Organizaciones del Catatumbo proponen como mediador al nuevo presidente del Congreso

Organizaciones sociales de la región aprovecharon el nombramiento del senador Juan Fernando Cristo como presidente del Congreso para pedirle que ayude a encontrar una salida negociada.

Ya son 42 días que completan los bloqueos en el Catatumbo y no se ve cercana la posibilidad de un acuerdo entre Gobierno y los protestantes. A la larga, los principales afectados son los habitantes de los municipios cercanos, en especial del Tibú, que ya han manifestado problemas complejos de abastecimiento de bienes primarios como alimentación y salud.

Por ese motivo, 27 organizaciones de este municipio, aprovechando el nombramiento del senador Juan Fernando Cristo como presidente del Congreso, le solicitaron su mediación para que ayude conjurar la crisis “como mediador y conciliador ante el Gobierno, para el restablecimiento de nuestras garantías constitucionales, con respuesta a las solicitudes de los campesinos del Catatumbo, y así salir de manera definitiva de esta crisis”.

Las organizaciones han señalado la falta de coherencia en la actuación del Gobierno al manifestar que “el presidente Juan Manuel Santos en sus alocuciones ha manifestado la justificación de la protesta social y a la vez ha reconocido la equivocación en el manejo de la política de erradicación y acompañamiento para la sustitución de cultivos ilícitos; sin embargo el mensaje ha sido claro, que por las vías de hecho no se sentará a dialogar y negociar”.

Afirman que contrario a estas declaraciones “el mismo Gobierno ha incumplido desde el inicio esta premisa, cuando se ha sentado en innumerables oportunidades a la mesa a concertar la agenda con los voceros campesinos, en la que se destaca la realizada por el viceministro de Trabajo, José Noe Ríos, de lo cual se generó un comunicado de prensa conjunto enmarcado en diálogo amable y respetuoso, de los cuales los puntos acordados serían revisados y aprobados”.

Las críticas al gobierno van más allá. Señalan que ofrecieron $300.000 millones para el plan de desarrollo del Catatumbo, y luego, a la media noche, fueron solo 80.000 millones, por tal motivo no hubo concertación y el Gobierno levantó la mesa y partió hacia Bogotá. Otro intento fallido fue el del vicepresidente Angelino Garzón y los campesinos no accedieron a desbloquear las vías.

Pero la gran preocupación tiene que ver con la afectación que ha generado el bloqueo para la población. En una carta enviada a Cristo, los miembros de las organizaciones sociales aseguran que “hay una evidente afectación de la comunidad educativa, pérdidas económicas de los sectores productivos: trabajadores de la industria del petróleo, los palmicultores, arroceros, comerciantes ,cacaoteros, transportadores, pequeños mineros, ganaderos, prestadores de servicios, vendedores informales, entre otros sectores de la economía con incalculables pérdidas, con el agravante que las plantaciones de palma están al borde de una emergencia fitosanitaria, siendo esta época el punto máximo de cosecha lo cual agudiza más la crisis en este sector”.

En ese sentido afirman que es evidente la desesperación frente a la imposible solución y reclaman una salida negociada ante la urgente bomba social, “que puede explotar dejando serias y profundas heridas para quienes deseamos seguir habitando este, nuestro territorio”.

Cristo ha hecho un llamado, en entrevista con El Espectador, para que “los líderes levanten los bloqueos con la seguridad de que el Gobierno se sentará a encontrar salidas. Debemos convertir lo que ha sido un laboratorio de guerra, en los últimos 40 años, en un laboratorio de paz y reconciliación”.

 

http://www.elespectador.com/noticias/politica/otro-mediador-el-catatumbo-articulo-435569