México | Genaro Lozano, politólogo e internacionalista sobre el triunfo de Claudia Sheinbaum: “Esta es la primera vez que en democracia se construyen estas súper mayorías”

1.890

Entrevista a Genaro Lozano, politólogo e internacionalista sobre el triunfo de Claudia Sheinbaum:

Por Denise Godoy, de la redacción de NODAL

Por primera vez en la historia, México tendrá presidenta. En una elección histórica, la candidata por el partido oficialista MORENA, Claudia Sheimbaun, se impuso en las urnas ante la principal opositora, Xóchitl Gálvez, por más de 30 puntos de diferencia.

Con una amplia trayectoria política, la científica y ecologista sucederá a Andrés Manuel López Obrador el próximo 1° de octubre por un periodo de 6 años.

Tras conocerse el resultado, NODAL conversó con Genaro Lozano, politólogo e internacionalista mexicano, para hablar acerca de los retos que deberá enfrentar el gobierno de Sheimbaum.

– ¿Cómo queda configurado el mapa político con este resultado?

Queda con una abrumadora victoria para Morena y la coalición gobernante. Sheimbaum gana la presidencia con un margen incluso más amplio que con el que había ganado López Obrador la elección del 2018, por lo menos de tres a cinco puntos porcentuales más. Es decir, Claudia Sheimbaum obtuvo de tres a cinco millones de votos más que López Obrador en 2018. En el Congreso también gana y se convierte en la presidenta electa de la historia con los mejores resultados para su partido. En términos de asientos legislativos, también con una cómoda mayoría calificada en la Cámara de Diputados y con una muy fácil de conseguir mayoría calificada en el Senado de la República; con mayorías en los congresos de las 32 entidades federales, es decir, con la capacidad de hacer reformas constitucionales de una manera muy rápida y fácil. Creo que no habíamos visto en la historia de México una presidencia que llegará de esta forma tan fuerte. Hay quien dice que durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari en 1988 también se ganó con esa contundencia, pero lo cierto es que no se ganó esa elección bajo democracia. Esta es la primera vez que en democracia se construyen estas súper mayorías y esa fortaleza al Poder Ejecutivo. Ha sido una muy exitosa contienda electoral para Morena, para la comisión de gobernantes, para Claudia Sheinbaum y, por supuesto, para el presidente López Obrador.

– ¿Cuáles cree que serán los principales desafíos del próximo gobierno?

Los desafíos del próximo gobierno empiezan ya. El primero quizás sea el de tranquilizar a los mercados que vieron el resultado electoral con temor. El peso perdió valor, la bolsa cayó, pero eso es siempre muy esperable en cualquier elección. Siempre las elecciones causan estrés en los mercados. Creo que muy pronto Sheinbaum tendrá que mandar mensajes de cautela y de calma a inversionistas, a mercados y reiterar su programa económico. El gran reto para ella será profundizar el combate a la desigualdad en México, hacer realidad el “primero los pobres”. Que siga reduciéndose la brecha de la desigualdad y que siga desapareciendo la pobreza extrema, como lo logró el presidente López Obrador.

Otro reto primordial es la violencia que existe en el país y quizás aquí hay menos resultados a presumir. La violencia ha sido una constante en los últimos 18 años en México, incluso en el sexenio de López Obrador. Los datos dan cuenta de que la violencia se ha estabilizado y que incluso ya empieza a tener un punto de inflexión, pero no son suficientes. Hay una fuerte esperanza de que pueda resolverse en los próximos seis años. En este sentido, entran en juego también las expectativas de la gente con el mandato que se le ha dado a Sheinbaum y evidentemente el que se puedan conseguir esos puntos.

– Teniendo en cuenta la relación con EEUU y la configuración política regional, ¿Cómo ve el panorama en materia de integración? ¿Qué rol juega México?

Con EEUU hay una enorme incertidumbre, es el reto global más fuerte para México, y también para todo el mundo. No sabemos todavía qué pasará con la elección de noviembre, en la disputa entre el presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump. Si Biden gana la reelección, habrá una continuidad respecto a la cooperación tal y como están. Quizás habría cambios en el tema migratorio, en un intento de México de cambiar la política tan dura que ha impuesto EEUU en la región.

En cuanto a la integración económica, creo que esa no está para nada en duda. Hay una revisión del tratado en 2027, no muy complicada, en la que ya se está trabajando con el equipo de transición de la presidenta electa y creo que lo va a hacer con muchísima eficacia y éxito para las tres partes.

Por otro lado, si gana Donald Trump, se abren todo un número de retos importantes para México, para Centroamérica, para Canadá, para todo el mundo. Trump ha mencionado que quiere cerrar la frontera desde el día 1, quiere imponer impuestos al acero y al aluminio mexicano, quiere hacer de EEUU una especie de dictadura por un día para expulsar a miles y cientos de miles de inmigrantes que están en la frontera con México. Creo que sería una turbulencia a la que ya estuvimos acostumbrados durante los cuatro años de la presidencia de Trump y que ocupó a dos presidentes lidiar con ella, Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador. Por lo tanto, si vuelve a ganar Trump la presidencia, será tal vez el reto global, y un reto interméstico más fuerte para Claudia Sheinbaum.

Más notas sobre el tema