Cuauhtémoc Cárdenas, líder del PRD de México: “Quieren vender los activos de Pemex y CFE”

Antes de llegar a las oficinas del Gobierno del Distrito Federal ubicadas en la calle República de Chile número 6, desde donde despacha diariamente a partir de las 9:30 de la mañana, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano se levantó temprano y fue a nadar un poco. Luego se vistió con una camisa celeste, un traje obscuro y una corbata negra con detalles blancos y se trasladó al Centro Histórico, donde pasa la mañana y parte de la tarde.

La casona donde desahoga sus pendientes el líder moral del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Coordinador de Asuntos Internacionales del Distrito Federal, es una de esas vecindades antiguas de la Ciudad de México que por dentro tienen una escalinata de concreto que conecta a la planta baja con el primer piso. Desemboca en angostos pasillos laterales, protegidos con barandales negros de donde cuelgan maceteros de barro con flores de colores y pequeñas enredaderas.

Al recibidor de Cuauhtémoc Cárdenas le entra poca luz. Es un recibidor realmente austero. Tiene una mesa de centro circular con cuatro sillas, un pequeño librero sin libros, un televisor de 14 pulgadas y una serigrafía del General Lázaro Cárdenas del Río colgada en una de las paredes.

Desde la penumbra de la sala, se puede ver la puerta cerrada de la oficina de Cuauhtémoc. Un espacio tan hermético como la personalidad del político, que sólo muestra su interior cuando una pequeña rendija permite entrever una sobria silla de piel.

Cuauhtémoc sale apresurado de su íntimo despacho al recibidor y pide una taza de café. Saluda sonriendo y ofrece una de las cuatro sillas y algo de tomar.

–Es usted muy puntual. ¿A qué hora llega diariamente?

–A las 9:30 –contesta mientras toma asiento.

–¿En estas oficinas pasa mucho tiempo?

–Toda la mañana y parte de la tarde. Está muy vacía, le faltan muebles, porque tenemos poco aquí –dice.

–¿Cómo se siente por la presentación de su propuesta de Reforma Energética en el Monumento a la Revolución?

–Muy contento. Estaba haciendo mucho calor –sonríe.

–Cuauhtémoc, dígame tres motivos principales por los que debe considerarse su propuesta.

–Bueno, la expansión, el crecimiento de la industria petrolera permitirá generar empleos, derramas económicas en muchas partes del país, impactar en desarrollos regionales. Es una de las grandes necesidades que tiene el país para superar muchas de sus carencias. Entonces el que la industria petrolera recupere capacidad impactará en otras ramas de la economía y tendrá un impacto de carácter social que parece muy importante.

–Esa sería una…

Tendría también un impacto muy importante si se adopta una política adecuada, si se instrumenta una política en la que aprovechando el potencial de la industria energética para impulsar la industrialización. Estaría impactando en muchas ramas muy distintas de la industria y de la economía.

–Usted habla de esta nueva Ley para crear un Fondo de Excedentes Petroleros. ¿Qué tan importante es este fondo?

–Es muy importante. Porque tomemos en cuenta que lo que se llaman excedentes petroleros son el precio que se estima en el Presupuesto de Ingresos del Gobierno Federal al petróleo. Generalmente eso ha rondado en los 80 dólares, por dar una cifra. En los últimos años el precio de venta es 100 dólares el barril, entonces esos 20 dólares constituyen el excedente petrolero.

Si consideramos que esto se aplica a una producción media de dos millones y medio de barriles por día, estamos hablando de 50 millones de dólares diarios. Habría que hacer multiplicaciones, pero creemos que si este fondo se acumula, como lo han hecho otros países, no sería una creación inédita, se dispone de los rendimientos del fondo, no del capital, se empezarían a tener en dos o tres años cantidades muy importantes para fomentar investigación y desarrollo tecnológico, para aportar a proyectos prioritarios de la propia industria energética, petróleo, energías alternativas y eventualmente para educación, salud, etcétera.

–Dígame tres puntos por los que la Reforma Energética que propone el Presidente Enrique Peña Nieto no debe pasar.

–La propuesta del Ejecutivo se reduce primero a la reforma de dos artículos constitucionales. No dicen todavía cómo impactarían estas reformas, o cómo tendrían que modificarse las leyes secundarias, porque evidentemente tendrían un reflejo en esta legislación. Lo que estamos visualizando, sobre todo en el cambio del artículo 28 constitucional, es que se estaría abriendo la posibilidad de desplazar de manera total al Estado del sector energético.

Cárdenas toma aire. Es un hombre pausado, pero muy directo. Agrega: “[En el proyecto de Peña Nieto] se quita, se cancela la calidad de estratégicos a los sectores petrolero y eléctrico de la economía. Al cancelarse esta condición, esto tendría un impacto en el artículo 25 constitucional. Se estaría abriendo la posibilidad de que el Estado perdiera o dejara de tener control y propiedad sobre los organismos que se han creado para manejar al sector petrolero y eléctrico, es decir, la venta de los activos que tiene Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE). Esto es, hasta los tornillos de la caldera y los tubos que explotaron en Pemex hace unos meses.

Consideramos que sería un error desplazar al Estado del manejo de los sectores estratégicos y quitar la condición de estratégicos al sector petrolero y eléctrico.

–¿En dónde está la trampa del discurso del Ejecutivo cuando utiliza la figura de Lázaro Cárdenas? ¿Cuál este uso perverso que le está dando Peña Nieto?

–Yo diría que la lucha principal de Lázaro Cárdenas, sobre todo a partir de su presidencia y condición de ex Presidente, fue por el rescate y el ejercicio pleno de la soberanía del país, el derecho a la autodeterminación de las naciones y pueblos y en estas condiciones lo que se está abriendo es un retroceso. Se está dando la posibilidad de que el país pierda el control de sus recursos energéticos y es lo contrario al objetivo principal de la lucha que Lázaro Cárdenas libró en vida.

–Entonces, ¿por qué utilizar la figura de Lázaro Cárdenas?

–Pues porque seguramente creen que apoyándose en Lázaro Cárdenas de esta manera equivocada pueden lograr que la opinión pública acepte sin mayores discusiones la reforma que está proponiendo el Gobierno, sin ver las consecuencias que ello pueda ocasionar.

–¿Confunde a la opinión pública?

–Puede confundir, sin duda alguna.

–¿Hay un ambiente beligerante por parte del PRI en cuanto a la Reforma?, ya ve que luego contestaron a su propuesta a través del Presidente del PRI y del Secretario de Gobernación. ¿Hay tensión?

–Yo creo que cada quien va a defender sus posiciones, me parece muy válido.

–Pero, ¿ellos están empeñados en que su iniciativa pasa porque pasa?

–Yo creo que cada partido, cada grupo político tratará de impulsar sus posiciones y sus ideas, yo simplemente espero que todo esto se dé de manera civilizada dentro de la Ley.

–¿Qué papel está jugando el PAN?

–La propuesta que ha hecho Acción Nacional, es una propuesta absolutamente privatizadora, sin mayores matices, sin tratarlo de esconder. Por otro lado me parece que ha sido la posición de siempre de Acción Nacional, no es de extrañarse.

–¿Ahorita qué sigue en su vida? ¿Solo la defensa del petróleo?

–Fundamentalmente

–Cuauhtémoc, ¿qué debe suceder con Carlos Romero Deschamps, este líder petrolero que tiene serias acusaciones sobre derroche del dinero de Pemex?

–Yo no sé. No sé cómo sea su vida ni que haga. No puedo decirle mucho en torno a eso.

–En la propuesta que usted hace habla de eso: cambiar la administración de Pemex, quitar de ahí a los líderes sindicales.

–Sí, pero yo no estoy hablando de ninguna persona en particular. Yo estoy simplemente diciendo que se reestructure el Consejo de Administración. Ahora, si hay algún indicio de malos manejos, pues le corresponde a la Procuraduría intervenir y si no interviene es responsabilidad del gobierno, no es cuestión de reformar leyes ni artículos de la Constitución.

Ahí está establecido cómo se deben manejar los actos delincuenciales. En ninguna Ley dice que se permite a fulano de tal pasar por encima de la Ley, robar o matar. Si se detecta que alguien está haciendo mal las cosas, no hay ninguna razón para que se le permita seguir actuando mal…

http://www.sinembargo.mx/21-08-2013/726921