Argentina | Policía reprime protesta contra los recortes en el cine y la cultura

Fotos: Kaloian Santos Cabrera.
1.983

Violencia y detenciones en el Gaumont: la policía avanzó sobre una marcha en defensa de la cultura

Organizaciones sindicales de trabajadoras y trabajadoras del Incaa, documentalistas, artistas y actores se manifestaban en las puertas del histórico Cine Gaumont, en inmediaciones del Congreso de la Nación, para denunciar recortes en el sector y protestar contra la privatización cuando efectivos de la Policía de la Ciudad llegaron en motos y a pie para dispersar y tirar gases lacrimógenos. «Sabemos que hay una persona herida y tiraron gases», denunció una joven integrante de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE- Incaa) ante C5N. El INCAA -cuyo desfinanciamiento fue anunciado esta semana- depende de la Secretaría de Cultura, bajo la órbita del Ministerio de Capital Humano, tiene 645 empleados y unos 500 son de planta permanente.

La Policía de la Ciudad confirmó ante El Destape que son tres las personas detenidas. En un principio informaron que fueron trasladas a la Comisaría Vecinal 1B, pero después señalaron que fueron a la Alcaidía 4. Además, precisaron que se «registraron incidentes, dos policías de la Ciudad resultaron con heridas en los pómulos».

La joven, quien formó parte de la conferencia de prensa, explicó que están allí para «denunciar la situación de vaciamiento del cine nacional». «Estábamos difundiendo las películas que se estrenan hoy y esto que está sucediendo es repudiable, porque quieren disciplinar la calle de esta manera, meten palos a estudiantes, trabajadores, directores, diputados nacionales, dirigentes sindicales, es repudiable que suceda esto en este contexto, mientras siguen tratando el DNU (70/2023, que está debatiendo el Senado de la Nación en este momento) que lo único que viene hacer es arrasar con lo que queda en nuestro país», advirtió. Entre las personalidades del ambiente se encontraban la actriz Mirta Busnelli y los actores Leonardo Sbaraglia y Osmar Núñez, que también es director.

Cerca de las 17.30 cuando la multitud ocupaba gran parte de la vereda y de la calle Rivadavia, sobre la que se encuentra el cine, fue que llegaron los efectivos policiales en motos y a pie con actitud amenazante hasta que empezaron a arrojar gases lacrimógenos y comenzaron a golpear avanzando contra las personas que se encontraban en el lugar para correrlas hacia las veredas y sobre la Plaza de los Dos Congresos. Hasta el momento, la Policía de la Ciudad confirmó ante este medio que son dos las personas detenidas.

Durante la conferencia de prensa que se realizó antes de que llegaran los efectivos policiales, llamaron a defender los puestos de trabajo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y las políticas de fomento de esa industria. También, en reiteradas ocasiones pidieron dejar liberado un carril para dejar libre el tránsito, lo que era respondido con cánticos «unidad de los trabajadores» y «Milei basura, vos sos la dictadura».

Allí, se pronunciaron contra «los despidos y el ataque al INCAA, en defensa de los festivales federales, los espacios INCAA (como el Gaumont) y las escuelas de cine y la continuidad de la señal televisiva y la plataforma Cine.ar». La iniciativa se concretó luego de la resolución firmada por el presidente del INCAA, Juan Carlos Pirovano, que dispuso dar de baja todos los contratos que se vencían el 31 de marzo de este año, la asignación y el pago en concepto de horas extras, la reducción del servicio de seguridad, así como de transporte, combustible, estacionamiento, comida, y/o cualquier otro gasto de representación institucional.

En una especie de asamblea en la que se compartió el micrófono entre diversas organizaciones de distintos sectores expresaron su solidaridad y contaron su situación. Entre ellos, estuvieron representantes de Cine Argentino Unido, DOCA, Enerc, de la Asociación de Abogados Laboralistas y hasta de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, compartieron su solidaridad con las y los trabajadores cuyos puestos de trabajo se encuentran bajo amenaza.

«El ataque al cine nacional es ideológico no resuelve ni el hambre ni la pobreza y deja sin trabajo a más de 600 mil familias que dependen de la industria», denunciaron desde Cine Argentino Unido. A su turno, Teresa Saporiti, de DOCA, explicó ante las y los presentes que los documentales «no pueden medirse en términos del capitalismo (N de R: como propone hacer el Gobierno argentino, encabezado por Javier Milei), porque muchas veces ese ven en espacios que no cobran entradas, como escuelas, unidades básicas, centros culturales», dijo.

«Esta gente quiere atacar la cultura, nuestra soberanía, no quieren que podamos contar con nuestra propia industria. En el Incaa no sobran trabajadores, en Télam se cuentan historias con la mirada del pueblo, quieren vender también Aerolíneas Argentinas, quieren entregar la soberanía de nuestra cultura, de nuestros relatos. de nuestros cielos y nosotros vamos a defenderla», soltó Saporiti.

El Destape

 

Más notas sobre el tema