“Pura Facha

Y la historia es una bola de fuego que va y viene, más rápido de lo que suponemos, como si el tiempo fuera controlado desde alguna matrix gobernada por algún sátiro dictador universal. No es un mal chiste, es realidad. En Chile la candidata presidencial de la derecha es hija de un general golpista. Una rubia del barrio alto, fanática defensora de la dictadura militar, ferviente cancerbera de la economía de Milton Friedman y experta en montajes políticos de la más baja calaña.     

Así no más. No nos dimos cuenta como la vertiginosa historia nos devolvió de sopetón y en plena cara a la mujer que hasta hace poco simbolizaba grosería y prepotencia. De hecho ella misma, hace un par de meses atrás, anunciaba su retiro. Pero ya se sabe, en política no hay muertos, pues se reinventan como zombis.

Como olvidar el año 1992, cuando Evelyn recurría al comando de telecomunicaciones del ejercito para solicitar la intercepción del teléfono de su entonces rival político, Sebastián Piñera. Un turbio episodio que incluye amenazas de muerte y hasta el secuestro del hijo del actual presidente de Chile. Una operación solicitada por la hija del general Matthei y que fue transmitida en vivo para todo Chile a través del Megavisión de Ricardo Claro. Eso sí, a Evelyn la operación le costó el rechazo de sus pares RN, al punto de que la rubia, entonces diputada, terminaría renunciando al partido de Jarpa, mientras Piñera quedaba sin opción presidencial.

Pero Evelyn no aprendió la lección del llamado “Kiotazo