Elecciones en El Salvador | Con el 31% de las actas escrutadas, Bukele se declara ganador

1.744

Nuevas Ideas encabeza resultados preliminares con el 31% de actas escrutadas

Por Laura Jordán

Tras una jornada electoral llena de inconvenientes en los centros de votación y denuncias de irregularidades en el proceso por parte de algunos partidos políticos, El Tribunal Supremo Electoral (TSE) brindó, esta noche, el primer informe preliminar de elecciones presidenciales y legislativas 2024 encabezado por el partido oficialista Nuevas Ideas.

El TSE lleva procesadas el 31.49% de las actas que marcan una tendencia liderada por Nuevas Ideas, según el escrutinio preliminar del organismo colegiado.

Este correpsonde hasta las 10:17 de la noche de este domingo. Hasta esa actualización el partido de izquierda FMLN había obtenido 110,244 votos; ARENA 96,700; Nuestro Tiempo 35,129, Fuerza Solidria 13,381 y FPS 10,312.

Denuncias por irregularidades

El presidente del partido ARENA, Carlos Saade, denunció irregularidades en el proceso electoral y pidió a los magistrados del TSE estar vigilantes en el cierre de la jornada y conteo de votos de las elecciones presidenciales y legislativas.

De acuerdo con Saade, a algunos miembros que fueron certificados para conformar las Juntas Receptoras de Votos no se les permitió estar en dichas mesas, sino a otras personas afines al oficialismo. Además, destacó el cierre del silencio electoral de parte del actual mandatario y candidato.

Saade expuso que tienen conocimiento que en un centro de votación no se permitió ejercer el trabajo a la prensa.

La reelección de Bukele

Los salvadoreños votaron, por primera vez en casi un siglo, por un presidente que busca la reelección. El TSE inscribió al candidato presidencial de Nuevas Ideas, Nayib Bukele, basándose en una resolución de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), impuesta el 1 de mayo de 2021 por diputados oficialistas.

Dicha resolución cita como erróneas las limitaciones establecidas en interpretaciones históricas de la Constitución, y da una «nueva interpretación» del artículo 152 de la Constitución sobre las prohibiciones para ejercer la presidencia.

A pesar de esta prohibición, el TSE declaró en firme su decisión y tildó de improcedentes las más de 10 solicitudes presentadas por diferentes actores para anular la inscripción del mandatario.

Diferentes actores y organismos rechazaron, previo a las elecciones, la reelección de Bukele, incluyendo el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que sancionó a los cinco magistrados impuestos incluyéndolos en la lista de actores corruptos y antidemocráticos, conocida como Lista Engel.

La Prensa Gráfica


Resultados preliminares oficiales


Bukele: “Primera vez que existe un partido único en un sistema democrático”

Por Yolanda Magaña

El presidente reelecto, Nayib Bukele, apareció anoche bajo el arco de la gran ventana principal del Palacio Nacional, al centro de la fachada. Desde arriba, le habló a sus fanáticos, seguidores y simpatizantes que gritaban consignas.

Les dijo que había roto, este domingo, “todos los récords de todas las democracias en toda la historia del mundo”. “Desde que existe la democracia, nunca un proyecto había ganado con la cantidad de votos”, “es literalmente el porcentaje más alto de toda la historia”, indicó.

Arremetió contra periodistas, organizaciones internacionales, los Acuerdos de Paz y Estados Unidos. “Yo les pregunto a estos organismos, gobiernos de naciones extranjeros, a estos periodistas, ¿por qué desean que nos maten?, ¿por qué desean ver sangre de salvadoreños?”, los cuestionó. Volvió a defender las destituciones del fiscal general y de la Sala de lo Constitucional aprobadas el 1 de mayo de 2021. “¿Acaso hubiéramos ganado la guerra contra las pandillas con el fiscal arenero?”, exclamó.

«Yo les pregunto a estos organismos, gobiernos de naciones extranjeros, a estos periodistas, ¿por qué desean que nos maten?”. Nayib Bukele a gobiernos extranjeros.

Partido único.

El mandatario continuó haciendo referencias sobre la democracia y armonizó la democracia con el partido único: “Sería la primera vez que en un país existe un partido único en un sistema democrático”, aseveró, sobre la posibilidad de que Nuevas Ideas, su partido, tenga 58 de 60 diputados, casi la mayoría absoluta legislativa.

La nueva aritmética legislativa que aventaja a Nuevas Ideas también fue impulsada por la reducción de diputados de 84 a 60, el cambio de la fórmula de asignación de escaños y la reorientación de votos en el exterior al departamento de San Salvador.

Destacó la minimización de la oposición con sus números electorales. “Toda la oposición junta quedó pulverizada”, dijo. Con las cifras Bukele logró 82.98 % de los votos en 31.49 % de las actas, es decir, en 2,697 de 8,562 actas de escrutinio preliminar.

El Mundo


Bukele se proclama reelecto violando la Constitución y sin resultados oficiales

Tras una jornada que finalizó sin resultados oficiales, el presidente Nayib Bukele proclamó su triunfo en las elecciones presidenciales y el de su partido en las legislativas. Desde la plaza central del país y cuando el Tribunal Supremo Electoral presentaba unos resultados que no cuadraban matemáticamente con el 22% que decía haber escrutado, Bukele se atrevió a hacer algo que nadie más había hecho en casi un siglo: declararse presidente para un segundo periodo consecutivo.

De hecho, lo hizo antes. Bukele no esperó siquiera a que el Tribunal diera datos preliminares y minutos antes de las 7 de la noche ya se había declarado ganador con el 85 % de los votos en un tuit, apenas dos horas después del cierre de urnas, cuando el Tribunal no había dado ni un dato y en la mayoría de centros de votación no se habían abierto las urnas de diputados: “De acuerdo a nuestros números hemos ganado la elección presidencial con más del 85 % de los votos y un mínimo de 58 de 60 diputados de la Asamblea”. A la madrugada de este martes 5 de febrero, el Tribunal aún no había llegado ni al 50 % del conteo.

Durante más de 3 horas, tras cerradas las urnas, no hubo conteo preliminar ni datos básicos. Hasta cerca de las 10 de la noche, el Tribunal dio datos parciales, pero sin contexto: con el 22 % de Juntas Receptoras de Votos procesadas, Bukele aparecía con 1,090,522 votos; y por debajo, con 93,846 votos, en un lejano segundo lugar, el candidato del FMLN, Manuel Flores. Ante un padrón de 6.2 millones de personas, los datos ofrecidos por el Tribunal parecían inconsistentes, ya que si esa cantidad de votos correspondía al 22 % significaba que prácticamente el 100 % de la gente votó y lo hizo por Bukele. Pero el Tribunal no dio dato alguno de abstenciones y es improbable que todas las personas del padrón hayan votado, cuando normalmente el porcentaje de votantes ronda el 50 %. Para el cierre de la nota, no había información de votos válidos, abstencionismo, nulos y ninguna información preliminar sobre elección de diputados.

Sin resultados disponibles, Bukele apareció en el balcón del Palacio Nacional a las 10:24 de la noche, acompañado de su esposa. Abajo, en la Plaza Gerardo Barrios, una multitud esperaba sus palabras. “El pueblo salvadoreño dijo: queremos continuar el camino que llevamos… El Salvador quiere hacer comercio con todos, El Salvador quiere que vengan a visitarnos, queremos que vengan, que nos visiten, que nos conozcan. Pero lo que no vamos a ser es sus lacayos. Ya probamos sus recetas durante 50 años”, dijo.

Nunca en la historia reciente del país hubo tal escasez de información con respecto al conteo preliminar de votos. A las 10:22 de la noche se dejó de actualizar el portal de información del Tribunal. Casi a las 12 de la noche la página oficial daba error y no mostraba ninguna información.

Votantes buscan su registro para emitir su voto en el Complejo Educativo Pedro Félix Cantor, del municipio de Izalco, en el departamento de Sonsonate, este 4 de febrero de 2024. Foto de El Faro: Víctor Peña.

Ante ese panorama, expertos en materia electoral elevaron cuestionamientos en redes sociales. Ruth López, exasesora del Tribunal y con maestría en derecho electoral, se preguntaba en su cuenta de X: “¿Acaso votó el 100%?”. Cerca de las 12 de la noche, ella misma resumió en otro tuit gran parte de la situación que muchos observadores del proceso describían en sus redes: “Las Juntas Receptoras de Votos a esta hora: no pueden transmitir. No tienen sistema. El sistema está muy lento. No llegó papel especial para imprimir. Actas a mano. No hay internet. Se duplican papeletas en el sistema”.

Alrededor de la medianoche El Faro recibió reportes de diferentes fuentes desde dentro de los centros de votación y otras más se hicieron públicas en videos subidos a redes sociales. La información coincidía: el sistema falló, multiplicaba actas. Algunas de esas fuentes dijeron que el Tribunal les había exigido empezar el conteo desde cero con un nuevo proceso de contingencia.

En las urnas de la capital, al menos en los cinco centros de votación a los que acudió El Faro, hubo estimados de asistencia de un 42 %. Era notoria la ventaja de Bukele con respecto al resto de contendientes.

Un vigilante de Nuevas Ideas resguarda los votos de su partido durante el conteo en el centro de votación del Centro Escolar Walter Deninger, en Antiguo Cuscatlán, La Libertad, este 4 de febrero de 2024. Foto de El Faro: Víctor Peña.

La ineficiencia del Tribunal hizo que palidecieran las demás irregularidades de la jornada y las que venían denunciándose desde semanas antes. Partidos como el FMLN y Arena insistieron en que no habían recibido la deuda política de 2021 y por ello no pudieron hacer campaña. Bukele y sus aliados se saltaron el reglamento electoral y repartieron comida donada por China e inauguraron obras como la Biblioteca Pública en el centro capitalino -en la que China invirtió $54 millones-.

A pesar de que el Código Electoral impide la propaganda desde tres días antes de la elección, la televisión y radio estuvieron saturadas de anuncios gubernamentales pagados con dinero público durante toda la jornada electoral. Uno de ellos se repetía constantemente y en él se llamaba a mantener el rumbo del país e impedir que otros políticos liberaran a los pandilleros encarcelados. La campaña gubernamental en apoyo a Bukele, que nunca dejó su cargo para competir, se basó en esa falacia: que la única manera de mantener a los pandilleros presos era reeligiendo al presidente y otorgándole mayoría legislativa.

El proceso estuvo también cargado de ataques contra los periodistas nacionales e internacionales.

La Asociación de Periodistas de El Salvador (APES) registró desde el 5 de enero 164 agresiones contra periodistas, la gran mayoría de documentadas durante la jornada del domingo. El 66 % de las agresiones fueron casos de restricciones al ejercicio periodístico y casi una cuarta parte fueron declaraciones estigmatizantes emitidas por funcionarios públicos, incluyendo al mismo presidente Bukele. Lo más grave, sin embargo, fue cuando agentes de la Policía impidieron durante parte de la tarde la cobertura en los centros de votación.

Nuevas Ideas es el único partido que mantuvo presencia y propaganda masiva en varios los centros de votación del país. Foto de El Faro: Víctor Peña.

Andrés Caballero, comisionado presidencial de derechos humanos y libertad de expresión, acusó a los periodistas de maquillar las estadísticas de agresiones en su contra. “Exclusión, ciberacoso, barreras legales… suena a una serie de Netflix”, escribió en un post de X a las 7:46 de la mañana.

Minutos después, el vicepresidente Félix Ulloa atacó en la red social X a varios medios: “Vamos a elecciones con una oposición irrelevante, con medios facciosos”, dijo Ulloa, y enlistó a distintos medios nacionales e internacionales, entre ellos El Faro. “Todos ellos serán incapaces de reconocer la voluntad soberana y mayoritaria y seguirán hablando de dictadura”, agregó. Minutos después, Ulloa eliminó la publicación.

A las 3:30 de la tarde, Bukele irrumpió la jornada con una conferencia de prensa transmitida en vivo. En ella, Bukele contestó ocho preguntas a la prensa internacional y no se permitió ninguna de periodistas salvadoreños. Al final de la conferencia, los periodistas locales fueron fotografiados por el equipo de prensa de Casa Presidencial mientras intentaban que Bukele contestara alguno de sus cuestionamientos.

El consorcio de organizaciones que fiscalizaron el proceso electoral, Observa 2024, describió esa actividad como un incumplimiento al Código Electoral, específicamente el artículo 175 que prohíbe la campaña el día de la votación. El consorcio determinó que en la tercera parte de los 80 centros de votación observados detectaron propaganda partidista.

Cuando un periodista de Univisión preguntó si apoyaría la modificación de la Constitución para incluir la reelección presidencial indefinida, Bukele respondió que no creía necesario modificar la Carta Magna y luego lo increpó: “Todos los reportajes de Univisión son negativos… ¿Para quién trabajan?”. Aseguró que “el 100 % de los latinos” en Estados Unidos lo apoyaba. El día anterior, el vicepresidente Félix Ulloa había declarado a ese mismo periodista de Univisión que no se podía descartar que Bukele busque un tercer periodo más en el Ejecutivo en el año 2029. “En política todo es posible”, dijo.

Un reportero de El País de España preguntó a Bukele si respaldaba otras declaraciones en las que Ulloa dijo al New York Times: “No estamos desmantelando (la democracia), la estamos eliminando, sustituyendo por algo nuevo”.

Bukele respondió: “No le creo nada al New York Times” y luego dio su versión: El Salvador nunca tuvo democracia. Es la primera vez que tenemos democracia… Se entrenaba pandilleros con dinero público para enseñarles a disparar en la cabeza y el corazón a la gente… Eso es a lo que ustedes le han puesto democracia”, dijo al reportero español.

Así como en 2019, Nayib Bukele, interrumpió la jornada electoral con una conferencia de prensa transmitida por la televisión estatal. Pidió a la gente ir a votar para defender lo que consideró logros de su gestión y luego arremetió contra la prensa. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

En varios centros de votación en Estados Unidos y México, votantes se quejaron de que el personal a cargo de dirigir la votación llevaba identificativos del partido oficial, Nuevas Ideas.

El medio Focos TV reveló el sábado 2 de febrero un audio de tres horas en el que se escucha una reunión de la comisionada presidencial Carolina Recinos y jefes de centros de votación en Estados Unidos donde discuten la estrategia para el día de elecciones y ella da instrucciones para trabajar en función de Nuevas Ideas: “Es un lujo poder estar con tantos jefes de centro que, si bien es cierto los ha contratado el Tribunal, son gente nuestra, son gente comprometida”.

La jornada cerró con una plaza Gerardo Barrios saturada de seguidores de Bukele, que habló desde el balcón de Palacio Nacional aun cuando el Tribunal seguía sin dar dato alguno sobre la elección de diputados y apenas el 22 % de unos inexplicables resultados presidenciales.

Fiel a su desconocimiento de los Acuerdos de Paz de 1992, Bukele los volvió a atacar: “Aquí no teníamos paz, vivíamos en guerra, más de lo que nos desangramos en la guerra”. Fue el preámbulo para justificar el régimen de excepción vigente desde marzo de 2022 y enarbolar la desarticulación de las pandillas.

“Les pregunto: ¿acaso hubiéramos podido ganar la guerra contra las pandillas con el fiscal arenero? ¿acaso hubiéramos podido ganar la guerra contra las pandillas con la Sala de lo Constitucional anterior? ¿Acaso hubiéramos podido ganar la guerra contra las pandillas sin aprobar el Plan Control Territorial? ¿Acaso hubiéramos podido ganar la guerra contra las pandillas sin el régimen de excepción que ha sido renovado 24 veces?”, preguntó Bukele a una multitud que respondió cada vez con un sonoro “no”. Por supuesto, Bukele no mencionó que el exfiscal que fue destituido por su Asamblea Legislativa había creado un grupo especial que investigaba su corrupción y sus pactos con las pandillas ni tampoco que el Plan Control Territorial fue una estrategia que nunca se aplicó y que sirvió para justificar desde el oficialismo una reducción de homicidios que se debía a su pacto con las organizaciones criminales.

No desperdició la oportunidad para volver a increpar a los periodistas: “Le pregunto a esos periodistas, ¿por qué desean que nos maten? ¿Por qué desean ver sangre de salvadoreños? ¿Por qué debemos morir nosotros y nuestros hijos para que ustedes estén contentos que estamos respetando su falsa democracia que ni ustedes mismos respetan en sus propios países?”, preguntó desde el balcón.

“Ustedes han visto, gracias a Dios y a este pueblo noble y unido, cómo El Salvador pasó de ser el más inseguro al más seguro. Ahora, en estos próximos cinco años, esperen a ver lo que vamos a ver”, dijo Bukele casi al cierre de su discurso. La multitud respondió con vítores y poco después el cielo se iluminó con un despliegue de fuegos artificiales, mientras Bukele y su esposa saludaban a la multitud que celebraba unos resultados que no eran oficiales.

Para entonces, Bukele ya había recibido por redes sociales la felicitación y el reconocimiento de su triunfo electoral por parte de la presidenta de Honduras, Xiomara Castro, y del nuevo presidente de Guatemala, Bernardo Arévalo.

El Faro

Más notas sobre el tema