El pensamiento emancipatorio de la Coordinadora Arauco-Malleco /Una estrategia de Liberación Nacional Mapuche

 Para  comprender  la  reemergencia  de  la  lucha  Mapuche,  es  necesario  hacer  un  balance del proceso,  considerar hitos de  importancia, acordar visiones y pareceres  sobre los aportes y  limitaciones de  las experiencias.

Pero, además,  resulta de vital  importancia rescatar,  lo más  legítimamente  posible,  el  pensamiento  y  la  acción  de  los  actores  en  el proceso  en  marcha.  Sobre  todo  cuando  intelectuales  mapuche  funcionales  al  sistema, intelectuales  de  izquierda  y  ONGs  intentan  suplantar  las  voces  de  las  autoridades ancestrales,  comunidades  en  resistencia, militantes  y  orgánicas  que  aún  resisten  desde  territorio mapuche.

 

Ciertamente  con  la  aparición  del  pensamiento  de  la  CAM,  se  contribuyó  a  la radicalización política y  la  intensificación de  las acciones del  sector más autónomo en el  movimiento  mapuche.  Acciones  que  se  enmarcan  en  todos  los  ámbitos  del  quehacer mapuche,  tanto político, económico, social como cultural. Sin embargo, el mayor aporte de la CAM, se encuentra en su acción, eminentemente, colectiva. Los planteamientos por  la liberación nacional mapuche, proclamados por la CAM, significaron un cuestionamiento radical de  la  institucionalidad opresora y de  las  formas del quehacer político del mundo winka. A su vez, con esta acción colectiva expresada en la lucha concreta, se fue haciendo escuela,  se  fue  explorando  y  experimentando  caminos  de  expresión  autonómica,  en donde los verdaderos sujetos, para la acción, son las comunidades y nuestras autoridades tradicionales.

 

Existen  varias  premisas  ideológicas  en  estos  planteamientos  que  van  desarrollándose con el transcurso del tiempo y la experiencia política. Diríamos que estas premisas van madurando y complejizándose. A su vez este pensamiento va mostrando sus límites en un contexto desfavorable o poco propicio para la continuidad de la deliberación  y  elaboración  política  interna.  De  hecho  es  del  análisis  de  la  CAM,  que  siempre  se  ha construido  bajo  una  desventaja  estratégica,  la  que  no  solo  es  impuesta  por  el  Estado  opresor,  sino  por  referentes  occidentales  diversos  que  insisten  en  levantar  alternativas políticas dentro del marco de la dominación.    Lo  central,  eso  sí,  está  en  comprender  que  nuestra organización  si  desarrollo  un pensamiento  emancipatorio,  que  posteriormente  se  transforma  y  que  se  plasmó  en  un programa  político  para  el  actual  escenario.  Al  respecto,  volvemos  a  reafirmar  que  este  pensamiento  ideológico,  que  se  reconstruye  en  la  lucha  misma  y  tiene  un  ineludible  sustento  en  nuestra  cosmogonía,  ad  mapu  ka  ad  mogen.  En  donde  nuestra  cultura  y espiritualidad  propician  los  principales  cimientos  para  desarrollar  definiciones  con  el sentido de asumir nuestra condición de Mapuche y de Pueblo-Nación.

 

Este  documento  pretende  presentar  los  ejes  centrales  que  articulan  dicho  pensamiento emancipatorio. Teniendo como base  referencial, precisamente, el proyecto político estratégico, y una serie de pronunciamientos que dieron cuenta, en su momento,  de la propuesta de lucha de la CAM.

 

Sobre Autonomía

Si bien la CAM, aún no ha elaborado una propuesta-documento sobre autonomía, en sus planteamientos ha dejado claro que ésta, se asumirá en los hechos, a través de una  praxis política que permita crear una nueva correlación de fuerzas a favor de un proyecto autonómico.  El  punto  de  partida,  es  la  reapropiación  del  concepto  de  autonomía,  en donde  su  uso  implique  independencia  del  movimiento  mapuche,  que  en  la  práctica significa  no  más  sometimiento  a  la  mediación  de  los  partidos  políticos  y  de  otras  instituciones  del  Estado  chileno.  Entonces  la  independencia  de  partidos  y  demás influencias  políticas  winka,  es  el  punto  de  partida,  es  la  condición  necesaria  para  la maduración de la lucha mapuche propiamente tal, como se la conoce hoy día. Es el primer paso en  la búsqueda de  la superación de  la condición de pueblo oprimido. Esta forma de entender  y  hacer  autonomía,  representaría  en  los  hechos,  una  de  las  características esenciales  en  la  nueva  forma  de  hacer  política  de  la  CAM.  La  autonomía  significa independencia  total  frente  al  Estado,  las ONG,  los partidos políticos, etc.  Independencia que se expresa en el ámbito del pensamiento y de la organización política.  En este contexto se cuestionaba la relación de dependencia de los grupos mapuche respecto de  los partidos políticos,  lo que  incluía  aquellas organizaciones que de manera formal  se  declaraban  “independientes  o  autónomas