Namru-6 y Estados Unidos en la Amazonía – Por Hugo Cabieses Cubas

1.382

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Hugo Cabieses Cubas*

En un panel por zoom sobre La guerra bioquímica expuse sobre “Namru-6: ¿Investigación bacteriológica en el bioma andino-amazónico o invasión externa?” Vuelvo pues a la investigación sobre este tema, que inicié cuando fui asesor del congresista Richard Arcey aquí presento otros hallazgos de una investigación pendiente.

Considero que el tema es importante, más aún cuando las preguntas que hiciéramos en esa investigación, no han sido respondidas hasta ahora y el Congreso dePerú ha autorizado el ingreso de 1.000 tropas de los EEUU con todo su armamento disque para apoyar el fortalecimiento de nuestras FFAA. en la lucha contra los delitos ambientales y el tráfico ilícito de drogas.

Además, la teniente general Laura Richardson, jefa del Comando Sur de los EE.UU. con sede en Virginia, ha visitado dos veces nuestro país en lo que va del año y, en una de ellas realizada en enero 2023, estuvo en Iquitos y en el Hospital Naval recibiendo informes sobre Namru-6. Informes que, por supuesto, no conocemos.

¿Qué es Namru-6 en el Perú?

Es el nombre de una unidad dependiente del Departamento de Defensa de los EE.UU., así como muy limitadamente de la Marina de Guerra y el Ministerio de Defensa del Perú. Se trata de la Unidad de Investigación Médica Naval (US Naval Medical Research Unit), entidad dependiente del Comando Sur de los EE.UU. en Florida, Miami.

Está directamente bajo el mando de la Jefa del ComandoSur (SouthCom) de EE.UU., Teniente General Laura J. Richardson y no bajo mando peruano. El SouthCom es el comando encargado de las operaciones militares de los EE.UU. en Latinoamérica y el Caribe. Desde el 7 de abril del 2021 la Capitán Franca R. Jones se convirtió en el nuevo comandante de Namru-6, relevando al capitán William R. Howard que estuvo en el cargo desde el 2018.

Namru-6 existe en el Perú desde 1983 y tiene tres sub sedes: Lima en el Hospital Naval, Iquitos en la Clínica Naval y Puerto Maldonado. Laboratorios de este tipo existen desde hace años en países tropicales y dependen del WRAIR (Instituto de Investigaciones del Ejército Walter Reed), que es la instalación de investigación biomédica más grande, administrada por el Departamento de Defensa (DoD) de los EE.UU. El WRAIR con sede en Forest Glen Park, Silver Spring, Maryland, es una unidad militar subordinada al Comando de Investigación y Desarrollo Médico del Ejército de los EE.UU. (USAMDC)[3].

La sede central de MNRC/WRAIR está en Silver Spring, Maryland y es la que coordina seis laboratorios del Departamento de Defensa de los EE.UU.: 1) Namru-3 en El Cairo (Egipto) creado en 1946; 2) Namru-2 en Yakarta (Indonesia) creado en 1944; 3) USAMRU-K, en Nairobi (Kenia) creado en 1969; 4) Namru-3, en Lima, Iquitos y Puerto Maldonado (Perú) creado en 1983; 5) AFRIMS, en Bangkok (Tailandia), creado en 1959; y, 6) MNRC-Asia en Singapur-Camya, creado en 1945. De manera que se trata de una red de laboratorios ubicados en países principalmente con bosques tropicales.

En el 2016 el Congreso de la República publicó la única investigación gubernamental que conocemos sobre Namru-6 bajo el título “Uso de tecnologías de la información y la comunicación para la vigilancia de enfermedades en poblaciones militares en el Perú” elaborado por el especialista parlamentario Víctor Hugo Neciosup[4]. En el año 2019, el Congresista Richard Arce, miembro de la Comisión de Defensa y Orden Interno, presentó un cuestionario de 10 preguntas sobre Namru-6, que fueron enviadas al Ministro de Defensa de entonces Gral. José Huerta Torres, pero no fueron respondidas[5].

El aniversario de Namru 6 y la visita de Richardson

El 19 de enero del 2023 se celebró en el Callao los 40 años de la creación de Namru-6, con la presencia de integrantes del Estado Mayor de la Marina de Guerra del Perú, marinos de los Estados Unidos e investigadores de ambos países.

Unos días después, la general del SouthCom Laura Richardson declaró: “¿Por qué es importante esta región? Con todos sus ricos recursos y elementos de tierras poco comunes, tienes el triángulo del litio, que hoy en día es necesario para la tecnología. El 60% del litio del mundo está en el triángulo de litio: Argentina, Bolivia, Chile”[6] Acorde con ello, entre el 13 y 15 de setiembre del 2023, la jefa Richardson, estuvo en el Perú y visitó los laboratorios de Namru-6 en Iquitos y Lima.[7]

Preguntas no respondidas

Ninguna de las preguntas realizadas al Ministro de Defensa de entonces Gral. José Huerta Torres fueron respondidas satisfactoriamente. A la pregunta 4 sobre medidas de seguridad para neutralizar riesgos biológicos, señaló la existencia de 7 certificaciones y acreditaciones, todas de los EE.UU., pero ello no garantiza las certificaciones que pueden dar lugar a potencial responsabilidad administrativa o legal propias del Estado peruano en su territorio.

La respuesta a la pregunta sobre medidas para evitar que Namru-6 realice experimentos de guerra biológica, respondió: “El Oficial de Enlace de la Dirección de Salud de la Marina participa en las reuniones semanales donde se reportan los avances de los proyectos de investigación”. Esporádicamente, el Director de Salud de la Marina, visita sus instalaciones, la última en febrero del 2019.[8]

¡La mayoría de las preguntas fueron respondidas con evasivas e información incompleta… 8 meses después!

Conclusiones hasta ahora

Los diversos gobiernos de los EE.UU. tienen una extensa y conocida historia de intervenciones militares y diplomáticas en los asuntos internos de América Latina, el Perú y otros países. En la mayoría de los casos -Sudeste asiático, Medio oriente, Europa oriental y América Latina-, las intervenciones han sido acompañadas por tropas militares que, bajo el pretexto de investigaciones científicas, han usado armas químicas y bacteriológicas prohibidas por organismos de la ONU desde 1972.

El Perú no es la excepción en este tipo de intervencionismo, además de las presiones diplomáticas conocidas y lamentablemente, la Cancillería no ha investigado ni se ha pronunciado al respecto. He conversado con dos ex ministros de Salud –los doctores Oscar Ugarte y Víctor Zamora- y ambos sostienen que estuvieron informados sobre Namru-6, que esta institución tiene convenios firmados con el Ministerio de Salud y que el organismo encargado de supervisar sus actividades es el Instituto Nacional de Salud (INS).

Asimismo, informan los ex ministros que “Namru-6 realiza investigaciones científicas sobre enfermedades tropicales, capacita personal peruano y que en varias oportunidades han recibido apoyo material y financiero para ello, principalmente con comunidades indígenas de la región andino-amazónica… lo que es positivo”. Sin embargo, NO descartan que las unidades de Namru en el Perú también desarrollen trabajo de inteligencia e información.

En mi opinión y de otros analistas, con la información que tenemos hasta ahora, estas unidades Namru apuntarían a vigilar las actividades políticas, sociales y de seguridad que realizan Bolivia, Brasil, Colombia y Perú en el sub continente. Luego que personal militar de los EE.UU. fue autorizado por el Congreso y el Poder Ejecutivo el ingreso al territorio peruano entre el 1ro de junio y el 31 de diciembre del 2023, con su armamento completo, habría que preguntarse cuál es el verdadero objetivo de Namru-6. Finalmente, Namru-6 es un ejemplo del rol que tienen las relaciones castrenses de EE.UU. con sus contrapartes, como el Perú donde se utilizan argumentos de salud pública para apuntalar otro tipo de acciones con fines geopolíticos.

* Economista y ecologista, viceministro del MINAM 2011, asesor parlamentario 2015-2019, investigador del Instituto para el Desarrollo y la Defensa de la Amazonía IDPA y activista del Foro Social Pan Amazónico FOSPA 2018-2023.

Periódico Claridad

Más notas sobre el tema