Brasil | Ante una masiva marcha, Bolsonaro pidió amnistía para los acusados por el intento de golpe

1.347

Bolsonaro denunció persecución y pidió amnistía para los acusados del golpe contra Lula

Ante una multitud para demostrar la fuerza de la extrema derecha opositora, el expresidente de Brasil Jair Bolsonaro denunció este domingo una persecución del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) en su contra y pidió al Congreso que apruebe una ley de amnistía para los 1.290 acusados de perpetrar un golpe de estado contra el mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, a los que llamó «pobre gente».

«Esta imagen va a dar vuelta al mundo», sostuvo Bolsonaro desde un escenario montado en el centro de la avenida Paulista, la principal vía de la ciudad de San Pablo, en un intento de demostrar fuerza política frente a las acusaciones en su contra por desvío de joyas, alterar documentación pública y planificar un golpe de estado para no reconocer las elecciones de 2022 ganadas por Lula.

Con un chaleco antibalas por debajo de una camiseta de la selección brasileña de fútbol, Bolsonaro dijo que el STF lo persiguió durante sus cuatro años de gobierno, entre 2019 y 2022.

Lo dijo en el acto financiado por el pastor ultraderechista Silas Malafia, de la Asamblea de Dios de Rio de Janeiro, que contó que gastó 20.000 dólares de su cuenta personal y no de su iglesia.

La denuncia de persecusión

«Pasé mucho tiempo perseguido y esta persecución aumentó cuando dejé la presidencia; hicimos la transición, salí de Brasil y esta persecución no terminó, me investigan por joyas, por dinero enviado al exterior, por molestar a una ballena, ahora me acusan de dar un golpe, golpe es tanques en la calle, conspiración con empresarios y políticos, nada de eso ocurrió», indicó.

El expresidente hace dos semanas sufrió la confiscación de su pasaporte en la megacausa en la que se encontró un borrador de un estado de excepción en el cual se planificaba intervenir militarmente la justicia electoral en caso de victoria de Lula, algo que ocurrió pero que el bolsonarismo no acepta en su totalidad.

«Encontraron un borrador de un decreto del Estado de Defensa, cómo es eso de dar un golpe usando la Constitución, no llamamos a estado de sitio; ahora busco la pacificación, borrar el pasado y buscar la manera de vivir en paz, sin sobresaltos», afirmó.

En ese marco, pidió una ley de amnistía como la de 1979 que permitió la apertura política en la dictadura militar pero que dejó impunes los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen entre 1964 y 1985.

«Queremos amnistía para los pobres que están presos en Brasilia; en el pasado amnistiamos a quien hizo barbaridades, ahora pedimos a diputados y senadores un proyecto de amnistía para que se haga justicia en Brasil», aseguró.

Bolsonaro dijo que hay que castigar a quienes el 8 de enero de 2023 destruyeron las sede de los de poderes «pero no con esas condenas que no son razonables».

El STF condenó hasta ahora a más de 100 personas a penas que llegan a 17 años de prisión por atentar contra el estado de derecho.

Bolsonaro convocó a la extrema derecha a apoyar a los candidatos a intendentes y concejales de 2024 y se quejó de la inhabilitación que pesa sobre él hasta 2030 por haber hecho campaña desde el gobierno en 2022 contra el sistema electoral.

La avenida Paulista sirvió como la gran postal de la ultradrecha al juez Alexandre de Moraes, del STF, que detuvo a inicios de este mes a tres colaboradores de Bolsonaro y allanó la casa de 34 personas, entre exministros y exmilitares que trabajaron en el Palacio del Planalto y están investigados por un supuesto complot con las Fuerzas Armadas.

Según la investigación, Bolsonaro sugirió encarcelar a Moraes para intervenir la justicia electoral e impedir la victoria de Lula.

Una reunión de gabinete que fue filmada abordó este tema de la elección y cómo actuar contra la justicia electoral.

La manifestación multitudinaria

La de la avenida Paulista fue la mayor movilización popular desde la victoria de Lula el 1 de noviembre de 2022.

Cánticos contra Lula y a favor de Israel marcaron la tarde de calor con más de 35 grados en la mayor ciudad sudamericana.

Bolsonaro recibió respaldo popular pero también político, ya que estuvieron presentes en el trio eléctrico (un colectivo convertido en escenario móvil) los gobernadores de San Pablo, Tarcísio de Freitas, Minas Gerais, Romeu Zema, Goiás, Ronaldo Caiado, y Santa Catarina, Jorginho Mello, que se disputan entre sí el liderazgo para los comicios de 2026.

Bolsonaro durmió en el Palacio de los Bandeirantes, la sede del gobierno paulista, por invitación del gobernador Freitas, que fuera su ministro de Infraestructura.

Antes de Bolsonaro, estuvo otro investigado por el intento de golpe, el presidente del Partido Liberal, Valdemar Costa Neto.

La esposa de Bolsonaro, Michelle Firmo, jefa de la rama femenina del Partido Liberal y fervorosa activista evangelista, lloró durante una oración que dio a la multitud y lamentó que se haya separado en la elección «la religión de la política».

«Con eso pensamiento las cosas salieron mal», cuestionó entre lágrimas.

Télam


Perseguição e anistia: o discurso de Bolsonaro durante ato em São Paulo

O ex-presidente Jair Bolsonaro (PL) discursou a seus apoiadores presentes na Avenida Paulista, em São Paulo, neste domingo 25.

O discurso do ex-capitão foi marcado por teses de ‘perseguição’, pela negativa de que teria tentado promover um golpe de estado e por um pedido de anistia aos bolsonaristas condenados e presos pelos atos do 8 de janeiro, em Brasília.

“Estou muito orgulhoso e grato por terem aceito esse convite. Para termos uma fotografia para o mundo, uma imagem para o Brasil e para o mundo do que é a garra e a determinação do povo brasileiro”, iniciou.

“Mostramos, com essa fotografia, que nós até podemos ver um time de futebol sem torcida ser campeão, mas não conseguimos entender como existe um presidente sem o povo ao seu lado”, completou, em clara indireta ao presidente Lula (PT).

O ex-presidente Bolsonaro prosseguiu no discurso alegando ser vítima de perseguição, mas sem citar nominalmente instâncias do Judiciário ou nomes como o do ministro do Supremo Tribunal Federal, Alexandre de Moraes, relator dos principais inquéritos que investigam integrantes do bolsonarismo.

“Levo pancada desde antes das eleições de 2018. Passei quatro anos perseguidos como presidente e essa perseguição aumentou sua força quando deixei a presidência”, disse. “É joia, importunação de baleias, dinheiro que teria mandado para fora do Brasil, é tanta coisa que eles acabam trabalhando contra si”, disse, ao citar algumas das investigações que enfrenta.

O ex-presidente também voltou a negar que tenha atuado em prol de um golpe de estado, tema que o colocou recentemente na mira da Polícia Federal.

“Bolsonaro queria dar um golpe. O que é golpe? Golpe é tanque na rua, arma, conspiração, nada disso foi feito no Brasil”, alegou. O ex-presidente ainda negou que a minuta golpista encontrada pelos agentes da PF na sede do PL seja uma prova do arranjo golpista e defendeu que um possível estado de sítio ainda estaria em linha com a Constituição Federal.

“Querem entubar a todo nós um golpe usando um dispositivo da Constituição, cuja palavra final seria do Parlamento, estava em gestação”, disse.

“Teria muito a falar, tem gente que sabe o que eu falaria, mas o que eu busco é a pacificação, passar uma borracha no passado, uma maneira de vivermos em paz”, acrescentou.

O ex-presidente também aproveitou a manifestação para pedir anistia aos bolsonaristas condenados e presos pelos atos golpistas do 8 de janeiro, em Brasília.

“Anistia aos pobres coitados que estão presos em Brasília. Não queremos queremos mais que seus filhos sejam órfãos de pais vivos”, disse, ao defender que o Congresso paute projetos com a temática. “Precisamos de um projeto de anistia para que seja feito justiça em nosso Brasil e quem, por ventura depredou o patrimônio, que pague”.

Carta Capital

 

Más notas sobre el tema