La Corte Internacional de Justicia falló contra Venezuela en el diferendo con Guyana

937

La Corte Internacional de Justicia falló contra Venezuela en un diferendo con Guyana

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó este viernes a Venezuela evitar cualquier iniciativa referida al Esequibo, la región que disputa con Guyana, que comprometa el statu quo con el país vecino, pero no se pronunció sobre el referendo que Caracas llevará adelante el domingo para que sus ciudadanos se pronuncien sobre el litigio, en un fallo que los dos países celebraron como favorable a sus pretensiones.

El máximo tribunal jurídico mundial determinó que Venezuela debe «abstenerse de cualquier acción que modifique la situación actualmente vigente en el territorio en disputa».

Venezuela reivindica desde hace décadas su soberanía sobre el Esequibo, una zona de 160.000 kilómetros cuadrados rica en petróleo y recursos naturales, equivalente al 70% del territorio guyanés, donde viven 125.000 de los 800.000 habitantes de este país que se independizó del Reino Unido en 1966.

Venezuela celebrará el domingo un referendo para sus ciudadanos ratifiquen las políticas en marcha en torno de la disputa, entre ellas el rechazo a una sentencia judicial de 1899 que fija la frontera del país con Guyana.

Georgetown alegó en las audiencias celebradas a principios de mes ante la CIJ que consideraba esa consulta del domingo como una «amenaza» para su propia existencia.

En ese sentido, pidió al tribunal que ordene a Venezuela detener «urgentemente» el referendo «en su forma actual» y abstenerse de cualquier acción destinada a tomar el control del territorio.

La reivindicación de Venezuela se intensificó desde el descubrimiento de petróleo en el Esequibo por ExxonMobil en 2015.

Guyana anunció el mes pasado otro importante descubrimiento que añade al menos 10.000 millones de barriles a las reservas del país, haciéndolas mayores que las de Kuwait o Emiratos Árabes Unidos, precisó la agencia de noticias AFP.

Guyana posee así las mayores reservas de petróleo per cápita del mundo y Venezuela, las mayores reservas probadas del planeta.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tildó a su par guyanés, Irfaan Ali, de «esclavo» del gigante petrolero estadounidense ExxonMobil.

La CIJ se pronuncia sobre litigios entre Estados. Sus fallos son jurídicamente vinculantes, pero no tiene poder para hacerlos cumplir. Las tensiones generan temores regionales de una escalada bélica.

Guyana cree que el referendo abriría la puerta a que Venezuela intente apoderarse de la región de manera «unilateral e ilegal» y acusa a Caracas de haber iniciado preparativos militares con ese fin, algo que el Gobierno de Maduro niega.

El vicepresidente guyanés, Bharrat Jagdeo, anunció la semana pasada la visita de funcionarios del departamento de Defensa de Estados Unidos e indicó que su país contemplaba la posibilidad de establecer bases militares aliadas.

«Nunca hemos estado interesados en bases militares, pero tenemos que proteger nuestro interés nacional», expresó.

Curiosamente, los dos gobiernos celebraron el fallo de la CIJ como una reafirmación de su postura.

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, consideró que “Guyana fue por lana y salió trasquilada” de la Corte, porque había pedido “como medida provisional, una solicitud realmente inaudita, sin fundamento, que Venezuela no haga el referendo consultivo en su forma actual”.

«Estamos muy complacidos», remarcó Rodríguez, tras leer un documento que remarcó que “nada en el derecho internacional permitía a la Corte inmiscuirse en asuntos internos de Venezuela, ni pretender prohibir o modificar un acto soberano».

Acompañaron a la vice el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y el canciller, Yván Gil, quienes ratificaron que el país “seguirá adelante con todos los preparativos para llevar a cabo el referendo consultivo».

El documento venezolano cuestiona la decisión de Guyana de otorgar «unilateralmente concesiones en el territorio terrestre y en las aguas pendientes por delimitar» y de facilitar «su territorio para el despliegue militar en nuestra región de la principal potencia guerrerista del planeta».

Del otro lado, el presidente guyanés, Irfaan Ali, destacó que, a partir de la orden de la CIJ, Venezuela “tiene prohibido anexionarse o invadir territorio guyanés o emprender cualquier otra acción, independientemente del resultado del referendo del 3 de diciembre».

Télam


Presidente de Guyana tras declaración de la CIJ: “Concluirá que el Esequibo es guyanés”

El presidente de Guyana, Irfaan Ali, pidió este viernes a Venezuela que acate el fallo vinculante de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que urgió a Caracas a «abstenerse» de tomar «cualquier acción que modifique» la situación del territorio al oeste del río Esequibo motivo de disputa binacional.

«El fallo de hoy es jurídicamente vinculante para Venezuela. Tanto la Carta de la ONU como el Estatuto de la Corte, del cual Venezuela es parte, exigen su estricto cumplimiento», dijo Ali en un video publicado en su cuenta de Facebook frente al referendo previsto por Venezuela para este domingo.

«Acogemos con satisfacción este fallo unánime de la CIJ», subrayó el mandatario guyanés.

En este sentido, Ali hizo hincapié en que «como ha dejado claro el Tribunal, Venezuela tiene prohibido anexionarse o invadir territorio guyanés o emprender cualquier otra acción».

Guyana se mantiene firme

«Guyana se mantiene firme en su compromiso con el proceso judicial internacional y el Estado de Derecho. Confía plenamente en que, cuando la CIJ emita su sentencia definitiva sobre el fondo del caso, concluirá que el Esequibo es legal y legítimamente territorio guyanés», apuntó el presidente de Guyana.

«Creemos que la justicia, y no la fuerza, debe ser el árbitro de las disputas internacionales», concluyó Ali.

No obstante, la CIJ no pidió directamente a Venezuela cancelar la celebración del referendo previsto para el domingo, pero si urgió al gobierno de Nicolás Maduro a «no agravar la disputa entre ellos» y recordó que sus fallos «tienen efecto vinculante y, por lo tanto, crean obligaciones jurídicas internacionales».

Además, acordó en un fallo por unanimidad de todos los jueces que «ambas partes se abstendrán de realizar cualquier acción que pueda agravar o prolongar el litigio ante el tribunal o dificultar su resolución», y cree que existe «un riesgo real e inminente» de que Venezuela tome otras medidas después del plebiscito.

Venezuela reconoce como único instrumento legal para resolver esta controversia el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 con Reino Unido (antes de la independencia guyanesa), y que establece bases para una solución negociada, pero esas negociaciones se extendieron durante más de dos décadas sin resultados y Guyana busca una solución a través de la CIJ.

Venezuela reclama la región de Esequibo, alrededor de 70% del territorio de Guyana, incluidas las reservas de petróleo en alta mar, argumentando que el laudo arbitral de 1899 es nulo y sin efecto debido a que «afectó fraudulentamente 159.500 kilómetros cuadrados del territorio» de la Guayana Esequiba, como la llama el Gobierno venezolano.

En 2018, Guyana, antigua colonia británica, interpuso una demanda contra Caracas en la CIJ para resolver la disputa territorial entre ambos Estados sobre la región del Esequibo, y el pasado abril, la CIJ se declaró competente para pronunciarse sobre el caso, lo que fue en un golpe a Caracas, puesto que había intentado que se declarara «inadmisible» este caso.

El Nacional

Más notas sobre el tema