Caen los ingresos y aumenta la desigualdad en Argentina

805

Caen los ingresos y aumenta la desigualdad en Argentina

Anabella González

En el último año aumentó la desigualdad en la distribución de los ingresos en los hogares de Argentina, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). La recesión económica y la aceleración inflacionaria a finales de 2023 son dos de los factores que explican la caída de los ingresos, que afecta en mayor medida a los estratos más pobres de la sociedad, con consecuencias a largo plazo.

Así lo muestra el relevamiento de la evolución de la distribución del ingreso de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec, que refleja que el coeficiente de Gini del ingreso per cápita familiar de las personas fue de 0,467 para el primer trimestre de 2024. En el mismo trimestre de 2023, ese valor era de 0,446.

Este indicador de la desigualdad en la distribución del ingreso tiene valores comprendidos entre 0 y 1. El 0 corresponde al caso de “igualdad absoluta de todos los ingresos” y el valor 1 al caso extremo contrario, donde todas las personas tienen ingreso 0 y una sola persona se lleva el total, explica el Indec.

El cálculo surge del cociente entre los deciles 10 y 1 —sectores con más altos y más bajos ingresos, respectivamente—, y toma en cuenta la diferencia entre los extremos de la distribución.

Los datos del Indec señalan que en la comparación interanual contra el mismo periodo de 2023 hubo un “importante aumento de la desigualdad”. La brecha media calculada de los ingresos entre el decil 10 y el decil 1 fue de 15 veces.

Esa brecha aumentó un punto en la comparación interanual con respecto al primer trimestre de 2023, y lo mismo en relación con el tercer trimestre de 2023.

Gonzalo Carrera, economista del centro de análisis económico Equilibra, explica a CNN que las fuertes recesiones tienen un dato característico: siempre afectan más a los estratos más bajos de la sociedad. El problema son las consecuencias a largo plazo: no solo se ven en el día a día, sino que son persistentes en los años siguientes.

De acuerdo con el reporte oficial, el ingreso promedio del estrato bajo (deciles 1 a 4) fue de 122.529 pesos mensuales (alrededor de US$ 88 a la cotización paralela del 4 de julio de 2024); el del estrato medio (deciles 5 a 8), de 327.862 pesos (US$ 236); y el del estrato alto (deciles 9 y 10), de 945.325 pesos (US$ 682).

Caída de ingresos

En la caída interanual de ingresos reales todos los grupos tuvieron un impacto consistente, pero la caída del decil 10 es de 17,2% interanual mientras que en el decil 1 —de menores ingresos— esa caída llega al 31%, según cálculos de la consultora Equilibra en base a datos de la EPH.

La encuesta del Indec hace un relevamiento de los ingresos de los hogares de 31 aglomerados urbanos de seis regiones de Argentina; el tamaño de muestra de la encuesta de este trimestre es de 26.330 viviendas.

Para esto realiza un conjunto de preguntas destinadas a indagar las distintas fuentes de ingreso, tanto de las personas en forma individual como de los hogares en su conjunto.

Los ingresos relevados provienen de fuentes laborales, ya sean de ocupados asalariados o independientes, y no laborales, principalmente jubilaciones y pensiones, y subsidios. El informe presenta distintos tipos de ingreso: el ingreso total individual, el ingreso de la ocupación principal, el ingreso de los asalariados, el ingreso total familiar y el ingreso per cápita familiar.

En ninguno de los 10 deciles en que se divide la población según su nivel de ingresos hubo alguno que lograra que su ingreso subiera lo mismo que subieron los precios promedio de la economía, dice Martín Kalos, especialista en coyuntura económica y análisis sectorial, y director de EPyCA Consultores. Y agrega que esto se explica por “la devaluación del 120% en un día que decide (el presidente Javier) Milei al asumir y con desaceleración mes a mes posterior, pero con niveles muy altos de inflación”, resume.

Para Carrera, que también es investigador en el Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo de la Universidad de Buenos Aires (UBA), la caída de los ingresos “se suavizó” en los deciles más altos por dos variables. Una es la reforma del Impuesto a las Ganancias —gravamen nacional que se deduce de los haberes y que en los últimos meses de 2023 dejó de pagar un sector alcanzado por el impuesto—, y la otra es que esos sectores tienen “más capacidad de defenderse”, más recursos frente a la escalada inflacionaria que hubo en el primer trimestre de 2024.

Por lo que, si bien es cierto que esto afectó más a los sectores de menos ingresos, impactó en toda la población, a quien en el último año la aceleración de la inflación “dejó sin defensas”, dice Kalos. Los acuerdos de aumentos salariales de los sindicatos quedaron desactualizados frente a esta coyuntura y, para la población sin trabajo o sin trabajo formal, la situación de desventaja fue más pronunciada.

¿Qué se puede esperar para los próximos meses?

La desigualdad llegó en el primer trimestre de 2024 a su peor valor en los últimos cuatro años, muy por encima de la peor marca registrada desde 2020 cuando alcanzó el 0,451 en el segundo trimestre en medio de las dificultades económicas por la pandemia de covid-19, muestra el informe.

Los analistas económicos mencionan además que el desempleo entre el último trimestre de 2023 y el primero de 2024 también subió en la comparación interanual, y que eso explica parte de la desigualdad actual de los ingresos.

“La desigualdad dio un salto enorme y pocas veces se había registrado un salto tan grande”, analiza el economista de EPyCA Consultores.

Por su parte, Carrera suma que incluso si se mira hacia atrás es el registro más alto que se tiene “desde el primer trimestre de 2007”, según los datos del Indec.

La caída de la actividad económica interanual en Argentina fue del 5,1% del producto interno bruto (PIB) de acuerdo con datos del Indec del primer trimestre de 2024.

Los especialistas consultados por CNN coinciden en que para los próximos meses no se esperan grandes cambios. Si bien la inflación empezó a ceder y muestra una desaceleración, el golpe a los sectores de menos ingresos será difícil de morigerar.

“Es probable que las personas con más ingreso de la población en el segundo trimestre empiecen a recuperar, porque la inflación se desacelera y seguramente hayan ya entrado en vigencia sus negociaciones paritarias. Hay sectores de la población para los que eso va a pasar. Ahora, quienes no van a recuperar la caída son los sectores de menos ingresos”, dice Kalos.

“En los próximos meses es difícil pensar que estadísticamente se registre una baja de la desigualdad muy fuerte o una suba de los salarios contra el año pasado, no veo que cambie mucho esa ecuación. En términos interanuales, la desigualdad se va a seguir amplificando”, analiza Carrera.

CNN

Más notas sobre el tema