Quinto capítulo de La UNA Investiga: Observatorio de audiencias de música académica interpretada en vivo

610

Quinto capítulo de La UNA Investiga, junto a Amparo Rocha Alonso

OBSERVATORIO DE AUDIENCIAS DE MÚSICA ACADÉMICA INTERPRETADA EN VIVO

Amparo Rocha Alonso, docente e investigadora de la UNA, se presenta en esta quinta entrega de La UNA Investiga, el programa de entrevistas a los equipos de investigación de la Universidad Nacional de las Artes.

Docente de Semiótica de la Música en el Departamento de Artes Musicales y Sonoras de la universidad, codirige junto a Cristina Vázquez el proyecto Observatorio de audiencias de música académica interpretada en vivo.

“Nuestro proyecto se propone, primero, hacer un diagnóstico acerca de la música académica, lo que la gente básicamente entiende como música clásica, la música académica interpretada en vivo. ¿Qué está sucediendo en este momento en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires?” se pregunta Rocha al inicio de la entrevista.

Hablando de los circuitos por donde circula esta música, cuenta que existen lo que puede llamarse un circuito mainstream por todos conocido (como el Teatro Colón, el Teatro Avenida o el Coliseo por ejemplo) “pero en realidad hay otros circuitos medianos, alternativos, pequeños, en los que circula mucha gente; en los que se produce, circula y se recibe mucha música académica y que siempre tuvo un público”, continúa.

Comenta que el público de este tipo de música ha mermado con el paso del tiempo por diversos factores, y destaca que “por un lado, el proyecto se propone diagnosticar el estado de situación y, por supuesto, el segundo objetivo importante es revertir esa situación (de merma de público), teniendo un mapeo, siempre dentro del ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, para ver cómo poder acrecentar y generar nuevos públicos. Y en eso es muy importante, por supuesto, todas las relaciones interinstitucionales”.

Es así como resalta la importancia de institutos de formación y conservatorios pero también instituciones como escuelas y lugares religiosos “que es por donde justamente circula esta música académica”, concluye.

En ese sentido, destaca el rol en este aspecto del Departamento de Artes Musicales y Sonoras de la UNA (DAMus) y en la que las y los estudiantes “tienen una especial incidencia, porque tanto los docentes como los alumnos son aquellos que hacen esa música y que llevan a su público”. Refiere también a los coros vocacionales, circuito por donde también se difunde y asiste a las presentaciones y que funcionan en escuelas, templos, iglesias. Un circuito en el que “en general no circula dinero, es un circuito muy poco monetizado. El público es un público casi de padres y de familiares. Es un circuito que lleva décadas de funcionamiento, que tiene ciclos por toda la ciudad de Buenos Aires, es decir, en cada uno de estos lugares todos los fines de semana hay encuentros corales, tiene una gran pasión y por otro lado produce tesinas de grado, es decir, conciertos de graduación donde hay un público: lo que se llama conciertos de cátedras, que conllevan un entusiasmo muy grande para los alumnos, que son todos músicos en formación y que trabajan en distintas orquestas.

Otra experiencia que menciona y dedica un espacio en la entrevista es el proyecto que coordina la investigadora Victoria Gandini: “un trabajo territorial que se viene haciendo hace bastante: llevar la música académica a distintas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, en especial en lugares de mayor vulnerabilidad. La idea es ir generando un gusto, ir generando curiosidad para ampliar el público. Cuando se lleva esta música (que es una música que no circula por los medios masivos, ni por las redes en general) a escuelas y a lugares de niños pequeños, se encuentra con una enorme receptividad. Siempre hay chicos a los que se les despierta la curiosidad, que es que ven un instrumento y dicen yo quiero tocar eso o yo quiero ir a ver la orquesta esa y llevan a los padres o a la madre a que los lleve por primera vez a un concierto. Eso ya es de una gratificación enorme y eso son los futuros públicos y a los cuales la institución quiere llegar”.

El proyecto implica también el interés y dedicación para ampliar los repertorios:  “Ampliar los repertorios para que no sea siempre la misma música académica, sino que también entren composiciones de mujeres, de diversidades y música latinoamericana”.

Compuesto de manera interdisciplinaria, el equipo de investigación nuclea a integrantes provenientes de diversas disciplinas como semiótica, educación, música, psicología.

Reflexionando sobre la importancia de la investigación en artes, comparte: “Entiendo que la docencia se articula necesariamente con la investigación. En el caso de la investigación en arte, me parece que todo artista, en un sentido es un investigador de su propio material, de sus materiales, de sus técnicas. Y por otro lado, es importante también el meta discurso, es decir, una mirada que tome como objeto el arte la labor de los artistas”.

Y concluye: “¿Por qué es importante la investigación en artes? Es importante el arte en la sociedad. Y la investigación en arte aporta a los artistas una nueva mirada sobre lo que hacen, como es necesaria toda forma de investigación y de producción, de saber”.

Continúa la cuarta temporada de La UNA Investiga, para seguir conociendo a los equipos de investigación de la universidad y su labor en la producción de conocimiento y creación artística para toda la comunidad.

Observatorio de audiencias de música académica interpretada en vivo
Directora: Cristina Diana Vázquez
Codirectora: Amparo Rocha Alonso
Integrantes: Alicia de Couve, Victoria Gandini, Fernando Lerman, Beatriz Elena Odoriz, Lucía Elena Ghini, Cecilia Viviana González, Fabiola Ana Russo, Eugenia Costa Giomi, Noelia Laura Pirsic Galeanoff, Enrique Francisco Capdevielle, Manuel Augusto Garzón, Nicolás Fabio.

Mas capitulos de la UNA INVESTIGA AQUI

UNA

Más notas sobre el tema