Tras el asesinato de carabineros, el Senado aprueba una nueva ley antiterrorista

608

Avanza agenda de seguridad: Senado aprueba en particular ley antiterrorista

El triple asesinato de carabineros en la comuna de Cañete provocó que el Congreso suspendiera la semana distrital y activaran la agenda de seguridad. Mañana se votará en la Cámara el proyecto del Ministerio de Seguridad y las Reglas del uso de la fuerza. Hoy, el Senado votó y despachó el proyecto de ley que determina conductas terroristas, fija su penalidad y viene a reemplazar una normativa vigente muy criticada transversalmente.

Hoy, a eso de las 17:20 horas, comenzó el trámite en El Senado que venía con amplios artículos votados en de manera unánime en la comisión. Pasadas las 19:30 lograron despachar, con apoyos transversales, el proyecto que ahora pasa a su segundo trámite.

Y es que el grueso del proyecto fue votado de manera unánime con 41 votos, a pesar de un par de artículos que se sometieron a votación separada y con pocos votos en contra.

“Hoy día va a ser más fácil sancionar conductas terroristas”, dijo el senador y vicepresidente del Senado, Matías Walker. Esto, puesto que se generó la tipificación de “asociación terrorista” que determina una serie de características de los delitos que se contienen en ella

Entre ellas, cuando los delitos con connotación terrorista son ejecutados por una organización formada por tres o más personas con acción sostenida en el tiempo y que como fin tenga cometer delitos como secuestro, sustracción de menores, homicidio o lesiones, incendio o estragos con peligro para las personas, ataques con artefactos explosivos, corrosivos o incendiarios o con armas químicas o biológicas, propagación de elementos peligrosos para la salud y delitos de peligro nuclear y delitos informáticos.

Además, se determinó que se incluyen los delitos que puedan tener fines en función de desestabilizar las estructuras políticas, sociales o económicas del Estado democrático, inhabilitar o afectar gravemente la infraestructura, aptitud de los delitos para someter o desmoralizar a la población civil o una parte de ella y la aptitud para infundir temor generalizado en la población.

En cuanto a las sanciones, se aprobó que los jefes, fundadores y financistas serán sancionados con la pena de presidio mayor en su grado medio, es decir, 10 años y un día a 15 años. Para quienes recluten o entreguen entrenamiento a los ejecutores del acto arriesgan una sanción de presidio mayor en sus grados mínimo a medio, es decir, 5 años y 1 día a 15 años y, para aquellos que integren el grupo terrorista arriesgan desde cinco años y un día a 10 años.

Además, se aprobaron artículos que se pedían desde la Fiscalía Nacional, como por ejemplo, los actos llevados adelante por los “lobos solitarios”, como los calificó el Fiscal Nacional Ángel Valencia.

Se creó, por una parte, la tipificación del acto terrorista “conexo”, es decir, cuando una persona actúe en  concordancia con o adscribiendo a los fines de esta o de un grupo u organización en la comisión de delito, sin formar parte de el colectivo.

Por otra parte, se aprobó el acto terrorista “inconexo”, que sanciona al ejecutor que, si ser parte de una asociación terrorista y sin actuar de acuerdo a sus fines, comete un delito de lanzamiento, colocación o envío de artefactos explosivos, corrosivos o incendiarios, delito de peligro nuclear, delito con armas químicas o biológicas o de destrucción o empoderamiento de aeronaves en vuelo.

Esta legislación tampoco dejará fuera a quienes financien la la organización terrorista y se incorpora una agravante especial para funcionarios públicos que cometan delitos terroristas.

En la sesión hubo un reconocimiento de que la actual ley antiterrorista actual es ineficiente y parlamentarios como Francisco Huenchumilla asumió que en el pasado el Congreso actuó de manera poco responsable y Felipe Kast asumió que se llegó tarde.

La ministra del Interior Carolina Tohá intervino en la sesión y llamó  la importancia de avanzar con el proyecto hoy, pues “la sociedad Chilena tiene todas las razones del mundo para tener una desesperanza aprendida”, pues “desde el retorno a la democracia no hemos tenido una ley antiterrorista funcionante”.

Si bien hubo voces oficialistas que estaban escépticos para con el proyecto a propósito de aprobarlo al calor de los eventos recientes. La ministra Tohá sostuvo que el proyecto que presentó el Ejecutivo se presentó en agosto del 2023 con consultas previas al Poder Judicial, a la fiscalía y al Poder legislativo.

Por eso, argumentó que “esto no apareció al calor de lo que pasó este fin de semana” y aseguró que acelerar la tramitación en primer tramite deja espacio para correcciones y mejoras.

Tras la sesión, Tohá destacó el carácter transversal de la aprobación: “Aquí hay un esfuerzo por dejar atrás años y décadas de predominio de la falta de acuerdos, de predominio de la polémica por sobre la solución”.

EL MOSTRADOR

Más notas sobre el tema