Los gobiernos de México y Honduras rechazan la ley antimigrantes de Texas que permite detener y deportar personas

1.131

Advierte AMLO a Texas: México no aceptará deportaciones

Por Diana Benítez

México no se quedaría de brazos cruzados, en caso de concretarse la ley SB4 de Texas, en Estados Unidos, que permitiría a ese estado actuar contra personas sólo por presunción de ser migrantes y emitir deportaciones, advirtió el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa matutina de ayer en Palacio Nacional.

“Nosotros no aceptaríamos deportaciones, de una vez lo adelanto, del gobierno de Texas, y no nos vamos a quedar con los brazos cruzados”, remarcó.

Si bien aún no es un hecho, porque, de un día para otro, una corte impidió la ejecución de la ley, expresó su inconformidad con la medida.

“Estamos en contra de esta ley draconiana, completamente opuesta, contraria a los derechos humanos, una ley deshumanizada por completo, anticristiana, injusta, violatoria de preceptos, de normas de la convivencia humana”, subrayó.

El mandatario resaltó que la norma da cuenta de la “hipocresía de las autoridades, pues juran por la Biblia”.

“No sólo del derecho internacional, sino hasta violatoria de la Biblia. Y esto lo digo porque quienes aplican estas medidas injustas, inhumanas, van a los templos. Se les olvida que en la Biblia se habla de tratar bien al forastero y, desde luego, del amor al prójimo. Son algunas autoridades muy hipócritas, pues toman protesta con la Biblia”, remató.

Además, criticó que se esté permitiendo que una autoridad estatal sea la que tome medidas que corresponden en política exterior.

“No puede uno estar, tener una legislación que corresponde al fuero federal. Es como si el gobernador de Tamaulipas (Américo Villarreal) aplicara una ley en contra de los texanos que visitaran México o transitaran por Tamaulipas. No les corresponde a los gobiernos estatales, de acuerdo con nuestra Constitución, todo lo relacionado con política exterior”, explicó.

El mandatario destacó que habría una respuesta diplomática a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Tanto el mismo gobierno de Estados Unidos como el de México, así como abogados de derechos civiles, impugnaron la medida, lo que permitió el freno de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito.

De ejecutarse, los jueces también estarían obligados a dictar repatriaciones inmediatas y se podrían acreditar nuevos delitos contra migrantes.

López Obrador ha sostenido críticas hacia el gobierno de Greg Abbott, gobernador en Texas, por las diversas medidas que ha tomado contra migrantes, como el haber instalado boyas y alambradas en el río Bravo.

Estas ideas que han impulsado integrantes del Partido Republicano sólo son “politiquería” y “balandronadas” que se hacen frente a las elecciones que se realizarán en noviembre en ese país, acusó.

Por ello, indicó que, si bien el gobierno mexicano no tomará partido por algún candidato, sí responderá cualquier señalamiento que se haga a México, pues “no se permitirá que, una vez más, sea usado como piñata, achacándole problemas migratorios y de crimen organizado”.

EL FINANCIERO


Canciller hondureño: Ley SB4 criminaliza la migración

El canciller de Honduras, Eduardo Enrique Reina, lamentó este miércoles la decisión de las autoridades del estado de Texas, Estados Unidos, de aprobar la Ley SB4 que busca acelerar las deportaciones de migrantes.

La Ley SB4 permitiría a las autoridades estatales detener y expulsar a migrantes indocumentados.

Enrique Reina afirmó que la Ley SB4 criminaliza excesivamente la migración, provocará la separación de familias, fomentará la discriminación y atenta contra los derechos humanos y la dignidad de los migrantes.

“Lamentamos la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de aprobar la entrada en vigor de la ley SB4 en Texas. Consideramos que esta Ley criminaliza excesivamente la migración, provocará la separación de familias, fomentará la discriminación y atenta contra los derechos humanos”, denunció.

“Honduras reprueba medidas que tienden a crear condiciones humanitarias más complicadas para los migrantes y sus familias”, dijo el Canciller en la red social de X.

La ley SB4, una de las medidas antiinmigrantes más drásticas en la historia de Estados Unidos, convertiría en delito menor el que un extranjero “ingrese o intente ingresar al estado (de Texas) desde una nación extranjera” de forma irregular, además de facultar a las fuerzas estatales de realizar arrestos migratorios.

Ley antiinmigrantes

Su aplicación desató caos este martes, cuando la Suprema Corte de Estados Unidos primero permitió aplicar la ley antes de escuchar argumentos de fondo, pero en la noche el tribunal de apelaciones del Quinto Circuito suspendió su entrada en vigor.

El estado de Texas está gobernado por el republicano Greg Abbott, un gran admirador de Donald Trump, probable rival del presidente demócrata Joe Biden en las presidenciales de noviembre.

La administración de Biden se ha opuesto firmemente a llamada ley SB4, argumentando que el gobierno federal tiene autoridad sobre los asuntos de inmigración, no los estados por separado.

Migrantes en la frontera

En la mexicana Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso (Texas) y donde se acumula un importante número de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos, la decisión de su aplicación se había recibido con pesar.

Gustavo Adonai, un hondureño de 43 años, dijo que Texas tiene el derecho de proteger su territorio, pero pidió una oportunidad. “Lo necesitamos porque nuestros países están muy mal”, aseguró a la AFP.

Antes de conocerse la nueva suspensión de este martes, el gobierno de México advirtió que se negará a aceptar a los migrantes, así sean ciudadanos mexicanos, que las autoridades de Texas busquen entregar en la frontera.

“México no aceptará, bajo ninguna circunstancia, repatriaciones por parte del estado de Texas”, informó en un comunicado la cancillería.

Para México, esta ley “criminaliza y discrimina” y se ofreció a colaborar en el caso ante la Corte de Apelaciones, para transmitir información sobre el impacto de la ley “en la comunidad mexicana y/o mexicoamericana” y “en las relaciones entre México y Estados Unidos”.

LA PRENSA


Tribunal suspende iniciativa texana, pero Abbott la echa a andar; SRE alista litigio

El Gobernador de Texas afirmó que su Administración continuaría implementando medidas para asegurar la frontera sur. Por su parte, la Canciller Alicia Bárcena aseguró que México presentará su apelación contra la polémica Ley antimigrante.

Una vertiginosa serie de maniobras judiciales en torno a una Ley de Texas que permitiría al estado detener y deportar a las personas que entren ilegalmente en Estados Unidos sembró confusión en la frontera del país con México, mientras sheriffs, jefes de policía y migrantes esperaban instrucciones.

Durante una audiencia, Texas enfrentó un interrogatorio escéptico de un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del 5to Circuito federal que terminó sin un fallo, dejando la nueva Ley en suspenso por el momento. Esto formó parte de una serie de desarrollos que incluyó una decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que permitió que la Ley entrara en vigor durante varias horas el martes. Independientemente de la decisión del panel de tres jueces, esta saga legal no habrá terminado.

A pesar de la suspensión, el Gobernador de Texas, Greg Abbott, indicó este miércoles que el estado aún “tiene la autoridad legal de arrestar” a quienes crucen la frontera de manera ilegal.

Abbott dijo que su Administración continuaría implementando medidas para asegurar la frontera sur después de sufrir un golpe en la corte federal de apelaciones el martes por la noche.

Migrantes forman filas frente a la valla en la frontera de Estados Unidos con México a la espera de ser transportados a una instalación de la Patrulla Fronteriza, el 10 de mayo de 2023, en El Paso, Texas. Foto: Andrés Leighton, Archivo, AP
“Se ha quedado el bloqueo, pero aún sin SB4, Texas tiene la autoridad legal de arrestar a personas que crucen los alambres de púas en nuestras fronteras. Vamos a continuar a usar nuestra autoridad y arrestar a personas que crucen la frontera de manera ilegal”, dijo.

De acuerdo al republicano, si bien su administración seguirá defendiendo la SB4, advirtió que las autoridades estatales seguirán aplicando medidas de control fronterizo que se han considerado controvertidas, incluida la construcción de un muro a lo largo de la frontera y utilizar a la Guardia Nacional de Texas para implementar alambres de púas y barreras con boyas para “repeler a los migrantes”.

Según Abbott, las autoridades estatales han arrestado a 41 mil personas que han cruzado la frontera de manera ilegal.

“Vamos a continuar a crear barreras en la frontera, mantener las boyas en el río y construir el muro fronterizo”, reiteró Abbott.

Durante la audiencia del miércoles, la Jueza presidenta del 5to Circuito, Priscilla Richman, cuestionó cómo se aplicaría la Ley estatal, incluyendo cómo respondería Texas si las autoridades federales no cooperan con la orden de un Juez estatal de deportar a alguien. No se registraron arrestos durante las horas en que la Ley estuvo en vigor el martes.

El Departamento de Seguridad Nacional ha dicho que no tendría autoridad para deportar bajo la Ley estatal.

“Esto es inexplorado porque no tenemos ningún caso al respecto”, dijo el procurador general de Texas, Aaron Nielson.

El Departamento de Justicia ha argumentado que la Ley de Texas es una clara violación de la autoridad federal y creará caos en la frontera.

Los abogados del departamento se enfrentaron al interrogatorio del juez Andrew Oldham, nombrado por el Presidente republicano Donald Trump. La tercera jueza del panel, Irma Ramírez, nombrada por el Presidente demócrata Joe Biden, no hizo preguntas durante la audiencia, pero votó previamente a favor de mantener la Ley en suspenso.

Richman, que fue designado por el Presidente republicano George W. Bush, cuestionó la reivindicación de Texas de que está ejerciendo un “poder policial básico”, logrando que Nielson reconociera que la deportación de personas ha sido una responsabilidad federal. Pero Nielson negó que Texas esté “tratando de apoderarse del ámbito” de la aplicación de la Ley fronteriza y afirmó que el estado quiere cooperar con el Gobierno federal en lo que es ampliamente reconocido como una crisis.

Nielson también dijo que no sabía cómo afectaría la Ley a alguien que entrara ilegalmente en el país pero viniera a Texas desde otro estado.

Los legisladores republicanos redactaron la Ley para que se aplique en los 254 condados del estado, aunque Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, ha dicho que espera que se aplique sobre todo cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

La Corte Suprema no se pronunció el martes sobre los fundamentos de la Ley. En su lugar, devolvió a un tribunal de apelación inferior una impugnación presentada por el Departamento de Justicia. La Corte del 5to Circuito ha estado estudiando la apelación del estado a una orden de un juez de primera instancia que dejó en suspenso la Ley.

Según la Ley de Texas, una vez que los migrantes están bajo custodia por cargos de ingreso ilegal, pueden aceptar la orden de un juez de abandonar Estados Unidos o enfrentar un proceso judicial. Sin embargo, México ha dicho que se negaría a recibir a cualquiera a quien se le ordene cruzar la frontera.

SRE PREPARA LITIGIO CONTRA LEY ANTIMIGRANTE

Alicia Bárcena Ibarra, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio as conocer este miércoles que la dependencia que encabeza está preparando los “últimos detalles” del escrito que se presentará en Estados Unidos contra la Ley SB4 que pretende el arresto de migrantes en Texas.

A través de su cuenta de X, la Canciller mexicana señaló que con el litigio que presentará ante las autoridades estadounidense, el Gobierno “hará todo” para detener la iniciativa, misma que calificó de antimigrante, xenófoba y discriminatoria.

“No aceptaremos, bajo ninguna circunstancia, repatriaciones de autoridades de Texas”, agregó.

SIN EMBARGO

Más notas sobre el tema