Tras la advertencia de Boric, el gobierno argentino retira paneles solares de territorio chileno en la Patagonia

1.034

La Armada de Argentina inauguró a fines de abril, el día 29, la renovación de sus instalaciones en un puesto fronterizo de Tierra del Fuego, llamado oficialmente Puesto de Vigilancia y Control de Tránsito Marítimo (PVYCTM) Hito 1″. Pero traspasaron en más de tres metros el territorio chileno, como comprobó la Dirección de Fronteras y Límites de la Cancillería chilena

Argentina retirará controvertidos paneles en territorio chileno de la Patagonia

El Gobierno de Javier Milei ordenó finalmente retirar los controvertidos paneles solares que fueron colocados en territorio chileno luego de que Argenitna instalara una base militar en la Patagonia.

Hoy, desde Francia, el Presidente Gabriel Boric afirmó que recibieron las disculpas de la Casa Rosada, sin embargo, enfatizó que «las fronteras no es algo con lo que se pueda tener ambigüedades y que es un principio básico del respeto entre países».

«Por lo tanto, deben retirar esos paneles solares a la brevedad o lo vamos a hacer nosotros», emplazó.

RETIRO DE PANELES SE CONCRETARÁ HOY O MAÑANA
La advertencia fue acogida en esta misma jornada por las autoridades del país vecino, que ya ordenaron retirar los paneles, lo que se podría concretar hoy o el martes, según lo permitan las condiciones climáticas.

A las 14:00 horas de Argentina (13:00 hora Chile), el Ministerio de Defensa artentino confirmó la partida de una escuadrilla de trabajadores hacia la zona para retirar los mencionados paneles.

Además, se espera una actualización oficial del tema por parte de la canciller trasandina, Diana Mondino, y del ministro de Defensa, Luis Petri.

Los dichos del Presidente Boric sorprendieron a las autoridades argentinas, quienes coincidían que el tema ya estaba en vías de solución, por lo que manifestaron -sin ánimos de escalar el conflicto- que hay motivaciones políticas detrás del reclamo.

ERROR POR PARTE DE LA EMPRESA
El lugar fue inaugurado el 29 de abril pasado por la Armada de Argentina, y fue bautizado como «Puesto de Vigilancia y Control de Tránsito Marítimo Hito 1».

Dichos paneles fueron donados por la Fundación Mirgor y TotalEnergies, perteneciente al actual ministro de Economía argentino, Nicolás Caputo.

Dicha empresa instaló los paneles, pero no respetó las coordenadas de la frontera, sino que se ubicó en base a un alambrado de una estancia que permanece en la zona, por eso fueron colocados erróneamente en territorio chileno.

Los paneles son transportables y están diseñados exclusivamente para satisfacer las necesidades habitacionales de los funcionarios de la Armada Argentina que allí permanecen.

«ARGENTINA SE HACE CARGO DE LA REMOCIÓN DE LOS PANELES»
La bullada polémica fue abordada por el embajador de Argentina en Chile, Jorge Faurie, quien también confimó que se trató de «un error material cometido por quienes lo instalaban, de una empresa subcontratada por la Armada, que se llama Mirgor. Esa es la razón. No hay una razón accesoria».

«La empresa subcontratada cometió un error en la instalación: se guió por una referencia física, no por referencias, llamemos así, geodésicas de la posición satelital que dan el límite con la exactitud», indicó el diplomático en diálogo con La Tercera.

Asimismo, descartó alguna conversación con el Presidente Boric o el canciller Van Klaveren sobre este hecho, dado que «la Cancillería dio instrucciones de que indicáramos que fue un error».

«El área respectiva dentro de la Cancillería remitió una instrucción, diciendo que ‘se trata de un error’, habiendo hecho las consultas internas en Argentina», puntualizó Faurie, quien al ser consultado sobre las declaraciones del Mandatario chileno, afirmó que aunque están bien, será Argentina la que «se hace cargo de la remoción de los paneles».

«En algún momento se pensó que era necesario esperar a que llegara (el verano para sacar dichos paneles, pero no. No lo es. Digamos, para hacer el trabajo técnico, mientras haya buen tiempo o que no haya grandes vientos o lluvias, se puede remover. Y es lo que se está previendo, que mañana pueden empezar los trabajos», confirmó el embajador.

Finalmente, descartó que este hecho afecte la relación entre ambas naciones: «En dos países que conviven con una frontera tan extensa, a veces se dan situaciones, hechos o lo que fuera, que requieren que una parte diga, ‘ah, no, acá hubo un error, se corrige y seguimos adelante'», cerró.

COOPERATIVA CL


Ante la advertencia de Boric, el gobierno retirará los paneles solares instalados en territorio chileno

El gobierno de Javier Milei puso a la Argentina al borde de un conflicto fronterizo con Chile, tras la inauguración en la región de Magallanes de una base de la Armada Argentina que traspasó el límite con el país vecino. El presidente chileno Gabriel Boric advirtió que si el tema no se resuelve “en el plazo más breve posible”, el ejército de su país se encargará de hacerlo.

Tras esa advertencia, el gobierno de Javier Milei ordenó a la Armada trasladar de lugar los paneles instalados en Chile. El gobierno confirmó la voluntad de hacerlo «cuando las condiciones meteorológicas lo permitan».

En ese sentido, ya fueron enviados técnicos a Tierra del Fuego con el objetivo de que se encarguen de ese trabajo. En principio, la idea es hacerlo mañana martes.

«La idea es sacarlos ni bien se pueda», admiten fuentes involucradas sobre las intenciones de la administración libertaria y aclaran que la confusión en la extensión territorial responde a la utilización de planos viejos.

Una sorpresiva escalada
La inédita escalada ocurrió luego de que a finales de abril último se inaugurara el Puesto de Vigilancia y Control de Tránsito Marítimo Hito 1 de Magallanes, en la provincia de Tierra del Fuego.

La base en manos de las Fuerzas Armadas nacionales se halla dentro del territorio argentino pero para su funcionamiento se instalaron paneles solares que, de manera insólita, fueron colocados tres metros adentro del lado chileno. Aquí cabe una digresión: los paneles fueron donados por la empresa de tecnología Mirgor, parte de cuyo capital accionario es propiedad de Nicolás Caputo, primo del ministro de Economía, Luis Toto.

“Error de buena fe”
La cuestión es que la queja del gobierno de Boric se hizo oír inmediatamente. El receptor de ella fue el embajador argentino en Chile, Jorge Faurie.

Enterado del nuevo problema con Chile, Faurie no tuvo mejor idea que minimizar el asunto: “No es una obra tan importante. Son unos paneles solares” para cuya instalación “no se consultaron bien cuáles eran las coordenadas que marcan el límite”, explicó.

Luego intentó bajarle más el precio al tema con un disparatado argumento: “Esos paneles que son proveedores de electricidad también podrían abastecer al lado chileno”, con lo cual “sería útil para la guarnición que tienen allí”.

A pesar de que el caso no se trata de una disputa territorial, como sí los hubo entre Argentina y Chile a lo largo de la historia, el tema fue conversado en el máximo nivel.

Boric y Milei lo hablaron personalmente y el argentino prometió saldar el tema, según deslizó el canciller chileno, Alberto Van Klaveren. El diplomático se refirió al asunto como “un error de buena fe” por parte de la Argentina, pero en las últimas horas la tensión aumentó.

«Deben retirar esos paneles solares a la brevedad o lo vamos a hacer nosotros”

Debido a la inacción del gobierno de La Libertad Avanza (LLA), el presidente Boric se pronunció públicamente al respecto. “Las fronteras no es algo con lo que se pueda tener ambigüedades” porque “es un principio básico del respeto entre países”. “Por lo tanto, deben retirar esos paneles solares a la brevedad o lo vamos a hacer nosotros”, sentenció.

Durante un contacto con la prensa, el mandatario trasandino reconoció que Chile recibió “una disculpa por parte de la Cancillería argentina”, pero el problema siguió abierto.

La vez que él y Milei hablaron al respecto, el argentino le aseguró que derivaría el tema en la canciller Diana Mondino, cuya permanencia en el Palacio San Martín sigue pendiendo de pocos hilos.

La reacción de Boric fue justificada por el jefe de la diplomacia chilena. “Lo que importa es básicamente que hay una instalación que está en territorio chileno y el presidente fue muy claro en el sentido de pedir su remoción inmediata”, dijo Van Klaveren.

Basado en “la excelente relación” que hay entre ambos países, Boric expresó que “no vamos a tener problemas” en solucionar el contrapunto. No obstante, recalcó que la decisión argentina de haber traspasado la frontera “es una señal equívoca que no nos gusta y por lo tanto lo que exigimos es que esto se resuelva en el más breve plazo posible”. “Insisto, si no lo vamos a hacer nosotros”, enfatizó.

PAGINA 12

Más notas sobre el tema