La Opep y el petróleo del Esequibo – Por Werther Sandoval

580

La Opep y el petróleo del Esequibo

Werther Sandoval*

Por ser Venezuela miembro fundadora de la Opep, la lectura del Informe Mundial del organismo 2023, con mirada hacia 2045, deja el desagradable sinsabor de ser un acto incómodo: prevé que la producción petrolera de Guyana subirá desde los 370.000 barriles diarios en 2023, a 1.870.000 en 2045.

Si el petróleo cifrado en 1,87 mbd proviniera del mar territorial y de pozos ubicados en los 37.000 kilómetros cuadrados pertenecientes y soberanos de la República Cooperativa de Guyana, fuese una información indiscutible.

Pero al organismo establecer y difundir cifras basadas en la actual producción de Guyana, la cual incluye la extracción del petróleo criollo del venezolano Esequibo, entonces la Opep creada y fundada, entre otros, por Juan Pablo Pérez Alfonzo, no está actuando con equilibrio.

La única manera de que Organismo prevea que Guyana alcanzará la producción de 1,87 mbd en 2045, es porque considera que, para ese año, nada habrá pasado y el Esequibo y su mar territorial serán de Guyana.

Los tragos gruesos en la lectura del contenido del documento no dejan de raspar la garganta, más cuando a Venezuela casi ni la nombra:

“Dado que el suministro de líquidos de EEUU alcanzará su punto máximo hacia finales de la década actual, la producción general fuera de la Opep comienza a disminuir desde principios de la década de 2030 y finalmente caerá a 69,9 mb/d en 2045”, afirma.
Para luego añadir: “Guyana, Canadá, Argentina, Brasil y Kazajstán son algunos de los Pocos productores no pertenecientes a la Opep se expandirán más allá del mediano plazo, pero los líquidos no crudos, incluidos los biocombustibles y otros productos no convencionales, también seguirán aumentando”.

La presunción adquiere mayor arraigo cuando en el Informe se detalla cómo estará el mercado en años previos a 2045: “Se espera que el suministro de líquidos fuera de la Opep crezca de 65,8 mb/d en 2022 a 72,7 mb/d en 2028, o casi 7 mb/d. La oferta incremental en EEUU representa casi la mitad de esto, con 3,4 mb/d, siendo otros importantes impulsores Brasil, Guyana, Canadá, Qatar y Noruega”, dice.

Podría pensarse que la Opep es un Organismo internacional cuyo espíritu y propósito no es meterse en conflictos políticos territoriales, y por tanto el análisis del mercado energético echa a un lado, no toma en cuenta el reclamo de Venezuela sobre el venezolano Esequibo.

Pero al no meterse en asuntos políticos territoriales, no hacer o no incursionar en el asunto político del Esequibo, la Opep, en la práctica, no toma en cuenta el Acuerdo de Ginebra, el cual apunta que Guyana no podrá llevar a cabo actos, ni crear derechos de soberanía en dichos territorios, otorgando concesiones de diversa índole a compañías extranjeras, sin el consentimiento de Venezuela.

Y si la Opep no toma en cuenta el Acuerdo de Ginebra por ser un Organismo Internacional no político que elabora análisis de mercado petrolero alejado de asuntos políticos; y bajo éstas categorías concluye que la actual Guyana producirá 1.87 mbd en 2045 cual si nada pasara, entonces significa que para esta Organización está vigente la argucia y maniobrera tesis británica, heredada por Guyana, de darle validez del Laudo Arbitral de 1899, es decir, sostener que el Esequibo es cosa juzgada, propiedad de Guyana.

Al ser así, suena feo y procaz decir que la apreciada Opep difunde, subrepticiamente, una tesis contraria a la sostenida por uno de sus mayores defensores miembros fundadores.

*Periodista. Profesor universitario, analista petrolero de Últimas Noticias.

Últimas Noticias

Más notas sobre el tema