Argentina | Fuertes cruces entre el gobierno y los dirigentes sindicales en la previa del primer paro contra Milei

1.846

Paro del 24E: Los sindicatos rechazaron los ataques del Gobierno

A 24 horas de la primera protesta nacional contra la gestión de Javier Milei, los cruces entre el gobierno y los dirigentes sindicales suben de temperatura. Pablo Moyano le contestó a Patricia Bullrich, asegurando que en la marcha al Congreso de mañana, destinada a amplificar el paro nacional, «va a ser incontrolable por la cantidad de laburantes movilizados». Así, el dirigente de la CGT le advirtió a la Casa Rosada que a los trabajadores «nadie» los «corre con multas ni con milicos». Luego, el presidente Javier Milei aseguró que quienes convocan a la protesta defienden “un modelo populista” que “generó un país con un 50 por ciento de pobres y un 10 por ciento de indigentes”. Desde las dos CTA le contestaron a Milei que su Ley Ómnibus repite las recetas fracasadas de la dictadura, el menemismo y la administración Macri.

Hubo cruces por el operativo de seguridad y por el tema de fondo, la desregulación de la economía y la quita de derechos laborales y de protecciones frente al mercado impulsadas por el gobierno. Sobre el protocolo antipiquetes, Moyano planteó que es un intento de la ministra de Seguridad para «demostrar autoridad» frente a «sus mandantes, las corporaciones que hoy gobiernan el país».

«Bullrich va a montar el show que nos tiene acostumbrados. Va a querer bajar a la gente de los puentes, de las autopistas», adelantó Moyano sobre lo que puede suceder mañana e ironizó: «¿Cómo vamos a respetar el protocolo? ¿Me llevo a upa a los 40 mil camioneros que voy a movilizar? ¿O en fila india? Es imposible».

El dirigente de la CGT agregó: «No somos orcos ni grupos paramilitares. Queremos expresar el descontento con estas medidas. Nosotros le garantizamos a la gente que va a ser una movilización en paz».

Las respuestas a Milei

El Presidente fue consultado sobre la huelga en una entrevista. «El paro va a mostrar que hay dos Argentinas: una que se quiere quedar en el atraso, en el pasado, en la decadencia, en este país que es el más rico del mundo y es el 140, en un país que en lugar de recibir a gente de todo el mundo se convirtió en un mundo donde tenemos 50 por ciento de pobres, 10 por ciento de indigentes. ¿Queremos ese modelo o queremos el modelo que nos pone en el camino de ser un país desarrollado que es el que nosotros proponemos?”, se preguntó Milei en un reportaje que concedió a Ari Paluch.

Sus consideraciones fueron refutadas desde las dos CTA. El diputado Hugo Yasky planteó que “Milei se autopercibe como un líder mesiánico que va a hacer que la Argentina vuelva a ser la de 1905, un país en el que los pobres no tenían ningún derecho, en el que eran anónimos y se padecía el hambre en silencio, agachando la cabeza, y en el que los pocos que salían a luchar eran reprimidos ferozmente. Ese es el país que Milei piensa que tiene que refundar, por eso odia al populismo, es decir odia al peronismo”.

Para el referente de la CTA, el Presidente “va a ser testigo dentro de pocas horas de la respuesta que los trabajadores de la Argentina le dan a quienes como él quieren llevarnos otra vez a la picadora del hambre y la pérdida de derechos, la que tantas veces pusieron a funcionar los que él reconoce como los grandes líderes de este país: Mauricio Macri, José Alfredo Martínez de Hoz, Domingo Cavallo, que ya fueron responsables de otros fracasos, como lo va a ser nuevamente él. Lamentablemente el precio del hambre, el sufrimiento, la penuria, la van a pagar otros. Milei va a pasar a la historia como otro más de los que quisieron llevarse por delante a la Argentina y chocaron contra los que tienen dignidad para defender sus derechos”.

También replicó a Milei el titular de la Asociación de Trabajadores del Estado, Rodolfo Aguiar. “El Presidente se equivoca cuando dice que el paro va a mostrar dos Argentinas. Argentina hay una sola, lo que va a mostrar con claridad la huelga es que hay dos modelos de país. Si algo va a empezar a ocurrir el 24 de enero es que en las calles se empieza a plebiscitar el programa económico que pretende aplicar el gobierno nacional”.

“No sólo vamos a ser los trabajadores y jubilados, sino una enorme mayoría los que vamos a rechazar este ajuste potente y regresivo, que se impulsa desde Buenos Aires pero que rápidamente llega a las provincias y a todos los municipios”.

Página 12


Movimientos sociales y piqueteros acompañarán el paro de la CGT y marcharán al Congreso junto a los gremios

Por Andrés Klipphan

El miércoles, junto a la CGT, los movimientos sociales peronistas realizarán su primera medida de fuerza contra el gobierno de Javier Milei. De esa manera, comenzaron a definir la relación que de aquí en adelante mantendrán con la administración de La Libertad Avanza. Es la primera marcha de protesta general que la totalidad de las organizaciones que integran la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) realizan en cuatro años. En el mandato de Alberto Fernández las protestas que se organizaron habían sido parciales y algunas de ellas, hasta consensuadas con algunos sectores del gobierno del Frente para la Victoria, ahora Unión por la Patria, espacio político que ellos mismos integran.

El Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie, MTE, Corriente Clasista y Combativa (CCC), Frente Popular Darío Santillán y Movimiento Misioneros de Francisco estiman movilizar unos cincuenta mil militantes. La decisión de acompañar a la CGT en el paro general de 12 horas convocado para el 24 para exigir “derogar el DNU y la Ley Ómnibus” que se debate en el Parlamento se decidió a través de una serie de jornadas de asambleas y ollas populares realizadas en todos los distritos del país.

No está prevista una logística especial para el despliegue territorial hasta las inmediaciones del Congreso Nacional. No habrá micros, ni llegarán las pancartas en camionetas o camiones. Hasta el momento la decisión es trasladarse en transporte público. La intención es evitar una posible confrontación con las fuerzas de seguridad, tanto federales como de la Ciudad. Hasta ahora es una incógnita la actitud que tomará el presidente Javier Milei si una multitud de decena de miles de personas cortan avenidas y calles.

Nadie pone en duda que las organizaciones sindicales que componen la CGT y los movimientos sociales convocarán a decenas de miles de manifestantes para protestar contra el Decreto de Necesidad de Urgencia y la Ley Ómnibus que proponen, entre otras medidas, una reforma laboral.

El despliegue de las organizaciones populares utilizando transporte público es posible ya que la CGT no dispuso una paralización total de actividades sino una huelga parcial para facilitar la movilización. El paro de colectivos, trenes y subtes (decisivo para el éxito de una protesta general) sólo se hará efectivo 5 horas, entre las 19 del miércoles y las 00.00 del jueves.

No es la primera vez que la UTEP marcha junto a la CGT en contra del gobierno libertario. DE forma parcial, ya se habían movilizado a tribunales para acompañar la presentación del amparo que contra algunos artículos del DNU presentaron los abogados de la principal central obrera del país.

Alejandro Gramajo, secretario general de la UTEP y Gildo Onorato, dirigente el Movimiento Evita. Ambos se movilizarán el miércoles a las puertas del parlamento nacional

Alejandro “Peluca” Gramajo, secretario general de la UTEP, es quien lleva la voz cantante de la protesta de los espacios populares que ven amenazadas las conquistas conseguidas durante la administración de Alberto Fernández. Por esa razón denunció que “el gobierno viene recortando toda la ayuda alimentaria en comedores y merenderos”. Al respecto, afirmó: “En ningún renglón de esta ley y este DNU han propuesto por ejemplo cómo atender la emergencia alimentaria que hay en nuestro país. Este gobierno ha tomado la decisión de no entregar alimentos a los comedores comunitarios”. También manifestó “la preocupación de la UTEP por el recorte en las obras de integración sociourbana que venían realizando miembros de cooperativas. Las obras alcanzan más de 5500 barrios populares y más de 2 millones de personas. “Nos llama poderosamente la atención que esta ley intente desfinanciar una política pública de urbanización de barrios populares, que permite realizar obras en más de 5500 barrios populares que permiten darle dignidad a la gente”, puntualizó.

La UTEP y las organizaciones que la integran ya tienen agendado encuentros para evaluar el resultado del paro general, la marcha en particular y las medidas que tomarán de aquí en adelante para evitar que “el gobierno de La Libertad Avanza nos arrebate los derechos laborales y sociales que conseguimos y que ya no había arrebatado el neoliberalismo y que aún no hemos recuperado en su totalidad”, destacaron en un comunicado.

El sábado pasado, con la presencia de 600 delegados del sindicalismo combativo y del movimiento piquetero, se realizó un plenario en las instalaciones del sindicato del neumático (Sutna) en El Jagüel (partido de Esteban Echeverría) que votó la conformación de una columna independiente para participar de la movilización del 24, en el marco del paro general convocado por la CGT contra el DNU y la Ley Ómnibus. Al mismo tiempo, planteó la necesidad de un “plan de lucha hasta derrotar el plan de Milei”. El tono de los reclamos que utilizan es mucho más crítico que el de los dirigentes cegetista y ya votaron nuevas medidas de fuerza.

En la apertura del plenario, Alejandro Crespo secretario general del Sutna, señaló que “Milei busca no solamente un brutal ajuste sino también quebrar la moral de la clase obrera, culpando a trabajadores y jubilados de la crisis”. También advirtió que no serán la justicia y el Congreso quienes opongan una respuesta al gobierno, por lo que resulta decisiva la presencia de los trabajadores en las calles. Resaltó la unidad de ocupados y desocupados en la lucha y planteó la importancia de una columna independiente el miércoles frente al palacio legislativo.

A su turno Eduardo “Chiquito” Belliboni, dirigente del Polo Obrero, denunció el desabastecimiento generalizado de los comedores populares por parte del gobierno, lo que plantea, según sus palabras “una situación dramática para todos los que dependan de la asistencia alimentaria para poder vivir”. El miércoles 31, adelantó, “habrá medidas de lucha por este problema”.

Belliboni sostuvo que la tarea del plenario era discutir la continuidad del paro del 24, que no es la política de la CGT, cuya estrategia se centra en la rosca parlamentaria y judicial. Y agregó: “los partidos del capital quieren la gobernabilidad de Milei”, en referencia a las negociaciones de la oposición con el gobierno para convalidar gran parte del paquete de medidas.

El dirigente del Polo Obrero advirtió ante Infobae: “Nosotros vamos a armar una columna independiente conformada por sindicatos, comisiones internas, asambleas populares y más de 30 organizaciones piqueteras, que va con reclamos como el de fijar un monto salarial, empezando por el salario mínimo vital y móvil a 500.000 ,la restitución de los alimentos a los comedores populares que llevan 3 meses sin recibir un kilo de arroz. También recordó “la continuidad del plan de lucha de 36 y 48 horas hasta la huelga general que derrote el plan de Milei, sin ninguna confianza en las transas del Parlamento”.

Las organizaciones piqueteras de izquierda estiman movilizar unas cuarenta mil personas. También lo harán en trasporte público. La intención es no confrontar con la policía o los efectivos de las fuerzas federales, aunque destacaron que, por la magnitud de la columna, “será imposible desplazarse por la vereda como pretende Patricia Bullrich”.

La del miércoles será un desafío no solo para los sindicatos, piqueteros y organizaciones sociales, sino también para el Gobierno y el “Protocolo para el mantenimiento del orden público ante el corte de vías de circulación”.

Infobae

 

 

Más notas sobre el tema