ALBA-TCP rechaza “injerencias externas” en la región y defiende la inclusión de Palestina como Estado pleno en la ONU

468

Concluye la XXIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP

La XXIII Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) concluyó en Caracas, capital venezolana, con la presentación de la declaración final, la Agenda ALBA 2030 y un comunicado especial sobre la situación de Palestina.

Tras finalizar el encuentro, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó que contaban con «tres documentos conceptuales, doctrinarios y de acción» que sometió a votación de las autoridades presentes.

El primer documento fue la declaración de la XVIII Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP «hacia los 20 años de la fundación del ALBA, 22 propuestas».

Entre los puntos que integran la declaración del encuentro está adoptar la Agenda Estratégica 2030 del ALBA-TCP «como guía y documento vivo para afrontar los años por venir y consolidar la Alianza de forma integral, en un esfuerzo conjunto por fortalecer las áreas más importantes para el desarrollo y bienestar de nuestros pueblos».

Además, manifestaron su compromiso con la defensa de la soberanía nacional sin injerencias externas, rechazando «los postulados de la Doctrina Monroe que, luego de 200 años, sigue utilizándose para justificar acciones desestabilizadoras e intervenciones en América Latina y el Caribe; asimismo, condenamos enérgicamente cualquier empeño de establecer nuevas formas de dominación en la región y revindicamos el derecho a vivir dentro de un continente libre de hegemonía imperial».

«Exigimos el levantamiento inmediato de las criminales -por ilegales e injustas- medidas coercitivas unilaterales impuestas contra los pueblos y Gobiernos de Nicaragua y de Venezuela, por ser irreconciliables con el derecho internacional, violatorias de los derechos humanos y la Carta de Naciones Unidas y afectar nocivamente la realización plena del desarrollo económico y social de ambos pueblos y, por ende, de la región. Demandamos a los países responsables de la imposición de tales medidas la debida reparación y compesación a los países y pueblos afectados».

Asimismo, reiteraron su condena al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, impuesto por Estados Unidos (EE.UU.); reivindicaron la urgente necesidad de coordinar mecanismos de cooperación efectiva y de solidaridad con el pueblo de Haití «para que pueda avanzar en la senda hacia la paz duradera y el desarrollo sostenible».

Solidaridad con Palestina
Sobre el comunicado especial ante la situación de Palestina, los jefes de Estado y de Gobierno de ALBA-TCP aprobaron algunas medidas, como «demandamos una solución amplia, justa y duradera al conflicto israelí-palestino a través del diálogo basado en la creación de dos Estados que permita a Palestina el ejercicio del derecho a la libre determinación como Estado independiente y soberano, con Jerusalén Oriental como su capital dentro de las fronteras anteriores a 1967 y que garantice el derecho al retorno de los refugiados».

«Reiteramos el llamado a la comunidad internacional para que se imponga un inmediato cese al fuego en Gaza y se detenga el genocidio, los crímenes de guerra y de lesa humanidad en contra de su población, que viola los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas, el derecho internacional y el derecho internacional humanitario», leyó el presidente Maduro.

También reafirmaron su respaldo a la inmediata admisión de Palestina como Estado miembro pleno de las Naciones Unidas, «un paso justo y necesario que contribuirá a la protección de los legítimos derechos del pueblo palestino»; instaron a que se determinen las responsabilidades del Gobierno de Israel y los que lo apoyan «en los crímenes perpetrados contra el pueblo palestino, en correspondencia con el derecho internacional».

Finalmente, invitaron manera especial a Palestina a participar en la cumbre de los 20 años del ALBA-TCP.

Horas antes, el mandatario Maduro dio la bienvenida en el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno) a los presidentes, primeros ministros y funcionarios de alto nivel: Daniel Ortega (Nicaragua), Miguel Díaz-Canel (Cuba) y Luis Arce (Bolivia), los jefes de Gobierno Gaston Browne (Antigua y Barbuda), Ralph Gonsalves (San Vicente y las Granadinas), Roosevelt Skerrit (Dominica) y Phillip J. Pierre (Santa Lucía), así como el canciller de Grenada, Joseph Andall y el embajador de San Cristóbal y Nieves, Norgen Wilson.

El bloque integracionista fue fundado en 2004 por los entonces presidentes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez.

Dominica: ALBA-TCP ha hecho tanto por tanta gente
El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, rindió tributo  a los fundadores de ALBA-TCP, los comandantes Hugo Chávez y Fidel Castro, destacando que “fueron estos dos caballeros, los pioneros en muchos aspectos del desarrollo en este mundo”, resaltando que “no hay ninguna organización en el mundo que en un tiempo tan corto, haya logrado hacer tanto y por tanta gente y por tanto países, tanto como lo ha hecho ALBA –TCP”.

“Es un grupo de solidaridad que se para firme en la defensa de hermanas y hermanos, que asegura que los esfuerzos del capitalismo, del neocapitalismo, no van a derrotarnos, no van a derrotar nuestra solidaridad, ni nuestra soberanía como naciones”, dijo.

El primer ministro mostró su solidaridad con Cuba al afirmar que el bloqueo impuesto «ha afectado a millones de vidas, y nosotros como mundo no podemos sentarnos y permitir que un sólo país imponga este acto tan terrible sobre una nación hermana, y le dije al presidente que no hay nada que pueda evitar que podamos fortalecer y profundizar nuestra solidaridad, nuestro amor por el pueblo de Cuba y la Revolución Cubana”.

Asimismo, refirió que tener solidaridad con Venezuela es defender la democracia de esa nación, considerando que “no es un tema ideológico, es un tema de principios, de justicia, de equidad. El mundo debe seguir siendo solidario y defender al pueblo de Venezuela”. Skerrit también expresó su solidaridad y determinación con el pueblo y Gobiernos de Bolivia y Nicaragua.

“En estos 20 años del ALBA muchos dijeron que no duraría ni siquiera un año cuando se estableció, pero aquí estamos, el día de hoy 20 años de fuerza, 20 años de solidaridad, 20 años de complementariedad entre todos nosotros, las naciones del Caribe y de Latinoamérica y lo más importante del ALBA, es que le habla al centro, a lo más importante de la supervivencia humana, a los desafíos de la humanidad, y ha formulado soluciones a esos desafíos”, acotó.

Antigua y Barbuda: condena a las sanciones 
El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, manifestó su condena a las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos (EE.UU.) contra Venezuela y Nicaragua, así como el rechazo al bloqueo contra Cuba.

«Observamos las agresiones, la desinformación que se ha diseminado en el norte global. Por ello, Antigua y Barbuda sigue instando a Estados Unidos que quite a Cuba de la lista de los países que favorecen el terrorismo. Ellos saben que no es cierto, todos sabemos que no es cierto. Condenamos la imposición de las medidas unilaterales coercitivas sobre Venezuela y Nicaragua, especialmente en estos momentos económicos tan difíciles. Son injustificables y lo que hacen es perjudicar a los inocentes», aseveró.

Además, alertó que «naciones poderosas del norte» quieren consolidarse y tener un mayor control sobre otros países. «El ALBA debe continuar fortaleciendo su solidaridad y su cooperación para lidiar con temas que tienen que ver con la defensa de la soberanía para alimentarnos, que haya mayor cooperación económica, mayor comercio e inversiones, afín de fortalecer nuestro grupo hemisférico».

Browne también reconoció el papel desempeñado por los comandantes Hugo Chávez y Fidel Castro, «para crear este movimiento hemisférico tan importante».

Santa Lucía: compromiso con ALBA-TCP
El primer ministro de Santa Lucía, Philip Joseph Pierre, refirió que su país es amigo de la paz y cree que todas las personas deberían vivir con dignidad. “Somos amigos de la paz, y creemos que no debe haber racismo, ni discriminación y todas las personas deberían vivir en paz y dignidad”, precisó, al tiempo que reconoció que Santa Lucía será un miembro pleno dentro del ALBA-TCP.

Insistió que los problemas del Caribe y las Américas son similares, “porque siempre estamos luchando contra la pobreza y el cambio climático y sufrimos la discriminación  de países más poderosos que nosotros”, y se comprometió a trabajar desde el ALBA-TCP, condenó el genocidio en Gaza, calificándolo de un crimen contra la conciencia del mundo. “A veces me pregunto cómo se puede dormir cundo los niños están siendo asesinados, cuando las mujeres están muriendo”, dijo.

“Instamos a un cese. Y creemos en el derecho de Palestina a la existencia”, reafirmó. De igual manera, el primer ministro señaló que Haití tiene el derecho de existir y de vivir, y que la Comunidad del Caribe (Caricom) debe asegurar que el pueblo de Haití tenga una vida de paz.

El premier apostó por eliminar las sanciones contra Cuba y Venezuela y las catalogó de injustas e innecesarias. Le deseó lo mejor al presidente Nicolás Maduro en el proceso electoral y aseguró que será victorioso, y espera asistir a su investidura en el mes de agosto.

Por otra parte, agradeció a Cuba porque gracias a ese país Santa Lucía pudo superar la pandemia de la Covid-19, y cientos de estudiantes han viajado a Cuba para convertirse en ingenieros, médicos, especialistas.

Granada: ALBA-TCP para la integración
El canciller de Granada, Joseph Andall, agradeció ser parte de la XXIII Cumbre de ALBA-TCP y resaltó la labor de naciones como Cuba y Venezuela en áreas de solidaridad internacional.

Además, expresó su agradecimiento al bloque regional como espacio para tratar los retos comunes y constituir un vehículo para la integración y la unidad, abogó porque finalice el bloqueo ilegal que ha sido impuesto a Cuba por EE.UU. y realizó un llamado también a la remoción de ese país de esa lista unilateral de supuestos Estados que apoyan el terrorismo.

De igual forma, manifestó que su nación considera “que la solución en Haití tiene que ser liderada por la gente Haití. Históricamente a Haití se le ha saqueado y tenemos que hacer justicia de restauración para gente y pueblo haitiano”.

Con relación a la situación de Palestina, consideró que es una mancha en la conciencia de la humanidad y que el llamado «mundo civilizado» continúa mostrando claramente su hipocresía, por una parte una de las maquinarias militares más avanzada y por otra parte la muerte de civiles.

El canciller condenó de manera inequívoca la invasión del territorio soberano de México por parte de las fuerzas de seuridad de Ecuador y agregó que se le debe decir al Gobierno de Daniel Noboa que «debe respetar el derecho de asilo, las leyes y las convenciones internacionales».

“Somos un país pequeño, nosotros entendemos los principios de la humanidad y de la dignidad y llamamos a los pueblos del mundo a hacer presión para que sus Gobiernos condenen estos actos que están siendo cometidos a plena luz y en frente de todos”, subrayó.

San Vicente y las Granadinas: ALBA-TCP ha podido detener al imperio
El primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, alentó a las y los jóvenes a estudiar la historia y, sobre todo la historia de sus países. “Los jóvenes no solo pueden obtener información por internet”, dijo y consideró que deben tener un conocimiento previo, entender la verdad y la falsedad de la información, compararla y ver la relación entre el fenómeno y los hechos para comparar los relatos.

Recalcó que “los que caen en el juego de la propaganda del imperialismo están perdidos. Yo he sufrido de esa propaganda Yo he sido activista político. Aliento a los jóvenes que estudien a sus países”. Entre tanto refirió que “nuestro deber es defender a los procesos revolucionarios del imperialismo”.

Gonsalves enfatizó que a pesar de las limitaciones que pueda tener el ALBA-TCP, la organización ha demostrado que “bien plantada, ha podido detener al imperio”, entendiendo “la importancia de defender la Revolución Bolivariana de Venezuela. Nuestro deber es defender los procesos revolucionarios”.

“Usted puede que no apruebe 100 por ciento porque no conoce todos los elementos que llevaron a esa decisión, pero usted sabe lo suficiente para estar claro de que son Gobiernos y procesos revolucionarios que buscan mejorar la vida de sus pueblos, defender su independencia y soberanía, tener las mejores oportunidades para el avance y el progreso de sus pueblos”, afirmó.

Gonsalves subrayó que la guerra es siempre producto del imperialismo y el capitalismo monopólico no puede existir sin guerra; la economía de guerra es esencial para su existencia. En este sentido, criticó la aprobación de miles y millones de dólares para la guerra por el Congreso estadounidense.

El primer ministro de San Vicente y las Granadinas convocó a los Estados miembros a renovar su compromiso con la organización, rememorando las razones para «unimos al ALBA. Es pertinente recordar las circunstancias que llevaron a nuestro país a formar parte de la integración. Ser parte del ALBA es una extensión de los preceptos constitucionales de nuestro país”.

San Cristóbal y Nieves: ALBA-TCP promueve la unidad
El embajador de San Cristóbal y Nieves, Norgen Wilson, destacó la importancia de ALBA-TCP para enfrentar los desafíos de la región, promoviendo la unidad y la cooperación.

Además, reiteró que tienen recursos naturales, al pueblo y las instituciones educativas, «ahora tenemos que volvernos más estratégicos en el desarrollo de nuestra ciencia y nuestra tecnología, de tal manera que no simplemente regalemos esos recursos naturales a aquellos países que ya se han desarrollado en el norte global».

«El ALBA-TCP es una comunidad, es una organización que es clave para enfrentar muchos de nuestros desafíos como región», dijo.

El embajador manifestó su apoyo al «llamado para eliminar las barreras, incluyendo las medidas coercitivas unilaterales que se han impuesto sobre Cuba y Venezuela, ya que estas sanciones continúan disminuyendo la calidad de vida de todos nosotros.

Honduras: compromiso por un desarrollo sostenible
La embajadora de Honduras, Scarleth Romero, agradeció la posibilidad de asistir a la cumbre «en nombre del noble pueblo hondureño, del primer Gobierno de la resistencia popular, de parte de nuestra primera presidenta en la historia de Honduras, Iris Xiomara Castro, de nuestro presidente eterno Manuel Zelaya».

“Hoy me encuentro como testigo y fiel militante de una Honduras que logra fundirse con el sueño de la patria grande latinoamericana, venciendo el modelo neoliberal y sus aliados, destruyendo la explotación, la corrupción, la pobreza”, indicó.

Refirió que en la fecha de conmemorarse el Día internacional del Multilateralismo y la Diplomacia de Paz, reafirman su compromiso por un desarrollo sostenible, la promoción de la paz y la seguridad y el derecho irrestricto de los derechos humanos.

“Hoy se nos concede la oportunidad de estar aquí luego de 15 años en resistencia permanente como mujer hondureña como militante de una causa justa y como embajadora”, acotó y ratificó el compromiso de fortalecer los lazos de hermandad y solidaridad con los pueblos hermanos, «dignos y heroicos pueblos, sustentados en los principios y prácticas del derecho internacional, que promueven la solidaridad humana, el respeto a la autodeterminación de los pueblos, a la no intervención y al afianzamiento de la paz y la democracia»

La representante de Honduras repudió todo acto de intervención, agresión e injerencia en los asuntos internos de los Estados, y todo tipo de bloqueos criminales como los impuestos a Venezuela y Cuba. “El ALBA fue y sigue siendo un escudo de esperanza, de unidad y de fuerza de la que Honduras está eternamente agradecida. No olvidemos que seguimos siendo resistencia, hasta la victoria siempre, venceremos”, recalcó.

TELESUR


Declaración de la XXIII Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno del ALBA-TCP

 

“Hacia los 20 años de la fundación de la Alianza”

Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) reunidos en Caracas, Venezuela, el 24 de abril de 2024, para celebrar la XXIII Cumbre de la Alianza en el marco del Día Internacional del Multilateralismo y Diplomacia para la Paz, como mecanismo defensor y promotor de la paz, el respeto al el Derecho Internacional, siempre apegados al ideario emancipador de los próceres y padres precursores de América Latina y el Caribe y a la voluntad y vocación unionista de los líderes fundadores de nuestra Alianza, Hugo Rafael Chávez Frías y Fidel Castro Ruz.

Reafirmando nuestro firme compromiso con el fortalecimiento del ALBA-TCP, como mecanismo de unión, diálogo y concertación política, sustentado en los principios de solidaridad, justicia social, cooperación y complementariedad económica, que nos permite enfrentar en mejores condiciones los peligros y retos que se derivan del complejo escenario mundial, caracterizado por la profundización del irrespeto y la amenaza constante a la paz, la seguridad, la soberanía y la libre determinación de las naciones.

Convencidos de la necesidad de reimpulsar los principios y valores fundacionales del ALBA-TCP y ante este contexto, los países de la Alianza:

Adoptamos la Agenda Estratégica 2030 del ALBA-TCP, como guía y documento vivo para afrontar los años por venir y consolidar la Alianza de forma integral, en un esfuerzo conjunto por fortalecer las áreas más importantes para el desarrollo y bienestar de nuestros pueblos.

Destacamos la importancia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como mecanismo genuino de integración regional, diálogo y concertación política, dentro del cual, el ALBA-TCP debe continuar alzando la voz de nuestros pueblos; en este sentido, felicitamos el trabajo de San Vicente y las Granadinas al frente de la CELAC el último año y respaldamos a nuestra hermana República de Honduras, quien asumió su Presidencia Pro Tempore este año.

Ratificamos la importancia y nuestro compromiso en defensa de la “Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz” que, a 10 años de su aprobación en la II Cumbre de la CELAC en La Habana, Cuba, en enero de 2014, mantiene plena vigencia.

Reafirmamos nuestro firme respaldo al diálogo permanente entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana para alcanzar una solución satisfactoria entre las partes, como lo establece la Declaración Conjunta de Argyle de 2023, que cualquier controversia entre ambos Estados pueda resolverse en el marco del Derecho Internacional, incluido el Acuerdo de Ginebra de 1966, y al mantenimiento de la región como Zona de Paz.

Manifestamos nuestro compromiso con la defensa de la soberanía nacional sin injerencias externas; por tanto, rechazamos los postulados de la Doctrina Monroe que, luego de 200 años, sigue utilizándose para justificar acciones desestabilizadoras e intervencionistas en América Latina y el Caribe; asimismo, condenamos enérgicamente cualquier empeño de establecer nuevas formas de dominación en la región y revindicamos el derecho a vivir dentro de un continente libre de hegemonía imperial.

Exigimos el levantamiento inmediato e incondicional de las criminales – por ilegales e injustas – medidas coercitivas unilaterales impuestas contra los pueblos y Gobiernos de Nicaragua y de Venezuela, por ser irreconciliables con el Derecho Internacional, violatorias de los Derechos Humanos y la Carta de Naciones Unidas y afectar nocivamente la realización plena del desarrollo económico y social de ambos pueblos y, por ende, de la región. Demandamos a los países responsables de la imposición de tales medidas la debida reparación y compensación a los países y pueblos afectados.

Apoyamos el justo reclamo por parte de Venezuela hacia Estados Unidos en rechazo a la decisión arbitraria de revertir licencias que facilitan las operaciones en Venezuela en diferentes áreas del sector productivo, con el objetivo de extorsionar al gobierno venezolano, procurando incidir en sus acciones y decisiones soberanas e interferir en sus asuntos internos.

Ratificamos nuestra enérgica condena al genocida e ilegal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos de América contra Cuba y resaltamos el histórico respaldo de los Estados miembros de la Alianza a la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

Demandamos la exclusión de Cuba de la espuria y arbitraria lista unilateral de países supuestamente patrocinadores del terrorismo que elabora el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que tiene un impacto negativo en todas las esferas de la sociedad cubana y en el bienestar de su pueblo, al arreciar la criminal guerra económica e incrementar las dificultades para insertarse en el comercio internacional, realizar operaciones financieras y adquirir insumos básicos.

Repudiamos las nuevas exigencias en el acceso al financiamiento para el desarrollo de los pueblos del Sur, con la imposición de una visión eurocéntrica que no toma en cuenta las vulnerabilidades ante los impactos negativos del cambio climático, especialmente para los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Reafirmamos nuestro justo reclamo a los países europeos por reparaciones y compensaciones ante el colonialismo, los horrores de la esclavitud, la trata trasatlántica de personas y el genocidio perpetrado contra las poblaciones originarias.

Reiteramos nuestro compromiso con los esfuerzos internacionales a favor del fin del colonialismo en todas sus formas y manifestaciones, y en ese sentido, aplaudimos el “Seminario Regional del Caribe sobre la Implementación del Cuarto Decenio Internacional para la Erradicación del Colonialismo”, que se llevará a cabo en mayo de 2024, en la ciudad de Caracas, Venezuela.

Destacamos la importancia de la cooperación internacional, incluida la multilateral, para asistir a los Estados más vulnerables, a los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEIDs), los Estados en desarrollo sin litoral. Apoyamos la celebración de la Cuarta Conferencia Internacional sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, bajo el lema “Trazando el rumbo hacia una prosperidad resiliente”, que tendrá lugar en Antigua y Barbuda, del 27 al 30 de mayo de 2024.

Reivindicamos la urgente necesidad de coordinar mecanismos de cooperación efectiva y de solidaridad con el pueblo de la hermana República de Haití para que pueda avanzar en la senda hacia la paz duradera y el desarrollo sostenible, siempre en pleno respeto a su soberanía y en rechazo al esquema de intervencionismo impuesto por intereses imperiales.

Denunciamos la utilización de estrategias de guerra no convencional contra los gobiernos y líderes democráticamente elegidos en la región, incluido el uso de los procesos judiciales políticamente motivados y sin sustentación jurídica (lawfare).

Expresamos nuestro más firme rechazo al insólito allanamiento de la Embajada de México en Quito por parte del gobierno del Ecuador, creando un peligroso precedente que atenta contra la paz y la estabilidad de nuestra región y exigimos la restitución del estatus de asilado, previamente otorgado por el gobierno mexicano al exvicepresidente Jorge Glas, de acuerdo a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y otras normas del Derecho Internacional.

Expresamos nuestro más firme repudio y condena al genocidio que comete Israel en la Franja de Gaza, con la complicidad y apoyo del gobierno de los Estados Unidos, que ha derivado en una de las peores catástrofes humanitarias de nuestros tiempos. En ese sentido aprobamos el Comunicado Especial sobre la situación en Palestina anexo a esta Declaración.

Saludamos el proceso electoral en Venezuela, que se llevará a cabo el 28 de julio de 2024, y ratificamos nuestro respeto al derecho de cada país a elegir a sus autoridades, sin intervenciones de ningún tipo que menoscaben la integridad y la transparencia de su proceso democrático.

Saludamos con satisfacción el importante rol de los BRICS en la construcción de un mundo multipolar y pluricéntrico, que avanza en el camino de la equidad, la justicia y la prosperidad de los pueblos.

Asimismo, manifestamos nuestro apoyo a aquellos países integrantes del ALBA-TCP que han expresado su interés en sumar sus potencialidades a ese bloque de economías emergentes y aspiramos que se pueda establecer un diálogo directo entre el ALBA y los BRICS, que contribuya a un equilibrio político y económico mundial más inclusivo.

Celebramos la conmemoración del Bicentenario de las Batallas de Junín y Ayacucho, gestas heroicas conducidas por el Libertador Simón Bolívar, las cuales derrotaron al colonialismo español del siglo XIX y expulsaron de Nuestra América a los ejércitos reales después de 300 años de conquista y dominación. Doscientos años después reconocemos su significado histórico y el legado de unidad, libertad, independencia e igualdad que sigue resonando como razón y esencia de las luchas de los pueblos nuestroamericanos.

Recibimos con entusiasmo los resultados de los debates desarrollados en el Encuentro por una Alternativa Social Mundial, llevado a cabo del 18 al 20 de abril de 2024, en Caracas, Venezuela, con la participación de organizaciones y movimientos sociales del mundo.

Saludamos la designación del nuevo Secretario Ejecutivo del ALBA-TCP, señor Jorge Arreaza, y encargamos a la Secretaría Ejecutiva de coordinar la ejecución de la Agenda Estratégica 2030, en sus horizontes político, económico, social, cultural y comunicacional; dinamizando un plan económico que tenga como epicentro la nueva arquitectura financiera regional, a través de instituciones como el Banco del ALBA, el Acuerdo Petrocaribe y el SUCRE como instrumento protagónico.

Caracas, 24 de abril de 2024

CUBA MIN REX

Más notas sobre el tema