El Salvador | Bukele despliega 6.000 efectivos para operativo de seguridad contra pandillas al norte del país

805

Ponen cerco militar en Chalatenango y reportan primeras dos capturas

Al menos 5,000 elementos del Ejército y de la Policía Nacional Civil (PNC) fueron desplegados este lunes 25 de marzo en cuatro localidades del departamento de Chalatenango, tras dos homicidios reportados en la zona hace unos días, según público en X (Twitter) el presidente Nayib Bukele.

El mandatario señaló en un mensaje en dicha red social que ya se capturaron a los culpables que son, de acuerdo con Bukele, miembros de la pandilla Barrio 18 fracción Sureños.

El bloque de seguridad abarca las localidades de San José Cancasque, San Antonio Los Ranchos, Potonico y San Isidro Labrador, y se busca «desarticular esa clica (grupo) por completo», afirmó Bukele.

Agregó que «no nos vamos a detener hasta erradicar lo poco que aún queda de las pandillas».

Este despliegue de militares y policías se suma a otros implementados en diferentes zonas de El Salvador en el contexto de un régimen de excepción, puesto en marcha desde marzo de 2022 para combatir a las pandillas.

Primeras capturas y total de capturas en el régimen

Las autoridades presentaron también en sus redes sociales a los primeros dos capturados en este cerco en Chalatenango.

Fueron identificados como Enmanuel Quintanilla y José Elias Ramírez, supuestos pandilleros y a quienes se les atribuye el asesinato de Eder Rodríguez Flores Velasco, quien era originario del cantón Los Naranjos, Sensuntepeque, y de Víctor Manuel Rivas, originario de San Antonio Los Ranchos.

“El 18 y 22 de marzo fueron atacados cobardemente por una estructura criminal que se hacen llamar Los Justicieros. Como institución policial y con instrucciones del Gabinete de Seguridad, especialmente del Presidente de la República, no se va a permitir ningún indicio de estructuras criminales”, declaró el director de la Policía Nacional Civil, Mauricio Arriaza Chicas.

Bajo la polémica medida del régimen de excepción, señalada de violar los derechos humanos, han sido capturados más de 78,100 personas, todas acusadas de ser pandilleros o colaborares de dichas bandas.

Organizaciones no gubernamentales han recibido más de 6,000 denuncias de violaciones a los derechos humanos, principalmente por detenciones arbitrarias y torturas, y han registrado la muerte de más 200 detenidos bajo custodia estatal.

La medida de régimen de excepción, que está pronto a cumplir dos años de implementación, ha sido prorrogada en 24 ocasiones en períodos de 30 días y suspende las garantías constitucionales de la defensa de los detenidos, la inviolabilidad de la telecomunicaciones y prolonga la detención provisional hasta por 15 días, cuando normalmente es de 3.

Esta medida se aprobó tras el asesinato de más de 80 personas a manos de las pandillas tras, según investigaciones del medio local El Faro, la ruptura de un pacto entre el Gobierno y las bandas criminales.

Bukele, que lidera una llamada «guerra contra las pandillas», basó su campaña política de reelección, pese a la prohibición constitucional, en el régimen de excepción ante el amplio respaldo de la población que tiene.

La Prensa Gráfica

Más notas sobre el tema