Quién es Bernardo Arévalo y cuál es su plan de gobierno

1.625

Quién es Bernardo Arévalo y cuál es su plan de gobierno

El sociólogo, diputado y diplomático de 64 años, que cofundó el Movimiento Semilla, gana las elecciones con un discurso firme contra la corrupción

Un grupo de estudiantes recibe a Bernardo Arévalo (Montevideo, 64 años) en el parque central de Escuintla, en el sur de Guatemala. El sonido tropical de la cumbia pasa de mano en mano entre los jóvenes hasta llegar al candidato presidencial del Movimiento Semilla que coge el güiro y baila. Después, hace sonar la percusión con las baquetas. El vídeo, publicado en su cuenta de TikTok el 6 de agosto con la leyenda “¿A que no me conocían esta faceta?”, fue compartido por decenas de miles de personas. Y en parte, así, con historias en redes sociales que le acercan a los más jóvenes, este sociólogo, doctor en Filosofía y Antropología Social y diplomático especialista en resolución de conflictos, llegaba este 20 de agosto a la segunda vuelta de las elecciones como el favorito para convertirse en el próximo presidente del país más poblado de Centroamérica. El voto de los guatemaltecos lo confirmó. Arévalo ganó con más del 59% de los apoyos.

Aunque antes de la primera vuelta del 25 de junio su nombre no aparecía en ninguna quiniela, el fundador del Movimiento Semilla, un partido impulsado por intelectuales y jóvenes profesionales indignados con las formas tradicionales de hacer política, logró de manera sorpresiva ser el segundo más votado. Desde entonces y, en solo dos meses, Arévalo ascendió al primer lugar en las encuestas hasta ganar frente a la ex primera dama Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), que en su tercer intento por convertirse en presidenta ha abandonado sus orígenes socialdemócratas para lanzarse a conquistar el voto más conservador.

Este político, que se identifica como socialdemócrata, ha sido, entre otros cargos diplomáticos, embajador de Guatemala en España y desde el año 2020 lideró la bancada de Movimiento Semilla, un partido que surgió al calor de las protestas anticorrupción de 2015. Ahora ha conseguido ilusionar a los guatemaltecos con un firme mensaje anticorrupción y un atípico discurso antisistema. Durante la campaña, lejos de echar mano de mensajes incendiarios, Arévalo solía responder con calma a los ataques de su rival, que le ha acusado desde de ser extranjero —el candidato nació en Uruguay durante el exilio de su padre, el expresidente Juan José Arévalo (1945-1951)—, y de no conocer el país por haber vivido en varias etapas fuera, a no creer en Dios y querer imponer la ideología de género y el aborto en Guatemala, aunque su programa no prevé ningún cambio al respecto.

“Al pueblo de Guatemala: este es exactamente el tipo de mentiras e información con el que se está tratando de engañarlos y distraerlos”, repitió el candidato el pasado lunes una y otra vez en el único debate presidencial que se ha celebrado antes de la segunda vuelta. Arévalo también ha mantenido la calma ante los intentos de impugnar los resultados de la primera vuelta y de sacar a su partido del proceso a través de decisiones judiciales. El Movimiento Semilla ha sido foco de una investigación por la supuesta falsificación de firmas en las adhesiones de simpatizantes para la conformación del partido, algo que no ha prosperado y que él y su equipo atribuyen al deseo de las élites políticas tradicionales de sacarlos del tablero.

“No nos vieron venir“, repetía reiteradamente después de la primera vuelta. Su principal promesa es recuperar las instituciones guatemaltecas, asfixiadas por la corrupción, para, a partir de ahí, poner a funcionar el Estado al servicio de la población. Pero Arévalo no promete milagros para Guatemala, un país de 17,6 millones de habitantes, en el que cerca del 60% de la población vive bajo la línea de la pobreza, y con grandes carencias de salud, educación o infraestructuras. “Nosotros siempre decimos: ‘No tenemos varita mágica’. Los problemas del país no se van a resolver en cuatro años, pero podemos empezar a hacerlo y eso es lo que tenemos que demostrar”, dijo el pasado jueves en una entrevista con EL PASI

El ascenso del ‘tío Bernie’

Bernardo Arévalo nació en Uruguay en 1958 y de pequeño vivió entre Caracas, Ciudad de México y Santiago de Chile por el exilio de sus padres, ambos guatemaltecos. Fue a la universidad en Israel y Holanda. El cofundador de Semilla es autor de varios libros sobre democracia, procesos de paz, seguridad y el rol del ejército. También dirigió Interpeace para Latinoamérica, una ONG donde destacó por su trabajo en la resolución de conflictos en Guatemala, en otros países de la región y en África. Hace una década, se unió al Movimiento Semilla, que inició como un grupo de académicos e intelectuales convocado por el sociólogo Edelberto Torres Rivas para proponer soluciones desde los márgenes de la política y que acabó transformándose en partido, tras la primavera democrática de 2015.

En 2020, Arévalo se convirtió en jefe de Semilla en el Congreso, una bancada que en las elecciones del 25 de junio se hizo con 23 diputados. Esa noche electoral, fue el candidato sorpresa que pasó a la segunda vuelta y su cara comenzó a ser más popular para los guatemaltecos. Para su campaña, conformada por equipos interdisciplinarios gestionados mayoritariamente por jóvenes, empezó el trabajo de acercar a toda la población a una persona a la que definen como “inteligente, estable y tranquila”.

“La estrategia era dar a conocer a Bernardo como Bernardo y no como el hijo de [Juan José] Arévalo solamente, sino su personalidad, su naturalidad para después hacer un llamado al voto. Y, en todo esto, TikTok fue una gran herramienta, seguida de Twitter”, explica el jefe de campaña de Semilla, Justo Pérez. Dentro de esa estrategia, señala, fue fundamental la participación de los diputados electos del partido, algunos de ellos jóvenes con mucho tirón en redes sociales que usaron sus cuentas y recorrieron el país para diseminar el mensaje del partido y promover al candidato más allá de los centros urbanos donde tiene sus principales apoyos.

“Bernardo es muy carismático. De repente en la tarima sí se vuelve el profesor, pero creo que TikTok lo que permitía era ver cómo es él. Es un tipo muy cercano, muy conversador, bromista, súper alegre y creo que eso es lo que hizo que rompiera un poco el techo de conocimiento porque es una persona súper llevadera, como decimos en Guatemala”, explica uno de esos diputados, Román Castellanos, de 38 años.

De esas redes también surgió la figura del tío Bernie, como le llaman sus seguidores más jóvenes, donde el candidato exhibe su lado más humano: desde sus fotos de familia hasta sus gustos personales como la pasión por el ajedrez o su gusto por el chicharrón. “Es solo mostrar el lado más cercano de Bernardo porque, como ves, tiene muy buen trato con los jóvenes”, dice Justo Pérez en la sede de su campaña, donde un ejército de profesionales, en su mayoría treintañeros, le llevan las redes, las finanzas y la estrategia de su campaña. “Es alguien, a pesar de ser un intelectual y un doctor en Filosofía, que nunca establece una barrera con los jóvenes y te diría yo con casi nadie en general. Entonces ese Bernardo que cae muy bien fue al que empezamos a darle gasolina”.

Bernardo Arévalo suele presentarse como “el hijo del mejor presidente de Guatemala”, un reconocimiento que varias generaciones le han concedido a Juan José Arévalo, el mandatario reformista que gobernó el país centroamericano de 1945 a 1951, después del triunfo de la Revolución de Octubre de 1944 que puso fin a un ciclo de dictaduras. Sus seguidores de mayor edad a menudo le recuerdan al candidato el cariño que le tenían a su padre. Y aunque es consciente de la carga histórica que representa, esta semana en su cierre de campaña mostró su deseo de labrar su propia historia política: “Yo no soy mi padre, pero recorro su mismo camino”, dijo ante cientos de seguidores en el Parque Central de Ciudad de Guatemala. A partir de ahora se verá ante el desafío de cumplir su promesa de gobernar Guatemala de una forma diferente.

El País


Plan de gobierno de Bernardo Arévalo: La propuesta y los 4 pactos que busca el presidente electo de Guatemala

Por Andrea Jumique

El plan de gobierno del Movimiento Semilla, que llevó a la presidencia a Bernardo Arévalo y Karin Herrera en la segunda vuelta electoral celebrada el pasado 20 de agosto, se divide en 10 puntos. Estos tienen como eje trasversal la lucha contra la corrupción y el desarrollo social.

También se enfocan en el crecimiento de la economía de Guatemala e incluye una inversión en estructura de más de Q27 millones en los cuatro años de gobierno. Además, se detallan los rubros que requerirán para cumplir con cada objetivo, aunque no se detalla de dónde obtendrán dichas sumas económicas.

El plan de gobierno, que fue presentado por Arévalo en abril pasado, está clasificado en 10 metas estratégicas, las cuales denominan “semillas para recuperar el futuro”. A continuación, se hace un resumen de cada una de ellas.

Desarrollo social

El eje de desarrollo social concentra las acciones para reducir las brechas en educación, salud, cultura y vivienda digna.

  • Educación: la inversión de Q110 millardos tiene como objetivo la mejora de infraestructura y equipo, como aulas, salas y laboratorios nuevos; garantizar el acceso al agua en los centros educativos y la creación ocho institutos regionales. También proponen cambio del Programa de Formación Inicial Docente, e implementar el programa de evaluación y mejora continua de la calidad de educación y el programa de atención especial para evitar la deserción escolar.
  • Cultura: fortalecerán los programas que tienen como fin proteger y promover el patrimonio cultural, cuidando los museos, sitios arqueológicos y la Biblioteca Nacional. También en incrementar la asignación que se destina a las condiciones de los artistas y personal del ministerio que trabajan en la difusión de artística, la creación de formatos virtuales del Centro Cultural.
  • Salud: construirán un hospital público especializado para la atención del cáncer, mejorarán los puestos de salud y la atención a las comunidades. También implementarán programas de vacunación y entrega de medicamentos para enfermedades crónicas fuertes.
  • Vivienda digna: incrementarán la cobertura de agua hasta en un 95 por ciento, alcantarillado, acceso a energía eléctrica y un programa de piso de cemento y revocado de paredes.
  • Empleo: contarán con el Programa de Empleo Masivo Temporal previsto para un millón de beneficiarios, en el que reclutarán agricultores durante los meses en los que no hay producción agrícola, para la construcción de pisos de cemento, caminos rurales, reforestación y cuidado de cuencas hidrográficas para generar dinamización de la economía local y estabilidad ambiental.

Protección, asistencia y seguridad social

El eje de protección, asistencial y seguridad social centraliza las acciones para mejorar el servicio de salud y proteger a la población de cualquier riesgo que ponga en riesgo su calidad de vida.

  • Protección y asistencia social: bajo el objetivo de proteger a las personas ante diversos riesgos que afecten su vida, harán un rediseño y consolidación de programas de protección y asistencial en el Ministerio de Desarrollo Social; mejora del Programa del Adulto Mayor e implementación de la política de personas con discapacidad.
  • Red Nacional de Centros de Cuidado Infantil: crearán la Red de Centros de Cuidado Infantil para atender a la niñez durante los primeros cuatro años y así beneficiar a sus madres y padres de familia.
  • Seguridad Social: mejorar la cobertura y calidad de los servicios que presta el IGSS, desarrollarán servicios de primer nivel de atención y promoción de salud.

Lucha contra la desnutrición

El programa Protegiendo la Nueva Cosecha promueve el combate a la pobreza y desnutrición crónica en menores de 5 años, atendiendo la falta de ingreso económico, las condiciones de las viviendas, el saneamiento ambiental y el acceso al agua potable.

Este programa será transversal con otros objetivos, como la inversión en salud, educación, empleo y vivienda; entre otros.

Infraestructura económica

Bajo la mira de que “las vías de comunicación nos acercan y allanan el camino a la educación, salud, empleo y comercio”, el plan de gobierno detalla que asignarán más de Q27.1 millardos para mejorar 500 kilómetros de las carreteras primarias y del país, 1820 kilómetros de carreteras secundarias en el Altiplano, Verapaces y el Corredor Seco, así como 1500 kilómetros en caminos rurales.

También promueven el programa de mantenimiento de la red vial y la mejora de infraestructura de puertos y aeropuertos.

Además, por medio de programa de riego buscan el incremento y diversificación de la producción agrícola. Esto se acompañará de programas de incentivos para las familias, que garanticen una producción que les permita conservar los suelos y ser proveedores de los productos que se consuman en programas de alimentación escolar.

El Movimiento Semilla propone la construcción de la primera fase de un metro subterráneo en el área metropolitana, y asegura que al final de los cuatro años se podría entregar esta primera parte que iría de Mixco hasta El Obelisco, zona 10.

Tecnología e innovación

Con la premisa de disminuir la brecha digital e incentivar las ciencias, tecnología, educación, capacitación y transformación, en su plan de gobierno detallan el programa de acceso a equipo tecnológico para adolescentes de 13 y 16 años, maestros de educación pública y personas incluidas en programas de formación.

Para estimular el desarrollo y difusión de innovaciones tecnológicas y así aumentar la productividad y la complejidad económica, crearán el Fondo Nacional para la Innovación y la Transformación Productiva.

Proponen la universalización en el acceso a la energía eléctrica y la tasa de alumbrado público para bajar la factura de la luz a los guatemaltecos.

Seguridad democrática

El Movimiento Semilla plantea invertir en el fortalecimiento de instituciones de seguridad para el combate a la delincuencia y la protección de los derechos de la ciudadanía.

Esto por medio de la desarticulación de las bandas criminales mediante el trabajo de inteligencia civil e investigación criminal fortalecidos, quitándole el control de las cárceles al crimen mediante la construcción de una nueva cárcel para penas graves, y la mejora de las instalaciones de la Policía Nacional Civil (PNC).

Asimismo, para combatir el tráfico ilegal de todo tipo se reforzará la vigilancia en la fronteras terrestres, marítimas y aéreas.

Cuidado de la naturaleza

El partido político espera “transitar de una economía extractiva hacia una basada en la producción regenerativa, limpia y circular”, por lo que invertirá Q7 millardos en programas directos para la recuperación de los suelos, las aguas y los bosques, así como otros enfocados en el saneamiento ambiental, tratamiento de aguas, y la construcción de medios masivos de transporte con menor impacto ambiental.

Entre los programas que buscarán implementar se encuentra el Programa intensivo de recuperación y preservación de cuencas hidrográficas, el Programa de protección a bosques naturales y el refuerzo de programa Probosques para fomentar la conservación y restauración de bosques privados.

Una ciudad sin fronteras

Uno de los ejes del plan de gobierno de Semilla es la atención a los migrantes, para lo que duplicarán el presupuesto destinado a los servicios consulares hasta alcanzar los Q1 mil 850 millones en los cuatro años.

Proponen apoyar la formación de una institución financiera para mejorar la oferta de servicios e los guatemaltecos en el exterior, establecer un Consejo Nacional de Adopciones para facilitar la identificación de personas y la creación de un programa del IGSS que cubra a los connacionales en el exterior.

Función pública y eficaz

Para “orientar la administración pública hacia una ruta de mayor efectividad en la planificación, presupuestación y gestión de la política pública” destinarán Q1500 millones.

Crearán el Sistema Nacional Anticorrupción con el objetivo de reducir las decisiones arbitrarias e la gestión pública, así como foros multilaterales para el fortalecimiento del marco legal del combate internacional contra la corrupción.

Asimismo, promoverán la reforma al Código penal para dar pie a la “muerte civil” de los condenados por corrupción.

Contrato Social: Guatemala 2056

Movimiento Semilla propone la construcción de cuatro pactos en áreas estratégicas para un mejor desarrollo e identidad como nación.

Los pactos nacionales serían en educación, salud, desarrollo y medio ambiente, así como un acuerdo de bases para un diálogo constitucional; con el fin de “identificar los consensos fundamentales que son necesarios para la construcción de un estado democrático y de derecho”.

Prensa Libre

 

Más notas sobre el tema