El Senado uruguayo aprobó el proyecto de ley de megaminería

Con los únicos 16 votos del Frente Amplio y el rechazo en pleno de la oposición, el Senado aprobó ayer la ley de minería de gran porte.

Proyecto que ahora deberá volver a la cámara baja para consultar a los representantes si están o no de acuerdo con las modificaciones que los senadores interpusieron a la redacción de la normativa que busca regular las excavaciones terrestres. Al igual que ocurrió hace una semana atrás en el mismo Senado, activistas de grupos ambientales y productores ganaderos de la zona señalada como primera para realizar tareas de minería a cielo abierto protestaron contra el voto a favor de la ley.

Al grito de “que se vayan todos” o insultos de “burros”, el público fue nuevamente desalojado de las barras. Fuera del Palacio Legislativo se realizaron también algunas manifestaciones a cargo del Movimiento “por un Uruguay Sustentable” (Movus) que rechaza la explotación minera a cielo abierto. Mientras esto ocurría, los legisladores le dieron un rápido tratamiento al articulado alcanzándose acuerdos entre oficialismo y oposición en varios de ellos. Una de las propuestas más llamativas escuchadas en sala durante el debate de la ley la hizo el senador frentista Oscar López Goldaracena que si bien acompañó la norma por “lealtad partidaria”, reclamó que el tema de la megaminería “hubiese sido resuelto, junto con otros, en el marco de una Asamblea Constituyente en una discusión de una nueva Carta Magna”.

Entiende que el debate sobre megaminería “no queda cerrado” con el laudo legislativo. Consideró que el proyecto aprobado es “mejor que el marco normativo actual”, pero no obstante “se imponen correctivos” aclarando que lo votaba “por lealtad política” pero que su convicción “es contraria” porque “no están resueltos todos los temas pendientes”. Por su parte, el senador Alberto Couriel sostuvo que el marco legal aprobado da garantías sociales y ambientales para la explotación minera, asegurando que “el tema ambiental está atendido de la manera más adecuada”. Desde la oposición, Jorge Larrañaga acusó al gobierno de “desprolijo” en la ley propuesta y que “se ha manejado con opacidad”, subrayando que el gobierno “compromete cuestiones de largo plazo sin las bases sociales y políticas suficientes en diversos temas”.

Juan Chiruchi aludió a López Goldaracena señalando que la ley fue aprobada “con 15 votos y medio” y que no era legítima. Desde filas del coloradismo tampoco hubo apoyo a la ley, aduciendo que la misma se “contrapone” al concepto de Uruguay Natural y de políticas sustentables.

El senador Rafael Michelini lamentó que el proyecto sobre megaminería no emanara del Parlamento con un respaldo más amplio, abarcando a los partidos de la oposición.

 

http://www.republica.com.uy/vuelve-a-camara-de-diputados/