Transición en Guatemala | Arévalo advierte que derogará «decretos irresponsables» de Giammattei

Prensa Libre: EFE
1.207

Bernardo Arévalo anunció que cuando tome el poder revertirá algunas decisiones que tomó el gobierno de Giammattei.

El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo de León, indicó este miércoles 3 de enero a EFE que la primera acción que tomará al asumir el poder el 14 de enero será revocar decretos “irresponsables” y “absurdos” del Gobierno saliente del mandatario, Alejandro Giammattei.

“Para garantizar transparencia, tenemos que revocar algunos decretos irresponsables que realizó este Gobierno en sus últimos días de mandato”, declaró Arévalo de León a EFE durante una entrevista en su oficina, cuando faltan 11 días para que sea investido como mandatario para el periodo 2024-2028.

A criterio de Arévalo de León, el presidente Giammattei le entrega un poder Ejecutivo “terriblemente debilitado” porque “la corrupción no solo roba el dinero” sino que “atrofia las instituciones”.

El presidente electo calificó como “absurda” la decisión de Giammattei de crear un decreto, a finales de diciembre pasado, para otorgar seguridad y vehículos a su círculo cercano de su Administración durante los próximos cinco años.

“Son más de 80 vehículos y 700 personas de seguridad para un conjunto de funcionarios salientes, y hacer esto es absolutamente inviable”, criticó el gobernante electo.

Durante su mandato (2020-2024), el presidente Alejandro Giammattei fue señalado por analistas y organizaciones sociales como responsable de la continuidad del deterioro del Estado de derecho y la democracia en el país centroamericano.

Arévalo de León, quien ganó de forma sorpresiva las elecciones el pasado 20 de agosto de 2023, reconoce como un primer gran reto hacer que “las instituciones públicas respondan a las necesidades de la población y recuperar la capacidad ejecutiva”.

Al consultar su opinión sobre la actitud del presidente Giammattei durante el actual proceso de transición, en el que la Fiscalía de Guatemala habría intentado anular su victoria electoral, Arévalo de León se limitó a indicar que el pueblo de Guatemala es el responsable de “calificar su gestión”.

De León seguirá el ejemplo de su padre

Arévalo de León, de 65 años, es hijo del expresidente Juan José Arévalo Bermejo (1945-1951), a quien se le reconoce como responsable de grandes avances democráticos en el país, que permanecen vigentes en la actualidad, y cuyo Gobierno recibió decenas de intentos de golpe de Estado.

El presidente electo dijo que a partir de su investidura el próximo 14 de enero, tomará como ejemplo de su padre “el compromiso de realizar un servicio público con decencia y con el objetivo de generar cambios tangibles en las condiciones de vida de la población”.

Se consultó a Presidencia sobre lo señalado por Bernardo Arévalo y si está a la espera de respuesta.

Habla de supuesto intento de “golpe de Estado”

Sobre la incertidumbre que ha existido en los últimos meses por un posible golpe de Estado, el presidente electo respondió que “no hay lugar a dudas” al respecto, y que las recientes resoluciones de la Corte de Constitucionalidad son contundentes en cuanto a la defensa de la decisión expresada en las urnas el año pasado.

“Los golpistas van a seguir intentando cualquier cosa, pero están desesperados. Saben que se les termina el control y saben que vamos a iniciar a exponer las cosas que han hecho en sus cargos”, indicó Arévalo de León durante la entrevista con EFE.

El 1 de septiembre pasado, Arévalo de León acusó públicamente a la jefa del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras, de estar detrás de un intento de “golpe de Estado” para evitar que asuma la presidencia el 14 de enero.

“Yo espero que Consuelo Porras renuncie el día que yo tome posesión y se lo voy a reiterar”, enfatizó este miércoles Arévalo de León, al ser cuestionado sobre cómo visualizaba el escenario de Gobernar con Porras aún al mando de la Fiscalía.

Las acciones de la Fiscalía, que incluyeron el secuestro de resultados electorales y acusaciones penales contra Arévalo de León, provocaron que durante más de tres meses los pueblos indígenas del país se manifestaran y evitaran que el golpe de Estado tuviera éxito.

A criterio del presidente electo, Guatemala “está en deuda” con los pueblos indígenas que se pusieron “a la cabeza de una resistencia al golpe de Estado y de rescate de la democracia. También se sumaron distintos sectores que aportaron, a su manera, en contra de los intentos de las instituciones cooptadas”.

Prensa Libre


Autoridades ancestrales advierten de movilizaciones si Bernardo Arévalo no toma posesión el 14 de enero

Las autoridades ancestrales aseguran que saldrán a las calles si la toma de posesión de Bernardo Arévalo no se concreta; además, advierten que estarán vigilantes de que mandatario cumpla sus promesas.

Las autoridades ancestrales lanzaron este miércoles 3 de enero la advertencia de salir de nuevo a las calles si la toma de posesión de Bernardo Arévalo no se concreta el 14 de enero próximo, y dijeron que estarán atentos a que todas las promesas del nuevo mandatario se cumplan como lo ha ofrecido desde que pasó a segunda vuelta electoral.

El alcalde indígena de Sololá, Simión Palax Chiroy, dijo durante una conferencia de prensa frente a la sede central del Ministerio Público (MP) que cuentan con el respaldo de sus pueblos y que llevan 94 días de lucha “para defender la poca democracia que queda” en Guatemala, en referencia a las acciones que, a criterio de las autoridades indígenas, la Fiscalía ha tomado en contra del proceso electoral.

Añadió que, si la toma de posesión de Arévalo se ve afectada por algún tipo de acción, ya sea de parte del MP o de otra institución, “el pueblo de Sololá está listo para el 15 de enero salir nuevamente a las calles para manifestar nuestros derechos”.

Además, los líderes indígenas aseguran que si el MP tiene investigaciones en contra de los presidentes y alcaldes indígenas que encabezan el movimiento desde el 2 de octubre de 2023 también tomarán acciones.

También exigen al nuevo gobierno que se investigue a todas las personas que, según su criterio, atentaron contra el proceso electoral, en el que Bernardo Arévalo resultó electo presidente de la República.

“Si ustedes atentan en contra del nuevo gobierno, nosotros vamos a traer todos los pueblos para llenar la capital”, dijo Juan Carlo Toc, presidente de las Comunidades Indígenas Aliadas de Chichicastenango.

Por su parte César Augusto Yac, representante del Pueblo Ixil señaló que ante la situación que vive el país se han unido siete pueblos indígenas que exigen que se respete la democracia de Guatemala, por lo que hace un llamado a los guatemaltecos para que se pronuncien en contra de las acciones que, según ellos, ponen en riesgo el cambio de mando presidencial.

En tanto, el representante de los 48 Cantones de Totonicapán le exige a “los corruptos” que dejen prosperar a Guatemala y que “no regresen” a dirigir instituciones del Estado.

“Le hacemos un llamado a todas las autoridades legitimas (…) que puedan unirse a nosotros porque esta lucha apenas está empezando. El primer logro será que se vea reflejado el respeto a la democracia y luego tenemos que seguir trabajando en coordinación con el gobierno (…) hasta garantizar el desarrolla en los 22 departamentos de Guatemala”, dijo el representante de los 48 Cantones de Totonicapán.

Agregaron que “nuestras peticiones no son negociables, exigimos que los corruptos y golpistas renuncien o sean destituidos y que el gobierno siga creando mesas de diálogo con las autoridades indígenas para velar por el bien de toda Guatemala”.

Señalaron las acciones que podrían tomar son concentraciones pacíficas, las cuales se mantendrán aunque el nuevo gobierno tome posesión.

“Están desesperados”

Por su parte, el presidente electo, Bernardo Arévalo de León, aseguró este miércoles a EFE que quienes intentan un golpe de Estado “están desesperados” a 11 días de su investidura.

“Los golpistas van a seguir intentando cualquier cosa, pero están desesperados. Saben que se les termina el control y saben que vamos a iniciar a exponer las cosas que han hecho en sus cargos”, indicó Arévalo de León durante una entrevista con EFE en su oficina.

Sobre la incertidumbre que ha existido en los últimos meses por un posible golpe de Estado, el presidente electo respondió que “no hay lugar a dudas” al respecto, y que las recientes resoluciones de la Corte de Constitucionalidad son contundentes en cuanto a la defensa de la decisión expresada en las urnas el año pasado.

El 1 de septiembre pasado, Arévalo de León acusó públicamente a la jefa del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras, de estar detrás de un intento de “golpe de Estado” para evitar que asuma la presidencia el 14 de enero.

“Yo espero que Consuelo Porras renuncie el día que yo tome posesión y se lo voy a reiterar”, enfatizó este miércoles Arévalo de León, al ser cuestionado sobre cómo visualizaba el escenario de Gobernar con Porras aún al mando de la Fiscalía.

Las acciones de la Fiscalía, que incluyeron el secuestro de resultados electorales y acusaciones penales contra Arévalo de León, provocaron que durante más de tres meses los pueblos indígenas del país centroamericano se manifestaran y evitaran que el golpe de Estado tuviera éxito.

A criterio del presidente electo, Guatemala “está en deuda” con los pueblos indígenas que se pusieron “a la cabeza de una resistencia al golpe de Estado y de rescate de la democracia. También se sumaron distintos sectores que aportaron, a su manera, en contra de los intentos de las instituciones cooptadas”.

El proceso de transición de Arévalo de León al poder ha sido inédito, debido al acompañamiento internacional que ha recibido de parte de entidades como el Gobierno de los Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Prensa Libre: Gabriel Molina

La expectativa de la población guatemalteca sobre el Gobierno entrante recae principalmente en la capacidad que Arévalo de León demuestre para cumplir su promesa de atacar frontalmente la corrupción y detener el deterioro democrático que el país ha sufrido en las últimas administraciones públicas.

“Combatir la corrupción es lo más trascendental porque es la causa por la que estamos en la cola de los índices de desarrollo de la región y tenemos que rescatar las instituciones públicas”, concluyó el presidente electo.

Prensa Libre

Más notas sobre el tema