El 24 de marzo en Francia – Por Carlos Schmerkin, especial para NODAL

1.994

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Carlos Schmerkin*, especial para NODAL

Un nuevo 24 de marzo en la Argentina, Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia. Nunca faltó a la conmemoración del golpe de Estado de 1976. Este año en París se decidió hacer el acto en el “Jardín de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo” inaugurado en el 2008 en el barrio 15 y situado a orillas del Sena, en homenaje a los 20 ciudadanos franceses desaparecidos por la dictadura. La idea de colgar allí las fotos de los 20 desaparecidos es para que queden como algo definitvo. Un “siluetazo” replicando el de Argentina formará parte del evento.

Este 24 con Javier Milei como presidente es muy especial. Los partidos políticos de izquierda y especialmente los sindicatos franceses estuvieron muy presentes en el acto realizado el 19 de enero frente a la embajada argentina en París en solidaridad con la huelga general y la movilización en Argentina. Una numerosa concurrencia acompañó los discursos de los representantes de la “Intersindical” compuesta por todos los sindicatos franceses quienes publicaron una declaración muy combativa en apoyo a los sindicatos argentinos.

La elección de Javier Milei fue muy comentada en los medios franceses. A medida que pasaban las semanas y meses, el contenido de los comentarios fueron evolucionando: los aspectos más “pintorescos” del candidato “outsider” de la motosierra fueron reemplazados por el descubrimiento del feroz plan de ajuste, del ataque a la cultura, la educación y la ciencia. El martes 19 de marzo el prestigioso diario Le Monde publicó una página entera titulando: “Argentina: el mundo científico en peligro”. El mismo vespertino y otros medios como Mediapart, Libération y L’Humanité, relataron el cierre de Télam, la represión delante del cine Gaumont, la suspensión de entrega de alimentos a los comedores populares como así también el rechazo en el Congreso de la ley omnibus y el Decreto Nacional de Urgencia (DNU).

Desde que tengo memoria en mis 44 años de vida en Francia, nunca la Argentina estuvo tan presente en los medios por un tema que no sea el fútbol. Durante varias semanas especialistas argentinos participaron en debates televisivos y radiales tratando de explicar el fenómeno Milei. Amigos franceses no paran de preguntarme cómo fue posible elegir semejante personaje como presidente, preocupados por una situación que consideran explosiva. Otra pregunta recurrente concierne los lugares de memoria: “¿los cerrarán?”, o también “¿que pasa con los militares?” en referencia a un posible golpe de Estado dada la impronta negacionista de este gobierno.

El miércoles 20 de marzo hablé delante de una clase de último año de secundario después de la proyección de la película “Argentina, 1985” en la embajada argentina en París. Invitado por la profesora de un colegio de la región parisina pude responder a las preguntas que los estudiantes habían preparado, explicando el contexto del golpe del 76 y explayándome un poco sobre la historia argentina. También relaté cómo viví en la cárcel el día del golpe, mi primer 24 de marzo. Alumnos y alumnas con un nivel aceptable de español escucharon mis explicaciones con acento porteño que no les llamó la atención puesto que su profesora es argentina.

Con mucha emoción respondí las preguntas sobre las condiciones carcelarias durante aquellos años, sobre los desaparecidos, les conté de la anulación de las leyes de amnistía, de cómo murió el dictador Jorge Rafael Videla en una cárcel común, aspectos personales de mi encierro y exilio. Ante una última pregunta sobre el nuevo gobierno de Milei, no vacilé en analizar la situación actual de la Argentina, resumiendo brevemente el brutal ajuste y los ataques a la ciencia, a la educación y a la cultura, expresando mi temor sobre la continuidad de las políticas de Derechos Humanos y el peligro de cierre de los centros de memoria. Los dos representantes presentes de la embajada escucharon atentamente mi intervención.

¿Cambiará la política de DDHH cuando asuma el nuevo embajador? Muchos pensamos que los espacios conquistados no se abandonan. El día que nos echen sabremos denunciarlos como corresponde. El rol de las asociaciones de los argentinos en Francia como la ACAF (Asamblea de ciudadanos argentinos en Francia), organizadora de este 24 de marzo en el Jardin de Madres y Abuelas, consiste en mantener viva la llama de la Memoria y alertar en Francia sobre las violaciones de DDHH y los ataques a las libertades públicas en Argentina.  Pero por sobre todo,  denunciar el carácter negacionista de este nuevo gobierno de Javier Milei y Victoria Villaruel.

*Schmerkin es ex preso político y co-autor de «La paloma engomada, relatos de prisión, Argentina 1975-1979”.

Más notas sobre el tema