El PRD insiste en que la reforma energética atenta contra los intereses del país

El plan del gobierno atenta contra México: Cárdenas

Sin exclusividad del Estado, las áreas estratégicas no se desarrollarán

Tampoco habrá mayor crecimiento económico, afirma el perredista

 

La iniciativa de reforma energética presentada el lunes pasado por el presidente Enrique Peña Nieto está claramente orientada en contra de los intereses de México, pues al quitarle al Estado la exclusividad para manejar áreas estratégicas de la industria petrolera éstas no se desarrollarán ni habrá mayor crecimiento económico del país, como lo demuestra el ejemplo fallido de la apertura al sector petroquímico autorizado en 1992, advirtió Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En entrevista radiofónica con Denise Maerker, el ex candidato presidencial del PRD señaló que la propuesta con la cual se busca modificar los artículos 27 y 28 de la Constitución implicaría ir acabando con Petróleos Mexicanos (Pemex), entregando la exclusividad de áreas estratégicas de la industria petrolera a grupos privados, lo cual estáclaramente orientado contra los intereses de México.

Al cuestionarlo acerca de la supuesta incapacidad de Pemex para explotar el hidrocarburo en áreas de acceso más complicado o para aprovechar el gasshale, Cárdenas Solórzano indicó que ese diagnóstico no considera la necesidad de hacer una reforma hacendaria y cambiar el régimen fiscal de la paraestatal, lo cual se ha demandado desde hace mucho tiempo.

El fundador del PRD aclaró que no se opone a que Pemex se asocie con grupos de capital privado si realmente hicieran falta recursos, lo cual no se ha comprobado, y recordó que hace poco el gobierno mexicano presentó en Estados Unidos un informe donde señaló que dicha empresa es una de las más productivas del mundo.

No veo entonces dónde está la falta de capital, no veo dónde está la falta de recursos o la incapacidad de Pemex para tener recursos vía créditos, si es que eso fuera necesarioz, subrayó Cárdenas en la charla transmitida por Radio Fórmula.

Cuando le preguntaron cómo quitarle carga fiscal a Pemex para que pueda invertir en su modernización, sin descuidar el gasto para programas sociales que se basan en el petróleo, aseveró que no se trata de que la compañía pague menos al fisco, sino de que no le cobren recursos por adelantado ni se le deje sin liquidez, y de esa forma se le trate como a cualquier otra empresa productiva.

Cárdenas recalcó que toda modificación al (artículo) 28 es un retroceso y creo que este es el fondo de esta reforma del gobierno: quitarle exclusividad al Estado mexicano en las áreas estratégicas de la industria petrolera.

Consideró que permitir la inversión privada en el sector no es una oportunidad de desarrollo, como lo demuestra el hecho de que en 1992 se abrió la petroquímica y la inversión no fluyó. Al contrario, se estrechó la industria petroquímica: importamos más.

Al contrario de lo que dice Peña Nieto, sostuvo, las iniciativas de apertura han sido una garantía para que diversas actividades de Pemex no se desarrollen. Tal es el caso de los llamados contratos de utilidad compartida, que van en contra del espíritu de la industria petrolera.