Extraditaron de Argentina a Chile al líder mapuche Facundo Jones Huala

2.174

Jones Huala llegó a Chile y lo enviaron a la cárcel de Temuco

Por Jorge Villalobos

Facundo Jones Huala alcanzó este jueves a observar desde el cárcel federal de Esquel el amanecer en territorio argentino. Minutos después, efectivos del Servicio Penitenciario Federal, de la Policía Federal y de la PSA lo retiraron de esa unidad penitenciaria y lo escoltaron en varias camionetas hacia el aeropuerto de la ciudad. Allí, esperó el arribo del avión que aterrizó antes de las 9. Una comitiva de funcionarios de la Justicia de Chile y de fuerzas de seguridad lo subió a la aeronave, que emprendió el vuelo hacia el vecino país. Con esa imagen, finalizó el segundo proceso de extradición del dirigente mapuche, que estuvo 11 meses detenido en Argentina.

El avión aterrizó antes del mediodía en el aeropuerto de Valdivia. Apenas tocó suelo chileno, Jones Huala, de 37 años, compareció ante el juez Claudio Thomas Veloso, a cargo del Juzgado de Garantía de Río Bueno, de la Región de los Ríos. Así lo informó el área de prensa del Poder Judicial de Chile.

El magistrado ordenó que el activista mapuche, que reivindica la existencia de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), sea alojado en la cárcel de Temuco, donde cumplirá el tiempo que le resta de la pena que la Justicia chilena le impuso en 2018. La condena se agotará el 26 de junio de 2024.

En esa primera ocasión, Jones Huala fue extraditado por requerimiento del Estado chileno que lo reclamaba para juzgarlo como autor de un incendio de vivienda y otras dependencias en un campo de la comuna de Río Bueno. También, por tenencia ilegal de armas de fuego de fabricación casera.

El juez federal Gustavo Villanueva dictó a principios de marzo de 2018 la sentencia que declaró procedente la extradición del dirigente mapuche a Chile. Tras la confirmación de esa sentencia por parte de la Corte Suprema, el 11 de septiembre de 2018 fue trasladado en un avión desde Esquel a Chile.

El juicio en Chile y la condena

El 21 de diciembre de 2018, los jueces del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia lo condenaron a 6 años de prisión por el incendio y a 3 años y 1 día por la tenencia de arma de fuego de fabricación casera. Se le computó a su favor los meses que estuvo preso con prisión preventiva en Argentina. La condena comenzó a ejecutarse el 23 de abril de 2019.

El 21 de enero de 2022, la Corte de Apelaciones de Temuco admitió un amparo presentado por la defensa de Jones Huala y le otorgó la libertad condicional. Al día siguiente dejó la cárcel de esa ciudad de la Novena Región del sur de Chile.

Pero el 15 de febrero del 2022, la segunda sala de la Corte Suprema de Chile revocó la decisión. Cuando lo fueron a buscar al domicilio que había informado para detenerlo, ya no estaba. Dos días después, la Justicia chilena dictó la orden de detención.

Jones Huala retornó de manera clandestina a la Argentina y el 30 de enero del año pasado, policías de Río Negro lo sorprendieron de casualidad en una casa de El Bolsón. La Justicia chilena requirió su extradición para que termine de cumplir la condena.

Por eso, enfrentó un segundo juicio de extradición y, otra vez, Villanueva fue el juez que dictó el 31 de julio del 2023 la sentencia que autorizó que regrese al país vecino. La defensa apeló ante la Corte Suprema que el 14 de noviembre último confirmó el fallo.

Tres días antes de dejar la Presidencia, Alberto Fernández firmó la resolución que dio luz verde al traslado. Tras un sinuoso camino judicial, que se extendió once meses, ayer jueves Jones Huala retornó a la cárcel de Temuco.

Los hechos que lo llevaron a la cárcel

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valdivia lo declaró culpable, tras dar por acreditado, más allá de toda duda razonable, que aproximadamente a las 23 horas del 9 de enero de 2013, la víctima Alberto Segundo Riquelme Paillán se encontraba con su grupo familiar, integrado por cinco adultos y cuatro niños, en un domicilio ubicado en el interior del fundo Pisu Pisué, comuna de Río Bueno.

Lugar al que llegaron tres sujetos encapuchados, entre ellos Jones Huala, quienes procedieron a reducir, apuntando con armas de fuego, al grupo familiar, obligándolos a tirarse al suelo para, luego, proceder a maniatar al jefe de hogar Riquelme Paillán y a su yerno, Jaime Alberto Montes Moll, y a registrar la vivienda en busca de una escopeta.

Posteriormente, los sujetos sacaron del inmueble a las víctimas para, mientras uno los vigilaba, otro roció con un líquido acelerante las dependencias de la casa y el tercero le prendió fuego, desatando un incendio que consumió la vivienda y que se propagó a una bodega y un gallinero colindantes. A continuación, los tres sujetos se dieron a la fuga de la propiedad.

El 30 de enero de 2013, la Policía de Investigaciones de Chile lo detuvo en una casa en el sector El Roble, Carimallín, en la comuna de Río Bueno, Región de Los Ríos. En la bodega o fogón donde estaba Jones Huala la policía encontró “una escopeta hechiza, compuesta de 2 piezas unidas por una pita de nylon, con un cartucho sin percutar introducido en unos de los extremos del tubo, calibre 12, marca Nobel”; “12 cartuchos de escopeta, calibre 12”, sin percutar; “una pistola a fogueo, marca Bruni, modelo 85, con un cargador que contiene 5 balines de salva sin percutar” y “7 lienzos de género color blanco, con leyendas alusivas a la causa mapuche”.

En su acusación, la fiscalía afirmó que había ingresado a Chile por un paso no habilitado después de mayo de 2009.

Río Negro

Más notas sobre el tema