Unicef alerta que unos 170 mil niños abandonaron sus casas por la violencia de las bandas criminales

1.164

Haití: 170 mil niños abandonaron sus casas por la violencia de bandas criminales

La violencia de las bandas criminales en Haití afecta directamente a las infancias: unos 170.000 niños y niñas abandonaron sus hogares, según informó el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). En el informe publicado, el organismo alertó sobre la grave crisis humanitaria que atraviesa el país más pobre del hemisferio occidental. Esa situación se arrastra desde hace años y se intensificó tras el magnicidio del expresidente Jovenel Moïse, en julio de 2021, por cuyo asesinato ordenaron arrestar a su esposa.

La «alarmante» cifra, que se duplicó con respecto al año pasado, «pone de relieve el rápido deterioro de la situación y su profundo impacto en los niños, las niñas y las familias más vulnerables del país», según Unicef. En total, cerca de 314.000 personas viven como desplazados, principalmente en la capital, Puerto Príncipe; y el departamento de Artibonite. De hechoe, en menos de dos semanas, 2.500 haitianos han tenido que abandonar sus hogares, en su mayoría mujeres y niños.

«Es una catástrofe humanitaria que se desarrolla ante nuestros ojos», expresó el representante de Unicef en Haití, Bruno Maes, quien lamentó cómo estas «oleadas incesantes de violencia brutal» dejan «nuevos horrores» y «una sombra siempre presente de miedo» entre la población. En el comunicado, la agencia también denunció los bloqueos de servicios básicos, entre ellos los de salud o educación, así como las recurrentes violaciones de los derechos de la infancia.

Sobre las amenazas a la infancia, en tanto, señaló que las y los niños viven bajo el peligro del reclutamiento forzado y alertó que muchos de los ataques a los menores ocurren cuando se dirigen a la escuela: «No podemos permanecer de brazos cruzados mientras el futuro de los niños y las niñas de Haití se ve erosionado por un sufrimiento sin fin. Cada momento de inacción agrava la crisis que consume sus vidas», sostuvo Maes, al tiempo que apeló a la comunidad internacional para lograr «esperanza y cambio» para los jóvenes.

Unos 3 millones de niñas y niños necesitarán este año ayuda humanitaria en Haití y la ONU teme que el dato aumente si las condiciones sobre el terreno empeoran. Haiti, el país más pobre de América, sumido en una larga crisis política y económica, se convirtió en un territorio propicio para las bandas criminales que se fortalecieron tras el magnicidio de Moïse, ocurrido el 7 de julio 2021.
Giro inesperado por el magnicidio de Moïse

La Justicia de Haití emitió el martes una orden de arresto contra Martine Moïse, la exprimera dama y viuda del expresidente para que declare ante el juez como parte de la investigación que se sigue para dilucidar la verdad detrás del asesinato de su esposo. Según informó la prensa local, está acusada de robo a mano armada, intento de asesinato y conspiración para atentar contra Moïse.

Moïse fue asesinado la madrugada del 7 de julio de 2021 en su residencia privada del sector capitalino de Pétion-ville por un grupo de mercenarios, la mayoría de los cuales eran colombianos. En el ataque, Martine resultó herida de bala, logró sobrevivir y fue trasladada a Estados Unidos para recibir tratamiento. Desde entonces abogó por la creación de un tribunal internacional que investigue la muerte de su marido, según reportó Noticias Caracol de Colombia.

En tanto, la prensa local señaló que el juez Walter Wesser Voltaire, quien investiga el caso, emitió una orden de detención en su contra en octubre de 2023 con relación al asesinato del jefe de Estado y la sentencia podría conocerse entre el marzo y abril. Hasta el momento, fueron sentenciados a cadena perpetua en un tribunal de Miami por el magnicidio el exsenador haitiano Joseph Joel John, el haitiano-chileno Rodolphe Jaar y el exmilitar colombiano Alejandro Rivera García. Otras dos personas, el exmilitar colombiano Mario Antonio Palacios y el haitiano-colombiano y exinformante del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) Joseph Vincent, se declararon culpables del asesinato y esperan sentencia en Miami.

De acuerdo con documentos de la Corte de Miami, entre febrero y julio de 2021, el sur de Florida «sirvió como lugar central para planificar y financiar el complot para derrocar al presidente Moïse y reemplazarlo con alguien que sirviera a los objetivos políticos e intereses financieros de los conspiradores».

El Destape


Haïti-Violences des gangs : Plusieurs familles continuent de fuir Pernier

Plusieurs résidentes et résidents de plusieurs blocs continuent d’abandonner, dans la matinée du mercredi 31 janvier 2024, leurs domiciles à Pernier (est) en raison de la persistance des violences des gangs armés, selon les témoignages recueillis par l’agence en ligne AlterPresse.

Des groupes de bandits armés ont tenté de les empêcher de fuir, en tirant en l’air.

Contrairement à la veille, des agents de la Police nationale d’Haiti (Pnh) ont effectué, ce mercredi matin 31 janvier 2024, des interventions dans plusieurs zones situées non loin de l’École nationale de police, contraignant des bandits armés à battre en retraite.

Des agents de la Pnh ont été vus à bord d’un char, dans la zone de l’Académie de police.

Le mardi 30 janvier 2024, un S.O.S. a été lancé aux autorités par les habitantes et habitants de Pernier et des zones avoisinantes, face à la terreur des gangs armés.

Plusieurs dizaines de familles ont été de nouveau contraintes d’abandonner leurs maisons à Pernier (est) et Cité Soleil (nord), à cause des affrontements meurtriers entre des gangs armés rivaux.

Ces violences armées ont forcé les résidentes et résidents de Pernier à s’enfuir à toute vitesse, pour se mettre à l’abri dans d’autres lieux.

Des personnes auraient été tuées dans la zone, d’autres blessées et battues par des membres de gangs armés, selon des informations parvenues à AlterPresse.

Plusieurs des personnes en fuite se sont réfugiées non loin de l’École nationale de police, située sur la route de Frères.

La situation n’est pas différente au bas de la ville de Port-au-Prince, où le groupe armé G9 an fanmi e alye, dirigé par l’ancien policier national Jimmy Chérizier, affronte la bande armée de Gpèp.

Une intensification des activités criminelles des groupes armés, notamment dans la zone métropolitaine de la capitale, Port-au-Prince, et dans le département de l’Artibonite a été observée depuis plusieurs semaines.

Au cours de l’année 2023, plus de 8,400 personnes ont été tuées, blessées et/ou kidnappées, a signalé le Bureau intégré des Nations unies (Binuh)

Plus de 5,000 personnes ont été tuées, dans les violences des gangs armés qui ravagent Haïti, a fait savoir le secrétaire général de l’Organisation des Nations unies (Onu), le Portugais Antonio Guterres, dans un rapport publié le mardi 23 janvier 2024.

A cause des violences des gangs armés, plus de 310,000 personnes ont été déplacées à l’intérieur d’ Haïti en 2023, a révélé l’Organisation internationale pour les migrations (Oim).

Ces milliers de personnes déplacées vivent dans des familles d’accueil ou dans des abris de fortune ou à ciel ouvert, avec peu ou pas d’assistance humanitaire, déplore l’organisation internationale Human Rights Watch.

La directrice exécutive de l’organisation internationale Human Rights Watch (Hrw), l’Australienne Tirana Hassan, a souhaité une réponse internationale urgente contre les niveaux de violence terrifiants en Haïti, dans un discours prononcé lors d’une réunion, le jeudi 25 janvier 2024, au Conseil de sécurité de l’Organisation des Nations unies (Onu) sur la crise en Haïti.

« Chaque jour qui passe, sans une augmentation significative du soutien international pour répondre à tous les aspects de la crise, met davantage de vies en danger » en Haïti, prévient Human Rights Watch.

AlterPresse


Al menos 170.000 niños y niñas desplazados en medio de la escalada de violencia en Haití

La escalada de violencia armada en Haití ha desencadenado una profunda crisis humanitaria y, como consecuencia, un aumento considerable del número de niños y niñas desplazados internamente, que ha alcanzado los 170.000.

Esta alarmante cifra supone un incremento del doble respecto al año pasado, lo que pone de relieve el rápido deterioro de la situación y el profundo impacto que la crisis está teniendo en los niños y niñas y en las familias más vulnerables del país.

Según los últimos datos, hasta enero de 2024, unas 314.000 personas ―de las cuales se calcula que la mitad son niños y niñas— se han visto obligadas a abandonar sus hogares en todo el país, principalmente en Puerto Príncipe y en el departamento de Artibonite. En menos de dos semanas, los enfrentamientos registrados en los distritos de Solino y Gabelliste de la capital haitiana han provocado el desplazamiento de casi 2.500 personas más, en su mayoría mujeres y niños. La actual situación está suponiendo una enorme carga sobre los ya exiguos recursos de las comunidades de acogida y los servicios sociales existentes.

“En Haití, los niños y las familias están teniendo que soportar oleadas incesantes de violencia brutal que día tras día trae consigo nuevos horrores, la pérdida de seres queridos, hogares destruidos por el fuego y una sombra omnipresente de miedo”, ha declarado el representante de UNICEF en Haití, Bruno Maes, coincidiendo con su visita a tres campamentos para desplazados situados en el centro de Puerto Príncipe. “La población, privada de elementos básicos como alimentos, atención médica y educación, se encuentra sumida en una crisis que despoja a la infancia de su propia esencia. Una catástrofe humanitaria está teniendo lugar ante nuestros ojos”.

Los informes preliminares recibidos por UNICEF describen una imagen desgarradora de la crisis actual y revelan graves violaciones de los derechos de la infancia. Los niños y las niñas se están viendo trágicamente atrapados en el fuego cruzado, muchos pierden la vida o resultan heridos, y algunos de los incidentes están ocurriendo cuando van de camino a la escuela. Además, hay cada vez más casos de niños reclutados por la fuerza y de menores que se unen a grupos armados por pura desesperación.

La violencia, unida a algunas manifestaciones y protestas en varios departamentos, ha llevado al cierre temporal de cientos de escuelas, lo que priva a los niños y a las niñas de su derecho a la educación. La violencia también está dificultando el acceso a los servicios sociales básicos, al tiempo que merma los esfuerzos de los trabajadores humanitarios, que son cruciales a la hora de brindar respuestas de emergencia a las personas necesitadas.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras un sufrimiento sin fin menoscaba el futuro de los niños y niñas de Haití. Cada instante de inacción agrava aún más una crisis que está devorando sus vidas. La comunidad internacional tiene el deber de llevar esperanza y cambio a la vida de estos niños y de garantizarles un futuro más prometedor y seguro”, ha afirmado Maes.

UNICEF calcula que tres millones de niños y niñas en todo Haití necesitarán ayuda humanitaria en 2024 debido a la escalada de violencia, la desnutrición, la reaparición del cólera y el inminente colapso de los servicios básicos. Más de una tercera parte necesita protección urgente, aunque esta cifra podría aumentar si la situación empeora. Haití, que ya es el país más pobre del hemisferio occidental, debe hacer frente a graves vulnerabilidades en medio de esta crisis.

Para dar respuesta a estos desafíos, UNICEF y sus aliados están prestando ayuda multisectorial en las zonas afectadas, en particular a los niños y niñas separados de sus familias y a las personas que están sufriendo las consecuencias de la violencia. En colaboración con sus aliados, UNICEF trabaja para proporcionar ayuda de emergencia, garantizar el acceso a la atención médica y al apoyo psicosocial y ofrecer espacios seguros en los que los niños y las niñas puedan iniciar un proceso de sanación y recuperación. Para cubrir eficazmente las necesidades humanitarias en Haití en 2024, UNICEF solicita 221,7 millones de dólares.

Unicef

 

Más notas sobre el tema