climático. Además, como han subrayado otros, la escasez de trabajadores unida al envejecimiento de la población está teniendo repercusiones sociales y económicas, especialmente en lo que respecta a la solvencia financiera de los programas nacionales de pensiones de jubilación.

Los defensores del crecimiento advierten una crisis demográfica pendiente debido a las bajas tasas de fertilidad, muchas de las cuales están por debajo del nivel de reemplazo. Su solución a los bajos niveles de fertilidad es alentar a la sociedad, en particular a las mujeres, a tener más bebés.

Desde 1976, la proporción de países con políticas gubernamentales para elevar los niveles de fertilidad se ha triplicado del 9 a 28 %. Europa tiene la mayor proporción de países que buscan aumentar las tasas de fertilidad con 66 %, seguida de Asia con 38 %.

Muchos gobiernos han introducido diversas medidas políticas pronatalistas para elevar los niveles de fertilidad. Esas medidas incluyen incentivos fiscales, asignaciones familiares, bonos para bebés, incentivos en efectivo, préstamos gubernamentales, licencia materna y paterna, cuidado infantil subsidiado públicamente, horarios de trabajo flexibles, licencia parental y campañas destinadas a cambiar las actitudes públicas.

De los 55 países con políticas para aumentar la fertilidad, casi tres cuartas partes tienen una fertilidad baja y un tercio tiene una tasa de fertilidad total inferior a 1,5 nacimientos por mujer. Las poblaciones de esos 55 países varían en tamaño desde más de 1.400 millones hasta menos de 10 millones. El diverso grupo de países que buscan aumentar sus niveles de fertilidad incluye a Armenia, Chile, China, Cuba, Francia, Hungría, Irán, Israel, Italia, Japón, Polonia, Rusia, Arabia Saudita, Corea del Sur, España, Tailandia, Turquía y Ucrania.

Además de las políticas destinadas a elevar los niveles de fertilidad, casi el 40 % de los países han dependido de la inmigración para aumentar sus tasas de crecimiento demográfico. Sin inmigración, la población de algunos de esos países, como Australia, Canadá y Estados Unidos, también disminuiría debido a niveles de fertilidad inferiores a los de reemplazo.

Muchos de quienes piden poblaciones en constante aumento simplemente están promoviendo la demografía Ponzi, un esquema piramidal que hace imposible la sostenibilidad. En general, los economistas no hablan del plan y los gobiernos no lo afrontarán.

Además, la estrategia subyacente del esquema demográfico Ponzi es privatizar las ganancias y socializar los costos económicos, sociales y ambientales incurridos por poblaciones en constante aumento.

Muchas provincias, ciudades y comunidades locales también buscan tener poblaciones en aumento y lamentan la desaceleración y la disminución del crecimiento demográfico.

En general, la estabilización de la población se considera un “estancamiento de la población”, que según ellos no solo suprime el crecimiento económico de las empresas, sino que también reduce las oportunidades laborales para los trabajadores. Al mismo tiempo, sin embargo, se afirma que la desaceleración demográfica está contribuyendo a la escasez de trabajadores.

A diferencia de las terribles advertencias sobre el estancamiento o el colapso de la población, otros creen que la menor fertilidad y las poblaciones más pequeñas deberían celebrarse en lugar de temerse.

Además de las consecuencias positivas para el cambio climático y el medio ambiente, las tasas de natalidad más bajas suelen estar relacionadas con una mayor educación de las mujeres, una mayor igualdad de género, mejores niveles de salud y niveles de vida más elevados.

A pesar de los llamamientos a la estabilización demográfica, es probable que la adicción del mundo al crecimiento demográfico persista durante algún tiempo. Se espera que la población mundial siga creciendo a lo largo del siglo XXI y probablemente alcance los 10 000 000 000 en 2058.

Además, se estima que más de la mitad del crecimiento demográfico mundial entre hoy y mediados de siglo se produzca en África. Es probable que las poblaciones de muchos países del África subsahariana se dupliquen en las próximas décadas.

En resumen, las repetidas advertencias de científicos, comisiones y otros interesados sobre las graves consecuencias del aumento de la población humana para el cambio climático, el medio ambiente, la contaminación y la sostenibilidad parecen insuficientes para modificar la adicción al crecimiento demográfico en un futuro próximo.

Como resultado, es probable que las posibles políticas y programas futuros destinados a abordar esas consecuencias sean demasiado escasos y demasiado tardíos para mitigar los profundos efectos del crecimiento demográfico en el planeta. .

*Demógrafo, consultor independiente y exdirector de la División de Población de las Naciones Unidas y autor de numerosas publicaciones sobre temas de población, incluido su libro más reciente: “Nacimientos, muertes, migraciones y otros asuntos importantes sobre población”.

IPS NOTICIAS

Más notas sobre el tema