Ecuador | La defensa de Jorge Glas denuncia al gobierno ante la ONU y la CIDH por “secuestro” y “gravísimos malos tratos”

1.013

Defensa de Jorge Glas no se rinde y pide su libertad ante la ONU y la CIDH

La defensa jurídica del exvicepresidente Jorge Glas presentó una denuncia ante al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En una rueda de prensa en Guayaquil, donde el exvicepresidente Jorge Glas lleva un mes recluido en la cárcel de máxima seguridad de La Roca, el abogado Aitor Martínez explicó que la defensa del político correísta presentó este 7 de mayo una denuncia ante la ONU y la CIDH.

Concretamente, los abogados de Glas pidieron al Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de las Naciones Unidas, que el gobierno de Ecuador libere al exvicepresidente.

Y no solo eso, también abogan para que el Gobierno de Daniel Noboa entregue a Glas a México, y así puede seguir su trámite de asilo político en ese país.

En la denuncia, presentada el pasado 19 de abril, los abogados del exvicepresidente esgrimieron que Glas fue víctima de «secuestro» y de «gravísimos malos tratos» en el momento de la detención en la Embajada de México en Quito.

Después ampliaron la denuncia para agregar la resolución del tribunal ecuatoriano que declaró «ilegal» y «arbitraria» su captura y le informaron sobre la «comunicación muy limitada» que tiene el exvicepresidente dentro de La Roca, lo que le impediría tener conversaciones privadas con su equipo jurídico.

«Hemos insistido en la necesidad de que el Grupo de Trabajo active el procedimiento de urgencia, y que en un corto plazo pueda haber algún pronunciamiento por parte de Naciones Unidas en relación a la situación de detención arbitraria», señaló Martínez.

La defensa pidió también al Grupo de la ONU que una delegación del organismo internacional visite al exfuncionario en la prisión.

Un pedido similar hizo la defensa ante la CIDH, que ya otorgó a Glas medidas cautelares en 2019, en las que pidió a Ecuador que tome acciones para proteger su vida e integridad cuando se encontraba en prisión producto de las dos condenas previas.

Esta vez, su equipo jurídico solicitó la ampliación de esas medidas y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le otorgue medidas provisionales para protegerlo, lo que «implica su liberación inmediata y su traslado a la Embajada de México o a otro Estado que quiera intervenir (en darle también asilo)», señaló la abogada Sonia Vera

«También hemos pedido el restablecimiento de las comunicaciones y visitas y que se le asegure el derecho a un juicio justo», dijo Vera.

El equipo legal de Glas también inició acciones legales en México y Alemania, ya que Glas cuenta también con la ciudadanía de este segundo país.

Glas sigue en huelga de hambre a base de suplementos alimenticios y líquidos desde su ingreso en cárcel el pasado 6 de abril, luego de ser detenido en la Embajada mexicana en Quito.

Por su parte, el gobierno justifica el asalto a la Embajada y la detención de Glas en fue México el primer país en transgredir los convenios internacionales que rigen las misiones diplomáticas al proteger al exvicepresidente.

PRIMICIAS


La madre de Jorge Glas denunció al Presidente Daniel Noboa y otros funcionarios

Norma Espinel Aráuz, madre del exvicepresidente Jorge Glas, presentó una demanda en contra del Presidente de la República, Daniel Noboa, y otros cuatro funcionarios.

La madre de Jorge Glas presentó dicha denuncia en las instalaciones de la Embajada de México en España.

Esto se dio tras la irrupción de la sede diplomática del país Azteca en Ecuador donde se detuvo a su hijo Jorge Glas.

La demanda de la madre de Jorge Glass también va en contra de Mónica Palencia, actual ministra del Interior; Rita Bravo, jueza nacional; César Zapata, comandante general de la Policía y Jaime Vela, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Jorge Glas fue detenido dentro de la Embajada de México en Quito el pasado 5 de abril del 2024.
A decir de la mujer “personas armadas irrumpieron violenta e ilegalmente en la sede diplomática mexicana y secuestraron a su hijo”.

Según Norma Espinel todo lo actuado por las autoridades de Ecuador, en la embajada mexicana constituye un delito, según lo estipulado en varios artículos de la Constitución mexicana.

Madre de Jorge Glas dice que fue un secuestro
Ecuador se defendió ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde sus representantes indicaron que “el asalto a la embajada mexicana en Quito para arrestar al exvicepresidente Jorge Glas Espinel fue un acto excepcional y aislado”.

Allì también se mencionó que el político ecuatoriano ha sido “debidamente condenado” por delitos de corrupción.

Andrés Terán Parral, enfatizó durante la segunda jornada en la CIJ que su país ha dado “garantías” por escrito a México de que cumplirá con su deber de respetar y proteger a su personal y sedes diplomáticas, pero justificó el arresto de Glas tras asaltar la embajada mexicana en Quito.

Él abrió y cerró las intervenciones que duraron una hora y cuarenta y cinco minutos.

El Presidente Daniel Noboa aún no se ha pronunciado sobre la denuncia en su contra y otros cuatro funcionarios, interpuesta por la madre del exvicepresidente.

Jorge Glas se encuentra recluido en la cárcel de máxima seguridad La Roca mientras continúa un proceso en su contra por el delito de peculado.

EL DIARIO


Para abrir diálogo, Bárcena pide a Ecuador entrega de Glas

A un mes del asalto a la embajada de México en Quito, la secretaria de Relaciones Exteriores, Alicia Bárcena, manifestó que el hecho fue una muestra de inexperiencia de Ecuador y que se podría dialogar con ese país si entregan al exvicepresidente Jorge Glas.

El suceso que supuso la peor crisis diplomática de México en décadas se resuelve en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en la Haya.

En entrevista con el diario El País, publicada el 5 de mayo, la canciller declaró que “No somos iguales, nosotros no vamos a violar el derecho internacional» e hizo un recuento de lo sucedido.

Relató que nunca se actúo de manera unilateral pues las autoridades mexicanas todo el tiempo tuvieron contacto con Panamá luego de que se informara que Jorge Glas solicitó asilo y que la Embajada de México no solo «estuvo asediada» por la fuerza pública ecuatoriana, sino que «la policía seguía a la embajadora y a los funcionarios. Pensaban que íbamos a sacar a Jorge Glas en una cajuela», comentó Bárcena.

Inexperiencia
Cuestionada sobre por qué Ecuador fue tan lejos, Bárcena respondió: “Francamente, calcularon mal y mostraron mucha inexperiencia. Pero no tengo ni idea de por qué lo hicieron. Ni en los peores momentos de las dictaduras latinoamericanas sucedió algo así. Ni Pinochet ni Videla. Ningún dictador”.

Sobre la concesión de asilo Bárcena consideró que no debió verse como provocación pues argumentó que México venía dialogando con Ecuador, y «porque no hay equivalencia ninguna entre conceder un asilo y asaltar una embajada”. Asimismo, defendió que el artículo cuarto de la Convención de Caracas permite otorgar el asilo si el país que lo concede considera que hay riesgo vital por persecución política.

Bárcena planteó una posibilidad para que el conflicto diplomático, que se debate en la CIJ, se pueda solucionar. «Si nos dan el salvoconducto y nos entregan a Jorge Glas, podemos empezar. La otra, que nos faciliten acceso consular. Él es asilado político nuestro y está enfermo en la cárcel y bajo unas condiciones bastante malas».

EL ECONOMISTA

Más notas sobre el tema