Chile, el país más avanzado en salud mental de la región: “Su único pero es el presupuesto” – Por Kathia Cancino Rojas

982

Chile, el país más avanzado en salud mental de región: “Su único pero es el presupuesto”

Por Kathia Cancino Rojas

Según la Organización Mundial de la Salud, Chile es uno de los países de la región donde la prevalencia de enfermedades mentales es la más alta, situación que se ha visto acrecentada con la pandemia, especialmente en jóvenes. De hecho, de acuerdo al Ministerio de Salud, solo una quinta parte de la población tiene acceso a un tratamiento periódico.

Para Isabel Puga, presidenta del Colegio de Psicólogos, Chile tiene unas «peculiaridades» que lo distinguen de la región y aumentan el «riesgo» de la población a sufrir trastornos, como su idiosincrasia o su modelo socioeconómico. «No somos tan buenos para las fiestas, somos más bien introvertidos (…) Nadie conversa con nadie en un ascensor o en el metro. Siempre estamos muy serios», afirmó a EFE.

A ello se suman las numerosas catástrofes ambientales vividas a lo largo de la historia y el modelo neoliberal instalado durante la dictadura (1973-1990) que fomentó la «individualidad» y la «sensación de soledad».

Sin embargo, Chile está en «un momento único de toma de conciencia transversal», según la académica de la Universidad de Chile y directora de Núcleo Milenio Imhay, lo que explicaría el aluvión de iniciativas en pro de la salud mental.

«Ha habido un gran cambio y no es sólo a raíz de la pandemia. Ya en el estallido social de 2019 se instaló la idea de cuidar la salud mental«, indicó. Es más, en 2019 un sondeo de Ipsos colocó a Chile entre los países más preocupados del mundo por este tema, solo después de Suecia.

Programa «Quédate»: Mayor inversión latinoamericana en Salud Mental

En una casona de Santiago, ocho psicólogos atienden el chat «Quédate», el mayor programa de prevención del suicidio de Latinoamérica, que cuenta con un presupuesto de 2 millones de dólares y fue lanzado en abril por el Gobierno Regional Metropolitano.

Chile es el sexto país de la región con mayor tasa de suicidios (9 por cada 100.000 habitantes), superando con creces la media regional (6,2), según la OMS. La cifra sufrió una leve disminución durante la pandemia, pero volvió a repuntar tras los confinamientos y ya está en los niveles de 2019.

Sin embargo, para Consuelo Estadella, coordinadora del proyecto y miembro de la Fundación ProCultura, lo más preocupante es el gran aumento de intentos fallidos: «Se calcula que por cada persona que se suicida, lo intentan 20 (…) Las mujeres lo intentan más, pero las tasas en hombres son más altas porque piden menos ayuda», apuntó.

Para hacer frente a dicha problemática, desde el Minsal lanzaron un teléfono gratuito para prevenir el suicidio (línea *4141), y el plan «Quédate» se presentó algunos meses después funcionando en paralelo a la iniciativa de la cartera.  Pese a ello, el presupuesto que nuestro país destina actualmente a salud mental (2,4%) es inferior a la mediana mundial (2,8%) y al gasto en los países de ingresos altos (5,1%), según la OMS.

Presupuesto

«Si nos comparamos con otros países de la región, efectivamente hemos hecho avances. Tenemos patologías garantizadas en el sistema público, psicólogos en atención primaria y en escuelas, pero es insuficiente», enumeró Martínez y reflexionó que «tenemos que avanzar no solo en cantidad, sino en calidad».

En esa línea, desde el Colegio de Psicólogos recuerdan que Chile ya rompió barreras regionales en el 2000, cuando el gobierno del socialdemócrata Ricardo Lagos implantó el Plan Nacional de Salud Mental y Psiquiatría.

Puga, quien participó en su confección, relató que el plan tuvo influencias de Canadá y Reino Unido y que, en general, ha sido respetado por casi todos los gobiernos posteriores: «El modelo actual es bastante bueno, solo tiene un pero: el presupuesto».

El Desconcierto

Más notas sobre el tema