Resultados electorales: el Partido Liberación Nacional pierde 14 municipios y Unidos Podemos sorprende al ganar 9 alcaldías

1.025

Liberación el gran perdedor de elecciones; Unidos Podemos sorprende al ganar 9 alcaldías

Por Dudly Linch, Yessenia Alvarado, Álvaro Sánchez y Paulo Villalobos

En el 2016, el Partido Liberación Nacional (PLN) obtuvo 49 de 81 alcaldías que se eligieron. En el 2020 el número pasó a 43.

Sin embargo, la gran caída se presentó en la elección del 4 de febrero, cuando se impuso en 29 territorios, registrando una caída en 14 cantones (vea video adjunto de Telenoticias).

Lo anterior, convierte a los verdiblancos en los mayores perdedores de los comicios celebrados el domingo.

Pese a ello, el secretario general de la agrupación, Miguel Guillén, defendió: «Liberación sigue siendo el partido más importante del país. Sacamos la mayor cantidad de alcaldías, regidurías y sindicaturas».

En esta oportunidad, varios de los alcaldes liberacionistas de mayor peso no pudieron luchar por un nuevo mandato. En sus tiendas, se cree que esto tuvo alguna influencia en el resultado.

«Por supuesto que la renovación tiene un costo. La nueva ley exige que no haya reelección (por más de dos periodos consecutivos). Eso tiene un costo, porque eran liderazgos consolidados, maduros, con gran arrastre en sus cantones. Y bueno, hemos tenido que sustituir esos liderazgos tradicionales con gente nueva, que está haciendo sus primeras armas», agregó el dirigente verdiblanco.

A ello se suman los escándalos de supuesta corrupción que implican a representantes de esta agrupación.

Este tipo de denuncias estuvieron presentes en los últimos años, principalmente con el caso policialmente conocido como «Diamante», en el cual figuran como sospechosos los alcaldes verdiblancos Johnny Araya (San José), Alberto Cole (Osa), Alfredo Córdoba (San Carlos, fue inhabilitado para ocupar cargos públicos por sentencia judicial) y Humberto Soto (Alajuela, renunció al partido para buscar la reelección con el Partido Nuestro Pueblo – PNP).

A pesar de que la agrupación impulsa un proceso de renovación, la división que existe a lo interno no lo facilita.

Grandes ganadores

Del otro lado están los partidos Unidos Podemos (PUP) y Unidad Social Cristiana (PUSC)

Aunque el ambiente en las diversas juntas receptoras de votos (JRV) fue muy frío, desde temprano en la primera de estas agrupaciones había una sensación de que iban a salir victoriosos.

Ese positivismo se basaba en el trabajo realizado en las comunidades por sus representantes, expuso el presidente de Unidos Podemos, Alejandro Fonseca.

Al final de la jornada electoral, la agrupación morada, con anaranjado y blanco obtuvo nueve alcaldías. En los comicios pasados, solo había conseguido una. Esto los convirtió en el gran ganador de las votaciones.

«En estos momentos, Unidos Podemos se está convirtiendo en la tercera fuerza política a nivel nacional, que era algo que nosotros hemos trabajado casa a casa», destacó el dirigente.

Por su parte, la otra agrupación cosechó cinco alcaldías más de las que consiguió en 2020.

En total, la Unidad controlará 20 territorios y ve cada vez más de cerca a Liberación Nacional, que es históricamente se ha mantenido como la principal fuerza política de Costa Rica (28).

«Oficialismo» vigente

En el Partido Progreso Social Democrático (PPSD), actualmente en el gobierno, se mostraron satisfechos con la obtención de dos alcaldías.

Lo anterior a pesar del rompimiento que sufrió la fracción el año pasado, cuando 9 de 10 diputados dieron su apoyo público a otra agrupación: el Partido Aquí Costa Rica Manda (PACRM).

Aquella división estuvo acompañada de críticas por parte del presidente Rodrigo Chaves contra la presidenta de la agrupación en el poder, Luz Mary Alpízar, dado que, en su rol como congresista, también se separó de la línea de la bancada en algunas oportunidades.

Progreso Social Democrático jamás había participado en unas elecciones municipales, por lo que sus triunfos en Carrillo y Atenas llenan a la dirigencia «oficialista».

El Partido Acción Ciudadana (PAC) también perdió las cuotas de poder que le quedaban durante los comicios del domingo.

La agrupación que gobernó Costa Rica entre 2014 y 2022 se quedó sin los cuatro ayuntamientos que controlaba y desapareció de la arena municipal.

En cuestión de dos años, los rojiamarillos bajaron del poder, se desvanecieron del Congreso y ahora de los gobiernos locales.

Por su parte, el Partido Frente Amplio (PFA) se aseguró la alcaldía de León Cortés Castro.

Si bien el triunfo es pequeño, marca el regreso de la agrupación amarilla a una municipalidad, pues en toda su historia solo había gobernado en Barva.

Teletica


Pese a perder 14 alcaldías, presidente del PLN dice que no son los grandes perdedores de municipales

Por Juan José Herrera

Pese a perder 14 alcaldías, el presidente del Partido Liberación Nacional, Ricardo Sancho, insistió en que no es su agrupación la gran perdedora de las elecciones municipales.

En entrevista con Teletica.com, el abogado y exdiputado aseguró que, si bien la expectativa en la cosecha de gobiernos locales era más alta, se van satisfechos de seguir siendo “la principal fuerza política del país”.

“Efectivamente, las expectativas que teníamos sobre el número de alcaldías era más alta, igualmente sobre la votación. Liberación Nacional ha andado alrededor de 350 y 370 mil votos en este tipo de elecciones municipales y hay un debilitamiento de ese caudal que nos deja actualmente en 250 mil votos; sin embargo, eso representa la principal fuerza política del país, aunque ha habido un abstencionismo de los liberacionistas, creo que definitivamente continuamos siendo esa fuerza política”, afirmó.

Consultado entonces sobre quién, sino el partido que más alcaldías perdió, fue el gran perdedor de la contienda, Sancho defendió que ese lugar lo ocupa el partido del presidente Rodrigo Chaves y su Gobierno.

“Nosotros no somos los grandes perdedores. Creo que el gran perdedor es el partido del presidente, es el gobierno que trató por primera vez en Costa Rica, de una manera inconveniente, de participar y meterse en la política electoral”, se defendió.

¿Perder de golpe una tercera parte de sus alcaldías no le parece serio?

«Desde luego que eso nos pone a reflexionar, nos pone a pensar, a decidir rápidamente sobre diferentes estrategias de comunicación, a poder desarrollar mayor escucha de la gente en todo el país, y ese proceso lo hemos venido desarrollando, lo que pasa es que bueno, en medio de eso es que aparecen estas elecciones y yo creo que los resultados no los estamos viendo por ahora, pero sí, desde luego es un llamado de atención al Partido Liberación Nacional».

Otra visión

Las palabras de Sancho se alejan de las que este lunes compartió el secretario general del PLN, Miguel Guillén, quien reconoció que esa renovación que él y el nuevo comité ejecutivo del partido prometieron tras el fracaso en las elecciones presidenciales no consiguió el respaldo necesario para ofrecer un cambio real dentro de las filas verdiblancas.

Guillén cuestionó la falta de un ánimo real dentro del partido por adoptar esa renovación e incluso puso su cargo a disposición de la dirección del PLN luego del resultado en las municipales.

“Yo soy mucho más optimista (que Guillén) y creo que los procesos políticos no son de un mes para otro, ni de un año para otro. Nosotros entramos hace un año y un mes y en este tiempo hemos hecho demasiado, hemos logrado hacer la asamblea tenga una forma correcta para respetar la paridad, hemos nombrado el directorio político.

“Yo lo que opino es que las cosas hay que verlas con serenidad, que aquí no se trata de buscar culpables, no se trata de buscar responsables. Desde luego que ese análisis vendrá, pero yo creo que en estos momentos tenemos que tomar las cosas con muchísima serenidad, con mucha parsimonia, con mucho respeto y necesitamos que todos los grupos, todos los liderazgos que se han construido en este año y meses puedan servir para el bien del partido y del país”, insistió Sancho.

El exdiputado resaltó que el partido no cometió errores durante la conformación de sus fórmulas municipales y que fue bajo esta nueva gestión que se posicionó a un importante número de mujeres en los diferentes cargos de elección popular.

“Creo que estamos en la posición correcta. La renovación no es solo gente más joven, también es de ideas, es el compromiso con el agua, con el saneamiento y con el ambiente. Es el compromiso con las mujeres, es el compromiso con el empleo, los emprendedores. Y en este sentido creo que definitivamente estamos en ese camino.

“No es un asunto de un mes ni de un año, y yo creo que de aquí a un tiempo veremos los resultados de ese proceso que llevamos, la actual dirección política del partido”, finalizó.

Este próximo miércoles a las 6:30 p. m. el directorio completo del PLN se reunirá en el Balcón Verde, en La Sabana, para discutir los resultados de las elecciones.

En los próximos días, además, se anunciará la conformación de un panel con tres “personalidades liberacionistas sin aspiraciones políticas” que se encargará de analizar los comicios y el rumbo de la agrupación.

Teletica

Más notas sobre el tema