Perú: cuatro acciones de la población trans frente a un estado antiderechos

Foto: Gentileza Colectivo Marcha del Orgullo de Lima.
965

Perú: cuatro acciones de la población trans frente a un estado antiderechos

Por Gianna Camacho

El estado peruano sigue sin reconocer la identidad de las personas trans. A través del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC) dejaron en claro que la única vía para obtener es con la promulgación de una ley. A pesar de eso, desde el activismo se siguen realizando diversas acciones de incidencia y lucha social para exigir este derecho.

Foto: Alfonso Silva Santisteban.

La población LGBTQIA+ peruana no conoce de avances legales. Hasta el momento no se aprobaron ninguna de sus demandas legislativas: no hay reconocimiento de las identidades trans ni de la existencia de familias homoparentales. Dos personas del mismo sexo no pueden contraer matrimonio y no existe la tipificación penal de los crímenes de odio. Ésas son algunas de las ausencias que les impide gozar de una ciudadanía plena.

La ofensiva de grupos conservadores

Para Leyla Huerta Castillo, directora de la organización de mujeres trans Féminas del Perú, el panorama nacional para las personas trans es adverso e incierto durante el actual régimen político.

Foto: Alfonso Silva Santisteban.

“Lamentablemente los sectores conservadores han tomado gran parte del poder y votan como mayoría. Se ve que hay un pacto entre este sistema corrupto, los grupos antiderechos y conservadores para conseguir avances en su agenda. Creo que, de una u otra forma, debemos dar las gracias que hay más delincuentes que conservadores en la política peruana. Priorizan el delinquir antes que preocuparse por aprobar leyes conservadoras contra nosotrxs”, explica con ironía Leyla.

En diciembre de 2016 la comunidad trans impulsó un proyecto de Ley de Identidad de género que logró obtener un predictamen favorable dentro del Congreso de la República recién en marzo de 2021. Sin embargo, no obtuvo mayores avances y el predictamen quedó archivado.

A la espera de justicia por Rodrigo

Si bien no se han brindado avances desde el Estado peruano, lxs activistas y defensorxs de derechos humanos trans realizan acciones e intervenciones que ayudan a mitigar los efectos negativos de ser ‘invisibles’. Recuerdan así, con cada paso que los derechos no se negocian.

En agosto de 2022, Rodrigo Ventocilla, cofundador e integrante de la colectiva Diversidades Trans Masculinas (DTM), perdió la vida cuando se encontraba en custodia de autoridades de Bali, en Indonesia. Hasta la fecha la familia y amigxs de Rodrigo no han hallado justicia. Temen que el Estado peruano archive las denuncias interpuestas contra el cónsul peruano Julio Tenorio y la Policía de Indonesia, los dos responsables de la muerte del activista.

Foto: Alfonso Silva Santisteban.

“El primer motivo por el que Rodrigo fue detenido, fue porque su nombre legal se contradecía con su apariencia. Si hubiéramos tenido una ley de Identidad de género y sus datos hubieran sido diferentes, posiblemente Rodrigo no hubiera sido separado por la Policía de Indonesia. Y quizá seguiría con vida”, relata Sebastián Marallano, esposo de Rodrigo e integrante de DTM.

Acciones ante la ausencia de una “Ley Trans”

En su búsqueda de justicia por la muerte de Rodrigo, Diversidades Trans Masculinas convocó para un plantón frente al Ministerio de Relaciones Exteriores, entidad a la que pertenece el cónsul Julio Tenorio.

Visibilizar los casos de transfobia es una forma de poner los temas sobre la mesa para ser discutidos y abordados con un enfoque interseccional. Por ello, Leyla Huerta de Féminas Perú lidera una campaña, que ya encuentra en desarrollo de la Fiscalía, sobre la prohibición del uso de baños de personas trans de acuerdo a su género en el Aeropuerto Jorge Chávez.

“Hay que hacer incidencia pública. Por ejemplo, la ciudadana Olga Izquierdo hizo una denuncia para que mujeres trans no podamos ingresar al baño de mujeres del aeropuerto. Hicimos plantones, actividades de protesta, la denuncia fiscal frente al tema y educación comunitaria a la población en general sobre diversidad sexual y género”, refiere la representante de Féminas.

Por parte de la academia, el Centro de Investigación Interdisciplinaria en Sexualidad, Sida y Sociedad de la Universidad Peruana Cayetano Heredia alberga al Observatorio de DDHH LGBT. Éste realiza un trabajo de mapeo de casos de vulneración de derechos de estas personas, las sistematiza y presenta un informe sobre los datos hallados.

En los informes de los últimos años, el observatorio encontró que la Policía Nacional del Perú y el Serenazgo (entidad municipal encargada del orden en los distritos) son los principales perpetradores de violencia contra las personas LGBT.

Foto: Alfonso Silva Santisteban.

Acuerdos laborales

Maju Carrión de la organización TRANSformar es parte de un grupo de lideresas que viene realizando gestiones para insertar laboralmente a mujeres trans de diferentes distritos de Lima.

“Algunas activistas y lideresas de organizaciones nos hemos juntado para conversar sobre la creación de un cupo laboral que brinde oportunidades de trabajo a las compañeras trans de nuestras zonas. Gracias a la Central Autónoma de Trabajadores del Perú hemos podido tener el espacio para lograr acuerdos en el marco del acceso al trabajo”, detalla Maju.

Estas son algunas muestras de resistencia y resiliencia de lxs compañerxs de Perú ante un Estado copado por autoridades conservadoras antiderechos LGBT que les niegan derechos y los excluyen solo por ser como son.

Agencia Presentes

 

Más notas sobre el tema