Revelan que Pinochet tenía armas químicas “para matar a la mitad de Santiago”

La ex directora del ISP Ingrid Heitmann confesó la destrucción, en 2008, dos cajas llenas de ampollas de toxina botulínica.

Esta operación se efectuó sin informar al Gobierno de la época, de Michelle Bachelet.

El dictador Augusto Pinochet dispuso de toxinas botulínicas capaces de eliminar a miles de personas dentro y fuera de Chile, reveló la ex directora del Instituto de Salud Pública (ISP) Ingrid Heitmann.

Los químicos, provenientes del Instituto Butantan de Sao Paulo, estuvieron en poder del régimen en la década de 1980, cuando éste enfrentaba precarias relaciones con Argentina, Perú y Bolivia, además de protestas sociales por la crisis económica.

Estas toxinas permanecieron en secreto por 27 años en un subterráneo del ISP al lado del Estadio Nacional, fueron descubiertos e incinerados en 2008, sin informar al Gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010) o la Justicia.

En una entrevista con el periodista Mauricio Weibel para la agencia DPA, Heitmann sostuvo que “eran dos cajas llenas de ampollas con toxina botulínica, suficientes para matar a la mitad de Santiago“, matizando su afirmación a continuación: “Se podía matar a muchísimos, pero no sé cuantos”.

Un adulto de 70 kilos de peso muere si es inyectado con sólo 0,15 picogramos de la toxina (cada picogramo equivale a apenas la billonésima parte de un gramo) y la toxina puede ser suministrada oralmente.

La botulina, que desde hace pocos años tiene usos cosméticos, es una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada Clostridium botulinum que provoca parálisis muscular progresiva. Como arma de destrucción masiva, está prohibida por las Convenciones de Ginebra y la Convención sobre Armas Químicas.

subirLas armas secretas de Pinochet

Investigaciones judiciales en curso ligadas al envenenamiento de presos políticos y a la muerte del ex Presidente Eduardo Frei en 1982 detectaron los últimos años documentos que corroboraron el ingreso de las toxinas desde Brasil.

Hasta ahora, sin embargo, su destino era desconocido. En la entrevista con Weibel, Heitmann asegura que “la Policía de Investigaciones fue muchas veces al ISP, pero no las encontró” dado que “no revisaron nunca el subterráneo”.

La doctora, quien en los primeros años de la dictadura fue detenida y torturada dos veces por los equipos represivos, dijo haber quedado impactada cuando sus subalternos encontraron estas armas químicas. “Me espanté”, evocó.

“No pensé que pudieran ser importantes para un proceso judicial, no se sabía lo de Frei”, explicó ante la decisión de incinerarlas en silencio junto a todos los demás materiales, pese a que faltaban algunas ampollas en el par de cajas encontrado, lo que hacía presumir su uso contra opositores de la dictadura.

En diversos juicios por violaciones a los derechos humanos, se recogen testimonios y evidencias de que los equipos represivos utilizaron la toxina botulínica, el gas sarín y el talio.

El rol de Eugenio Berríos

Heitmann relata que un hombre clave en la producción y aplicación de estos venenos fue el químico y agente de la DINA Eugenio Berrios, sacado de Chile por militares en 1991, cuando el país ya había recuperado la democracia, pero Pinochet seguía al mando del Ejército.

Berrios, buscado esos años por la Justicia, apareció muerto en Uruguay en 1995, luego de estar bajo vigilancia y secuestro de militares de ese país, como acreditaron los tribunales chilenos.

“Efectivamente hay testimonios, entre los funcionarios más antiguos, de que Berríos se paseaba por el ISP como si fuera su casa“, confirmó la doctora Ingrid Heitmann a DPA.

La llegada de los químicos a Chile, según la investigación que encabeza el juez Alejandro Madrid por la muerte de Frei, fue gestionada ante las autoridades del ISP por el médico Eduardo Arriagada Rehren.

Arriagada -aún vivo- era entonces director del entonces secreto laboratorio de guerra bacteriológica del Ejército, ubicado en pleno centro de Santiago, según investigaciones judiciales.

Ingrid Heitmann, una microbióloga con estudios en Canadá y Chile, insistió en que las toxinas fueron encontradas bajo su mandato en el ISP por casualidad, cuando ella ordenó hacer una limpieza de los refrigeradores del subterráneo: “Si no lo ordeno, seguirían allí”.

La doctora explicó en la entrevista que había otra gran cantidad de materiales bioquímicos en los refrigeradorse del subterráneo del ISP, “como sangre y bacterias, además de las toxinas botulínicas”.

A su juicio, la presencia de bacterias, como las de la difteria y el tétano, era entendible porque el ISP produjo vacunas contra esas enfermedades hasta 2002.

Heitmann, hoy dedicada a la docencia, añadió que Chile no poseía capacidad para producir la toxina botulínica y que ellas no tenían por qué estar almacenadas en el ISP, un laboratorio civil, de fines sanitarios.

Las toxinas botulínicas son armas químicas“, subrayó, coincidiendo en la  conjetura de que pudieron ser usadas en los crímenes de la Cárcel Pública y de Frei.

La dictadura del general Augusto Pinochet, bajo la cual 38.000 personas fueron torturadas, desaparecidas o ejecutadas, según los informes oficiales, utilizó diversas formas de exterminio, incluyendo asesinatos o intentos de homicidio en Buenos Aires, Roma y Washington, desplegando el uso de civiles, armas convencionales, bombas y químicos.

Sin embargo, hasta hoy era desconocido el destino de las armas químicas que relataban diversos testimonios y pruebas judiciales.

http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/augusto-pinochet/ex-directora-del-isp-pinochet-tenia-armas-quimicas-para-matar-a-la-mitad-de-santiago/2013-08-22/071513.html

 

Frei reflota tema de uso de químicos en eliminación de opositores a la dictadura: “Entreguen la información, no más silencio”

Las revelaciones que hizo Ingrid Heitmann, quien aseguró haber encontrado y eliminado ampollas botulínicas en subterráneos del ISP, han traído de vuelta el fantasma de las armas químicas utilizadas por la dictadura para asesinar a enemigos del régimen. “Había laboratorios, había clínicas clandestinas donde se eliminaba a personas con estos productos”, aseguró el ex Mandatario, Eduardo Frei. El gas sarín, la “botulina”, el talio y el gas mostaza, son algunos de ellos.

“¿Por qué no se dice la verdad? ¿Por qué no se entregan los antecedentes? Ya nadie cree que haya gente en el Ejército y ex funcionarios que no sepan”, señaló este lunes, en entrevista con CNN Chile, el ex Presidente Eduardo Frei, a raíz de los nuevos antecedentes que surgieron con la revelación que hizo la ex directora del ISP, Ingrid Heitmann, que confesó haber descubierto, en el subterráneo del organismo, dos cajas de ampollas de toxinas botulínicas que luego hizo desaparecer.

Este tipo de químico, también conocido como “botulina”, es una neurotoxina que produce intoxicación o envenenamiento a través de alteraciones vegetativas y parálisis muscular progresiva, llegando a causar la muerte al atacar las funciones respiratorias.

“Había laboratorios, había clínicas clandestinas donde se eliminaba a personas con estos productos. Eso no se sabe todavía”, aseguró el ex Mandatario, hijo del ex Presidente,Eduardo Frei Montalva, sobre cuya muerte se cierne el fantasma de un homicidio por envenenamiento, en plena dictadura militar. Tras ser exhumados, en 2006, en sus restos se encontraron huellas de talio y mostaza nitrogenada.

“Por favor, entreguen la información. No más silencio. Es lo que pedimos, que se aclaren las cosas. Todo esto y gran parte de los antecedentes están en los procesos del ministro (Alejandro) Madrid (quien investigó el caso de Frei Montalva y otros crímenes en  la dictadura). Desgraciadamente la directora quemó esto, en circunstancias que habían ido varias veces la PDI a encontrar estas pruebas. Pero estamos por llegar a los 40 años del golpe y ya es hora de que se conozca la verdad”, aseguró Frei. Sin embargo, dijo que no creía que los responsables de este tipo de prácticas se encuentren aún al interior de las Fuerzas Armadas.

Consultado por si los antecedentes entregados por  Heitmann debería motivar el inicio de una investigación judicial, el senador demócrata cristiano señaló que “posiblemente” y que ojalá el tema lo pudiera tomar el ministro Madrid para que “pudiera ser un aporte a este caso y a tantos otros casos de gente que fue eliminada con estos productos”.

LAS ARMAS SECRETAS DE LA DICTADURA

Actualmente existen investigaciones judiciales que abordan el tema de los envenenamientos de presos políticos en la dictadura, incluida la muerte del ex Presidente Eduardo Frei. En los últimos años, surgieron antecedentes que revelaron que algunas de estas toxinas utilizadas habrían ingresado desde Brasil.

La propia Heitmann aseguró que al momento de encontrar las cajas de “botulina” en los subterráneos de las oficinas del ISP, pudo notar que faltaban algunas de las ampollas, lo que hace presumir que se pueden haber usado contra opositores de la dictadura militar.

Los registros de envenenamientos se remontan a comienzos de la década del ’80. El 7 de diciembre de 1981, varios miristas presos en la Cárcel Pública, se envenenaron misteriosamente con botulismo (la enfermedad producida por la bacteria que contiene la “botulina2). Sin embargo, lograron sobrevivir gracias a las presiones de organismos de Derechos Humanos y la ayuda internacional que envío los antídotos. Otros reos comunes que compartían la celda no tuvieron la misma suerte.

Según el libro “Magnicidio”, escrito por el periodista Benedicto Castillo, el bioquímico Eugenio Berríos -quien se desempeñaba como agente de la DINA y estaba a cargo de elaborar armas químicas para la entidad- solía entregar en pleno centro de Santiago paquetes del mortal veneno a agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI). “El tema de la toxina botulínica, que puede matar a miles de personas con ínfimas dosis, no es nuevo, aparece mencionada en varios casos de crímenes de la dictadura, pero no se sabía que había ampollas escondidas en el Instituto de Salud Pública”, señaló el periodista al diario LaNación.cl, tras darse a conocer la información entregada por Heitmann.

Castillo asegura que a partir de los años 80, Berríos tenía acceso libre a los laboratorios del ISP -que entonces se llama Instituto Bacteriológico- para realizar pruebas. Uno de los desconocidos que lo acompañaba era Michael Townley, afirma.

Asimismo, el periodista asegura que “Está comprobado científicamente que dos presos políticos murieron envenenados con esta sustancia y otros tres resultaron heridos en 1981, poco antes de la muerte de Frei. Les echaron la toxina en la comida”.

Hay antecedentes que indican que podría haber sido el propio Berríos quien usaba estas pócimas creadas en los laboratorios para deshacerse de los enemigos de la dictadura, y que podría haber hecho lo mismo en el caso de Frei Montalva,  ingresando al centro médico donde se encontraba hospitalizado el ex Presidente. El ex agente de la Brigada Político Sindical de la CNI, Raúl Lillo Gutiérrez, reveló al juez Madrid cómo actuaba el químico de la DINA, quien le contó cómo había envenenado al ex diplomático español Carmelo Soria, al ex conservador de Bienes Raíces Renato León –ambos con gas Sarín a mediados de los 70- y a los miristas detenidos en la ex Cárcel Pública.

Las investigaciones habrían revelado también que el Ejército mantenía un Laboratorio de Guerra Bacteriológica cuya sede clandestina estaba ubicada en la ex Vicaría Castrense de calle Carmen 339. Según constata el libro Crimen Imperfecto, del periodista Jorge Molina, la toxina botulínica habría sido traída a Chile por el propio ISP, por orden del doctor Eduardo Arriagada Rehren, director del mencionado laboratorio.

Esta última fue trabajada gracias a un liofilizador que fue sacado el ISP para estos efectos, instrumento que permite transformar en polvo a través de un alto vacío, como el caso de las sopas en polvo.

OTRA ARMA MORTAL: EL GAS SARÍN

El gas sarín es un líquido incoloro e inoloro clasificado como arma de destrucción masiva en la resolución 687 de la ONU. De hecho, los recientes ataques químicos que han dejado bajas de alrededor de 1.300 muertos en Siria se habrían perpetrado con este componente.

Este y otros venenos se fabricaban, en épocas de la dictadura de Pinochet, en la calle de Vía Naranja, en Lo Curro, cuartel de la DINA donde se planeó el atentado al ex canciller de la UP, Orlando Letelier. De hecho, el Sarín fue una de las alternativas que se barajaron para asesinarlo, aunque finalmente se prefirió la bomba que explotó en septiembre de 1976 en Washington.

El sarín fue utilizado en animales, pero también se usó para para asesinar a los presos políticos Peldehue, según declaraciones que recopiló, durante su investigación, el ministro Madrid en abril de 2003.

 

http://www.elmostrador.cl/pais/2013/08/22/frei-reflota-tema-de-uso-de-quimicos-en-eliminacion-de-opositores-a-la-dictadura-entreguen-la-informacion-no-mas-silencio/